Fantasías Eróticas - Lésbicos

Dos chicas traviesas

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 20.314 Valoración media del relato 9,50 (22 Val.)

RESUMEN

Dos mujeres experimentado placer y pasión en un cuarto de universidad antes de ir clases.

Dejas salir un suave suspiro de felicidad mientras sientes sus labios sobre los tuyos, besándote suavemente mientras sus brazos se envuelven alrededor de tu cintura y te mantienen a ella, nuestros cuerpos firmemente empujados juntos mientras se abrazan hasta que el familiar sonido resonante a tu alrededor, rompiéndote de vuelta a la realidad. La campana suena para que la clase empiece y tú gentilmente y de mala gana te alejas de tu novia, que la respuesta con el abrazo más apretado, lo que hace imposible para que ella se retire.

-Nos tenemos que ir

Murmura suavemente contra sus labios, su frente acariciando la mía mientras sus ojos se abren lentamente y miran al universo que son sus ojos.

-Noooo, podemos quedarnos aquí por un tiempo.

Ella hace una mueca suavemente mientras ella revolotea los ojos, haciéndome sonreír mientras la beso una vez más, suavemente y dulcemente en sus labios.

-Sabes que si nos perdemos más clases nos meteremos en grandes problemas.- Suspiro mientras retiraba sus labios de los de ella y luego chilla mientras siento que sus manos se mueven sobre su trasero, acariciando mis nalgas a través de mi falda y bragas.

-Sólo dije un rato, no toda la clase. Además, ha pasado algún tiempo desde que nos engañamos en el cobertizo de almacenamiento.

Ella susurra mientras se inclina más cerca de mi cuello y suavemente besa mi piel suave, haciéndome gemir mientras inclinó mi cabeza, mi cuerpo moviéndose como magia por sí solo, Queriendo sentirla más cerca de mí.

-Sé lo que quieres decir cuando dices un rato, comienza como un par de minutos, pero termina siendo todo el día...”

Gimiendo suavemente mientras ella permanece en la bodega, tratando lo mejor posible para convencerse y romper el los abrazos e ir a clase. Sus labios se curvan en una sonrisa mientras que ella siente mi boca que lentamente me besa para arriba a lo largo de su cuello, sus manos que aprietan suavemente su parte posterior antes de que resbalen debajo de su falda para conseguir un mejor apretón.

-Tal vez sea cierto, pero además no quiero molestarte. Sólo una de nosotras está usando bragas, así que dudo que dure mucho tiempo.

Susurra en mi oído, haciendo que sus ojos se ensanchen mientras se muerde el labio inferior para controlar su emoción.

Sus manos se desbloquean de mi cintura y lentamente comienzan a deslizarse por su cuerpo. Ella siente mi sonrisa en su cuello mientras ella asiente ligeramente.

-¿Qué puedo decir? Me excita, sabiendo que estoy lista para mi baby en cualquier momento y eso me hace estar más húmeda

Ella continúa susurrando antes de que sus besos se conviertan en mordiscos suaves mientras muerde a lo largo de su cuello, asegurándose de no dejar marcas. Gemiré suavemente mientras sus manos se acarician sobre su falda y luego se deslizan por debajo, agarrando su carne desnuda, apretando y masajeando su trasero, haciéndola gemir ella murmura contra mi cuello mientras agarra mi trasero apretando más, y se acerca a mí, mientras estiró mi mano entre sus nalgas y sobre su sensible punto G, ambas suspirando mientras siento su calor y humedad mientras mis dedos la acarician.

Se aleja de mí y da un par de pasos hacia atrás, hacia las partes más oscuras del cobertizo.

- Ven y pierde las bragas.

Ella guiña un ojo desapareciendo de detrás de una esquina. Mientras mira hacia la puerta, sabiendo que debe estar en clase pero incapaz de empujar la sensación de su calor, los dedos cubiertos en su esencia, los recuerdos de los momentos pasados que humedecen sus labios vaginales, haciendo que sus piernas se debiliten por un breve segundo. Ella suspira mientras desliza sus manos sobre sus caderas ya lo largo de su falda y debajo de ella, enganchando mis dedos en los lados de sus pataletas. Se desliza hacia abajo y luego tomarlos y rozar nuestros sexos hasta acabar humedecidas ellas, extendieron sus piernas y envolviéndolas alrededor de sí mismas mientras ambas se mueven con las caderas hasta que están firmemente empujado Juntas, sus cuerpos conectados y humedecidos.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar