INICIO » Categoría » Diciendo adiós al perro sumiso

Diciendo adiós al perro sumiso

  • 15
  • 26.107
  • 8,57 (7 Val.)
  • Daisuke continúa en casa de Takeru bajo sus órdenes aunque ya es el día de volver a casa, sin embargo, no todo parece ser tan malo para él.

    Debido al comportamiento rebelde que Daisuke tuvo con Takeru durante la estancia en su casa donde a todo se negaba y ponia caras de incomodidad y desobediencia, Takeru no le quedó otro remedio que imponerle un castigo muy severo, encerrarle en la habitación de invitados sin derecho a ver la luz del Sol y sin comer ni beber, únicamemte podia orinar y expulsar heces haciendoselo encima sin usar el cuarto de baño en ningún momento.

    El olor en esa habitación era nausebundo, olor a orina y heces

    -Es tu sitio, eres un perro, debes estar rodeado de mierda -. Le dijo Takeru la noche anterior riendose en su desgracia y acariciandole los cabellos, había estado abusando de él la mayor parte del día y la otra parte lo dejó solo, le visitó para burlarse un poco de él y torturarle un poco de las dos maneras

    Como metáfora curiosa, Takeru le ató con unas cuerdas gruesas en todo el cuerpo, especialmente omóplatos, manos hacia atrás, cintura, parte de la espalda, rodillas, piernas y tobillos, estaban muy fuerte atadas hasta el punto de que le le apretaban demasiado y se le incrustaban a la piel

    -Estás fuera de tus amigos, muy atado a mi, debo cuidarte a mi manera. Le dijo tambien acariciandole mientras le metía el pene de plastico de manera suave, quería reservarse para cuando se cansase de tenerle en casa que iba a ser en poco espacio de tiempo.

    Aparte de eso, Daisuke estaba con la boca atada con una venda y su pene estaba enjaulado en una especie de jaula de metal con una barilla de hierro en la uretra, Takeru el día de antes le hizo una inserción de uretra dejandole aún más incapacitado para defenserse, uso su cuerpo de la manera que quiso, tambien su ano estaba invadido por el pene vibrador de plastico de la otra vez, ya era parte de él, expulsando fluidos muy de vez en cuando.

    Daisuke no podía hablar mientras Takeru se ocupaba de otras tareas, era muy humillante para él oir a personas entrar en aquella casa y no poder gritar, en especial cuando Hikari estuvo en esa casa hace unos cuantos minutos para pasar las horas con Takeru

    Fue al irse ella cuando este último entró en la habitación para despedirse de él, hoy era un dia triste pero se iba a encargar de hacerlo inolvidable.

    Entró a la habitación y Daisuke estaba en el suelo inmóvil en posición fetal pero con las manos atadas a la espalda, el pene vibrador fuera de él en un charco de fluidos y con los ojos cerrados

    Le molestaba verlo dormir, quería ver una expresión de miedo así que se dirigió a la cocina a por un vaso de agua y volver a donde estaba él, al llegar se lo fué echando lentamente en la cara

    Daisuke al sentir algo líquido derramarse por su rostro abrió los ojos desconcertado por la situación, al tener conciencia vió a Takeru con el vaso de agua en la mano

    -No quiero que duermas, tienes que estar despierto, hoy es el dia de tu partida y quiero que lo disfrutemos juntos.

    Daisuke parecía no haber aprendido nada en los últimos días, de nuevo le miró con una expresión de odio y rencor a la par que miraba como las manos de Takeru iban deslizandose por su pierna hasta llegar a los tobillos

    -He de mentalizarme de que hoy te vas, debo asimilar que poco a poco te iras desatando de mi y de mi cariño especial, me resulta muy dificil desatarte, ojala te quedases más tiempo junto a mi. Le fué quitando de forma lenta las cuerdas poco a poco, en primer lugar los tobillos.

    Se le daba muy bien utilizar el lenguage psicologico para confundir mas a Daisuke de lo que estaba ya, en tal caso este no estaba para escucharle, tenía mucha rabia contenida y no dudó en usarla en cuanto tuvo sus piernas libres

    Quiso darle una patada en la cara pero Takeru tenía muy buenos reflejos, pudo esquivar aquel ataque muy rapidamente

    -Trabaja bien tus intentos de agresión, no olvides que tengo muy buenos reflejos, conozco tus ataques y tu rabia, pero si quieres ejercitar tus piernas no te preocupes, voy a ayudarte. Contestó agarrandole el tobillo con un sonrisa de maldad acariciando sus dos piernas

    Le hizo ponerse boca arriba exponiendo su pene enjaulado en esos cuatro barrotes y la barilla un poco mojada por los pequeños chorros que asomaban del pene

    -Me gusta que estés lubricado, has hecho un buen trabajo, siempre me dejas satisfecho con tus fluidos. Le dijo ahora agarrando el pene masturbador y echando los fluidos por todo el torso desnudo de Daisuke quien miraba para otro lado, odiaba ver esa cara de satisfacción en él

    -Me odias y al mismo tiempo me deseas, si no no estarías tan mojado junto a mi, niegalo pero tu humedad dice otra cosa

    Le pasó ahora toda la humedad del pene por los pezones trazando una linea hacia abajo hasta su ombligo, sdguido de eso su lengua se encargó de limpiar aquel camino mojado toetutando de paso sus pezones con la lengua

    -Mmm Mmmm mmmm. Gemía y ladeaba la cabeza sin ningún tipo de control

    -Continua gimiendo, me pone mucho martirizarte, dame más momentos frenéticos.

    Fue bajando desde los pezones al ombligo y del ombligo a su parte favorita, al pene castigado al que en el día anterior fué el encargado de llevar a Daisuke a un buen orgasmo, fue tan brutal la inserción que de solo tener Takeru sus manos en el lugar sin tocarle apenas ya estaba temblando sin parar.

    -Vamos con un poco de diversión

    Se coló entre sus piernas y se las fué abriendo hasta el máximo y como podía pues un poco más allá, no quería parar ni siquiera cuando Daisuke tenia abiertos sus ojos como platos viendo como los nusculos dr sus piernas se tensaban por la abertura que Takeru estaba haciendo

    -!!!Gggnnn Gggjnnn!!! --. Intentaba gritar con el pañuelo puesto en su boca

    -Disculpa si no puedo entenderte, me entretiene tu cara de terror, pero quiero añadir algo más para que todo sea mmmm... Mas morboso para los dos y peligroso para ti, ¿Puedes aguantar esto??

    En realidad Takeru claro que le oía pero hizo oidos sordos y siguió expandiendole más las piernas con una mano en una pierna solamente y con la otra mano metió dos dedos dentro del ano, su objetivo era conseguor una erección en el oene de Daisuke para ponerselo en una muy alta posición, cuanta mas excitación más show

    --!!!!Ggggnnnn ggmnnnmnhjhh GGGNNNNNN!!! Daisuke lloraba a lagrima viva, sus huesos no lo resistirian por mucho tiempo

    -Deseo ver tu dolor, quiero dolor. Susurraba roncamente con su tipica sonrisa angelical perp tenebrosa, empezaba a sudar, Daisuke en su desesperación expuldaba todo tipo de olor y eso era muy sexy a lo ojos de Takeru.

    Este únicamente paró cuando sintió un interno crujir en la pierna que sujetaba a Daisuke y este arqueó un poco la espalda en señal de intenso dolor profundo, por otra parte el pene ya estaba en una posición recta, listo para ser manipulado.

    Con el dolor ya muy existente en su cuerpo y consciente de eso, Takeru quiso seguir, le ponía mucho hacerle daño, conocía su límite y quería sobrepasarlo, tambien porque amaba ver esa expresión de miedo y terror en aquellos ojos como estaba sucediendo ahora mismo, una mano seguía en una pierna abierta de par en par y otra mano tocando las barillas de metal, antes de hacer lo que tenía pensado hacer quiso relajarle

    -Tranquilo, lo que deseas va a llegar, poco a poco. Era sarcastico, le gustaba serlo, pero mas le gustaba jugar con el terror ajeno

    Habia rastros de piel en el pene que eran localizables, los lamió con dedicación llevandose con los dientes rastros de piel en ellos, Daisuke suspiraba peofundo a traves de la venda

    -Tranquilo. Le miraba con su mirada penetrante y voz ronca, desde los ojos de Takeru, veía a un Daisuke hundido en el temblor y en en el miedo, desde los ojos de este último veía a un Takeru dispuesto a todo, a deborarle cada trozo de su piel, esa mirada tan penetrante que Takeru le daba le hizo soltar pequeños hilos de semen que chorreaban lentamente el pene y bajaban con timidez hasta los testiculos y hasta el ano.

    -Tus bolas y tu polla se complementan en una maravillosa obra de arte, que maravilla es ver ambas cosas desde otra perspectiva más... como decirlo...mojada y humeda... Mmmmm. Enterró su rostro en el centto de los testiculos llenandose de embriagnte olor a sudor y semen

    Aunque él lo que quería era acción y es lo siguiente que ocurrió

    -Mira Daisuke… mira. Al mirar este en la dirección donde estaba Takeru, tenia sus manos sobre la anilla masajeando al mismo tirmpo la uretea mojada con una fuente pequeña de esperma salienso timidamente y su boca encima de sus manos

    -Gggnnnn!!! Gnnnnn!!! Le imploraba que no hiciese lo que por su mente pasaba

    -Lo siento, yo quiero, tu tambien lo quieres. Su boca mordió la anilla el siguiente paso estaba a tan solo un segundo de llegar

    -ggnnnn,Gnnnnnn!!!! GNM!!! Para agarrarse Daisuke quiso agarrar la mano se Takeru o cualquier otra parte del cuerpo pero este se la rechazó, Daisuke quedó indefenso ante la oleada de sensaciones soporíferas que sintió a continuacion

    Lo que vivió fue como si le quitaden la piel a tiras y lentamente, una cruel tortura.

    Takeru tiró hacia arriba de la anilla con una naturalidad increíble, algo que Daisuke no disfrutó, pegó un chillido con un gemido mezclado con lagrimas de dolor en sus ojos y un temblor muy inusual, apretó los ojos por el miedo y el no saber si interiormente sus entrañas habrían soportado ese ataque tan salavaje.

    -Me regalas los gritos proveniente de tu alma, estos son los genidos que más disfruto, los que me regalas con el corazón, dificil no abusar de ti cuando no dejas de hacerme los mejores regalos, porque tienes que irte hoy? Deseo que seas mio una y otra vez, eternamente, para que me regales todo desde tu alma. Lo dijo con un masaje con sus dedos manipulando la uretra y el frenillo, mezclandose con el semen que salia sin control esta vez, tambien esta vez lo decía todo con un poco de sensibilidad en su voz, sabía como sacar su lado emocional cuando la ocasión lo requería

    Una vez manipulado la parte de alante era el momento de manipular la parte de atrás

    Le hizo ahora ponerse en cuatro con el culo expuesto para él. Antes de atacar se detuvo un momento a observar la belleza de su pene erecto enjaulado con un monton de fluidos alededor del pene testiculos y ano, no solo eso tambien el olor a sudor y esfuero era muy agradable de sentir y de oler.

    Fue una increible tortura psicologica para Daiauke en la que se decía así mismo que no debía eyacular aunque se muriese del deseo ya que ahora estaba sintiendo muchísimas cosas, su cuerpo era manipulado totalmente por Takeru de una forma mas emocional en cuanto a palabras

    Le metía el pene vibrador a una mayor velocidad sacándoselo y metiendoselo, eso sumado al abuso que ahora Takeru le estaba haciendo a su pene enjaulado tocando la anilla y metiendole con muchísima fuerza, a cada presión de entrar y sacar Daisuke gemía y jadeaba, eataba teniendo un buen orgasmo que no podía retener por más tiempo, tanto que echó su cabeza al suelo, sumado en una debil petrificación breve, el placer le dormía los sentidos, así era él.

    -yo soy el único que te ofrece el doble de placer, yo soy el único que puedo hacerlo, soy dueño de tu cuerpo, eres mi puta mascota, no puedes escapar de mi, no te alejes de mi, Daisuke, no te alejes, me vuelves demasiado adicto a tus ganas de hacerte daño, tu dolor es mi fuente de vida, eres increible, acompañame siempre. Le mordió la espalda y los omoplatos alternando entre besos en la mejilla inclinandose poniendo todo su peso en Daisule, este estaba atrapado sin poder no sentir otra cosa que el gemir de Takeru en su cara, todo eso desenbocó en un fuerte orgasmo y una eyaculación manchando las manos de Takeeru y el suelo

    Este disfrutó su premio, un hilo blanco de semen entre sus dedos

    -Gracias, no puedes escapar del placer que te doy. Ahora le ofreció sus dedos para que Daisuke los chupase, lq quitó la venda de la boca para que los chupase, ya eataba cada vez mas lejos de él metafóricamente.

    Este se sentía estúpido, no debia haberse corrido pero a estas alturas su cuerpo ya pertenecía mas a Takeru que a él mismo

    Así se sentía Takeru, el cuerpo de Daisuke ya era tan de él que siguió aprovechandose, le metió otra vez el pene maaturbador en el ano con mas fuerza que antes, ahora con la novedad de escuchar los gritos mas notorios en Daisuke ya que ahora eataba sin venda en la boca, este terminó con la garganta casi rota y con las piernas temblandole muchísimo, le costaba estar en cuatro, todo en él era puro temblor, incmuso la respiración era temblorosa, su boca gimiendo temblaba, todo en él era temblar

    Esos temblores hacian sonreir malévolamente a Takeru quien quería seguir con la tortura, necesitaba expulsar tambien lo que llevaba dentro, asi que le agarró del cabello fuerte y le dijo

    -Dejame tratar con esa cara tuya ahora

    Al estar Daisuke anclado al suelo y al mirar hacia arriba lo primero que vió fue el pene de Takeru a pocos milimetros de su boca

    -Seguro que debes de tener hasta hambre y sed, muy bien, sirvete lo que quieras, es tu comida

    Una vez más Daisuke y su orgullo no le permitian humillarse de esa manera así que Takeru hizo el honor, le sacó la lengua con sus dedos y le hizo lamerle por cada rincon de la extensión de su propia polla

    -Mmm cabron... que bien sabes lamerla mmmm. Notaba la lengua de Daisuke por cada trozo

    -Amo como la repasas por cada vena y cada nervio aunque se que puedes ir mas allá, vamos no seas timido. Volvió a decir.

    Con las dos manos se la metió dentro de la boca y ahí fué donde eyaculó, con tan solo mezclarse con el aliento ardiendo de Daisuke

    Se corrió en su boca provocando que Daisuke quisiera tener un momento para respirar pero no se le fue permitido, el semen salia lentamente de su boca al suelo, abria los ojos en señal de terror ya que aquello subía por su nariz y tenia miedo de que llegase al cerebro

    Ahora Takeru se puso de rodillas para estar a su altura y posesivamente le amenazó casi

    -Mío... Solo mío. Le dijo quitandole rapidamente del pene, observando aquella mirada cansada y besandole ahora en los labios saboreando su propio semen.

    Podía pasar de 0 a 100 en segundos o en esta ocasión de 100 a 0 en segundos porque ahora su manera de ser se volvió más docil

    -Las horas pasan, debes marcharte, ya estás regresando al pais, debes tener un último recuerdo mío

    Se sentó en el suelo con las piernas abiertas y con el pantalón quitado, su pene estaba en buena posición para que un ano como el de Daisuke lo ocupase y eso fue lo que ocurrió, Daisuke estaba medio a horcajadas, encima de Takeru con el pene emjaulado mirando hacia él y la mirada hacia abajo, no deseaba verle a la cara

    Takeru se le quedó observando detenidamente, aquella expresión, aquella visible fatiga tanto psiquica como fisicamente, le daba igual, él solo de alimentaba sexualmente de los gemidos, jadeos y lagrimas que Daisuke le habia ofrecido en estos dias tan increibles para él.

    Quería un numero final para no olvidar así que empezó a hablarle de la persona que más amaba Daisuke

    -Sabes?? Viendote en esta posición la mente me ha hecho retrotraerme a lo que ocurrió hace una semanas ¿Recuerdas? Cuando se te ocurrió prestarme a Ken durante unas horas, sabes que yo lo tuve de la manera en la que estás tu ahora? Fijate lo que son las cosas de la vida.

    -Ahh Ahh Ahhh. Gemía un poco ya que Daisuke movía su cadera con desparpajo, meneando a la misma vez su pene dentro del ano de Daisuke, al mismo tiempo sus manos hacian masajes en el pene tocando la anilla muy suave aunque de vez en cuando la iba sacando y metiendo, eso era otra cosa que le hacía gemir a Daisuke

    -Al menos tú emites sonidos, te quejas, gimes, lloras, no como él, eso era follar con un robot que no sentía nada, su expresión era fría, se mantenía frío, sin querer aprovechar el momento, tan solo pareció tener un poco de vida cuando le metí mi polla bien adentro con fuerza y él parecía que se le iban a salir las entrañas del estómago, gimió, fue ese el único momento donde gimió y jadeó, como tú ahora

    Sacó la anilla muy fuerte dejandola en la mitad de la uretra con una fuerte cantidad se semen. Debido al dolor extremo, Daisuke arqueó la espalda gritando

    --Ahhhhhhh Ahhhhh. Abrió los ojos con la baba cayendole y temblandole al dolor

    -Y ahora el número final, todo lo que sube baja. De nuevo el sarcasmo con una sonrisa abusiva, le bajó la anilla presionando muy adentro para luego quitarsela de golpe

    Aquello fue mas doloroso que todo lo que habia experimentado en todos estos dias atrás mas lo que vovió hoy, le vino como un mareó y necesitó descamsar, el apoyo que tuvo fue el hombro de Takeru, respiró jadeante en su hombro

    Con aquello el dolor terminó, tambien sus dias de retención en esa casa.

    Mientras Daisuke se recuperaba con su rostro hundido en el hombro de Takeru, este le fué desatando lentamente todas las cuerdas que tenía por el cuerpo más la jaula en la que vivía el pene, por primera vez Daisuke sintió liberación

    -Ya estás en el pais, cada vez te estás liberando más de mi. Bella metáfora dicho sea de paso

    -Aunque las marcas las vas a llevar siempre en la piel y en el cuerpo, haz todo lo posible para que Ken no te la descubra. Le dijo besandole inesperadente las marcas de las cuerdas al igual que la piel donde estaba el color un poco morado debido a la fuerte presión a la que fué atado

    Daisuke no entendía nada. A que venía esta bipolaridad? Hace un segundo casi le mataba a golpes y ahora le eataba hablando y tratando de forma cariñosa

    No entendía nada pero prefirió ver su comportsmieto que ahora Taleru usaba

    Al quitarle todas las cuerdas del cuerpo totalmente, Takeru se tiró encima de él, besandole de forma debil en los labios pero a la misma vez muy posesivamente

    -Bastardo... eres mi bastardo, por siempre

    Le besó en los labios y ahora con caricias en cada parte del cuerpo donde antes habia sido maltratado de mil maneras distintas

    En estos días era como un maniaco obsesivo y ahora era una persona llena de sentimientos por él, definitivamemte Daisuke los elegía con cierto desequilibrio emocional

    No quiso seguir pensanso en el tema mas, prefirió por un momento esta parte tan desconocida de su Rival- Amo- señor y disfrutar de las caricias y besos que Takeru sabía darle

    Aunque mentalmente Daisuke ya estaba pensando cuando volveria a ver la parte mas sadomasónica de su amo y señor, ya la echaba de menos.

    • Valorar relato
    • (7)
    • Compartir en redes