Primera Vez

Por fin convencí a mi esposa

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 12.603 Valoración media del relato 8,76 (25 Val.)

RESUMEN

Pedí en una página que conquistaran a mi esposa y a un joven que cumplía los requisitos le di el número de mi esposa y empezó a cortejarla.

Somos una pareja de 46 años de edad, le pondré Yeimi el nombre de mi esposa, ella de muy buen cuerpo con unos pechos excelentes y unas nalgas que uuff, nunca había estado con otro hombre que no fuera yo, y yo tenía la fantasía de que lo hiciera con otro, cuando teníamos relaciones yo se lo proponía y veía que alcanzaba su orgasmo más rápido e intenso, entonces se me ocurrió la idea de poner un anuncio clasificado de "convenzan a mi esposa y háganle el amor", llovieron muchas solicitudes, y solamente a uno previa platica conmigo por mje, le di datos de mi esposa, para que le empezara a mandar mensajes como si una amiga le dio su número y que le gusto cuando la vio de lejos en una reunión etc. Etc., al principio el me decía todo de cómo iba con los mensajes pero mi esposa no me contaba nada de eso, o sea como que le gustaba la idea de que otro la cortejara, pasaron días y meses así, mientras yo me imaginaba me hacía unas pajas fenomenales a diario, imaginándome como sería el primer encuentro, se decidió por fin mi esposa a contarme lo de los mjes, y le pregunte que le parece el chico, y me dice que agradable y educado, un día de sexo con ella le confesé que yo lo había mandado y que era mi fantasía, entonces lo platicamos y concertamos una noche de vernos, siempre y cuando yo estaría presente.

La primera vez, yo sentía un nerviosismo indescriptible entre morbo, celos y no sé qué más hasta mariposas en el estómago, cuando el chico entro al cuarto del motel mi esposa ya estaba acostada él se desvistió y empezó a acariciarla y hacerle sexo oral, no sé cuánto tiempo paso a mí se me hizo una eternidad y le pedí que parara y se fuera, me imagino que fueron celos, la segunda ocasión ya le di un poco más de tiempo y esa noche si hubo penetración a lo cual también el no termino de eyacular, la tercera ocasión si termino claro todo con preservativo pero no hubo mucha dinámica entre ellos él lo hizo nada más en forma de misionero, besos y ya.

Le dije a él y a mi esposa respectivamente por separado y mjes, que quería que en realidad se dieran un agarrón bueno y ya sería el último, concertamos la cita una noche, no intervine y me dedique a observar nada más, empezó el con un sexo oral hacia mi esposa, cuando de repente veo y están haciendo un 69 cuando jamás pensé que mi esposa le haría el sexo oral a alguien más, en penumbras vi que se lo estaba haciendo y sinceramente me excito mucho, después escuche cuando mi esposa le dijo que quería subirse, en esa posición mi esposa logra los orgasmos súper rápido y así fue, vi cuando se desvaneció sobre su pecho y el la besaba y le agarraba los senos y se los chupaba como poseso, la hizo pararse y la llevo a una especia de caballito metálico donde la puso en varias posiciones, mi mujer gemía de placer a mas no poder, después en la cama la puso de perrito y lo que más me excito fueron los gemidos de ella, cuando vi que el chico se vino y se dejó caer a un lado, mi esposa se mantuvo en esa posición y fue cuando yo entre en acción y me vine rápidamente dentro de ella, nos retiramos del hotel, llegando a casa tuvimos otra sesión de sexo y comentamos lo sucedido, mi esposa dijo que estuvo delicioso, y le pregunte si querría algún día otra vez, y me dijo que como yo quisiera que era mi fantasía.

Si se da otro encuentro no duden que lo escribiré.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar