INICIO » Confesiones

El chico del Gym (Parte 1)

  • 3
  • 5.306
  • 8,00 (17 Val.)
  • 0

Comencé el 2016 yendo al gym por la tarde con una amiga, por cuestiones de horarios me pase a la mañana sola.

Fue un día cualquiera a las 8:30 am, la primera vez que fui a ese horario el profe de la mañana me recibió muy bien y felicitándome por el día de la mujer.

Me marcó la rutina de aquel día, trabajamos piernas, a la hora de hacer las benditas sentadillas tuve que turnarme con un chico, ni siquiera lo había mirado, no me llamaba la atención, nada de nada, aparte en ese tiempo estaba de novia.

Terminamos de hacer las sentadillas y continúe con lo mío, aquel día transcurrió con normalidad, para mí.

Al día siguiente a la misma hora el profe me presento a un chico, alegando que trabajaba ahí y que ahora él me iba a marcar la rutina de ejercicios, yo a esto lo tome casi normal y sólo atiene a decir "bueno", me llamó un poco la atención pero luego se me pasó.

El chico del gym es alto, medio blancon como yo, ojos marrones claros, pelo corto castaño, con un físico trabajado y marcado, tiene tatuajes, usa un arito en cada oreja, un poco de barba y bigotes, un pircing y para mi sorpresa es más grande que yo por 2 años y medio, estos últimos detalles son cosas que normalmente no me gustan en un chico, pero por razón alguna a él le quedaban y me gustaba. (A mí no me gustaban los chicos que eran más grandes que yo, siempre preferí los de mi edad o un poco más chicos).

Cuando lo conocí yo tenía 18 y el 20, al comienzo cuando ejercitaba con él, no me llamaba la atención, sólo era un chico más.

Pasó unos días y comencé a sentirme algo incómoda con él, porque sentía que me miraba mucho, se me acercaba mucho, estaba atento a mí. Y para mí que soy una chica que no suele recibir mucha atención de los chicos era raro, pero me llamaba la atención.

Así fue como un día lo comencé a mirar con otros ojos, de repente esperaba por él, que me dijera que hacer, que me hablará y nos hicimos algo así como amigos, un día cualquiera nos fuimos a otro sector a hacer abdominales, y cuando me tocaba agarrarle las piernas él se me acercaba al punto de querer darme un beso, yo sólo agachaba la cabeza o miraba a otro lado. Luego el me agarraba las piernas y en un descanso entre series me quede recostada en la colchoneta y él se me acercó y quiso besarme a lo que yo instintivamente corrí la cara porque no quería engañar a mi novio, y sólo sonreí y el también, seguimos haciendo nuestras cosas hasta que el me pregunto si tenía novio y le dije que sí, entonces yo le pregunté si él tenía novia a lo que contestó que sí, entonces dije haa, pero no tenés hijos no?, su repuesta fue que sí! que tenía una nena de 5 años y que vivía con su novia y mantenían una relación de casi 6 años, yo quede asombrada de lo que él me contó, pero por alguna extraña razón, no me importó.

Durante la semana siguiente, el siguió tratando de besarme, pero ahí ya pasaron otras cosas y hubo nuevas revelaciones, pero eso ya es otra historia que quizás cuente mañana, besos y hasta pronto.

(8,00)