INICIO » Interracial

Mi mejor inicio en un trabajo

  • 14
  • 10.514
  • 9,44 (16 Val.)
  • 0

Hola, mi nombre es Daniel, tengo 31 años, graduado de ingeniero comercial hace 4 años, aun no tengo compromiso, mido 1.80m y peso 75kg, con cuerpo trabajado, debido a que me gusta entrenar mucho, ando sin trabajo desde hace un año, soy un tipo que le gusta mucho trabajar, vivo solo, en un departamento y por ende, necesito trabajar para poder mantenerme, en todo aspecto.

En la mañana, voy a visitar a mi madre, cuando llegue, vi el periódico que necesitaban personal para un trabajo, tiempo completo, necesitaban de mi profesión y de otras, en eso, sin perder tiempo, fui a preparar mi hoja de vida y fui de inmediato a la empresa.

Al llegar a la empresa “San Andrés”, una empresa camaronera, de las más importantes del país, en eso, me encuentra mi amigo Alejandro, que lleva trabajando años en la empresa, me dice que necesitan gente de la carrera, que me gustaría trabajar conmigo y que gane una de las vacantes (3) que tenían en la empresa para cargo de analista comercial, rama en la que sin duda, es mi fuerte, ya que los anteriores trabajadores en ese departamento, se jubilaron 2 y otro renunció, al llegar a dar las pruebas, salí muy bien, hasta terminé primero en las mismas, fui a casa, y así terminaron las pruebas.

Dos días más tarde, en mi departamento, me llamaron al teléfono, que de la oficina de talento humano, que debía ir a una entrevista, me hicieron la misma, me pidieron un folder y de nuevo fui a casa.

Pasó el fin de semana y el lunes, a primera hora me llamaron otra vez a la empresa, llegué a RR.HH., me dijeron que vaya a la oficina del jefe, y lo que pasó fue increíble, no llegaba, los que debían ser entrevistados, se aburrieron, al llegar la tarde, se fueron, solo quedé yo, llegaba las 5pm, la hora de salida, quizá unos 5 minutos antes, cuando llega ante mí, alta, de 1.85m, de unos 43 años. Una mujer negra, pero no una negra cualquiera, sino una negra hermosa, espectacular, con un cuerpo bien trabajado, una negra que enamora a cualquier hombre, enseguida me quedé impactado, a lo que, la de RR.HH., dijo:

RR.HH.: buenas tardes Ing., pase a hablar con la gerenta,

Entré a la oficina, la misma que era una inmensa oficina, muy bien amoblada, tipo departamento, con su respectivo equipo de sonido, a lo que la jefa me dijo:

Jefa: buenas tardes Ing., mi nombre es Alejandra González, Dra. en contabilidad y gerenta de la empresa camaronera “San Andrés”, tengo 42 años, por lo que veo, sólo ha habido un postulante, y cómo me dijeron que habían muchos, tal vez estaba soñando, jejeje, bueno, bienvenido a la empresa.

Me quedé plasmado de la belleza que tenía esa negra, una negraza, al solo ver sus pechos grandes, haciéndome la paja china, es decir, sus tetas frotando mi pene, y más aún, ver su culo bien formado, a lo que soñaba penetrarla, darle con todo, ambos agujeros y llenarle de semen su concha, “al volver a tierra”, me presento:

Yo: mucho gusto Dra., mi nombre es Daniel León, Ing. comercial, tengo 31 años y me gustaría ser parte de esta empresa muy prestigiosa.

Al presentarnos, me comenzó a decir, que yo era el único que la había esperado, porque así son algunas cosas que hay en el trabajo, que es bajo presión, y que los que se fueron no tenían capacidad de aguantar el ritmo, es decir, si llega las 5pm, se van a casa, sin terminar de hacer el trabajo completamente, así que a Ud., como le esperé hasta el último, le dio la oportunidad de entrevistarme con ella, con mi reina de ébano.

A lo que enseguida, ella llamó, siendo las 5pm, llamó a la de RR.HH., le dijo que iba a salir más tarde de lo normal, que el resto puede salir, que iba a entrevistarme, a lo que ella, le dijo a su secretaria, que se fuera, que quería estar sola conmigo, así, fue que nadie quedó en la empresa, salvo Alejandra y yo.

Comenzamos la entrevista, revisaba mi carpeta, veía mi experiencia laboral, que era buena, duraba en trabajos mucho tiempo, inclusive en el último, donde conoció a la gerenta, me dijo de la prueba que era el mejor nota que saqué, hasta me preguntó si vivía con mi familia, a lo que le dije que sólo, pero en la misma ciudad viven mis padres.

Alejandra es una mujer muy hermosa, es de esas negras que enamoran a cualquier hombre, me tenía bobo, hasta cuando me dijo:

Alejandra: Ud. es casado??

Yo: no Dra. No soy casado, soy soltero, sin compromiso y sin pareja en este momento.

A lo que enseguida cambió su mirada hacia mí, y me dijo:

Alejandra: mira, yo soy casada, bueno, estoy divorciándome, tengo 2 hijas, y soy gerenta de esta empresa desde que mi padre falleció, es una empresa familiar, que lleva 3 generaciones al mando.

Cuando me dijo su estado civil, es decir, casi divorciada, se me hizo, ya que las mujeres divorciadas, por lo general, les encanta coger y más aún si son de color, a lo que le dije:

Yo: una mujer como Ud., talentosa, hermosa, linda, amable, no debería estar sola, debe ser amada con toda pasión, desenfreno y con el corazón,

Pensé que Alejandra se iba a poner brava, pero para nada al contrario:

Alejandra: qué lindo es Ud., al decirme esas cosas, más bien yo no entiendo porque un chico talentoso, guapo, lindo y hermoso como Ud., no anda con novia, y si consigue, será una chica hermosa.

Yo: así es la vida Dra., algunos tienen suerte de llevarse la chica más linda y no dejan nada a uno jejeje

Alejandra: jajaja, Ud. me hace reír, es gracioso, y esos chicos, graciosos, y más que nada, que me hagan reír, me gustan.

Se levante Alejandra de su escritorio, yo igual, me lleva al mueble, nos sentamos, y a propósito, cruza una pierna sobre otra, dejándome ver unas changas sabrosas, no sé qué, pero nos pusimos a conversar más amenamente, me contaba ella que se está separando de su marido porque él le estaba siendo infiel con una rubia, su secretaria, que los vio saliendo de un motel, no creía al principio, hasta que los vio en su casa, en su cama, cogiendo, eso le enojó tanto que enseguida le pidió el divorcio, ya mis hijas son señoritas, de 15 y 17 años, yo también le dije que igual que a ella, “me traicionaron”, cosa que no era cierto, sino que era para ligar con ella, a lo que me sorprendió, cuando lloró por eso, y me abrazó, si me abrazó, una mujer negra, me abrazaba por primera vez.

Alejandra: mire, no debí contarle esto, pero no podía evitarlo, sé que Ud. es de confiar, y espero que no salga de acá lo que le dije.

Yo: tranquila Dra., no fue Ud., fue su corazón quien quiso botar eso malo, así que no se preocupe, nada saldrá de acá.

La volví a abrazar, cuando sentí en ella, un suspiro profundo, a lo que se separó, y me dio un pico, me quedé sorprendido, al ser besado por una negra hermosa.

Yo: Dra., le pasa algo.

Alejandra; no me diga Dra. Dime Alejandra, ese es mi nombre, y no sé qué me pasó, algo sentí que me hizo darle un beso, creo que Ud. me gusta Daniel.

Yo: Alejandra, no fue Ud., fue su corazón, la que hizo que me dé el beso.

En ello, me acerqué, le di un beso muy apasionado, lo hacía lo mejor posible en el beso, ella me correspondía, hasta que:

Alejandra: nunca he estado con un chico blanco, Ud. es el primero.

Me siguió besando, con lujuria y locura, hasta que puso su mano en mi entrepierna;

Alejandra: Ud. tiene un pene rico y grande, eso me gusta, me cansé de las vergas negras, ahora quiero saborear algo nuevo, el estar con un blanco.

Entre besos, me acariciaba el pene, estaba muy duro mi palo, estaba excitado, porque me gustaba ella, desde que la vi.

Yo: Alejandra, porque se fija una mujer rica y poderosa en un pobre y sencillo como yo

Alejandra: porque Ud. es lindo, porque me hace reír, y por tener una verga rica y enorme.

Ella seguía en su ritmo de mamada, sin duda, le gustaba mucho mi palo, a lo que ya me estaba yendo a correr,

Yo: Alejandra, me corro, le voy a dar mi lechecita rica, amor, así que tome ahí esta, ooohhh, oooh

Alejandra: si mi rey, dame tu majar, quiero tmarmelo todito, dame dame,

Yo: ahi viene mi cosita rica... Oooohhh oooohhhh oooohhhh

La boca de Alejandra quedó muy inundada con mi semen, que sin duda, le gustó mucho, hasta que se lo tragó,

Yo: veo que Ud. aleja es muuuuy golosa, se tragó todito, ya veo que te gusta la leche de los palos blancos cosita, en especial mi lechecita.

Alejandra; así es, me gusta mucho tu leche amor, si soy golosa y me convierto en puta cuando quiero, ahora no solo soy tu amante, soy tu puta y hazme de todo.

Nos besamos sin medida, con una pasión inexplicable, le quité su saco, desabotoné su blusa blanca, estaba con su brazier negro, se le notaba sus ricas y grandes tetas, comencé a devorar sus grandes y ricas tetas, jugaba con sus pezones como un niño lactante, mi negra gozaba de lo rico, gemía como una loca, no sé de donde saqué fuerza, pero la levanté, ella sentada, con sus piernas me abrazaba la cintura, así dimos vueltas, ella sin duda estaba excitada, le llevo al mueble grande, la acuesto, de un jalón, saqué su tanguita, sin querer la rompí, cuando:

Yo: ahora me toca probar tus jugos mi golosa, mi diosa de ébano, quiero comerme tu conchita que esta muuuy mojadita, que me inundes con tus jugos cosita...

Alejandra: si amor, cómeme mi conchita, es tuya, juega con ella, hazme tuya, si, diviértete con mi vagina, que esta mojadita, toda para ti...

Comencé a comerme la vagina de Alejandra, una vagina negra que me como por primera vez en la vida, sin duda, estaba muy mojada y caliente, bien dicen que las mujeres morochas, se excitan más que las blancas, poseído del morbo:

Yo: cosita, te meto un dedito, quiero sentir si tu vagina está caliente, muy caliente,

Alejandra: méteme 1, 2, 3, los que quieras cosita, ya verás que mi concha está calientísima, por ti, aahh aaaahhhh

Sigo con mi comida de concha, cuando le comienzo a meter un dedo, ella se estremeció, sin duda, le gustaba, gemía como una pornstar, Alejandra tiene la vagina mmmuuuyy caliente, que parecía olla hirviendo, eso me volvió a poner a mil, mi pene recobró fuerzas, cuando:

Alejandra; cosita, me vengo, si siii aaaaahh aaaaahhhh aaaahhh si, que rico, sii,

Yo: vente mami, acaba rico cosita, quiero probar tuso jugos vaginales, tú tienes la concha más rica del mundo, vente ricura, vente sii.

Alejandra: aaaaaaaahhhhhh aaaaaaahhhhhh

Ella comenzó a eyacular, sin duda, me regó la boca, que me excitó mucho, tembló de placer, creo que nadie le ha hecho correr tanto como yo, nos besamos rico, cuando:

Alejandra: tú me hiciste correr rico amor, tuve la mejor corrida de mi vida, eres el mejor, cosita,

Yo: eso no es todo, aún hay más, (le digo de modo desafiante)

Alejandra: así, pues ver para creer,

Yo: el que busca lo consigue.

Me paro, le muestro mi pene duro de nuevo, como un roble, con sus 17cm de carne blanca, a lo que:

Alejandra: ya está duro, ahora culeame con todo, poséeme Dani querido:

Yo: ahora nadie te va a culear rico, yo seré tu primer blanco mi reina de ébano.

Puse la cabeza de mi pene en la entrada de su vagina, estaba tan caliente, que sentí como crecía más mi palo, ella se estremeció, gimió, comencé mis embestidas, lento, pero una vez que se acomodó a mi ritmo, le hice rápido, sin duda, era la mejor mujer que me estaba cogiendo, y más aún si es mi jefa, iba y venía las bombeadas, cuando tembló su cuerpo:

Alejandra: aaahh ahhh cosita que bien lo haces, cógeme rico, me vengo aaaahhh aaahhhh mas, mas maaaassss, ssssiiiiiii aaaah aaahhhh siiii

Yo: eres mi negra rica, mami, vente rico, con m verga dentro tuyo, así, mójala, acaba rico mi cosita, mi negrita,

Alejandra: aaaaaaaahhhhh aaaahhhhh

Su gemido fue fuerte, que si quiera se haya escuchado en todo el edificio, aleja me besaba, a lo que nos paramos, le doy vuelta, me la cojo en perrito, pose que a ella le gustó, las embestidas comenzaron, era el chapoteo de mis bolas con sus nalgas que sin duda, me animó a incrementar el ritmo, al sentir que me venía, paré, besé la espalda rica de Alejandra, le puse de pie, su espalda daba a mi pecho, metí mi pene en su vagina, y así, parados, comenzamos a coger, masajeaba sus tetas, con una mano, con la otra, frotaba su clítoris, y mi pene mete y saca en la vagina de aleja, con mis brazos, le hice como tirante, apegando su espalda contra mi pecho, y las embestidas fueron brutales, ella no gemía, gritaba de placer,

Alejandra: aaaaaaaaa aaaaahhh aaaaahhhh si mi papi, dame rico, así, así, si, si, hazme venir cosita rica, dame más, mas, masss mas mas massss.

Yo: toma mi negrita, aquí estoy yo, tu blanco que te hará el amor aquí y en todo lugar, te gusta, sii, toma más, duro, duro, duro...

Alejandra se vino enseguida:

Alejandra: aaaahhh aaaaahhhh que rico, sii siiiiiiii.

Besé su cuello, era rico, en lo que:

Yo: te han dado por el culito???

Alejandra: lo he hecho algunas veces, es doloroso cosita...

Yo: te lo hago rico, ya verás.

Beso en la espalda a Alejandra, parada ella, le abro las piernas, mamo su vagina, y le comienzo a chupar su culito, lo dilaté de una manera muy buena, cuando llegó el turno:

Yo: te voy a penetrar por tu anito.

Comencé a meterlo cuando:

Alejandra: me duele papito, sácalo por favor

Le saqué mi verga de su culo, le di un beso rico, con mis dedos, dilaté nuevamente el ano y:

Yo: ahora si amor, te voy a penetrar rico,

Comienzo a penetrar en su culito, Alejandra gritaba y gemía, más lo segundo, por el placer que le brindaba a aleja, sin duda, es el mejor sexo anal que lo he disfrutado en mi vida, atracaba y duro el culito de mi jefa, que sin resistencia, me lo entregó con mucho gusto, las bombeadas van y vienen, a toda velocidad, Alejandra comenzaba a masturbarse para disimular el dolor en su cogida anal, lo que hice fue sacar mi verga del culo y penetrar la vagina de aleja, y viceversa, ambos huecos me recibían bien, concentrándome en el culo de mi jefa, proseguí las bombeadas, cuando:

Yo: cosita rica, tu culito me recibe bien, estoy excitado mi vida, nadie te va a coger por tu vagina, en especial por tu culo como lo hago yo, tu blanco, tu leche, tu amante...

Alejandra: que rico que me lo haces, sabes, estas contratado, tienes potencial, culeame rico, si, amor, así. Así, yes, yes, aaaahhhhh ahora llamo a le RR.HH. y que te haga el contrato si, cosita.

Eso me puso más a mil, nos levantamos, ella empernada en mi verga, cogió su celular, llamo a la de RR.HH. y le dijo que el puesto que buscaba ya está cubierto, que haga su contrato con el jurídico y lo firme mañana, mientras aleja hablaba por teléfono, yo la seguía bombeando a mi negra, con más locura, hasta que:

Alejandra: que rico cosita, si así eres, la vamos a pasar bien aquí, sígueme culeando, así, si, si, aaaaahhh siento que tu pene va a eyacular...

Yo: si mi cosita, me estoy por venir, recibe mi leche que va en tu culito, ahí te va, toma, toma, sii

Alejandra; que rico cosita, lléname de tu leche mi culito, riégame amor, sii ssssiii siiiiiiiii

Ambos; ooohhh aaaahhh oooohhh aaaaoooaaaahhhh.

Si quiera le descargué en el culito de Alejandra unos 10 chorros de semen, que calentaba su culo, como ella mismo lo soñó y yo igual, viro un poco su cabeza y la beso con pasión, como verdaderos sedientos, nos sentamos, ella encima mío, y así, descansamos, mi pene aún estaba pegado al culo de aleja, cuando poco a poco salió por sí solo, sudados después de tanto cuerpeo, ella se sentó en mis piernas, se arrimó y nos quedamos dormidos.

Sin pensarlo, llega una mujer a la oficina, cristina, su amiga y socia, cristina es de esas mujeres blancas que uno tanto desea, rubia, cuerazo, característica alemana, creo de la misma edad y estatura de Alejandra, al vernos, abrazados, sudados, desnudos y sentados en el sofá de Alejandra:

Cristina; aleja, haz venido pronto de viaje, yo ahorita vine, trabajando duro, y tu veo que te has pegado semejante banquete amiga,

Alejandra: te presento a Daniel, él será el encargado de la parte comercial, desde hoy trabaja aquí, tiene buen potencial, y mañana firmará su contrato, hoy me puso el punto,

Yo: mucho gusto ing.

Cristina; mucho gusto Daniel, y no me diga Ing., dime cristina, para mis amigos cris, y veo que nos vamos a llevar muy bien,

En eso, me cambio de ropa, sudado y todo, me despido de Alejandra, me da un pico, de cristina, que creo la llené de sudor una de sus mejillas, me fui de la oficina, cansado de tanto revolú, llego a mi auto, me senté pensando en cómo sería trabajar junto a Alejandra, una negra perfecta y a cristina, un ejemplar de mujer blanca muy atractiva. El sólo pensarlo, me recorre por todo el cuerpo un escalofrío imaginándome ese trío bestial.

Esta historia continuará…pero aún no se en que sección irá, ya que no sé cómo calificarlo…

(9,44)