INICIO » Sexo Anal

Asiento de atrás

  • 11
  • 41.799
  • 8,75 (8 Val.)
  • 0

Los cristales húmedos y movimientos sensuales dentro de un coche abandonado en medio de la lluvia presagiaba que algo estaba ocurriendo en el interior, dos personas, dos chicos , Daisuke y Ken estaban haciendo el amor de manera especial, los dos sudando, húmedos, Ken chupando el ano de Daisuke debajo de él y Daisuke encima de Ken chupando su pene con rastros de semen cubriendole la cara, manteniendo el calor, habian quedado empapados por la lluvia y esa era la mejor forma de calentarse, manteniendo la calidez y el calor sus ropas terminarían secandose con más rapidez

Lo que parecía una locura terminó siendo el mejor de los días.

Todo empezó simplemente porque antes de que empezara a llover de forma intensa, Ken sin ningún tipo de intención, se agachó para ver su refleo en un río, mientras su mano jugaba con el reflejo del agua, llevaba unos boxers que marcaban demasiado sus nalgas y Daisuke fué testigo de ese divino momento para él, en este día Ken, sin ningun tipo de intencion, se habia puesto una camisa donde se marcaban mucho su clavicula y unos pantalones demasiado cortos, era como que quería provocar a Daisuke sin hacerlo realmente, y este cada vez se le mojaba más la entrepierna de la excitación que sentía.

La lluvia les sorprendió, empezó a llover de forma muy fuerte y empezaron a correr por el camino de vuelta pero la lluvia apretaba cada vez con más fuerza y no sabían donde resguardarse, entonces, lo vieron, un coche en medio de aquella situación

- !Entremos dentro! Contestó Daisuke abriendo las puertas, el vehículo era viejo y las puertas estaban oxidadas, fué facil abrirlo, se sentaron en la parte de atrás ya que los asientos de la parte delantera estaban cubiertos de musgo y había unas cuantas telarañas

Entre jadeos y con el corazón a punto de salirseles del pecho, se sentaron en el asiento de atrás completamente empapados.

- En casa van a matarme, destrozé mi camisa -. Dijo Daisuke viendo como su nueva camisa estaba totalmente mojada por la lluvia

- Es mejor que te la quites y la pongas en los asientos delanteros para que al menos se vaya secando un poco, yo haré lo mismo

Daisuke vió como Ken se desabrochó totalmente la camisa y dejó ver su escultural y hermoso cuerpo casi desnudo, su piel blanca brillaba por las gotas de lluvia, olía a humedad, a agua de lluvia, eso estaba provocando que sus hormonas se revolucionasen todavía más, únicamente el boxer que estaba usando Ken era el unico trozo de carne que estaba oculto.

Sin ningún tipo de seducción, Ken intentó ponerse en pié en el coche para poner las dos camisas en uno de los asientos del coche, pero el lugar era tan estrecho que su culo estaba rozando casi la cara de Daisuke, este vió el brillo del agua de sus muslos, el sudor que le caía tambien por la frente, aquello se estaba volviendo muy sexual, y no podía resistirlo mucho más, pero parece que Ken no estaba para tener sexo en esos momentos

Se sentó en el asiento del coche temblando

- ¿Tienes frio?

- No te lo habia dicho pero estoy un poco resfriado y el estar casi desnudo no me hace nada bien, mis manos están un poco congeladas y no tengo con qué secarme

-Bueno, hay una manera muy rapida de que entres en calor totalmente

Un dedo suyo subió muy despació por el pecho medio mojado de Ken, este aún con el corazón acelerado, se iba acelerando todavía más cuando tenía el dedo de Daisuke en la comisura de sus propios labios, de repente comprendieron los dos lo que iba a suceder allí, se miraron, en silencio, los dos estaban empapados, sudados y muy mojados, y por supuesto sus entrepiernas no tardarían en estar mojadas tambien con el pasar de los minutos.

Para Daisuke, Ken estaba muy atractivo con sus mechones mojados caidos por su rostro, su mano acarició los muslos de Ken, la temperatura de repente se estaba caldeando, mantenían la mirada fija uno en el otro, para Ken, Daisuke se veía muy atractivo con sus cabellos en la cara, su respiracion se escuchaba lenta y al mismo tiempo agitada, al fin pudo decir

- Si queremos hacer el amor, mejor es que te quite el pantalon, ¿no crees?

Él lo iba a hacer pero Ken le detuvo

- No lo hagas, lo haré yo, tu haz lo que tenias pensado hacer

Daisuke se acercó más hasta tener su mano y su rostro muy cerca del rostro de Ken, metió su dedo en la boca de Ken, este le miraba de forma sensual mientras le iba desabrochando el pantalon hasta tenerlo por los tobillos, finalmente se lo terminó quitando junto con los calzoncillos, Daisuke ya estaba completamente desnudo

- Ahora te toca a ti quedarte desnudo

Se besaron con las lenguas rozando la punta de cada una y enrdandose entre ellas mientras las manos de Daisuke iban quitando lentamente el pantalon de Ken quedandose este tambien completamente desnudo

- Que sensación tan excitante... Estás muy guapo -. Dijo Daisuke acariciando la boca de Ken

- Puedo decir lo mismo de ti, y ahora, no te quedes con el deseo de hacer lo que los dos estamos deseando, acercate mas a mi cuerpo, deseo sentir el calor que me estás produciendo desde que hemos entrado en este vehiculo, abrazame

Daisuke sentía lo mismo que Ken, sus manos se deslizaron entre su espalda y el asiento del coche y quedaron los dos abrazados, sintiendose la piel mutuamente, en silencio mientras las gotas de lluvia iban cayendo de forma más y más fuerte, parecia que la lluvia no iba a darles una tregua, pero de todas formas, parece que ellos no tenian ninguna prisa, menos Ken, quién empezó a temblar de nuevo

- Aún tienes frio

- No tengo suficiente calor, necesito más, más calor, necesito que mi piel arda, esté mojada... De ti

- me estás pidiendo que entre en ti

- Es una necesidad, tu eres el que me aporta calor y comfort ahora mismo, cuidame, amor

- Inentaré hacerlo de la mejor manera posible

- Con mi propia lubricación todo irá mejor

Escupio una alta cantidad de saliva, abrió sus piernas y dejó ver su ano dilatado lubricado

- Dame calor, Daisuke, quiero tus cuidados

Este sonrió y su pene entró casi sin ningun tipo de miramiento dentro del ano de Ken, este abrazó la espalda de Daisuke con sus piernas mientras estaba embestía de forma lenta al principio y sus manos estaban apoyadas en los asientos a los lados de la cabeza de Ken.

- Más rapido, Daisuke, necesito sentir un poco de calor

Al principio Daisuke hizo casi, iba de forma rapida, su pene entraba de forma exitosa en el ano de Ken, y mientras más entraba, más se excitaban los dos, se miraban mientras los dos abrian sus bocas producto de la excitacion fuerte, y sudaban de manera muy salvaje, era la humedad de afuera más la temperatura humeda la que hacia que sus cuerpos chorreasen sudor más de la cuenta

- Correte en mi, correte, para mi, - Decía mientras su cadera se movia de manera rapida penetrando a Ken, este rebotaba a cada embestida y cada vez sus piernas abrazaban la espalda de Daisuke

- Quiero m- á- s, m - ás... D - am- e m-á-s -. Sus palabras rebotaban a cada embestida fuerte

- Si sigues mirandome con esa expresion tan sexy, acabaré corriendome contigo

- Te amo, Daisuke... Fóllame duro, muy duro

- Hasta el cansancio.

Daisuke se iba motivando a cada palabra y expresión de Ken, cuando iba más rapido Ken apretaba sus labios y los mordia, las embestidas sonaban más liquidas, el impacto de los testiculos de Daisuke contra el ano de Ken sonaba a agua, Ken estaba ya eyaculando y Daisuke tambien

- Besame, Daisuke, besame... Ah... Ah... Ah...

- Agarrate a mi, vamos juntos al cielo

Se agarró al cuelllo de Daisuke mientras se besaban con sus lenguas, al mismo tiempo que compartian saliva, los flujos de esperma iban apareciendo en ellos, Daisuke se corrió dentro del ano de Ken de manera salvaje, el semen caía por el ano de Ken empapando el asiento del coche, Ken eyaculo en Daisuke, su pene estaba recto y el esperma salió disparado a su cara

- No es justo que te hayas llenado de mi propio esperame, tambien quiero

Ken, con un poco des esfuerzo, lamió a Daisuke con su lengua y luego despues le beso en la mejilla cada rastro de semen que estaba en su rostro, la temperatura cuando sus cuerpos estaban separados era muy inestable, pero al estar juntos todo se volvia magia, necesitaban mezclarse más entre ellos y eso fue lo que pasó, Daisuke se forma salvake, cogió a Ken de la cintura y lo tumbó en el asiento de atrás del coche y empezó a besarlo de forma compulsiva, muy salvaje, como si no fueran personas, eran dos animales deseandose mutuamente, Ken se apoyó en sus codos y correspondió al beso de Daisuke de la misma forma salvaje, al final se agarró a su cuello y mientras Daisuke le iba besando sin dejarle respirar y haciendo su corazon palpitar mas de la cuenta, Ken apoyó su espalda en el cristal frío del coche, y se dejó llevar, Daisuke lamió sus dos pezones mientras Ken de forma desesperada decía

- Alimentate de mi, comete todo de mi, no dejes nada de mi

- Pidemelo

- Follame

- Follame tu a mi

- ¿Que quieres que haga?

- Chupame el culo, bebete todo lo que contenga mi ano, usa tu traviesa lengua,

-En cambio, quiero que tú me masturbes. Chupame el pene otra vez

- ¿De forma mutua?

- Es lo que deseo

Daisuke no tuvo ni que pedirselo, Ken salió de la prisión de Daisuke y al ver este que él iba a iniciar todo se levantó un poco dejando a Ken todo el espacio para que hiciera lo que quisiera

Se tumbó en el asiento y dijo

-Ven aquí, te espero

Daisuke se detuvo un momento en observar la hermosa figura que tenia delante de él, Ken totalmente desnudo con su pene erecto mirando con sus ojos hacia el, se acercó a él y besó sus labios diciendo

-Eres mi mas divino tesoro, eres hermoso, eres mío.

Puso sus rodillas encima de él, al lado de la piel del sillon donde descansaba la piel de Ken, volvió a deslumbrar su belleza, su clavicula, su abdomen, sus pezones, su cuerpo relajado, sus muslos abiertos, su pene casi cubierto de semen, todo era un delicioso paisaje a sus ojos, se deslizó un poco más hasta llegar al rostro de Ken, al llegar se las arreglo como pudo para darse la vuelta consiguiendolo, su ano estaba encima del rostro de Ken, esperando para pasar su lengua por ahí, y él tenia el pene de Ken debajo de él, listo para masturbarlo

Los dos estaban esperando el momento para sentir placer mutuo en el momento en el que uno de los dos lo dijera, y ese fué Daisuke

-¿Preparado?

-Siempre amor

Feliz deseo compartido

Cada uno empezó a chupar de manera distinta, Ken apretó las nalgas de Daisuke y su lengua entró del ano ano dilatado de su novio, el calor le estaba ganando la batalla, no podia ver a Daisuke para decirselo pero se estaba excitando muchísimo más, empezó a gemir de forma suave al sentir como Daisuke masturmaba de forma muy rapida el pene de Ken a una velocidad vertiginosa, cuando no masturmaba chupaba, los dos iban de forma sincronizada, chupando al mismo tiempo, y cuando no, cada uno tocaba en el punto exacto

- Tus dedos en mi ano Ken... MMMMMM... Diooos... Cabrón... Lo haces tan bien, sabes dar vueltas por todo el contorno...

- Y meterlos en el momento menos indicado -. Los metió de forma directa

- Se siente bien Daisuke, es un aire caliente, es como flotar en una dimension de agua

- Ahh... Ahh... Lo noto, no dejas de dar vueltas, y sobre todo, me noto tan mojado, tus flujos salivales me vuelven loco

- No te quedas atrás... Mira como eyaculo para ti -. Su pene era liquido literalmente, estaba erecto y sensible

- Lo veo, mira mira, como sale, todo tu pene es una fuente de esperma, sale de forma rapida

- Me enloqueces Daisuke… Ahhh... Ahhh... -,. Sentia como las manos de su novio le masturbaban

- Ahhh... AHHH... AHHH... ahh... -. Daisuke sentía los cinco dedos de Ken adentrarse profundamente, metía la mano hasta lo más profundo

 - aahhh... AHH

- Ahh… AHHH

- AHH AHH... AHHH AHH

- AHH AH AHH AHH

Era lo unico que se oia durante los proximos cinco minutos, gemidos, sonidos de gemidos que amenzaban con no parar, hasta que uno de los dos detuviera el placer y fuese más rapido que el otro, y de nuevo fué Daisuke, estaba muy excitado, volvió a darse la vuelta y vió las mejillas ruborizadas de Ken, no lo pudo resistir y se tiró encima de él, los penes de los dos entraron en una completa erupcion de placer, los dos estaban erectos y los dos les hundieron en el abismo del placer.

Se abrazaron con muchisima fuerza mientras sus corazones latian en sincronía uno encima del otro, originando unos latidos de corazon especiales y sus penes derramando de nuevo esperma de forma muy sensual, mientras estaban abrazados, el semen se iba derramando manchando todo el asiento del coche

El agotamiento les cobró factura, se habian esforzado muchísimo en tan pocos minutos, quedaron dormidos, desnudos, uno encima del otro, Ken agarrado al cuello de Daisuke y Daisuke abrazando la espalda de Ken.

Los dos dormidos relajados mientras las gotas de lluvia seguían empapando los cristales de aquel coche abandonado.

(8,75)