Orgías-GangBang - Incesto - Filial

Relato erótico

De una simple previa a una fiesta de sexo

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 33.479 Valoración media del relato 9,48 (21 Val.)

RESUMEN

Antes de ir a su boliche, su hermana y su novia con besos transforman una reunión de compañeros de estudio en una noche llena de sexo.

Con los compañeros de la universidad con los que estudio casi siempre, organizamos una salida con la intención de bolichear el sábado pasado.

Arreglamos para antes del boliche juntamos en casa de Ivana, para tomar algo y calentar los motores. 

Sole y yo fuimos las primeras en llegar, absolutamente prontas para la noche con nuestras plataformas. Increíblemente sin planearlo estábamos casi igual vestidas, sólo que su minishort era blanco y traslucía su tanga que se perdía entre sus grandes nalgas redondeadas. Mi mini short era negro pero aunque también destacaba mi cola, el toque sexy lo daba mis medias de red.

Arriba ambas fuimos con una musculosa ajustada de color rojo que marcaba nuestros pezones, quizás la mía un tanto más abierta de costado, permitía ver colgar mis pechos sin sostén.

Ivana nos esperaba con unos tragos y muy arreglada, maquillada a full destacando sus labios prominentes y ojos verdes intensos en su piel bronceada. Es un tanto rellenita pero su carisma tenía a todos los chicos revoloteando, su fama de gordita fácil, permitía que sin problema llevará puesta esas noche una pollera corta con sugestivo tajo sobre su pierna izquierda.

Al rato, cuando Ivana estaba preparando la segunda ronda de tragos y en la terraza con Sole armábamos uno, llegaron Agustín, Rodrigo y Flopy. 

Los chicos estaban muy básicos con jeans, el de Agustín era ajustado y le marca su redondeado trasero y fornidas piernas de rugbier. En cambio Rodrigo, que es más flaco y alto, será 1.90, llevaba una camisa y unos jeans holgados que no marcaban el paquetón que sabía tenía, ya que tuve la oportunidad de probarlo y atorarme con eso, el año pasado cuando aún no estaba casado.

Por su parte Flopy llegó exhibiendo sus pechos 120... con un sujetador rosa y una solera blanca con transparencias que le llegaba debajo de la cola, unas leggies negras y zapatos blancos hermosos.

Los tragos salían uno tras otro y todo era risas, humo, bromas y toqueteo, principalmente Ivana estaba franela con Agustín que le seguía el juego. 

Sole insistía en salir para el boliche, ya que estaba su novio para hacernos entrar preferencial, pero la verdad nadie se quería ir estábamos pasando bárbaro y yo particularmente ya me estaba haciendo el la cabeza y tiroteado a Rodrigo para terminar la noche colgada de sus 22 centímetros de pura verga.

Flopy estaba con varias copas encima y ya sus senos se le saltaban del sostén, fue cuando se apoderó del audio y puso sus reggeton, me tomó del abrazo me llevó al centro de la sala y comenzamos a bailar un perreo intenso mientras los demás alentaban.

Ella con sus manos acariciaba mi cuerpo y yo le correspondía, encendiéndose la gata en mí, tome a Rodrigo y lo puse a bailar entre medio. Claro lo ubique detrás para que apoyará su paquete en mi cola...descontrol risas.

En eso Ivana ya en la falda de Agustín a los besos y con la pollera arriba dejaban ver su tanga amarilla.

Sole no se soltaba, pero la conozco sabía que le encanta, el problema era que hace 4 meses tiene de novio al hermano de Flópy, seguro eso la ataba a no seguir el juego que a esa altura era inevitable pensar que el sexo se haría presente en ese apartamento.

De repente Flopy detiene la música mira a Solé que estaba en una esquina y le dice:

-Olvídate de tu novio olvídate disfruta!!! él no se el enterar nunca porque yo no pienso decile todo lo que pienso hacerte y vamos a hacer hoy-quitándose la solera va directo a ella y le parte la boca de un beso... el que Solé devuelve con manos y besos.

Como si algo tuviera contenido pareció estallar, sobre el sofá se tirarán envueltas en caricias, fuera la musculosa roja y esos hermosos senos redondos perfectos lucían en el cuerpo tallado de Solé.

Yo me quede dura mirándolas era sexo en vivo, las manos se las metían por todos lados, Solé con sus besos empezó a perderse en los senos interminables de Flopy que tenía toda su mano dentro del minishort provocándole altos gemidos.

En eso siento que entre mis nalgas se apoya la polla de mi Rodrigo, sin dejar de mirarlas, le subí sus manos a mi tetas y comencé a moverle lentamente mi colita su paquete, bien pegaditos sintiendo como cada vez se ponía más duró y parecía querer estallar de su pantalón. En eso suavemente me comienza a besar el cuello y me entra el cosquilleo sabiendo que una vez que abra ese pantalón tendré una máquina de sexo queriendo meter su flauta en cualquier orificio que encuentre.

Ivana a un costado ya tenía a Agustín en bolas y estaba colgada de sus nalgas haciéndole un intenso oral con esos labios enormes que parecían tragarse todo. 

Flopy y Solé, ya desnudas completamente vienen por Rodrigo y mi nos comienzan a quitar una a una nuestra prendas y Solé totalmente depilada era una muñequita su piel una suavidad suprema y mi almeja se llenaba de fluidos de sólo tocarla y sentir sus besos en mi cintura.

Un grito de placer y destrucción rompen el sonido de la sala, al ver al costado Flópy estaba entregado la cola a Rodrigo que parecía una locomotora sin piedad seguía y seguía mientras ella no paraba de gritar y sufrir de placer cada embestida.

Ivana de repente nos toma del abrazo y coloca a Solé para que se siente en Agustín quien se colocaba su protección en su miembro al tope y colorado en la punta de tanta succión recibida de parte de Ivana, que ahora ofrecía su concha peluda a los labios de Agustín quien se las arreglaba para chupársela, mientras sostenía la cintura de Solé que cabalgaba como una verdadera pornostar, soltando ricos gemidos.

Con su colita para atrás y mientras subía y bajaba sentí que lo más lindo era comenzar a besar ese culito hermoso limpio al máximo y de envía que tiene Solé.

Flopy parecía una bolsa para dar y dar sin piedad, Rodrigo no pensaba detenerse de romperle la cola.

La noche siguió a pleno sexo nos fuimos cambiando de posición y rotando, por suerte Agustín era un toro y parecía no bajarle nunca su erección cuando me llegó el turno recibí su requisito misionero sobre la que supe disfrutar todo al igual que sus nalgas de una preciosa redondez. 

Ya al final luego que todas ya habían sentido el largo de su miembro dentro me toco sentarme en la manguera de Rodrigo quien pese a estar agotado se las arregló para llenar mi vagina dejándomela hecha una flor abierta de puro placer.

Que decir fue una noche intensa y que descubrí muchas cosas, entre ellas lo precioso que puede ser besar a una mujer, más precisamente a Solé y lo lindo de tener ser un grupo de estudio con derechos.

Comparte este relato

4641
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar