INICIO » Sadomaso

Las nalgadas eróticas

  • 3
  • 27.180
  • 8,22 (9 Val.)
  • 0

Mi novia caminaba hacia mi cuando venía de la cantina para contarme un comentario. Mi novia me presentó a un hombre que era acompañado por otra hembra y nos quedamos sentados en la misma mesa ordenando una botella de licor.

A veces sorprendía al tipo cuando este miraba las tetas de mi novia. El extraño hombre se identificó en tener un aserradero en la montaña y una pequeña casa donde a veces se quedaba durmiendo. De la nada y sin querer entramos en la conversación del sexo. Y me propuso en ir a su aserradero acompañado por mi novia y que él nos traería de regreso al pueblo.

Nos encontramos en el aserradero y entramos a la casa del dueño del aserradero. Parecía la casa de un cazador de tanto trofeo colgado en la pared. El hombre comenzó a servir tragos y una vez cómodos los cuatro comenzábamos a platicar de los entretenimientos del hombre hasta llegar al punto donde el quería ir "Masoquismo". De paso le pregunto a mi novia si se dejaba dar unas nalgadas en su trasero, pregunta que dejo a mi novia en shock. Y después me pregunto que si yo quería darle una par de nalgadas a su acompañante. No sabía que contestar y él le dio una nalgada al trasero de su mujer u novia. Yo no sabía que pensar.

Mi novia miró cuando el hombre le había dado la nalgada a su mujer y quedó impactada. El hombre le volvió a preguntar a mi novia y esta le contesto que si de hacerlo que la nalgada fuera suavecita y mi novia se puso de pie y se dobló hacia delante dejando su nalga libre para que el hombre la nalgueara. El tipo levanto su brazo y le dio tremenda nalgada en el trasero de mi novia y este le pregunto si quería otra y ella dijo que si y el volvió a sonarle otra nalgada y él dijo que si se quitaba la ropa sería mejor.

Mi novia de inmediato se puso de pie negándose a la oferta. El hombre llamó a su novia y ella se desnudó y se dobló hacia adelante y su hombre le comenzó dar nalgadas en ella. No pasaban cinco minutos y el hombre se desnudó frente de nosotros y su verga estaba bien dura y poco a poco se iría colocando atrás de su mujer.

Mi novia, miraba el espectáculo que nos brindaban y sus ojos cambiaron a ojos de lujuria y confusión a la vez. Yo me encendí al ver las nalgas de la otra mujer y el hombre me decía “ven, son tuyas si las quieres”. Yo miré a mi novia y no sabíamos que hacer. Hasta que el hombre dijo “parece que ustedes no se atreven a un intercambio”. Mi novia me dijo en el oído “salgamos de esta curiosidad”. Mi novia, se levantó del sofá y se quitó la ropa y se puso en posición para que la nalgueara el otro hombre y la mujer de él se acercó y me dijo que le comenzara a dar nalgadas.

Jamás antes había hecho tal cosa y solté mi primera nalgada en ella. Mire para donde estaba mi novia y solo miré cuando el hombre anfitrión de casa empujaba su verga dentro de mi novia que se sostenía de la pared de la casa cuando la cogían. Yo quise desquitarme y le dije a la mujer que se sentara en mí y ella obedeció y cayó sentada en mi verga. A mi novia se la cogían de pie y yo en el sofá cogía la mujer del anfitrión de la casa.

Después de eso tomamos confianza y cogimos bajo una calma hasta llegar a divertirnos a lo grande... hoy tenemos un club y hay un buen grupo de gentes que les gusta que los castiguen… unos por malos chicos y otras por malas chicas.

(8,22)