Las diez pruebas

  • 2
  • 7.696
  • 9,76 (21 Val.)
Un divertido juego para chicas atrevidas

Os propongo un juego para que desatéis vuestro espíritu exhibicionista. Es un juego sencillo, orientado a mujeres traviesas. No entraña mucho peligro, sin embargo la posibilidad de que seáis descubiertas hará que os sintáis realmente excitadas. El juego consta de diez pasos y solo necesitáis acceder a un edificio de al menos cinco plantas. Puede ser vuestro propio bloque, el de un familiar, un amigo, o cualquier bloque aleatorio en el que os coléis. La prueba es mejor que la hagáis por la noche, así reduciréis la posibilidad de que os descubran y la atmósfera será más sensual. Eso sí, tendréis que llevar falda o vestido.

1. Entra en el edificio y quítate los zapatos. Tienes que subir descalza hasta la primera planta.

2. Una vez en la primera planta puedes calzarte de nuevo, pero ahora te vas a quitar el sujetador y subirás otro piso más. Quién sabe si alguien te estará observando por una mirilla...

3. En la segunda planta ponte de nuevo el sujetador. Ahora bájate las bragas pero no te las quites. Tienes que subir los escalones hasta el tercero con las bragas en las rodillas. Creo que este puede ser el momento más excitante de toda la experiencia.

4. En el tercero quítate las bragas del todo. ¿Te imaginas que una puerta se abre justo ahora? Sube a la cuarta planta con ellas de la mano.

5. Con ellas aún de la mano tienes que llamar a un timbre. Elige la puerta que quieras. Puedes pensar de antemano a qué puerta vas a llamar. Intenta que sea una vivienda que creas que está vacía. Si la has elegido bien, lo más probable es que no haya nadie. Ahora bien, la posibilidad de que alguien abra la puerta convierte a este momento en el de mayor riesgo. Piensa en una excusa que utilizarás en el caso de que alguien abriera. Puedes preguntar por alguien y decir que te has confundido, por ejemplo.

6. Coloca tus bragas en el pomo de la puerta y hazles una foto con el móvil. Guárdarla con cariño sin que nadie te la vea, será el recuerdo que guardarás de esta inquietante experiencia. Puedes ponerla aquí en tu perfil, si así lo deseas.

7. Coge las bragas y sube hacia la quinta planta, pero quédate en el descansillo y mastúrbate. Tómate tu tiempo hasta que te sientas húmeda o hasta que te corras por completo.

8. Sube el resto de los escalones hasta el quinto piso. Guárdate las bragas en el bolso y pásate un dedo por tu húmeda vagina e imprégnalo con tus jugos. Aprieta el botón del ascensor dejándolo bien pegajoso.

9. Súbete al ascensor y presiona el botón de la planta baja. Tendrás que subirte la falda y permanecer con ella así hasta que el ascensor llegue a la planta baja. La emoción radica en que nadie llame el ascensor en un piso intermedio. Al llegar abajo, y justo antes de abrir la puerta es cuando puedes volver a colocarte la falda y tapar tus vergüenzas.

10. Cuentanos tu experiencia en los comentarios y explícanos las sensaciones que has tenido.

El juego consiste en intentar completar las diez pruebas, pero si no las terminas no te preocupes, será igualmente excitante, que es realmente el objetivo. Aunque solo consigas subir descalza hasta el primero y te venza el pánico, nos encantará conocer tu experiencia.

  • (21)
  • Compartir en redes