INICIO » Sexo Anal

Desesperados

  • 5
  • 44.555
  • 9,26 (23 Val.)
  • 5

Empezare contando que llevo un matrimonio de 5 años y no hemos parado nuestro descontrol desde el comienzo de nuestra relación.

Debido a un trabajo esporádico que me ofrecieron tuve que ausentarme durante 7 días de mi hogar y al saberlo mi marido y yo no nos preocupamos ya que no moriríamos debido a ese tiempo o al menos eso creímos, equivocación máxima fue el notar las ansias que llegaban a mi cuerpo durante los primeros días.

Mi sexo rogaba por atención y empezaba a sufrir de frio y palpitaciones en mi conchita hasta que al fin llego el día de mi regreso, la verdad no quise mostrarme urgida por una buen polvo pero mi cuerpo no reaccionaba a mi cerebro, mi marido fue a buscarme al terminal y al llegar me dio un abrazo de esos en que te sientes una sumisa en acción lo bese hasta que no pude respirar con facilidad y le hable cerca de su oído "Necesito que me lo metas pero ya" empezó a caminar conmigo de la mano y al llegar al auto ingrese por la puerta del copiloto y espere a que el subiera y encendiera el vehículo una vez en movimiento sin dejar de mirar al frente me dijo "Compláceme" yo ni corta ni perezosa tome mi pelo y lo acomode en una coleta, sabía que nos quedaban por lo menos 15 minutos hasta llegar a nuestro hogar y me agache hasta llegar a su regazo delineando las líneas de su pantalón con mis dedos cuando sentí el fuerte jalón de cabello que hizo que mi torso se doblara y lo mirara directo a los ojos "deja los juegos y trágatelo" sonreí y volví a mi labor abrí el cierre de su jeans y saque su pene a la vista estaba tan excitada que de solo ver ese pedazo de carne mi tanga se humedeció, relamí mis labios y lo metí bese, chupe y succione fuerte quería que sepa cómo me gustaba tener su falo en mi boca subía y bajaba mi cabeza de manera pausada pero mi lengua envolvía hasta el último pedazo de piel, sentía que mi mandíbula se desencajaría de tanto abrirla para darle acceso a mi hombre pero no me quería detener aumente el ritmo y sentí cuando puso su mano firme en mi cabeza y me metió hasta los huevos vertiendo toda su semilla en mi garganta una vez listo soltó mi cabello y me dijo que lo limpiara y así fue limpie con esmero su pene hasta dejarlo sin rastros de su corrida.

No hablo nada el resto de camino y creí por un momento que se había desahogado y me dejaría con el calentón de mi vida, al llegar me baje y camine resignada pensando que debía tomar una ducha y consentirme sola pero no di ni dos pasos dentro de mi casa cuando lo sentí pegado a mi espalda y con su brazo rodeando mi vientre posesivamente me apretó tanto a su cuerpo que me levanto hasta dejar su miembro pegado a mi trasero dio un resoplido en mi cuello y me dijo como cansado "Para dónde vas?" Intente formular una respuesta pero me giro en vilo y me presiono contra la puerta de entrada agarro mi cartera y la tiro, metió su mano dentro de mi blusa y atrapo mi pezón presionándolo logrando que me retorciera del placer mientras su otra mano se metía dentro de mi calza y presionaba mi clítoris para luego frotarlo de lado a lado. Mi cuerpo comenzaba a convulsionar en un orgasmo y de pronto todo se detuvo "Que es lo que quiere la señora?" **Mmm por favor... logre articular con lo poco que pensaba en ese momento mientras él me quitaba la ropa a tirones.

Mi mente estaba nublada de placer gracias a las caricias que recibía de parte de mi esposo casi estaba sin prendas que me cubran "Mírame y tócate quiero que te complazcas hasta el orgasmo zorra" en eso me di media vuelta, metí mi mano a mi tanga y frote mi clítoris mientras me movía provocándolo hasta que explote mis piernas temblaban y creí que caería cuando vi que se acercó, metió su mano en mi tanga y la destrozo de un tirón luego paso dos dedos recogiendo un poco de mis fluidos mientras yo lo miraba y observaba como llevaba sus dedos a su boca y los lamia probando mi sabor luego guio sus dedos a mi boca y yo los lamí en eso estiro su mano y me puso mirando a la puerta me sorprendió pero estaba tan excitada por su dominio "Coloca tus brazos en la puerta, abre tus piernas y levanta el culo" Dios al oír su orden obedecí de inmediato quería eso y lo quería hasta el fondo una vez en posición me nalgueó puso su brazo en mi vientre y levantó un poco mi culo sentí como frotaba su pene en mi raja y dedeaba mi ano, lo ansiaba dentro y como si hubiese oído mis pensamientos retiro su dedo y se ensarto hasta tener toda su tranca en mi culo dolió y mucho pero me encanto sentir el cómo me llenaba a tal punto en que mi coñito chorreaba, agarro mi pelo y tiro de el como una rienda doblando mi torso hacia atrás haciéndome sentir la fuerza con la que me abría y como mi ano estrujaba su polla como pidiéndole que lo llenara de leche, el mete y saca fue brutal sudaba y pedía a gritos que me follara eso fue lo último que recuerdo como me quemaba por dentro su leche.

Desperté unos minutos después estaba acostada en el sillón tapada con una colcha al lado mío una nota que decía "Me fui al trabajo, aun me debes 6 días" en el momento en que me levante sentí como escurría el semen por mis piernas y sonreí. Fue un hermoso despertar en mi hogar.

(9,26)