INICIO » Categoría » Tomando la presión

Tomando la presión

  • 2
  • 7.663
  • 7,93 (14 Val.)
  • Mientras le tomaba la presión colocó sus manos entre mis piernas y manoteó mis testículos.

    Soy enfermero, hace unos años trabajaba en un hospital público, entraba a las seis de la mañana y con mis dos compañeras nos dividíamos el trabajo ellas hacían el trabajo liviano y yo el pesado y la medicación, una mañana de la semana estaba administrando la medicación cuando paso por una habitación veo a una mujer morena desnuda en la cama como si fuera algo normal, yo paso de largo a otra habitación y minutos después escucho al médico retando a la morocha y obligándola a taparse, minutos después entro a su habitación, ella estaba tapada con la sabana pero aún tenía en mi mente el hermoso cuerpo negro que vi minutos antes, administre la medicación y me fui.

    Al otro día tuve franco y regrese el domingo, ese día siempre trabajábamos solos así todos podíamos tener tres domingos francos y sea el trabajo que sea no podíamos chistar porque teníamos ese beneficio.

    Luego de tomar la guardia prepare la medicación y comencé a administrarla, cuando llego a la habitación de la morocha solo le alcance un antibiótico oral y me retire, al rato comencé a tomar los signos vitales, cuando llego a la habitación de la morocha estaba semi sentada y le alcanzo el termómetro para que se lo coloque, tomo el termómetro y dejo cara la sabana dejado sus pechos descubiertos completamente, se coloca el termómetro y le pido que extienda su brazo para tomarle la presión, ella extiende su brazo y lo coloca entre mis piernas y comienzo a colocarle el tensiómetro, cuando comencé a tomarle la presión apoyo su mano en la cara interna de mi pierna izquierda y la subió lentamente hasta que comenzó a acariciarme los huevos. Me acerque más y se aferró a mi pija y comenzó a masturbarme por encima de mi pantalón luego saco mi pene de abajo del pantalón y rápidamente se sentó en la cama y comenzó a chupármelo golosamente, metiéndose mi pija lo más profundo que podía, luego se acostó en la cama y subiendo sus piernas me ofreció su hermosa y negra concha, la penetre inmediatamente y comenzamos a coger cada vez con mayor excitación y adrenalina motivada por que los directivos del hospital andaban dando vueltas. Minutos después me dijo que me sentara en la cama y rápidamente se sentó sobre mi pija y continuo cogiéndome mientras más se excitaba sus uñas más se enterraban en mi espalda. Minutos después largo todo su jugo vaginal sobre mis huevos.

    Mientras ella jadeaba y se metía mii pija una y otra vez.

    • Valorar relato
    • (14)
    • Compartir en redes