Lo que me esperaba al salir de la discoteca

  • 3
  • 12.932
  • 8,17 (6 Val.)
Es una chica que sale de una discoteca y al ir para casa se cruza con unos 20 negros que la quieren violar, que pasará...

Estaba saliendo de una discoteca con unas amigas y ellas se fueron a buscar el tren y yo volví caminando a mi casa, entonces me equivoqué y fui por calles por las que nunca había pasado, entré en un barrio en el que solo había yonkis, judíos, negros etc. No es que sea racista pero toda esta gente hacia muy mala pinta y entonces decidí girar por una calle donde no había nadie (para evitar problemas) y estaba lleno de garajes y polígonos abandonados, empecé a caminar por aquella calle y de golpe salieron unos 12 hombres negros de uno de esos garajes, me cogieron entre todos y luego yo perdí el conocimiento.

Cuando me desperté estaba en dentro de este garaje asqueroso y medio abandonado (con un aspecto de muy poca higiene) con los 12 negros que me habían cogido más 10 más que no había visto alrededor mío mirándome, pero esta vez estaban todos sin pantalones, estaba yo en el suelo de un garaje asqueroso con unos 20 negros con sus enormes pollas sucias ya que supongo que allí no se duchaban y yo desnuda, entonces uno me empezó a desnudar y yo empecé a gritar socorro, uno me miró y me dijo: chupa, y le dije no con la cabeza.

Entonces él me cogió de la cabeza y empezó a meter esa asquerosa polla hasta lo más profundo de mi garganta a lo que me empezaron a venir arcadas, la polla me llegaba hasta la garganta y tenía apenas la mitad, calculo que media unos 30 centímetros y todas las pollas eran iguales o más grandes, empezaron a hacer una cola de dos en dos para que les chupara el rabo, me los empecé a mirar y la verdad es que algunas eran realmente asquerosas, estaban como inflamadas y olían supermal, lo cierto es que eran súper grandes y negras lo cual las hacía más atractivas así que empecé a mamar de dos en dos, en algunos casos me resistía y me empezaban a coger de las colas para meterme sus pollas dentro de mi boca.

Estaba rodeada de enormes pollas negras que cada vez me gustaban más porque la verdad es que erectas eran muy apetecibles, otros estaban chupándome el coño, yo por el momento solo chupaba hasta k se cansaron y empecé a cabalgar la primera de las muchas pollas que había en ese garaje, se sentía súper grande dentro de mi vagina, era monstruoso el placer que me provocaba, mientras uno me penetraba otros dos me metían sus pollas por la boca, me las metían súper adentro hasta que al final vomité y primero me dijeron: puta asquerosa y me empezaron a pegar y luego les gusto y empezaron a metérmela hasta el fondo para hacerme potar otra vez, así fueron pasando todos esos africanos, uno por uno.

Al rato empezaron a hacer una larga cola y no entendía nada hasta que llegó el primero y se corrió en mi cara y en mi boca, el semen era súper espeso y había echado un montón y me dijo - Traga! - entonces dije que no con la cabeza y vinieron dos más para hacérmelo tragar todo, después me dijeron cada 3 traga y si no te pegamos y acepté. Así fueron pasando todos, sacaban enormes cantidades de semen y claro cada tres tenía un montón de semen en la boca y me daba mucho asco tragar todo eso de golpe, vomite una vez porque me daba mucho asco. Pero luego fui tragando hasta que me empezó a gustar, alguno de ellos pasó dos veces por la cola y se seguían corriendo igual que antes. Termine llena de semen por todos lados, toda mojada y me echaron a la calle desnuda y toda mojada y eran las 4 de la mañana.

  • (6)
  • Compartir en redes