Fin de semana inusual

  • 34
  • 6.959
  • 10,00 (1 Val.)
Una simple pregunta de Takeru a Daisuke sobre si había practicado el BDSM antes se convierte un simple fin de semana en el mayor show sexual sobre ellos dos, Daisuke deberá comparar quien de sus dos amantes le proporcionó más placer.

Lo que prometió ser un fin de semana de ensueño para Ken y Daisuke de estar solos en casa del primero, se vió truncado cuando los padres de Ken llamaron a su hijo por telefóno diciendo que su abuela había muerto y debía reunirse con ellos y toda la familia en una ciudad más lejana.

Ken amaba a su abuela y quería verla y despedirse de ella por último, visiblemente estaba afectado por ella y porque los planes se vieron rotos con Daisuke

- Tu familia te necesita, ya tendremos otra oportunidad para estar juntos

- ¿Seguro? Me siento mal

- Tranquilo, estaré esperando

- Te juro que a mi vuelta serás mío, gracias por entender Daisuke

Un poco más tarde Daisuke y Ken se despidieron con un dulce beso a traves de una triste despedida en coche, al final ya estaba Daisuke solo y aburrido, al llegar a su casa a pesar de que sus padres estaban en casa, todo lo sentía vacio y solitario hasta que el aburrimiento desapareció de su vida cuando llamaron a casa a través del telefono

- Daisuke, te llama Takeru ¿estás disponible?

- Sí, ahora voy -. Contestó yendo al teléfono arrastrando sus pies en el suelo, la voz en el otro lado adivinó de quien eras esos pasos y antes de que Daisuke contestase le dijo

- ¿Te apetece jugar a brillar entre la oscuridad de los demás? -. Contestó sensualmente Takeru al otro lado del telefono sujetando una cuerda en su otra mano, a primera impresión Daisuke se quedó callado, no se esperaba que Takeru fuese tan directamente directo.

- Quiero jugar Daisuke -. Necesitaba seducirle poco a poco y llevarle a su terreno, su voz seguía sonando sensual y excitante, un ecalofrío le recorrió el cuerpo a Daisuke en un minisegundo

- ¿Qué clase de juego?-. De pronto se sintió intrigado.

- Sabes muy bien al juego que quiero jugar -. Hizo un pequeño ruido con la cuerda que Daisuke oyó a través del telefono, rapidamente tragó saliva profundamente producto del morbo, empezaba a darse cuenta por donde iba Takeru

- Me gustaria saberlo -. Hablaban a baja frecuencia, para crear el ambiente, desde el primer minuto Daisuke ya se estaba sodomizando, en su mente ya sabía a que se estaba refiriendo

- Llevo mucho tiempo imaginandote atado con una cuerda de arriba a abajo, indefenso totalmente, las cuerdas te hacen marcas en la piel, tú tienes un esparadrapo en la boca y me suplicas que te haga más daño, humillarte no es suficiente, los arañazos en tu cuerpo me hacen seguir amandote, moldearte a mi manera, ser sensual y conquistarte con cada atadura, cuidarte

- Mmmm es mucho mas excitante lo que le hice a Ken y lo que me hizo él a mi.

- Veo que sabes acerca del mundo BDSM

- Lo hicimos entre Ken y yo, primero yo a el y luego él a mi

- Esto no lo sabía, y ¿que tal? ¿como fué la experiencia para tí?

- Muy excitante, le ofrecí a Ken protección y acción igual que él me ofreció a mi

- No me interesa lo que le hiciste a Ken, tú no vas a tocarme, quiero saber qué es lo que te hizo él a ti

- Hacerme feliz que es lo que cuenta, una inserción de uretra es algo con lo que más disfruté

- Muy básico para mi, yo soy capaz de superarle y hacerte sentir mas cosas

- Debes saber que soy un sumiso que rompa la regla, te desobeceré si quiero

- Y tú debes saber que no tengo la delicadeza de tu novio, ya sabes la recompensa que te espera, soy muy impaciente y si no consigo lo que quiero.

- Unas bofetadas no me harán sentirme pequeño

- Pero alguna que otra humillación sí, es lo que llevas pidiendo, lo estás deseando.

-Al grano ¿Donde y cuando?

- Pareces que te mueres de las ganas, ¿tienes ganas de pasar un fin de semana en el inframundo conmigo y quemarnos vivos?

- Me quedé con las ganas de seguir más allá, quiero hacerlo, quiero que adornes mi cuerpo y mi alma descanse junto a tí

- Me gusta oírte así, estoy solo en casa todo el fin de semana, y en estos dias hice la compra de lo que quiero ofrecerte, ven a mi casa, estaremos tú y yo solos, nadie va a molestarnos en nuestro pequeño infierno

- Acepto, mi buen dominante

- Me gusta que me denomines así, sabes distinguir entre amo y dominante, tu tan solo eres mi esclavo.

- Quiero saber que es lo que me voy a encontrar pecando contigo, mi amo, jugar con fuego es divertido

- no tienes derecho a saberlo solo vas a experimentar mi amor profundamente

- ¿Con que?

- Dolor y lagrimas

- Suena tan morboso

- ¿Entonces te espero?

- Preparo todo y me tienes ahí, a tus pies

- A mis pies es en el lugar donde quiero tenerte

- Será asi, amo

- Antes te ordeno que hagas una cosa

- Lo que usted diga

- Que dejes de tocarte porqué se que lo estás haciendo, controla tus corridas, solo puedo hacer que te corras yo mismo

- Amo, usted me sorprende, mi entrepierna .esta dura

- Soy un buen dominante, te conozco, por eso te elegí para que disfrutemos, asi que es mejor que empieces a experimentarlo, ponte unas pinzas en los pezones y ven hasta mi con ellas puestas, es una orden, no desobedezcas

A Daisuke se le hacia a boca agua todo, se excitaba de pensar en lo que venía, temblando de excitacion dijo

- Su esclavo se vestirá de gala para usted

- nos vemos -. Y colgó, dejando a Daisuke totalmente excitado y con ganas de hacer esa locura.

- >> Adorarte, Te desvestiras de tus ropas y yo te desvestiré de impedimentos, es lo que más deseo para ti y que te ates más a mi << -. Contestó Takeru al colgar el telefono quedandose satisfecho, logró engatusar a Daisuke al 100%

Este último se las arregló para inventarse que se quedaria desde este dia Viernes hasta buena parte del Domingo en casa de Ken ya que sus padres no sabian nada de la pérdida de la abuela de su chico

Se arregló un poco y cogió lo necesario para dormir aunque dudaba de si en esa casa cogería un poco el sueño, en tal caso, el ver a Takeru durante dos días y medio le creaba un mar de ilusión muy grande y quería prepararse psicologicamente, si hacer de Amo para Ken fué un duro trabajo, más lo fue para ser sumiso a las ordenes de Ken, pero ahora no era Ken, era Takeru y eso le creaba sentir una nueva experiencia nunca antes vivida.

En su papel de sumiso obediente, le robó a su madre dos pinzas de ropa y fué al cuarto de baño para averiguar qué es lo que se sentía con dos pinzas en los pezones

Su plan era resistir el dolor, disimular lo mejor que pudiera, no sentía miedo, en el fondo deseaba hacer esto y quería estar preparado para el dolor

Con su torso desnudo, se miró los pezones, blandos y tranquilos, el plastico de las pinzas rozó ambos y no sintió nada, ahora probó a ponerselas, primero en uno fué un pinchazo agónico el sentirlas al menos durante unos segundos, respiró profundamente y ahora se los puso en los dos

- Maldición como duele -. Se quejaba, pero le gustaba esa sensación y quería experimentar más, se quitó otra pinza y ahora se la puso directamente en la lengua

- Ahh Ahh. Mierda como duele -. Apretaba los ojos y unas cuantas lagrimas acudieron a sus ojos, ahí fué cuando se dió cuenta de que su cuerpo no estaba hecho para el dolor, si no resistió la inserción de uretra y cosas básicas muchos menos resistiria las punzadas y el sentir como se te desquebraja la piel, todo lo que habia vivido con Ken era un amor entre almohadas, donde lo mas doloroso que habia llegado a sentir eras las inserciones o tener varios dedos muy profundamente en el ano, esto era nuevo y eso era lo que mas profundamente le atraía y mucho más si el encargado de hscerle sufrir esas cosas era su amante y al mismo tiempo su dominante abusador

El morbo del momento podía con él, quitandose las pinzas y llevandolas en la mano salió de su casa despidiendose hasta el Domingo, no obtuvo ninguna queja, todo estaba bien

Su instinto de rebeldia le hizo no llevar puestas las pinzas, sabia que si no lo hacia recibiria un castigo pero. ¿y si era eso lo que buscaba?

Preparandose psiquicologicamente llegó a casa de su amo, toco el timbre y esperó a que el dueño de la casa abriese.

Como respuesta obtuvo que la puerta se abrió automaticamente, alguien abrió desde dentro, Daisuke en primer lugar preguntó

- ¿Takeru? ¿estás ahi? Voy a entrar, espero que no te importe

Lo hizo, el lugar era muy silencioso, muy a contra luz todo, Daisuke cerró la puerta y fué andando hasta la primera habitación que era la cocina, ahí vió una nota escrita en la mesa camilla de la cocina.

Se sentó de rodillas en un cojín que allí había para sentarse y empezó a leer

- " Bienvenido a nuestro infierno por 2 dias y medio en el que jugaremos mucho, te haré brillar y destacar por encima de los demás, si estás leyendo esto es porque ya no tienes opción a salir de aquí, desde ahora estás bajo mi dominio, tú eres mi responsabilidad, te haré olvidar todo lo que has aprendido sobre este fantastico mundo que me vuelve loco, déjate llevar, fluye conmigo, se objeto, se mi objeto, se mío.

Mente en blanco"-

- << ¿Mente en blanco? A que se refiere con eso?<<

Mientras lo leía no pudo evitar tragar saliva, la nota era tan profundamente misteriosa que en su cabeza aparecian miles de cosas sobre lo que podía significar esa última palabra

Mientras lo pensaba, alguien apareció por detrás de él y sin pensarlo más veces le atacó vendandole los ojos lentamente con un pañuelo de seda, Daisuke al ver que sus ojos se quedaron en completa oscuridad soltó la nota y se tensó un poco por ser todo tan de improvisto

- Tranquilo, todo está bien -. La voz sensual de Takeru en su oído le hizo estar menos tenso sabiendo que era él quien estaba detrás.

- Por fin estás aquí, conmigo, te extrañaba, a ti a tu olor tu esencia -. Le abrazó muy cariñosamente y oyendo como los latidos del corazón de Daisuke se hacian cada vez más grandes, este último sentía el tacto de Takeru acariciandole por encima de la camisa que llevaba puesta de arriba a abajo, solo le acariciaba con una mano, en la otra llevaba algo muy especial

- ¿Qué es lo que llevas en esa mano?

- Ahora lo sabrás, estoy un poco molesto, no siento las pinzas en tus pezones, no permito que desobedezcas -. La yema de sus dedos en la mano libre rozó la punta de los pezones mirando aquel lugar con muchas ganas e intensidad

- Las he tenido puestas, lo siento por faltar a mi promesa, pero era demasiado dolor el que tenia que soportar

- Debiste haber aguantado, es lo que más vas a sentir proximamente, de todas formas no me extraña, sabía perfectamente que no ibas a aguantar el dolor, estás compartiendo una historia de amor con alguien que te trata de la manera más dulce posible

- Es un dolor muy -. Takeru le empujó un poco hacia adelante muy agresivamente

- ¿Te he dicho yo que hables? No me interrumpas, te dije que soy de perder la paciencia con rapidez y ya me estoy enfadando, creeme, esclavo, no te conviene -. Le estimuló uno de los pezones y la entrepierna un poco, Daisuke sentía su aliento en su oreja, la tensión se creaba poco a poco

- Lo siento

- Veo que voy a tener que empezar la sesión muy pronto, hay que domarte, como si fueras un cachorro, hay que enseñarte a aprender modales y a ser un buen exclavo, ¿Traes las pinzas?

Tragó Daisuke saliva, ya empezaba la tortura, tenia que estar preparado y debía obedecer, todo era diferente Takeru no era Ken, Ken no estaba ahí

- Sí, amo

- ¿Donde están?

- En los bolsillos

Aquella mano bajó lentamente al bolsillo y cogió una de las pinzas, se separó de él y se sentó en la mesa camilla en frente de él, estaban muy cerca.

- Abre la boca

La tortura venía, ya estaba ahí, se sentía, y a ún así, Daisuke no se atrevió a abrir la boca, estaba como paralizado, no podía hacerlo si no estaba Ken ahí

La paciencia se perdió en Takeru, con una furia tremenda le agarró con una mano la garganta y le chilló

- ABRE LA PUTA BOCA TE DIJE, ¿ESTÁS SORDO? OBEDECE

Lo que provocó es que Daisuke temblase un poco pero eso no hizo parar a Takeru, su mano le abrió la boca y seguidamente le cogió la lengua atrayendole fuerte hacia él

- Cuando alguien te de una orden debes obedecer, no se puede ir de rebelde en la vida -. Le dió un beso muy profundo que llegó hasta la campanilla agarrandole todavía de la lengua, la presión de Takeru sujetandosela y el verse con los ojos vendados le provocó varias arcadas múltiples que terminó todo con un poco de vómito en la mesa y tosiendo aún con su lengua agarrada por Takeru

Él se la soltó para ir a coger un plato y ponerselo debajo de la boca

- Todo lo que eches va a volver a ti de la forma que sea, asi que procura no derramar mucha porquería

Daisuke estaba saturado, en un minuto había ocurrido dos cosas de las que no se sentía preparado, una agresión a su lengua y vomitar sin control, todo por desobedecer

- Creo que debes aprenderlo de una vez, no esperes de mi jugar a ser un dulce amo, yo no soy quien te tengo que dar cariño, yo soy quien va a abusar de ti tanto como pueda, ahora dime ¿Vas a abrir la puta boca y darme tu lengua para que yo ponga esta puta pinza? Puedo ser más agresivo si lo deseas, mas abusador de tu cuerpo, sabes que puedo hacerlo

Daisuke con el miedo disimulando la sacó y finalmente Takeru pudo ponersela, al primer contacto pinza- lengua en la que se la puso en toda la extensión, Daisuke sentía que se ahogaba, la saliva le caia lentamente de la boca

- Tienes el plato debajo de tí, no vas a ensuciar nada, puedes estar tranquilo

Dejó que el tiempo pasara durante un minuto en el que solo se dedicó a acariciarle la mano y a observar cada expresión corporal de Daisuke, estaba rígido, encogido, sin saber que iba a pasar a continuación

- ¿Te sientes bien conmigo?

Lo único que él podía hacer era asentir con la cabeza, fué la acción más difícil de su vida, ni siquiera sentía que lo hacía de verdad

- Mientes, pero no me importa, estás asustado y quieres dejarlo pero .esto es el pricipio Daisuke solo el perrincipio, hoy me quiero mostrar como soy de verdad contigo, déjame mostrarte lo que soy capaz de hacer con tu cuerpo.

Mientras le acariciaba sin apartar sus ojos de él, una pierna suya por debajo de las mantas que adornaban la mesa camilla fue hasta la entrepierna de Daisuke y empezó a acariciarsela, los pies de Takeru en el pene de Daisuke, frotando y frotando

- Tengo tanto amor que darte cuando salgas por esta puerta serás una persona nueva, no te dejaré escapar, la vida es maravillosa conmigo por cierto, me preguntaste hace unos momentos qué es lo que traia en mi mano ¿Todavia quieres saberlo?

La duda de si contestar o no le martirizaba a Daisuke, si decía que si, eso haría mas grande a Takeru para ser mas cruel, si no contestaba, su ira se volvería peor así que solo asintió con la cabeza debilmente

- Una cadena que une mi mano a tu cuerpo, te trataré como te mereces, como siempre me has parecido, un animal al que hay que adiestrar por muchas veces que intenten domesticarte, eres muy desobediente y mereces a alguien como yo que te ponga firme, aunque eso signifique usar la fuerza, a las grandes bestias hay que domarlas bien -. Su voz sonaba calmada, tranquila, controlando la situación, aunque sus instintos primarios le hacian pensar en toda clase de tortura al verle completamente humillado con la venda en los ojos y la lengua con aquella pinza con flujos de saliva cayendo al plato, por otra parte, la pierna seguía acariciando el pene de Daisuke, ya estaba totalmente en posición alta.

- Creo que ya es hora de que empecemos la sesión, ¿no te parece? En primer lugar, ahora que el plato está medio lleno de tu saliva es hora de que regrese a tí

Se puso en pie hasta llegar a él, le levantó de forma brusca y seguidamente le fué quitando la ropa, hasta dejarlo completamente desnudo.

Daisuke intentaba a si mismo controlarse pero sus respiraciones sonaban muy nerviosas, se veía indefenso y muy vulnerable desnudo. Y empapado con una mezcla de pegajoso, Takeru embadurnaba todo su cuerpo con su propia saliva

- Para que estés bien lubricado, deberias darme las gracias, tú mismo eres tu propia lubricación, asi cuando te meta cosas por ese agujero no tendré que perder el tiempo en hacer sensible la zona, ademas, para ese momento ya estarás mojando por tí mismo, ¿ verdad? -. Agarró los testiculos hacia abajo notandolos humedos, el dueño se sobresaltó un poco, eran movimientos que no se esperaba

Ahora le abrazó, abrazandole por los pezones y arañandolos, sentía paz haciendo eso y parecía que Daisuke tambien

- Gggg Mmm -. Echó la cabeza hacia arriba un poco

- ¿Te gusta que decore tu cuerpo con mi amor? No te preocupes vas a experimentar mucho esas sensaciones, al igual que ahí abajo -. Clavó sus uñas en el prepucio y las llevó de arriba abajo, las piernas le fallaban a Daisuke por el placer intenso

- Solo el principio esclavo .solo el principio

Solo se limitó en los siguientes minutos a obdervar su expresión de placer y ver como le caia la saliva por el cuerpo, arañó un poco más sus pezones y todavia mas el prepucio, Daisuke no aguantó el placer, echó su espalda al cuerpo de Takeru y este aprovechó para morder un poco su espalda

- Mmmm  -. Un mini gemido salió de su garganta aún con la pinza puesta, pero Takeru deseaba oir su voz, asi que le quitó la pinza de la lengua y al fin pudo Daisuke tragar en paz, aunque el escozor le estaba haciendo sufrir

- Quiero que me digas para que estás aquí

- Para brindar comfort a usted con mi cuerpo

- ¿Quien eres ahora mismo? -. Contestó besandole la clavicula mirandole con cierta perversión

- Un objeto que no tiene derecho a quejarse -. Tenía la tela puesta pero sabía que Takeru no dejaba de mirarle

- Muy bien esclavo, muy bien, a base de amor especial estás aprendiendo -. Se abrazó a él muy satisfecho

El momento estaba transcurriendo con tranquilidad pero el dueño de la casa empezaba empezar ya lo antes posible con el show sexual

- Bueno, es hora de dar un bonito paseo hasta la habitación que nos va a proporcionar mucho placer, ponte de rodillas ahora mismo y espera aquí, tengo algo más para ti

Daisuke obedeció poniendose de rodillas con toda la tensión del momento, de pronto se quedó solo, solo desnudo y mojado pero por desgracia para él eso duró poco, ya estaba Takeru de vuelta con algo más en la mano

- Ponte en cuatro ahora mismo

Obedeció el esclavo y al ponerse como un animal a cuatro patas en el suelo, Takeru llegó hasta el ano, separó sus nalgas y pasó algo viscoso por la entrada del ano

- ¿Sabes que es esto? -. Pasó rozando aquel objeto con forma redonda por el ano de su esclavo

- No. N. No lo sé -. Daisuke estaba demasiado tenso para pensar

- Esta cola vibradora con bolas chinas incorporadas nos haran sentir muy bien

Las acarició admirando el lubricante que él echó y sin mediar palabra las metió en el culo de Daisuke de forma muy formal, sin reparar si el dueño de ese culo se quejaria o no, Daisuke apretó las mano contra él suelo sintiendo aquella penetración entrando deprisa

- Sin contraer los músculos, debe entrar hasta ver la cola, no quiero ver nada redondo fuera

Aquello entró y entró pasando por alto los jadeos de Daisuke, este al final sentía algo colgando en su culo, la humillación seguía, solo deseaba que no lo viera nadie más

- Ahora que tienes una bella cola masturbadora es hora del paseo

Llegó hasta la boca y le puso una correa en el cuello y una bola en forma de puntas de plastico en la boca, otra vez no podía articular palabra, no la iba a necesitar

- Un animal no habla, un animal solo obedece a su amo así que vamos a dar un paseo

A Takeru le importaba poco ver la expresión de sufrimiento y humillación de Daisuke, lo que estaba viendo era la mejor pelicula porno de la historia y solo era el principio

.- Vamos, querido lider, la habitacion nos espera -. Soltó una carcajada que terminó de humillar mas a Daisuke andando desnudo por la casa con la correa, la bola masturbadora, la venda en el rostro y la cola vibradora en el ano, aparte de vez en cuando sentía fuertes vibraciones en la boca y en el culo y él las soportaba aunque lo único que queria hacer en ese momento era llorar, estaba teniendo la peor de las humillaciones.

Iban camino de la sala de estar y solo una vez Takeru miró hacia atrás para comtemplar una bella imagen, Daisuke iba dejando restros de fluidos a su paso, Se detuvieron y le ordenó

- Volvamos y limpia todo la dulzura que estás derramando, !Vamos!

Volvieron hacia atrás y al llegar al rastro de fluidos, la mano del dueño de la casa se hundió en el pelo de Daisuke y le obligó a chupar todo lo que habia en el suelo

- Se educado esclavo, las mascotas deben de ser limpias

Daisuke iba arrastrando su lengua por el suelo y eso le causaba mas dolor y mas humillación, aún así, las masturbaciones que recibía le hacian soltar mas fluidos

- Parece que quieres eyacular, ¿verdad? Tienes derecho a hacerlo, ponte de rodillas, masturbate totalmente y eyacula

En cuatro se puso de rodillas y masturbó su pene con varios movimientos rapidos hacia arriba y hacia abajo echando su estómago hacia adelante por la sensación electrica que le recorría, cuanto mas frotaba mas semen salia y más aguantaba los gemidos aunque su rostro tapado por la bola masturbadora y la venda le hacian ver que estaba muy excitado totalmente

Al fin acabó eyaculando en el suelo

- Revuelcate en tu propio semen

Y obedeció, se revolcó como una croqueta rebozada en arina, cada vez la humillación era mucho mayor y cuanto mas era humillado más cachondo se volvía Takeru, ahí estaba su líder, el alma de todo su equipo, ese chico llenonde vida y con una sonrisa siempre en la cara estaba lleno ahora de humillacion y semen por todo su cuerpo, desnudo y con todos sus agujeros tapados.

Quería más, siempre quería más, mientras se revolcaba Takeru se quitó los pantalones y empezó a masturbarse por la excitación que le invadía, era mucho el morbo, era muy afrodisiaco ver a Daisuke en sumisión absoluta

Su pene ya estaba con grandes cantidades de semen en el glande y algunas gotas le caían por el prepucio, se puso de rodillas. Le agarró del peloby le hizo incorporarse un poco

- Manten tu cabeza intacta, te mereces tu recompensa

La cabeza del esclavo se quedó inerte hasta que recibió algo viscoso y caliente por la cara, se quería mover pero Takeru le tenia sujeto por el cabello.

- Es semen, mi delicioso semen, buena leche blanca para un esclavo como tú, te está bañando completamente y ahora lamemela más, quiero seguir mojandote con mi amor, quiero adornar tu piel

Jugó un poco con su pene y con la ceguera temporal de su esclavo, Daisuke inentaba alcanzarlo pero Takeru lo movia de un sitio a otro, finalmente se dejó de juegos y se lo ofreció, directo a la boca, directo a la garganta de Daisuke al mismo tiempo que Takeru jugaba con los testiculos de Ken como si fueran pelotas de ping pong, moviendolas entre sí, mezclandolas y estrujandolas, por inercia, Daisuke se retorcía y en mas de una ocasion le venian arcadas porque Takeru seguía eyaculando pero este le seguia agarrando del pelo para no soltarle, al fin le dejo libre y la saliva le caía por el rostro, no podia más con tanta humillación una detrás de otra, aún así, Takeru siguió, se puso en pie agarrando bruscamente el hombro de Daisuke, lo estampó a la pared, le llevó las manos hacia arriba y empezó a chuparle la bola basturbadora compaginandolo con besos en el pecho, tocamientos en forma de abuso por todo el cuerpo y mordidas agresivas en ambas axilas, lo estaba acosando sin dejar ningún rincon libre y mientras tanto Daisuke llorando en silencio, jadeando y rspirando con dificultad, estaba asustado, nunca habia sentido eso, queria pedir ayuda, nunca se habia sentido así, y aquello no parecía parar, porque Takeru cogió una pierna de Daisuke llevandosela al hombro el dueño de la casa, el pene de Daisuke quedó en medio de los dos , mientras mordisqueaba las axilas y se llevaba buena parte de carne entre los labios, ambas manos frotaron rapido el pene, muy rapido, hasta eyacular de nuevo y manchar a Takeru toda la camisa que llevaba, la causa fueron los gritos de terror de Daisuke con la bola puesta viendo que esto no tenía fin, y no le veía las lagrimas, pero seguramente estaría llorando

- Ya no puedo más, vamos a hacer bestialdades, tengo el corazón a mil, es como si me hubiera drogado, hoy no dormirás, eres mio y no quiero dejarte escapar, te amo y quiero demostrartelo a mi puta manera -. Contestó muy sobresaltado y una mirada de perversión única

Le tiró al suelo agarró la cadena y rapidamente llegaron a a habitación de su madre, era una cama grande para hacer las cosas que tenía pensadas

Llegaron a aquella habitación, la que sería testigo de lo que ocurriria en las peoximas horas y días, primero entró Takeru, observando todos los artilugios que habia preparado ahí y seguidamente Daisuke muy aterrado

- Bienvenido al placer y al dolor -. Le susurró al oído -. Un fuerte escalofrío le recorrió al esclavo de arriba a abajo mientras sentía como la puerta se cerró de golpe, estaba atrapado.

- Déjate hacer -. De nuevo un suave susurro en su oído con un fuerte mordisco le hizo erizarse aún más su piél, viendo es reacción de debilidad, el dueño de su cuerpo en ese momento hizo un movimiento brusco, quitarle al mismo tiempo el collar y la cola masturbadora del cuello y de la boca y por abajo la cola masturbadora muy rapidamente

Aquella sensación de brusquedad y de libertad al mismo tiempo hizo que el cuerpo de Daisuke fallara y terminase en los brazos de Takeru quien le sujeto ahora de forma muy dulce

- Te he saturado con mi exceso de amor, soy muy efusivo, como tú, perdóname, debo cuidarte

Ahora le llenó de besos por toda la clavicula y los omoplatos, compartiendo el calor humano que se respiraba en el momento, su objetivo era que Daisuke se relajase para luego volver a tensarse de nuevo

- Siente mi amor, por favor, es mi manera de demostrarlo y quiero sentir como suspiras con mis abrazos llenos de marcas que se quedarán alojadas en tus recuerdos.

Otra vez le hizo arrodillarse, esta vez con Daisuke observandolo todo, sin hablar y tenso, vió como Takeru delante de él cogia varias cosas de una mesa y se las guardó en los bolsillos, se dió la vuelta y ahora venía con una cuerda

- Sintamos el murmullo de nuestras respiraciones y las sensaciones que nos harán sentir -. Le habló con una voz debil y aterciopelada, enseñandole la textura de la cuerda, rugosa, áspera y gorda

Ahora le hizo sentarse sobre sus rodillas y comenzó poco a poco la sesión de ataduras de la que no tendría ningún minimo de consideración sobre si la piel de su esclavo quedaria marcada.

Fueron necesarios 10 minutos para que la cuerda quedase atada por todo el cuerpo de Daisuke, sus manos quedaron juntas hacia atras, alrededor de la nuca, para él estaban en una posicion incómoda pero era un objeto, no era persona, todo era a gusto del dominante, su cintura estaba repleta de cuerdas por todos los lados, le costaba respirar, a cada inspiracion que hacia con el estómago las cuerdas se apretaban más, si hacia un leve movimiento, su cuerpo notaba la rigidez de las cuerdas donde mas notaba una fuerte presión era en los hombros y los omóplatos, Takeru tiraba demasiado mientras iba amoldando todo a su gusto, eso se añadia el silencio que se respiraba en el ambiente, un ambiente tenso pero lleno de malas inteciones.

Tambien hubo otro momento de mas tensión, esta vez sexual, atar significaba estar en contacto con cada fibra sensible del cuerpo de Daisuke, por lo tanto, Takeru y Daisuke se estaban excitando a la misma vez, el hilo fino y a la misma vez grueso era muy erótico, pasó rozando el pene y eso originó en Daisuke un leve gemido, eso peovocaba demasiado a Takeru, le iba besando por cada parte del cuerpo, tambien le toqueteaba, en especial los pezones, ahora se veían más por la fuerte opresión que las cuerdan ofrecian, besó sus costillas, se podía ver su torax, las lamió, las besó, incluso las contó, le gustaba verselas, compaginaba muy bien con ese cuerpo de atleta que su esclavo poseía, Daisuke echaba la cabeza a todos los lados, habia mucho placer en él, se quería incluso hasta correr, los hilos llegaron tambien al agujero del ano, rozaban el agujero y eso le estaba volviendo loco, era un momento muy pornografuco y sexual

Sin embargo, no ocurrió nada más, Daisuke quedó inmovilizado totalmente y Takeru aprovechó para poder tocarle y manosearle gratuitamente

Pero el momento que desencadenó una fuerte tormenta fué cuando llegó a la boca, dejo de estar detrás de él para mirarlo a los ojos, con el poco de cuerda que había le ordenó

- Muerdelo con tus dientes, con fuerza, siente como tu boca se vuelve tesa como lo están tus musculos que poco a poco se están vilviendo del color que quiero, morado y rojo

Daisuke mordió, dirigiendole una mirada de odio y de amargura, ahí se creó un momento dificil y tenso entre los dos

- No te gusta lo que te hago? Es una pena porque yo no dejo de disfrutar

Daisuke seguía mirandole desafiandole

- No me mires así

Y aquella mirada seguía ahí, su ego era más fuerte que todo en él

- Te dije que no me mires así -. Alzó más la voz dandole a la misma vez un empujón, Daisuke mantenia su desafío.

- ¿Quieres que te de ostias? Entonces deja de hacer que me sienta mas agresivo contra ti. ¿vas a hacerlo?

No parecia haber ningun cambio en su esclavo así que Takeru prosiguió

- Veo que sigues igual de rebelde y no hay cambio en ti, ni siquiera el humillarte ha servido, esta bien esclavo, no pensaba hacer esto, era para necesidades extremas pero me obligas a hacerlo, espera un poco vas a recibir un poco de amor extra.

Se levantó para coger lo que se habia guardado en los bolsillos, en primer lugar cogió dos cosas con que tuvo que esperar unos 10 segundos para el brutal ataque, ya no hubo más palabras, ahora solo iban a ver reacciones

Pasados esos 10 segundos de quietud y calma atacó, bruscamente le puso a Daisuke una bolsa sin agujeros en la cara, a primera impresión Daisuke forcejeó pero Takeru fué mas rapido que él, una mano le tapó la boca para que no gritase y con la otra mano sacó una pequeña fusta de metal, la parte de alante era lisa, la parte de atrás estaba cubierta con punzantes pinchos

La parte de los pinchos era para Daisuke, se estrujó contra él, abrazandole pero Daisuke eataba recibiendo el duro golpe de los pinchos, le estaba arañando la espalda, cuanto más se frotaba Takeru con Daisuke mas daño le hacía, este respiraba más fuerte de lo normal, arqueó la espalda sintiendo un fuerte desquebrajamiento en su columna vertebral.

- Vamos a unirnos Daisuke vamos a unirnos más, esta unión la vas a llevar en tu piel por el resto de tus días -. Le susurró al oído mientras seguia frotando su cuerpo contra él, Daisuke estaba ahogandose, la bolsa no le dejaba respirar y Takeru le abrazaba cada vez mas fuerte hasta el punto en que sentía como las puntas metálicas se incaban en la carne, haciendole daño atroz.

La bolsa se amoldaba a la forma de su rostro pidiendo aire, pedia ayuda, pedia socorro pero nadie le oía, Takeru era dueño de su vida ahora mismo

A esa crueldad placentera se añadía algo más, mientras se apretujaba a la espalda de Daisuke, sacó de su bolsillo una cuchilla con una punta afilada, y lo hizo, más dolor para su lider, aquella punta afilada impactó en el brazo y hombro que estaba libre de cuerdas, apretando agujereando, haciendo barbaridades en ese cuerpo malherido, era su castigo, por desobedecer

- Ahora tienes la marca de mi amor de por vida, mi cicatriz, esto simboliza mi amor, Daisuke, me llevaras en tu piel por siempre, no es maravilloso??? Cada vez que te veas estas marcas en la piel te acordarás mas de mi, esto es la magia del BDSM, hacer arte con tu cuerpo, moldearlo, usarlo a mi manera, te amo tanto mi esclavo, el chico de mis ojos, te amo, mi lider

Otra vez Takeru se abrazó fuertemente a Daisuke, pero quitando la pala metalica y la bolsa, ya le molestaba las dos cosas, ahora queria mezclarse con su sangre

- Quiero ser uno contigo, como lo eres con Ken, somos uno en sangre, esta deliciosa sangre que me une a ti, te amo

La espalda de Daisuke era un mapa de rajas borbotoneando sangre sin parar, habia muchos temblores en él y él se veía agotado, se habia quedado sin respiración y le costaba hasta mantener la postura recta, todo el cuerpo le dolía a rabiar

- Desearia que te sangrases hasta que te quedases vacio por dentro, ansias, deseos, locura por todo lo que eres para mi -. Le beso en las rajas que habia en su espalda, llenandose su rostro de sangre de su esclavo, aquello parecía una cruel matanza.

Dejó de abrazarse a la sangre de Daisuke y de nuevo se levantó para mirar a los ojos agotados de su esclavo

- Soy feliz, estas marcas llevan mi nombre, como esta pintura en tu pecho

Le rajó el pecho con la cuchilla dejando una raja demasiado vistosa en el pecho, Ahí Daisuke suplicó por piedad entre lagrimas y apretando fuerte sus ojos

- No .Stop .no por favor STOP! -. Era la palabra clave para parar pero ahora no estaba con Ken

- No entiendo esa clave, no está impuesta por mi, pero tranquilo, solo quería pintar un poco sobre tu cuerpo, quiero más pero más cosas

Le dejó descansar unos minutos, el tiempo que Takeru dejó las cosas en la mesa y volvió a coger otra, al volver, Daisuke estaba con la cabeza hacia abajo y un pequeño charco de sangre en el suelo, el pecho le escocía horrores

Takeru le rodeó, viendo la sangre salir de su espalda, brazos y pecho, Daisuke gemía en silencio, soportando el dolor

Se agachó para estar a su altura, le agarró de la barbilla y le hizo mirar a los ojos, la expresión de Daisuke era de agotamiento extremo

- No se amarte de otra manera que no sea de forma agresiva, perdona mi amor sangrante, pero recuerda esto, te amo -. Le besó en los labios saboreando cada rastro de saliva de él

- Ahora mantente quieto haré que el rastro de mi amor no te afecte tanto.

Daisuke estaba muy debil para incluso mirarle a los ojos, veía borroso, ni siquiera vió que Takeru llevaba en su mano una vela que estaba encendida, estaba tan apegado al dolor de los cortes que ni siquiera se enteró que la cera caliente bajaba por su cuerpo, por su pecho, justo donde estaban las cuchillas, no se enteró, ni se inmutó, solo sentía dolor, la cera de la vela rozó su piel, el la veía pero no sentía nada, solo sabia que nunca había sentido tanta humillación junta.

Pero su ego interior le hacia levantar la cabeza, seguir adelante, por algo era un valiente

- Qué ¿Todavia me desafias? No has aprendido nada ¿no? -. Ahora la cera cayó por su rostro hablandole de manera normal.

- Creeme Daisuke, no deseo hacerte daño pero con esa expresión de asco que me estás ofreciendo es la que hace que siga dandote, te odio tanto como tú a mi pero no puedo dejar de torturarte, amo hacerlo

Le agarró de las cuerdas, ayudandolo a levantarse para atraerlo hasta él y ahors poniendo una expresión tierna le volvió a decir

- Pero tu indiferencia hacia mi y mis ganas de torturarte son las que me crean este extraño sentimiento en ti, algo que jamás habia sentido por nadie, sentimiento de odio y amor, solo contigo -. Le abrazó muy fuerte no importandole la cera de la vela ni la sangre ahora mucho mas debil saliendo del pecho

- Quiero vivir esta obsesión a tu lado, porque a pesar de todo, tu tambien sientes lo mismo por mi, lo nuestro es mutuo -. Le acarició la cara, ahora de nuevo Daisuke estaba confundido, hace un momento, esa persona acaba con su vida y ahora le amaba compsrtandose casi como un caballero, donde estaba el límite en esa persona? Se le quedó mirando, muy desconcertado

Ahora que las heridas no sangraban Takeru educadamente preguntó

- Estás cansado?

- Me gustaria dormir

- Durmamos juntos, quiero cuidarte a mi manera, y para que veas que soy buen dominante voy a quitarte casi todas estas cuerdas, ya se han amoldado casi a tu cuerpo para que dejen marcas en tu piel

Se las desató solamente la de las manos y hombros, solo quedaban la de lacintura y muslos y en el momento en que Daisuke se vió libre fué empujado a la cama tirandose Takeru a sus pies amarrados y agarrando sus nalgas escupió dentro de la raja del ano

- Por dios qué estás haciendo ahor  aaaa 

- Besarte, quiero beber tus fluidos esclavo, dame de tu fuente divina

- Mmm Ammmmmmm mmm  -. Takeru incaba el diente en la zona blanda y humeda, a Daisuke le temblabab los pies y se revolcaba por las sabanas

- Acostumbrate a mis besos en esta zona, son tan deliciosos que no quiero parar, no puedo detenerme ohhh tus muslos .el sabor de tu ano mojado de semen mientras eyaculas poco a poco, mi saliva empapandote

El resto de la noche fué un no dormir para Daisuke, estuvieron así largas horas, los besos iban a cada lado del cuerpo y a cada postura de la cama, su cueepo maljerido terminó en el borde de la cama, con la cabeza colgando en el aire, habia veces donde sufria comvulsiones, buscaba a Takeru para agarrarse a él pero este se alejaba, daba de lleno em laa terminaciones nerviosas del ano, eso hizo llegar a Daisuke al orgasmo con varios gemidos, su ano quedó escocido por los ardientes besos

No hubo descanso hasta horas altas en la madrugada, cuando durmieron juntos, Takeru sobre el cuerpo adolorido de Daisuke

A la mañana siguiente, Takeru sirvió el desayuno de forma normal a Daisuke, como un caballero, le cuidó y mimó, aunque Daisule estaba muy incómodo, en cualquier momento Takeru cambiaría de comportamiento

- ¿Te duelen tus heridas?

- No -. Contestó él, tampoco tenía ganas de mucha conversacion

- Te quedan bien, son muy originales -. Sonrió feliz

Esa actitud todavía confundía más a Daisuke, se vió sus heridas y pensó en lo que sucedió ayer

- << Porqué esa actitud conmigo? Y lo peor de todo es que me gusta lo que me hace <<

Pero hubo una buena noticia para él, recibió un mensaje de Ken diciendole simplemente que le echaba de menos y que esperase que pensase mucho en él, Daisuke deseaba contarle lo que le estaba sucediendo pero no lo vió oportuno, solo le contestó diciendo

- "Te extraño más de lo que puedas imaginar. Deseo estar a tu lado y encontrarme en casa"

Desafortunadamente Takeru vió el momento en que Daisuke envió el mensaje, se acercó a él y sin mediar palabra le quitó el D-terminal, ahora volviendo a su papel de dominante le dijo

- Te has alejado de mi y eso no me gusta, te recuerdo que estás bajo mis manos y el caatigo sigue en pie, hoy vamos a jugar a las mascotas, serás mi perro, así que ponte en cuatro

- No pienso hacerlo -. Le salió del alma decir eso, en mal momento, Takeru el dominante le empujó a la pared y su brazo presionó la garganta de Daisuke

- Perro sumiso asqueroso. Eres solo un perro sarnoso, obedece a tu dueño y señor si no quieres que te mate ahora mismo. Esas heridad pueden estar mucho mas abiertas, vas a obedecer??

Daisuke le miraba muy angustiado intentando no dejar de respirar

- Así me gusta -. Le dejó de apretar y lo tiro al suelo, provechando la postura de mantenerlo en cuatro patas agarró de nuevo las molas chinas masturbadoras con bastante lubricante y se lo puso con facilidad en el ano, una por una, eran 6 bolas y las 6 con delicadeza entraban, Daisuke apretaba los puños por cada sensacion que sentía

- Mírate, eres un bonito perro -. Takeru el dominante le puso algo en la cabeza y despues le enseñó un espejo, Daisuke volvió a sentirse todavía mas humillado de verse tan pateticamente en el espejo, odiaba la imagen que veía, él, con orejas de perro y un cola de perro

- Repite conmigo, soy un perro y me gusta

Daisuke miró hacia otro lado avergonzándose de verse, ese no era él

- No te oigo, di SOY UN PERRO Y ME GUSTA

- Soy un perro y me gusta -. Las palabras mas difíciles que tuvo que decir Daisuke en su vida delante del espejo

- Un dulce y lindo perro -. Le dijo besandole en la mejilla ahora y de nuevo en su papel de sominante le ordeno

- Anda en cuatro hasta la cama y túmbate boca arriba, ah! Temporalmente no usaremos más el vocabulario humano, a todo vas a contestar como un perro, y quiero oirlo, ladra

En serio Takeru estaba diciendo eso? Hasta donde llegaba la humillación?? Parecía no tener final, Daisuke no daba crédito

- LADRA, odio tener que repetirte las cosas tantas veces chucho asqueroso

- Guau -. Contestó muy sonrojado Daisuke, interiormente quería salir de esa prisión en la que se había metido gratuitamente

- Bien, ahora anda hasta allí pero antes tendrás sed verdad? Le enseñó un plato dandole a entender lo que debia de hacer

- Guau Guau

- Entonces bebe, toma tu recipiente y bebe, nadie te lo va a quitar.

Daisuke vivia una humillacion detrás de otra, mientras bebía del plato como un vulgar perro y takeru lo usó como un mueble poniendo sus piernas sobre él mientras estaba sentado en una silla, pensó que tal vez era mucho mejor que Takeru le follase las veces que él quisiera, era más rapido y no sentía apenas nada de humillación, en cambio esto era demasiado para su autoestima, prefería mejor morder almohadas que soportar ser casi un objeto

- Vale, ahora que lo he gozado ve a la cama y túmbate, luego iré yo

Lo que vivió Daisuke en las siguientes horas fué la peor de las torturas placenteras llevandole al orgasmo en varias ocasiones.

La cama de la madre de Takeru estaba adornada de pañales por todos lados y encima de ellos como un salvacamas, Daisuke solo tuvo que ponerse encima de ellos y el show empezó, Takeru solo se limitó a observar, en su mano traía un enchufe que estaba conectado vía ondas con la cola masturbadora, lo conectó y enseguida la cola masturbadora con las bolas chinas empezaron a vibrar a la velocidad que Takeru quería.

Quería rapidez, qeria ver a Daisuke eyacular las veces que el quisiera así lo puso en velocidad rapida y ya eataba listo para el show

Daisuke se revolvió en la cama muchísimas veces, arqueaba su espalda, tensaba los musculos, sus pies quedaron agarrotados, se volvia estaticos y sufría las mayores combulsiones microorgasmicas que jamas había experimentado

La estimulacion le hacia soltar más fluidos de lo normal, incluso lllegó a oler a pis, eso le dió una idea a Takeru, se acercó a su lado y le dijo

- ¿Quieres mear?

- g   u  guau g .u guau -. Aún seguia las convulsiones en él

Takeru le levantó la cadera y el pene impactaba contra la cara de Daisuke el perro

- Meneatela y meate encima, a los perros les gusta revolcarse en el pis, recuerda que tu eres un puto perro

Todo el meado acabó en la cara de Daisuke quien terminó psicologicamente tocado por la situacion, su cuerpo temblaba y las convumsiones seguían a pesar de que todo terminó hiras despues

Aquella noche, despues de otra sesión de besos y de morder la almohada lo suficiente par que Takeru fuese feliz, durmieron juntos y abrazados

- ¿Tan solo quiero que compares, quien es el que mejor amor te da?

No hubo respuesta, Daisuke solo quería dormir.

- No contestes, se que tu mente intenta decirte que soy yo, pero tu corazón te lo niega, nadie más podra hacerte llegar al orgasmo como hoy te hice llegar yo, nos queda mañana para estar juntos, será especial, cuando vuelvas a ver a Ken ya nada será igual para ti despues de pasar por mis brazos, gracias por este día, mi esclavo especial

Le besó en los labios pero con una terrible amenaza en su oído que hizo que Daisuke no pudiese pegar ojo en lo que quedaba de noche

- Jugaremos con tu silencio, con tu miedo, un esparadrapo en tu boca, tus manos atadas. Usandote como un animal que eres. Me pregunto que es lo que serás. Descansa, mañana disfrutaremos más mi amado esclavo

Y el día llegó, Daisuke no tuvo descanso, era el dia en que Ken regresaba, Takeru sabia que Daisuke iba a volar de sus manos y debia aprovechar hasta el último minuto así que desde primera hora empezó el abuso.

Takeru jugó con el silencio de Daisuke, usandolo como un gato, le ató las manos y le puso un esparadrapo en su boca, le intimidó hasta tal punto en que Daisuke estaba desnudo en un rincón sodomizado por la rabia que se respiraba en ese momento por Takeru el dominante.

- Deseabas estar callado? No te preocupes, lo vas a estar, saldrás de aqui oliendo a mi esencia, recordandome en tu piel, llevandome a fuego en estas marcas, eres un dulce gatito esta vez.

Se puso a su altura, notando como Daisuke esta vez si temblaba de miedo, acarició su rostro susurrandole

- No te preocupes, no quiero hacerte daño, bueno. No, miento.

Con fuerza le atrajó hasta él, Takeru se coló entre sus piernas, se desabrochó el pantalón y metió su pene en baja posición en el ano de Daisuke, una embestida fuerte hizo al esclavo arquear su espalda exageradamente ya que lo hizo con más fuerza que los otros dias.

A partir de ese momento hasta que Takeru dió por sentado que ya debía marchar a casa sabiendo que Ken ya debería haber vuelto, fué un sin fin de bejaciones hasta Daisuke, le puso un collar con cascabel de gato, le ordenó que mauyase que era el equivaliente a gemir por cada penetración fuerte ya que deseaba oir como su gato disfrutaba con las caricias extras que su dominante le proporcionaba

En cuatro, Daisuke soportaba los insultos hacia él, las amenazas por desodecer,

Lejos de minarle la moral, disfrutó como nunca, experimentó algo nuevo que era estar atado con las piernas y manos hacia arriba, exponiendo el ano y pene a Takeru con los ojos vendados y este atando al pene de su gato vibradores masturbadores al igua que en el ano, su boca estaba de nuevo atada con esparadrapo

Takeru simplemente disfrutaba con el resultado viendo como su esclavo en forma de gatito temporal maullaba todo el rato, sus maullidos le hacian ser el gato más especial de la tierra, mucho placer reunido en un solo cuerpo

Necesitaba escuchar su voz así que se acercó a él, le lamió la mejilla y el esparadrapo para luego quitarselo y mientras el esclavo en forma de gato luchaba por respirar el dueño de la casa le preguntó

- ¿Te gusta que proporcione doble placer a tu escultural cuerpo de gato? Hoy en el día de nuestra partida mi amor por ti se ha excedido

- No dejes de hacerlo -. Le gustaba ser humillado, le gustaba que su dominante hiciera estas cosas.

- Es como si tuvieras el síndrome de estocolmo, estas loco

- ¿Quien de los dos? -. Se atrevía todavia a desafiarle

- Sigues jugando a hacerte el valiente? Creo que tendré que hacerte ver quien de los dos manda aquí

Abusó sexual fisica y verbalmente, Daisuke no parecía aprender la lección, en realidad si, pero gustaba provocar y recibir, estaba correspondiendo al amor que su dominante le daba, era como una nueva forma de dar amor

Aunque lo disfrutó en más o menos igual medida, su cuerpo quedó inservible, magullado, lleno de heridas y cortes, fisicamente, Daisuke estaba agotado y eso se vió en los ojos de Takeru quien decidió acabar todo

- Creo que ya es hora de terminar, por fin serás libre, es lo que querías ¿no? Ken te espera

- He sido muy feliz de estar en sus cuidados, mi señor -. Ahora Daisuke si se comportaba como un exclavo, estaba libre sin cuerdas o cadenas, desnudo a los pies de Takeru besandole los pies -. La humillación seguía pero era llevada por él, le gustaba estar a sus pies, le gustaba hincar rodillas, parecía que habia sufrido un ataque de hipnosis, ahora el suelo era su hogar

- Hice un buen trabajo contigo, ahora me dolerá más el perderte, pero quiero seguir esclavo, quiero más de tu cuerpo, estas rajas, estos hematomas. Esto. Quiero abusar más de tí, eres alguien con quien quiero seguir pecando -. Le acarició el cabello sintiendose dichoso por estos dos dias, la satisfacción de verle en el suelo agazapado como un gato que era lo que realmente era le hizo arrancarle una sonrisa de felicidad

- Usted ha hecho el mejor de los trabajos conmigo, Merezco estar bajo sus pies siempre

Se arrodilló para estar a su altura, le agarró de la nuca y casi en un estado de furia le dijo

- Te echaré de menos, no poder disfrutar de estas marcas por tu pecho, sentirlas. Saber que otras manos van a disdrutar de este cuerpo que tanto placer me ha dado .me tienes consumido la vida estúpido

Llegó un beso pero esta vez si fué con más afecto, largos minutos donde los golpes ahora eran caricias y donde hubo insultos ahora habia palabras susurradas y gemidos sentidos en lugar de dolor y humillaciones

Aún así el corazón y la actitud de Daisuke quedó todavia más tocado

Takeru lo acompañó hasta los apartamentos de su casa, no quiso seguir más ya que vió a Ken llamando a la puerta de Daisuke y no deseaba encontrarse con él

- Te espero aquí, gracias de nuevo por estos dos dias, quiero repetir y espero que estés dispuesto a dejarte arrastrar por mi mente

Daisuke solo le sonrió y se soltó de la mano, hasta a él le costaba separarse, se acercó más a Ken hasta tenerlo a pocos pasos

- !!! Daisuke!! Te echado de menos -. Contestó con una sonrisa muy alegre

- Gracias por estar aquí, gracias por volver, no tienes ni idea de lo mucho que me hacias falta.

Aquellas palabras le descocertaron un poco

- ¿Ha pasado algo?

- No nada simplemente en estos dos dias y medio me he dado cuenta de lo importante que has sido para mi

Ken sonrió, escuchar eso era el mejor de los regalos, le acarició el rostro diciendole

- Tu tambien para mi, no te preocupes, vamos a recuperar el tiempo juntos -. Le abrazó el cuerpo acariciandole la espalda sin saber que debajo de ella miles de cicatrices y heridas todavia seguian intactas

Daisuke contestó al abrazo pero algo se veía diferente, parecia que ya no sentía esos abrazos, era como que estaba en los abrazos de la persona equivocada

Esa reacción la pudo sentir Takeru desde lejos, sonrió freneticamente, todo golpe, cada humillación habia servido para algo

Regresó a casa, con la satisfacción de haber logrado que Daisuke al menos durante unos dias no sintiese otra cosa que cada herida hecha por amor, cada hematoma echa con fuego y pasión, cada cosa en el cuerpo de Daisuke significaba amor, una nueva forma de vida. No era abuso era hacer arte en el cuerpo del amante.

Había llegado muy profundamente a su alma

El cuerpo es el cuadro y nuestras manos, o culquier parte del cuerpo, son los pinceles, nosotros solo ponemos la intención

________

Hasta que por fin terminé esta maravilla de BDSM, no descarto poder hacer mas sobre estos dos en el futuro, es muy divertido imaginar y escribirlo.

  • (1)
  • Compartir en redes