INICIO » Categoría » Mi mujer, su prima y yo

Mi mujer, su prima y yo

  • 145.929
  • 8,98 (47 Val.)
No podía perder la oportunidad, así que me acerqué, le empecé a tocar sus senos no se movía para nada, entonces le empecé a lamer los pezones y empezó a retorcerse, me detuve por un momento pensando que despertaría, y como vi que se estaba excitando, seguí lamiéndole los pezones…

Hola amigos, en esta ocasión les voy a relatar esta locura de deseos una fantasía que se me hizo realidad gracias a la guarra de mi mujer, y que sentía desde hace tiempo con la prima de mi mujer, ella es Luciana la prima menor de mi esposa, ella tiene 18 años, pero si ustedes la vieran no aparenta la edad que tiene, ya que ella es alta con caderas anchas senos pequeños, como las de mi mujer con unas piernas largas y muy bien torneadas ya que ella le gusta el voleibol con un culo delicioso, con carnecita para devorársela y de carita linda e inocente, tanto mi mujer como ella son de estatura más de lo normal para una mujer.

Ya desde hace tiempo con el pasar de los años, ya la deje de ver como una niña ya que por las proporciones que tiene hace que la vea como un mujeron para la edad que tiene, su mama o sea la tía de mi esposa, siempre se viste muy sensual con vestidos pequeños con shorsitos muy pequeños que hace que se le salga esas nalguitas tan divinas que tiene, eso me pone aún más cachondo al verla, al verla vestida así con ropa bien ceñida a su cuerpo cuando le veía su lindo culito me daba cuenta de que utilizaba calzoncitos diminutos, un fin de semana llegaron los tíos de mi mujer con ella, Lucianita, que llego con un vestidito casi transparente y con una tanguita roja y la muy condenada andaba sin brasier, y eso hacía que se le notara sus pequeños pezoncitos marroncitos, era una diosa, se me caía la baba de verla así tan sexy, a lo que mi mujer que es una cachonda se dio cuenta y me dice al oído...

—te quedaste con la boca abierta no???

A lo que yo solo atine a sonreír. Ellos llegaron a pasar parte del día con nosotros ya que en la noche tenían un compromiso y quería que Lucianita se quedara a dormir con mi hija. En ese momento se me vino de como tener ese cuerpo de mujer conmigo. Y así llego la noche y los tíos de mi mujer se fueron. Mi mujer se daba cuenta de lo que tenía en mente, mi mujer se puso hacer la cena para nuestra huésped, y así llego la hora de la cena, después de haber terminado de cenar nos pusimos a platicar un poco, viendo que la prima de mi mujer la veía un poco fastidiada le dijo que se vaya a poner cómoda, que se dé un baño y se pusiera su pijama y que después bajase un rato más para seguir platicando, y así lo hizo.

Al poco tiempo baja la diosa de mis ojos con un pijama de seda muy cortito que no dejaba nada a la imaginación. Al verla así ya no podía disimular, ya que con la mirada me la devoraba entera, mi mujer al verla vestida así, le dijo:

—ummm Lucianita sí que estas hecha toda una mujer —la tomo de la mano y le dio una vueltecita para que pudiera deleitarme con su prima... Mi mujer le dice —mira como dejaste a mi marido... Botando baba.

A lo que ella se sonroja y me da una sonrisa muy tímida... Y así seguimos platicando un rato más. Mi mujer dándose cuenta propone tomarnos un vino, a lo que ella dice que nunca había tomado y que no quería que sus papas se molestaran con ella y mi mujer le responde:

—Vamos Lucianita no te preocupes estas con nosotros aparte tus papa no van a llegar hasta mañana en la noche, y no tienen por qué enterarse, además solo vamos a tomarnos uno.

Ella muy inocente acepta... y así nos pusimos a beber, comenzamos con una y seguimos con dos, ya en la tercera Lucianita ya estaba ebria y no se daba cuenta que hasta andaba piernas abiertas, yo me aprovechaba de la situación y la abrazaba y acariciaba sus piernas, al parecer mi mujer no se daba cuenta que la estaba toqueteando a su prima, hasta que yo propongo bailar un poco, ellas aceptan muy gustosas, primero saco a bailar a Lucianita, ella de lo ebria que andaba apenas podía ponerse de pie, y al momento de bailar se me abalanzó hacia mis brazos, mi mujer al verla así se pone de pie y se pone a bailar con nosotros, mis manos ya iban más allá de estar en su cintura ya le estaba tocando su culito tan rico que tiene, metía mi mano entre su ropa interior y ella de lo ebria que estaba ni cuenta se daba, mi mujer al verla que ya se estaba cayendo de ebria, me dice que ya la llevemos descansar, mientras mi mujer iba adelante mío, yo aprovechaba para tocarle esas teticas uuummmm deliciosas que tiene, llegamos a la habitación de mi hija, y mi hija no estaba, mi esposa fue a la habitación de nosotros y allí estaba, así que mi mujer me grita desde la habitación que echara a Luciana en la cama.

En ese entonces la tome de la cintura y la eche en la cama boca abajo, era una cosa de locos verla así tan deliciosa con su culito virginal, una piel tan suave, no quería correr riesgos y me fui a mi habitación a ver si mi mujer estaba dormida, todo hacía indicar que si, así que mu fui hacia la habitación donde estaba Lucianita, y allí estaba, aun echada boca abajo, me deleitaba verla así, al poco rato y parece costumbre de ella se empieza a sacar la pijama y queda ante mis ojos semidesnuda, no podía creer en la situación en la que me encontraba, me tocaba el pene y estaba por estallar, no podía perder la oportunidad, así que me acerque, le empecé a tocar sus senos no se movía para nada, entonces le empecé a lamer los pezones y empezó a retorcerse, me detuve por un momento pensando que despertaría, y como vi que se estaba excitando las lamidas seguí lamiéndole los pezones, yo quería ir mas allá y viendo que no sentía nada de lo que le hacia la empecé a devorar a lengüetazos por todo su exquisito cuerpo, hasta que llegue hasta su vagina le saque lentamente la tanguita que tenía, cuando se lo saqué por completo su rica vagina estaba bien rasurada, así que muy despacio le empecé a separar las piernas y muy despacio empecé a oler su rajita, uuummm estaba en las nubes esa rajita tan rica solo tenía el olor del jaboncito, una delicia y así me anime a pasarle la lengua por la rajita, una delicia ella se movía de lo excitada que la había puesto, y me pareció raro al momento de lamerle la rajita empezó a decir el nombre de un hombre... a lo que yo me extrañe y me di cuenta de que no estaba virgen como me imaginaba... ella decía así... uuummm Fabricio... Fabricio sigue así... sigue así… uuummmm cómeme...

Bueno yo seguía lamiéndole la rajita, y así la voltee y le empecé a chupar ese delicioso culo que tiene, cada vez era más tosco a l lamerle el culo, ella seguía gimiendo y seguía repitiendo de aquel muchacho que me imagino seria su novio, de un momento a otro se abre la puerta y era mi mujer, pensé que me iba a matar por la situación, pero al contrario...y me dice:

—Eres un guarro así que esto estabas planeando.

Muy asustado me hace a un lado, y la muy puta de mi mujer le empieza comencé el culo de su prima...

—uuummm Lucianita que rico culito que tienes, ese culo estaba volviendo loco a mi marido... uuummm que deliciosa que estas...

Mi mujer muy decidida la voltea boca arriba. Luciana seguía retorciéndose de la excitación, mi mujer le empieza a dar de lengüetazos en su rajita, hasta que se vino, mi mujer me llama a acercarme me agarra el pene y me empieza a masturbar, sentía que estaba soñando, yo muy excitado le empiezo a meter los dedos por la raja y por el culo a mi mujer, ella muy excitada por los lametones que le daba a Luciana, ella entre sueño dice... que me están haciendo... mi mujer muy zorra le empieza a lamer el clítoris con más intensidad... Luciana sigue jadeando como una putita... uuummm que rico... uuuummm... aaaayyyy que rico... sigue no pares... y se viene nuevamente, mi mujer la pone de rodillas y hace que me chupe la pija, y como toda una profesional me la empieza a chupar mientras mi mujer le lamia el coño... Luciana seguía aaahhhh... ahhhh así es primos follenme, y así se puso de pie me tiro contra la cama me la empezó a mamar por unos minutos se ensalivo la raja u e me subió encima dándome la espalda mientras se la iba metiendo mi mujer le iba lamiendo la raja, estaba súper excitada, mi mujer tuvo que taparle la boca para que no despierte a mi hija... en su jadeo decía... te gusta follame... esto era lo que quería... follame y tu perra sígueme comiendo el coño… aaaaahhhh no paren... y así ella se vino a chorros una vez más y le decía a mi mujer... ahora te toca a ti perra.

Luciana estaba como una loca... así se me subió encima mi mujer mientras ahora a Luciana le tocaba lamerle la raja a mi mujer... ella decía... uuummmm que pensaron que era una niña inocente... vean lo perra que puedo ser... le sacaba el pene de la raja de mi mujer y me la mamaba yo ya no aguantaba estaba que ya iba a explotarme la siguió mamando y a la vez mordiendo de la excitación que tenían siguió ensalivando bien el pene y sin mediar se lo introdujo por el culo a mi mujer, mi mujer jadeaba de dolor y de placer y decía, eres una perra maldita perra uuuummm... uuuummm y Luciana le respondía... goza zorra goza... esto es lo que querían... ahora aguanta zorra, y así Luciana la sacaba me la mamaba y se la volvía meter... y así mi mujer se levantó... lucia la pone de rodillas y ella se pone encima de mi mujer, y me dice... ahora folla a tus perras... métela... métela... y así iba envistiendo a cada una.

Luciana me dice a mi también follame el culo... vamos follame el culo... y así lo hice cuando se la iba metiendo se retorcía y cada vez más eran sus movimientos, iba en un mete y saca descontrolado ellas dos gozaban... hasta que las dos se levantaron me tiraron a la cama y mientras una me lo mamaba la otra me lamia el culo Luciana estaba aún más loca... me empezó a morder el culo de lo excitadísima que estaba... y así las puse a las dos de rodillas con la boca abierta y mientras las dos me pajeaban me vino unos enormes chorros que a las dos les llene la boca de esperma Luciana me tomo el pene y me la siguió mamando hasta la ultimas gota, tomo a mi mujer y la empezó a pasar toda la leche que tenía en la boca y se besaban muy apasionadamente hasta que las dos se tragaron mi leche, fue una experiencia muy excitante ahora comprendo de porque es tan cachonda mi mujer, eso viene de familia...

  • Valorar relato
  • (47)
  • Compartir en redes