INICIO » Categoría » La dominación se paga

La dominación se paga

  • 8
  • 24.975
  • 8,67 (9 Val.)
Daisuke obtiene su merecido por intentar ser más dominante que Takeru delante de sus amigos.

Eran las 9 de la noche, aquella hora había llegado demasiado rápido para Daisuke, aquella hora significa el i fierno para Daisuke, todo habia sucedido muy rápido.

Se encontraba en frente de la puerta de la habitacuón de Takeru, dentro de su casa, tragó saliva y golpeó la puerta, esperando que una voz dentro hablase

-Entra -Dijo Takeru dejando de hacer lo que estaba haciendo libro cuando Daisuke llamó a su puerta. Levantó la vista con una sonrisa traviea en su rostro cuando el muchacho entró, Daisuke evitaba todo contacto visual con él

-Quitate los pantalones

Esperaba que Daisuke desobedeciera y se diera aires de líder pero asombrosamente obedeció, los pantalones negros cayeron al suelo y Daisuke se paró delante de Takeru desnudo con su cuerpo totalmente listo para ser usado, se movía nervioso en el aire frío y tenso de la habitación

-Me sorprendes que ahora obedezcas a la primera, ¿¿que pasa?? Que a ti hay que amenazarte o algo por el estilo para que se te bajen esos aires de super poder que te traes?? Estás muy equivocado, fuera de aquí tu seras el lider pero entre nosotros yo soy quien te domino ¿Te enteras? -Le susurraba mirandole mientras le acariciaba el pene queriendo provocar una bonita erección hasta conseguirlo, el aliento de Takeru en la boca de Daisuke fue lo que provocó aquella erección

-Inclínate sobre el escritorio y enseñame esa raja del culo rico tan rico que tienes

Obedeció Daisuke, no por desearlo si no por terminar lo antes posible , su culo se estiró tenso sobre la madera bien pulida, pareciendo para Takeru la imagen perfecta

Dando un paso adelante hacia Daisuke, Takeru puso todo su peso sobre la espalda de su rival estando este muy nervioso y asustado

-Extiende tus piernas -. Dijo Takeru suavemente y susurrandole en el oido

-¿Cuál es el castigo por gritarme y hacer sentir en ridiculo delante de todos? Te he dicho miles de veces que eso, delante de mi, no lo hagas -. Le acarició en el oído aplastandole un poco mas sobre el escritorio y estrujandole los testiculos cobtra la mesa, Daisuke cerró los ojos por el pequeño dolor pero resistió

El labio de este último se estremeció. Se lamió los labios nerviosamente.

-Veinte golpes-. Siguió Takeru viendo que Daisuke no decía nada.

-V- eint- e golpes -. Repitió Daisuke tartamudeando

-Muy bien.

Antes de que Daisuke sintiera que estaba llegando aquellos golpes, Takeru le aplastó más contra la mesa tortutandole el pene y los testiculos con mucha rabia y le lanzó una dura bofetada a la mejilla izquierda de Daisuke, el muchacho lanzó un grito mientras la huella de la mano en su cara se volvía de color rosa oscuro.

-No estás contando,supongo que tendremos que empezar de nuevo.

Takeru golpeó a Daisuke una vez más en la mejilla opuesta.

-¡Uno! -. Gritó, apretandolo más en la mesa

Los golpes continuaron hasta que Daisuke contó medio entre lagrimas hasta 20, parecía que iba a parar pero no fué así, Daisuke recibió unos cuarenta golpes ahora en ambas partes, su trasero tenía una bonita tonalidad de rojo, su pene recibió duros frotes en la mesa al igual que los testiculos, todo sin poder defenderse ya que Takeru lo tenía totalmente dominado.

-Ahora quiero verte por delante y observar, quiero ver como han quedado tus preciosas partes sensibles, manten abierta tus piernas-. Dijo apartandose de él

Daisuke con sus piernas temblando obedeció la orden, revelando su área más privada a su rival y amante, ante el directo contacto, su polla se contrajo mientras se tensaba bajo los tensos ojos claros de Takeru

-Relájate, esto es tan solo diversión -. Contestó mientras pasaba su mano por los testiculos torturados.

-¿Alguien te ha tocado? ¿Aquí? -. Pasó su dedo índice por la hendidura de ambos testiculos.

Una respiración aguda procedió de la respuesta de Daisuke.

-No -. Contestó bajando su mirada al suelo

-Mentira, me jode bastante que me mientas

Deslizando su mano hacia abajo, Takeru ahuecó la polla de Daisuke y las suaves pelotas .

-Repito... ¿alguien te ha tocado aquí?

-No -. A Daisuke le encantaba jugar a quemarse con fuego y desde luego lo conseguía

Takeru le escupió en la cara, perdiendo la paciencia

-Vuelve a mentir otra vez, subnormal -. Se cabreó soltando la erección de Daisuke para desabrocharse la hebilla del cinturón-.

-No me gusta que me mientan, y menos tú, basta de burlarte de mi.

Se alejó, dejando a Daisuke respirando pesadamente sobre su pecho durante varios largos momentos mirandole a los ojos, Daisuke al sentirse incómodamente observado trato de apartar su mirada, Takeru le volvió a agarrar del pene haciendole daño

-No apartes tu sucia mirada de mi, si tanto te gusto no la apartes

-Lo siento -. Contestó Daisuke en voz baja, reanudando su antigua posición.

Takeru le golpeó de nuevo bruscamente.

-No te disculpes. Simplemente obedece -. Colocó su mano en la parte posterior de la cabeza de Harry, empujando la cara del chico hacia abajo en el escritorio.

-Dime la verdad ¿Te has tocado esta semana pensando en mi?

-Sí

-¿Dónde te has tocado?

-Aquí en mi polla

-Deberías saber que solo yo puedo tocarte -. Gruñó Takeru, tomando a Daisuke de manera apretada, haciendo que el chico jadeara audiblemente. Le dio unos cuantos golpes en la espalda con la hebilla hasta hacerle fuertes hematomas, y estrujó mas aquel pene y testiculos contra la mesa, solo cuando escuchó aquellos quejidos dolorosos en Daisuke paró asegurándose de que estaba completamente lleno de dolor y las partes doloridas de un color rojo tirando a sangre, acto seguido envolvió algo apretado alrededor de la base de la polla de Daisuke

-¿Sabes qué es esto?-. Respiraba pesadamente

-No -respondió Daisuke con su cara aplastada contra el escritorio

-Se llama un anillo de castidad. Está diseñado para mantener tu orgasmo hasta que lo considere apropiado. ¿Entiendes?

-Sí-. Cada vez estaba mas nervioso

De repente, una sustancia fría y húmeda fue manchada en la grieta del culo de Daisuke. Casi inconscientemente, quiso moverse del escritorio, tratando de escapar del frío.

-¿Qué pasa? ¿Te tengo que atar?

Daisuke calmó sus movimientos.

-Esta vez, los dedos regresaron, junto con más del gel lubricante, rastrearon y retrocedieron por su grieta, deteniéndose para apenas apenas sumergirse dentro de su entrada.

Takeru utilizó sus manos ahora para extender el culo de Daisuke para despues pasar los dedos suavemente por el apretado agujero rosado.

-Relájate -. Suspiró y forzó un dedo dentro. Daisuke grito, agarrando el escritorio con ambas manos. La piel ya enrojecida de su culo estaba muy en desacuerdo con la sensación de que un intruso entraba en su cuerpo

Usando más gel, Takeru fue capaz de trabajar su dedo medio completamente en Daisuke.

Lo empujó dentro y fuera un par de veces, manchando el lubricante dentro del cuerpo de Daisuke. Sacó el dedo y añadió más lubricante y otro dedo. Dos dedos presionados dentro. Bajo Takeru, el chico emitió un siseo bajo.

-¡¡No te muevas!! -. Dijo Takeru muy agresivo apartando los dedos

En vez de dedos, esta vez, la cabeza contundente de la polla de Daisuke se presionó contra su agujero. Automáticamente, Daisuke se puso tenso, agarrando el borde del escritorio con fuerza.

-Relájate, no es la primera vez que entra, si no lo haces esto va a doler mucho más de lo que debería.

Daisuke soltó los músculos ligeramente para tensarlos y respirar rápidamente cuando la cabeza de la polla de Takeru rompió su cuerpo una vez más, se mordió el labio mientras el hombre detrás de él seguía presionando hasta que estaba completamente hecho al cuerpo de su amante

-Dame tu aliento -. Dijo agarrandole la cabeza

Daisuke dejó escapar la respiración, respirandole y jadeando en la boca de Takeru, asi transcurrieron minutos mienyras la polla de Takeru seguia dentro del culo de Daisuke

Al sacarla, Takeru pasó las manos por la espalda de Daisuke. Y seguidamente agarró una nalga en su mano le dió varias nalgadas hasta dejar su mano señalada y se deslizó de nuevo dentro. Debajo de él, Daisuke soltó un suave gemido.

-Eso es todo... Oh no

Takeru comenzó a bombear sus caderas, creando un ritmo constante. La respiración de Daisuke salió como suspiros suaves en tándem con los empujones. Dejó escapar un grito de placer mientras la polla de Takeru dentro de él rozaba su próstata hinchada. Sonriendo, Takeru acarició aquel lugar otra vez, moliendo el cuerpo de Harry en el escritorio.

-Ohhh!

Daisuke, incapaz de controlarse, se lanzó violentamente contra la mesa y se dejó follar ya que la fricción contra su pene se hizo demasiado. Takeru siguió a los minutos más tarde, emparejando sus empujones con el rítmico apretando alrededor de su polla.

Una vez terminado se salió del cuerpo del muchacho y se puso cuidadosamente los pantalones.

-La detención ha terminado ya me siento agusto, vete

Daisuke seguía inclinado sobre el escritorio, respirando pesadamente. Alzó la mejilla del escritorio, abrió los dedos de los bordes, y se limpió la baba y las lágrimas que habian salido anteriormente. Se levantó de un tirón y se subió los pantalones. Haciendo un gesto de dolor, dio un paso adelante y sintió que la corrida en su trasero empezaba a salir.

-¿Eso es todo?

-Estoy organizando un desastre, mira como chorreo

Las piernas de Daisuke aparte de temblar, chorreaban semen a diestro y siniestro y la erección en ambos era notoria

-Tal vez necesite aprender la lección otra vez

-¿Quieres mas azotes?

La mirada de superioridad de Daisuke a Takeru presgiaba que no habia tenido suficiente, si quería más sexo no se le iba a prohibir, aparte su pene todavía tenia ese anillo de castidad que no habian usado, seguro que Takeru le daría buen uso

-Despues no vengas llorando de que soy agresivo contigo ya que eres el primero que me lo pide

Segundos despues la cabeza de Daisuke impactaba contra el escritorio de nuevo y su cuerpo sufria de convulsiones por las agresivas embestidas de Takeru aprovechandose de la situación

Esta vez Daisuke si conseguiría su orgasmo, se habia qiedado con ello dentro y no se iria hasta conseguirlo.

  • Valorar relato
  • (9)
  • Compartir en redes