INICIO » Categoría » Mi cuñada Sonia, mi putita infiel

Mi cuñada Sonia, mi putita infiel

  • 6
  • 107.741
  • 8,64 (25 Val.)
Algunos meses después de estarme cogiendo a mi cuñada me enteré que también a mí me era infiel la muy zorrita.

Después de algunos meses de estar cogiéndome a mi cuñada Sonia, mi putita rica, me entere que la muy zorra también me era infiel a mí, así como lo era con mi hermano.

Todo paso porque habíamos quedado de vernos ese día en una plaza comercial para comer algo y de ahí iríamos a mi departamento para pasar una tarde de sexo rico.

Pero a media mañana me hablo para cancelar según ella porque su jefe le pidió que la acompañara a checar uno de sus negocios con el cual tenían problemas de contabilidad, (aclaro que mi cuñada es contadora y administra varios negocios) y dijo que nos viéramos al día siguiente con los mismos planes que ya teníamos.

Así que atendí lo que tenía que hacer de mi trabajo y busque a una amiga para pasar un rato agradable y tranquilo, fuimos a comer a un restante que está a las orillas de la ciudad y que ella me recomendó porque estaba muy bueno el menú, pero para mi sorpresa cuando estábamos ahí a quien creen que me encontré? Claro a mi putita consentida, mi cuñada Sonia.

Entro muy sonriente de la mano de su jefe y pidieron una mesa afortunadamente algo lejos de la nuestra pero en un lugar en donde me permitía ver lo que sucedía sin que ellos me vieran, cuando se sientan él se sentó a su lado y le tomo la mano para depositarla por debajo de la mesa, por la expresión de la cara de él me pude dar cuenta que estaba masturbándolo muy rico porque tenía una cara de satisfacción que no podía con ella, mientras él se acercó a ella y le dio un beso de esos que te llegan hasta la garganta y la muy puta se lo respondió sin importarle que los vieran todos en el restaurante.

Por fortuna para mí a mi amiga le hablaron que necesitaban que se presentara en su oficina porque había ocurrido algo, claro que me ofrecí a llevarla pero ella insistió en que tomaría un taxi y que disfrutara de mi comida.

Así que cuando mi cuñada y su amante salieron del restaurante los seguí muy discretamente y a una distancia prudente, pero no duro mucho el viaje ya que se metieron a un motel que quedaba cerca de donde estábamos, así que imaginando que tardarían un buen rato porque se cómo es de cachonda mi cuñada me fui a mi departamento a esperar hasta el día siguiente para hablar con ella.

Pero cuál fue mi sorpresa que después de unas horas, cuando empezaba a oscurecer llego ella a mi departamento. -Hola como estas? Me pregunto -molesto y con unas ganas tremendas de cogerte le conteste, y porque molesto que te paso? - casi nada solo que me cancelaste según por trabajo y en lugar de eso te vi cuando entrabas con tu jefe en un motel, su cara no mostró asombro en lo absoluto y me contesto -si te vi en el restaurante cuando llegamos vi tu carro y al entrar de reojo te busque y te vi sentado con Alicia así que por eso no me preocupe, - entonces sabias que te veía y aun así lo masturbaste y lo besaste con esa pasión? -Claro solo quería ver tu reacción y la verdad me excite mucho cuando nos seguiste al mote, hasta me dieron ganas de decirle que si hacíamos un trio pero mejor me contuve, y me lo cogí a él solo, por eso estoy aquí para recompensar te por dejarte plantado, no me pude contener más y la tome por su cintura para plantarle un beso tan intenso que casi se nos fue la respiración, nuestras lenguas se entrelazaban, y jugueteaban entre si mientras yo acariciaba ese tremendo culo que ella tiene y subía su vestido para descubrir que no traía tanga estaba sin nada, desabotone su vestido y me di cuenta que tampoco traía brasiere eso me calentó a mas no poder besaba y mordía sus tetas como loco, mientras con una mano le daba placer a su puchita que estaba ya lubricada, Con la otra le retiraba el vestido totalmente para apreciar su cuerpo perfecto entre mis manos, ella por su parte desabrocho mi pantalón y me masajeaba la verga en un subir y bajar intenso de su pequeña mano que me llevo al climas en unos minutos, salto mi chorro de semen caliente y lleno sus manos ella las llevo a su boca y las chupo las lamió hasta dejarlas limpias para después tirarnos en el sofá y mamar su hermoso coño depilado no sé si fue el saber que otro la había poseído lo que me hizo estar tan caliente esa noche pero seguimos dándonos placer por casi 3 horas en las que ella mamaba mi verga y yo la penetraba por el culo, le mamaba su puchita y ella se daba dentones en mi verga hasta que terminamos exhaustos.

Me confeso que ya había estado con su jefe en otras ocasiones, y me dijo que aunque era un hombre maduro aún tenía mucha potencia sexual, le llenaba por todos sus hoyitos, y esto a ella le encantaba, pero también le gustaba estar conmigo y no quería que me molestara con ella por eso me había ido a buscar para darme mi ración diaria de sexo, nos metimos a bañar y ahí también lo hicimos le ensarte mi verga en su culo y lo disfrute como nunca sentía cada apretón que daba con él a mi verga y le apretaba yo sus tetas con esos pezones duros por la excitación, terminamos de bañarnos y se fue a su casa, a que se la cogiera mi hermano, la verdad es que esta chaparrita no tiene llenadera a la fecha y después de casi 20 años de cogérmela me ha confesado que ha tenido más de 30 amantes aparte de mí y que a ella le hace falta tener sexo por lo menos 3 veces al día con diferentes para poder quedar satisfecha, bueno aun así no la dejaría porque sigue siendo un manjar de mujer no hay otra que me haga llegar al clímax tantas veces en una sola noche solo ella lo ha logrado.

Espero sus comentarios y si quieren mandármelos a mi correo beto140773 @gmail.com.

  • Valorar relato
  • (25)
  • Compartir en redes