INICIO » Orgías

Mi mujer y los cazadores (2)

  • 3
  • 36.863
  • 8,77 (22 Val.)
  • 0

Pues bien después de estar con mi mujer por el Sur de Portugal, Amalia que se había quedado con el teléfono de uno de los cazadores que se la follaron en el restaurante donde paramos a la venida, un día antes del regreso que era un Jueves, diciéndole, Fernando soy Amalia la Sra. Que os follateis hace unos días, cuando pare en el restaurante te gustaría a ti y a tus amigos repetirlo, estoy deseando que volváis a pegarme los cañozos de leche, cada vez que me acuerdo se me moja mi coño, como veis soy una madurita muy buena, y mi marido Juan ya no puede darme la polla que necesito, Fernando le dijo que si, que él le gustaba la maduritas putonas lo que no te garantizo es que a los demás lo dejen sus mujeres, pero lo que si voy hacer es organizar una montería a ver cuántos se apuntan. Mi mujer le digo que mínimo 3 tíos y que tuvieran buenas pollas, entonces quedamos en un hotel en Ronda (Málaga) el Viernes estaríamos nosotros sobre las 10am, al hotel Plaza de Toros, muy bonito y además Amalia con su bromas me decía donde hay cuernos lo mismo que nos ponemos nosotros jaja.

Sobre las doce se presentó Fernando y nos dijo que para la 9 de la noche había quedado con otros cuatro amigos para irse a una finca de montería hasta el Domingo por la noche que todos tenían buenas escopetas eso lo dijo con una sonrisa picarona, pero a mí me gustaría empezar antes, a lo que mi mujer dijo, si quieres Fernando subimos a la habitación y empezamos y tu maridito que vas a hacer te quedas a ver los tiros que me pega Fernando o te vas a ver Ronda, y le dije que yo me iría a pasear, estábamos en el Bar, Fernando disimuladamente le paso la nano por el coño a Amalia, cuando vio lo mojado que estaba, le dijo bueno cuando quieras, se levantaron y se fueron para la habitación yo me quede pagando la cuenta y luego irme a dar un paseo, lo siguiente ya me lo contó ella.

Pues dice que cuando llegaron a la habitación se iban ya besando y Fernando la llevaba con un dedo metido en el coño, se desnudaron rápido y se fueron para ducharse en el plato ducha, cuando Amalia le vio la polla a Fernando del estilo de Rafael 23 cm pero más gorda, se agacho y cogiéndola con las dos manos empezó a chuparla, Amalia vio los grandes huevos Fernando le dijo chupa, chupa putona que tengo en los huevos munición para una guerra, que bueno, sigue, sigue, que ahora veras cuanto te la meta. Cuando ya estaba como un mástil, inclino a mi mujer y por detrás empezó a metérsela mi mujer decía venga venga follarme fuerte que el conejo tiene hambre, y él empezó a darle fuerte hasta el fondo toma, polla, si reviéntame, Fernando ese primer polvo se corrió enseguida llenando le todo su coño, mi mujer se corrió a la misma vez, una vez terminaron se terminaron de duchar y se lo llevo a la cama de matrimonio con la polla en la mano, se sentó en la cama y empezó a chuparse la otra vez a lo que Fernando respondió enseguida teniendo la polla otra vez tiesa, entonces ella se inclinó en la cama poniendo le las piernas en V, y zas otra vez la polla dentro, mi mujer estaba alucinada, estuvieron follando hasta la 2 de la tarde que subida a ver si se había ido ya Fernando, subida a la habitación y los pille a mi mujer a cuatro y Fernando dándole por detrás, él me dijo espérame Juan que termino con tu mujer y nos vamos a comer. Yo le dije abajo os espero. En el siguiente os contare como fue la montería de Amalia porque solo la cazaron a ella.

(8,77)