INICIO » Categoría » Lily encuerada

Lily encuerada

  • 16
  • 19.436
  • 8,77 (22 Val.)
  • Lily se encuera en el antro y frente al taxista

    La historia comienza en verano de 2015. En ese entonces Lily tenía 18 años y yo 19, ella era una werita de 1.68, delgada con piernas estilizadas y nalguitas paraditas con un pecho bien formado y de buen tamaño y pezones rositas que me encantaban.

    Ambos estábamos en la universidad en la ciudad de Puebla, pero en diferentes carreras, ella estudiaba Derecho. Era una estudiante brillante y la favorita de muchos profesores. Su sonrisa era encantadora, su pelo largo y castaño fascinaba a todos.

    Lily venía de una familia tradicional y conservadora del interior del estado. Era de ascendencia francesa y de una posición económica, por así decirlo regular. Su papá era el típico macho de pueblo y su madre una esposa sumisa y atada a su marido. Lily quiso salir de su pueblo esperando tener mayor libertad y al parecer lo había conseguido.

    Por las mañana asistíamos a la escuela y por las tardes Lily trabajaba de edecán para diferentes marcas de promocionales, especialmente agencias de autos y compañías de celulares.

    Llevábamos medio año de noviazgo y yo había sido el primer y único hombre en su vida. Al principio de nuestra vida sexual Lily tomaba pastillas anticonceptivas pero como era muy descuidada optamos por mejor utilizar preservativo en cada encuentro. A ella no le gustaba mucho la idea, pero yo no quería que saliera embarazada a media carrera.

    Al pasar dos semanas de comenzar el segundo semestre asistimos a un bar de esos donde los estudiantes universitarios acudían cada jueves. Era la primera vez que Lily iba a un lugar de esos y estaba emocionada. Se vistió muy sexy, con una mini rosa y una ombliguera sin brasier.

    Comenzamos a beber y a bailar, al cabo de un rato las cervezas, la música y el reggaetón comenzaron a surtir efecto. Lily comenzó a calentarse y después de un rato bailando me pidió que nos sentamos. Ya sentados comenzamos a besarnos. Los bancos eran altos y circulares al igual que las mesas.

    Esa noche las piernas blancas de Lily lucían especialmente sexys y comencé a acariciarlas poco a poco hasta subir a su antepierna y rosar su vaginita por encima de la tanguita. Después de un rato de morreo pude sentir como comenzaba a mojarse y quizá por el alcohol y la desinhibición me atreví a pedirle que fuera al baño y se quitara la tanguita. Para mi sorpresa ella acepto, se levantó, fue al baño y a los pocos minutos regreso, me dio la mano y me entrego la tanga. Volvió a sentarse en su banco y continuamos con el manoseo, yo cada vez subía más su falda y ella cada vez abría un poco más las piernas.

    Lily comenzó a mojarse completamente, en cierto momento me acerque a su oído y le dije:

    -Amor debemos parar, hay mucha gente y pueden verte.

    El lugar estaba completamente atiborrado de estudiantes. Para mi sorpresa ella me respondió:

    -Me da lo mismo que me vean, es más, me excita.

    Acto seguido deslizó su cuerpo un poco hacia abajo y su falda subió a un más, al mismo tiempo abrió más sus piernas. A los pocos minutos pase de acariciarla a masturbarla y Lily se vino en mi mano lanzando un gemido que se ahogó con la música. Al poco tiempo terminamos nuestras bebidas y nos retiramos del lugar. Esa noche hicimos el amor de una manera apasionada recordando lo sucedido, en el fondo yo anhelaba tener más aventuras de esas y sabía que ella también.

    Las semanas pasaron y una tarde un grupo de amigos y amigas nos invitaron a una noche de antro en Cholula. El plan era comenzar la fiesta por la tarde en el departamento de unos amigos y por la noche trasladarnos a Cholula.

    Al igual que todas las chicas a Lily le gustaba verse sexy cuando salíamos, pero como ese día la fiesta iba para largo decidió ir al departamento vestida de una manera casual y me pidió que cargará yo su vestido para el Antro en una maleta para cambiarse en el depa.

    Ya en casa de los amigos comenzó la fiesta y el alcohol no faltaba. El ambiente estaba muy prendido. Éramos en ese momento 10 hombres y 8 mujeres. En un momento de la fiesta alguien, no recuerdo quién, sugirió jugar a la botella borracha. Ya saben la dinámica de siempre, verdad o castigo.

    Las rondas comenzaron, todos participaron, al principio las preguntas eran sencillas y la mayor parte de castigos consistían en tomar algunos shots. Después de un rato la mayoría estábamos borrachos y las preguntas pasaron al tema de lo sexual, poco a poco las preguntas comenzaron a ser rechazadas y los participantes optaron más por los retos. Como todos estábamos súper calientes los retos siempre se dirigieron a perder prendas de ropa. Cuando Lily perdió su blusa en un reto me miro como pidiendo mi aprobación, yo asentí con la mirada y ella se despojó de su prenda. Inmediatamente tomo su móvil y me escribió un mensaje que decía:

    "Mi amor, estoy un poco nerviosa, pero esto me está excitando ¿hasta dónde quieres que llegue?"

    Yo le respondí:

    -Mi vida, si te sientes cómoda puedes llegar hasta donde tú quieras, esta es tu noche, por mí no te preocupes, si quieres puedes hacer de cuenta que por esta noche no tienes novio y que sólo somos amigos, no te reprochare nada.

    Lily guardo su móvil y no volvió a sacarlo por el resto de la tarde.

    La ronda de retos continuo, Lily perdió los zapatos, las calcetas, las pulseras, los aretes, la blusa y el pantalón. Cuando el resto de amigos vieron a Andrea en ropa interior los retos comenzaron a ir más en dirección de ella.

    Mi nena tenía una cara de morbo increíble, sus mejillas parecían dos tomates por el color, una combinación de excitación y embriaguez. El resto de compañeras también comenzaron a perder sus prendas pero en menor cantidad. A las pocas rondas después Lily perdió su penúltima prenda y con pena y morbo eligió quitarse el brasier. Dos rondas después también perdió la tanga, pero hizo lo imposible por cubrirse con las manos sus tetas y su sexo. Lily fue la primera de grupo en terminar completamente desnuda pero los amigos no se conformaron, continuaron jugando hasta que nuevamente Lily fue retada, el castigo obvio fue que no debería cubrirse más por el resto de la tarde. Andrea acepto y quitando las manos dejo ver sus partes íntimas. Sus pezones erguidos y sus senos bien formados eran la envidia de las otras chicas y para mi sorpresa, su sexo estaba completamente depilado dejando ver unos labios vaginales perfectos.

    A estas alturas del juego la mayoría de hombres aún conservaba los pantalones o los boxers y algunas compañeras estaban también con su pantalón y su bra, pero otras más ya únicamente tenían la tanga. Llegó el momento en que el resto de mujeres dijo ya no querer jugar pero ante la insistencia de los hombres aceptaron el último reto que era un castigo grupal: si los hombres perdían todos deberían desnudarse durante 10 minutos. Si las mujeres perdían todas ellas serían las que se encuerarían.

    La botella giro y giro y al final quedó apuntando hacia Lily las mujeres habían perdido, tenían que cumplir, pero entre ellas había una chica en particular que aún conservaba la mayoría de prendas: Claudia. Esta compañera, por cierto poco agraciada, no estuvo de acuerdo con el resultado pero retos son retos y terminó por aceptar, con la condición de que como castigo para Lily, a quien ella culpaba por la mala suerte, debería sacrificar su ropa interior y está debería ser quemada frente a todos. Ni lentos ni perezosos los hombres quemaron la tanguita y el brasier de mi novia. En seguida las mujeres tuvieron que desnudarse durante 10 minutos, pero todas se cubrían sus partes con las manos o la ropa. El panorama era espectacular, aunque la mayoría trataba de cubrirse sus figuras femeninas eran visibles. Pasados los 10 minutos se vistieron y poco a poco comenzaron a marcharse. Ya era de noche y aún faltaba ir al Antro.

    Lily y yo aún nos quedamos otro rato pues nuestros depas quedaban lejos así que de ahí partiríamos directo al Antro.

    Lily entro al baño para cambiarse. Cuando salió se venía increíble. Su atuendo consistía en un vestido negro de putigolfa súper ajustado con unos tacones de aguja negros y peinada de media coleta, sus labios rojos y un delineador que resaltaba sus ojos miel.

    Salimos del departamento y abordamos un taxi rumbo a Cholula. El resto de amigos nos iban a alcanzar y otro tanto ya estaba allá.

    Durante el camino hablamos poco y nos besamos mucho, me parecía genial tener una novia como Lily a quien todos deseaban.

    Cuando llegamos al Antro estaba a reventar, nos costó trabajo conseguir mesa pero finalmente nos acomodamos cerca del centro. En total llegamos esa noche 10 compañeros, cinco hombres y cinco mujeres. Todas guapísimas, mis amigos y yo las mirábamos con más morbo que nunca sobre todo porque a 3 de ellas ya las habíamos visto como Dios las trajo al mundo.

    Pedimos la primera botella y nos trajeron dos porque había promo. Comenzamos a continuar tomando y a bailar. Lily bailo conmigo y con otro compañero llamado Gabriel, cuando ellos dos bailaban yo no paraba de mirar a Lily, sus movimientos eran alucinantes. Nunca la había visto así de prendida y eso comenzó a excitarme aún más. Por mi parte yo bailaba con Mónica una werilla fresona muy wapa por cierto. Entre roce y roce Mónica noto mi erección, se acercó a mí oído y me dijo:

    -Vaya, vaya, se nota que aún no se te baja el calentón de hace rato.

    Yo con mi cara de idiota le alcance a responder.

    - Es que nunca había visto una mujer tan buena como tú desnuda. (Mentira)

    A Mónica pareció gustarle lo que le dije y cada vez más restregaba sus nalgas contra mi miembro que cada vez estaba más duro. Comencé a tocar sus piernas y sus pechos sobre su vestido y Mónica se prendía más y más. De pronto la ronda de canciones término y mi novia regreso junto con Gabriel a la mesa. Cuando nos dimos cuenta el alcohol estaba por terminarse y los compañeros dijeron que ya no tenían más dinero para la siguiente ronda. Lily toda prendida dijo:

    - Caray, haría lo que fuera por otra botella.

    Mientras discutíamos sobre qué haríamos el DJ invito a 5 chicas sexys a bailar en la barra. Lily se acercó a mí oído y me dijo:

    - Amor ¿te molesta si voy? Es que estoy súper movida y necesito bailar más para que se me baje.

    Le conteste que podía ir si quería y le recordé que esa noche éramos libres y sin remordimientos los dos.

    Lily salió corriendo y subió a la barra, junto con las otras cuatro chavas comenzaron a bailar música electrónica. Después de unos minutos Mónica se me acercó y me dijo:

    -Pobrecito te dejaron solo para irse de zorritas.

    -No amiga, es que hoy tenemos noche libre los dos, no hay remordimientos.

    Mónica me miro con unos ojitos pícaros y comenzamos a bailar junto a la mesa. La música pronto cambio a perreo y luego a perreo intenso. Ya estaba que reventaba y Mónica se dejaba tocar por todos lados, a lo lejos alcanzaba a ver a Lily moviéndose lo más sexy que podía. De pronto la música cambio a una más sensual y Mónica aprovecho para pedirme que nos sentamos.

    Ya sentado comencé a observar a Lily, esa visión era lo más excitante visto por mis ojos hasta ese momento de la noche, parecía perra en celo. Mónica noto que observaba a Lily me dijo:

    -Por lo visto te gusta mirar como morbosean a la zorrita de tu novia. Me pregunto si eso te excita.

    De pronto bajo su mano y toco mi pene, estaba tieso, ella sonrió y comenzó a besarme. Comenzamos un faje riquísimo, de pronto Mónica tomo mi saco y lo utilizo para taparnos de la cintura para abajo, se acercó a mí cremallera, la bajo, metió su mano y toco mi pene. Se le dibujo una gran sonrisa cuando sintió que mi miembro escurría de líquido preseminal. Comenzó a masturbarme mientras me besaba el cuello y me susurraba que no le quitara el ojo de encima a la zorrita de mi novia.

    Casi a punto de eyacular Mónica se detuvo, guardo mi pene, cerró mí cremayera, saco su mano empapada de líquido preseminal, me miro a los ojos y chupo sus dedos, luego me dijo:

    -Acompáñame.

    Caminamos rumbo a los baños, a un costado de ellos había una salida de emergencias, se fijó que nadie nos mirara y nos metimos al pasillo de salida. Rápidamente y sin perder el tiempo desabrocho mi pantalón y saco mi miembro, inmediatamente comenzó a mamarlo con desesperación. Mientras ella no paraba de chupar a mí se me había olvidado Lily, cuando de pronto escuché que el DJ dijo su nombre junto con el de las demás chicas. Eso me cortó la inspiración y pare oreja a lo que anunciaba.

    El DJ estaba ofreciendo una botella a la chica que fuera capaz de quitarse el vestido. De pronto los gritos, aplausos y porras se hicieron más fuertes, yo quería ir a ver que sucedía pero cada vez que intentaba moverme Mónica succionaba con mayor fuerza.

    Las chicas comenzaron a bailar una música súper sensual, los chicos gritaban más y las mujeres coreaban "zorra" "zorra" "zorra", al mismo tiempo Mónica acelero la mamada y la succión. De pronto los gritos se desbordaron, y el DJ grito:

    -Se lo quito!!! Señores y señoras tenemos una ganadora.

    Todos aplaudían y gritaban, la música continuo unos instantes más y luego un grito multitudinario aún más o intenso se escuchó.

    -Ha arrojado el vestido, al público!!!

    El DJ paro la música cerco el micrófono y dijo:

    - Repítenos tu nombre princesa

    La chica contesto:

    -Me llamo Lily

    Escuchar eso me excito a un más pero me hizo casi entrar en shock cuando recordé: que ¡Lily no traía ropa interior por que la habían quemado por la tarde en el depa! No aguante más y solté toda mi leche en la boca de Mónica. Nunca había sacado tanta leche, un tanto la trago y a punto de ahogarse le acerque mi vaso de bebida vacío que aún llevaba yo en la mano. Mónica escupió la mitad de mi semen en el vaso ya que la otra mitad se la trago.

    Mónica término de limpiarse, yo me abroche el pantalón y regresamos a la mesa. En el camino estaba por tirar a la basura el vaso cuando Mónica me detuvo y pícaramente me dijo:

    -Para, para, para ¿A dónde vas con ese vaso? No ves que es para mí bebida.

    Continuamos rumbo a la mesa, en el camino alcanzaba a escuchar el comentario de los hombres diciendo que estaba súper buena la vieja del escenario y mientras que las mujeres no paraba de decir que era una puta.

    Llegamos a la mesa, Lily estaba ahí pero tenía puesto únicamente mi saco Se sonrojo al verme y me dijo:

    -Mi amor, no me quieren devolver mi vestido.

    Al instante mi miembro recupero su erección

    Le di una nalgada y le dije:

    -Mi amor y para que quieres tú vestido si ya todos te han visto, te tomaron fotografías y vídeos y seguramente serás el motivo de incontables chaquetas en todo el mundo porque a estas alturas ya debes estar hasta en Youtube. Mejor disfrútalo que a leguas se nota que te está gustando.

    Ella me miro dulcemente y me dijo:

    -Tienes razón, lo hecho hecho está y mejor lo disfrutaré.

    A los pocos minutos llego el Gerente del Antro por un instante me espante pensando que iba a correr a Lily por estar desnuda pero cuando ví que en cada mano traía una botella me tranquilice. El gerente se acercó a Lily la felicito por el show y le dio un abrazo al tiempo que acariciaba su espalda. Lily ni se inmuto, por el contrario con una sonrisa coqueta le dijo que no le querían devolver su vestido, el gerente le dijo que no se preocupara, que ya aparecería.

    Lily aún más coqueta le pregunto:

    - Y si no aparece mi vestido ¿habrá algún problema si me quedo así?

    El gerente con morbo la tomo de la cintura y le dijo que no había ningún problema, al tiempo que le dijo que los muchachos de otra mesa nos obsequian una botella extra y señalando a los muchachos le dijo que cuando tuviera tiempo les fuera a agradecer en persona. Lily le dio las gracias, gerente se despidió abrazándola nuevamente pero esta vez el abrazo duro más tiempo y el gerente aprovecho para darle una nalgada, ella solo sonrió.

    Cuando el gerente se retiró Lily destapo la primera botella y les sirvió a todos. Nos sentamos un rato en los cómodos sillones y Lily se recostó en mi hombro, yo le acaricie las piernas y le di un beso que me correspondió. Con una mano subí mis caricias hasta su sexo y note que estaba escurriendo. De reojo pude ver que Mónica coloco el vaso que tenía aún mi leche y preparo una cuba, por un instante pensé que se lo tomaría pero discretamente lo agitó y se lo pasó a Pamela, Mónica me miro y sonrió, Pamela no hizo comentario alguno y se fue a bailar llevándose su bebida.

    Lily termino de besarme, se levantó y me pidió permiso para e ir a agradecer por la botella que los muchachos nos habían regalado. Se alejó caminando vestida únicamente con mi saco, sus lindos tacones y su bisutería.

    El resto de la noche Lily estuvo con los muchachos de otra mesa, yo solo la seguía con la vista. La llevaron a bailar al centro de la pista, yo le pedí a Mónica que me acompañará a bailar también para ver de cerca de mi novia. Estuvimos a unos 3 o 4 metros de Lily, ella no noto nuestra presencia. Mientras Lily bailaba con alguno de los muchachos, se dejaba tocar las piernas o el culo libremente al tiempo que se tomaba selfies con sus nuevos amigos. Con el paso de los minutos note que no solo los chicos que le regalaron la botella la tocaban, sino cualquiera que estuviera cerca la acariciaba por todas partes, ella ya ni siquiera miraba de quién eran las manos. Incluso hubo un chico que le desabrocho los botones del saco dejando este semi abierto y permitiendo ver parte del cuerpo desnudo de Lily, facilitando con ello que más de uno dedeara a mi novia.

    De vez en cuando Lily iba al tocador que estaba hasta el otro lado del Antro, algunas veces tardaba en regresar y siempre volvía acompañada de algún pretendiente. Después de bailar un buen rato Lily se fue a la mesas de sus nuevos amigos, yo regrese a mi mesa y desde ahí pude ver cómo mi chica se sentaba en el sillón con dos muchachos, después otros más rodearon la mesa y me fue imposible ver qué era lo que fue lo que sucedió, lo último que vi fue que un saco muy parecido al mío fue puesto en una silla alejada un poco del lugar donde ellos estaban.

    Al finalizar la noche, Gabriel, Mónica, Lily, Lizeth, Luis, Carlos y yo salimos del Antro Lily se cubrió con mi saco para no resfriarse y no salir desnuda a la calle por la borrachera a la zorrita de mi novia le costaba mucho trabajo caminar y mientras intentaba guiar sus pasos pude ver qué algo le escurría ligeramente entre las piernas, quise suponer que eran sus fluidos de tanto estar mojada o bien un poco de pis que se le escapó al no llevar nada más debajo del saco por lo que ya no trate de averiguar nada al respecto. Abordamos el mismo taxi todos.

    Lizeth subió al asiento delantero y los demás fuimos atrás. El camino duró poco más de media hora. Lizeth se durmió casi al instante. Por su parte Lily se sentó en las piernas de Luis justo detrás del conductor, Gabriel cargo a Carlos en el asiento medio y Mónica iba encima mío hasta el otro lado. Pedimos subir la música a todo volumen. Lily en cierto momento se quitó el saco argumentando calor y quedó nuevamente desnuda. Por la obscuridad el taxista apenas pudo darse cuenta de lo que pasaba. Luis y Gabriel comenzaron sigilosamente a tocar a Lily, yo me hice el dormido. Cuando creí que Lily ya no me miraba abrí los ojos y vi como Luis y Carlos sobaban y chupaban las tetas de Lily mientras que Gabriel le metía los dedos frenéticamente por su vagina mientras la besaba. Cuando Mónica noto que mi pene comenzaba a crecer de nuevo se acercó a mí oído y me dijo:

    -Tienes media hora para disfrutarme, dirigió mi mano bajo su minifalda y note que tampoco llevaba bragas y que estaba empapada. Saqué mi pene y lentamente se lo clave. El resto del camino Mónica fue la que lentamente hizo todo el trabajo. Me vine dos veces dentro de la vagina de Mónica ya que no había forma de sacarle mi verga en esa posición. Cuando estábamos a punto de llegar al departamento Lily comenzó a apurar al chófer diciéndole que ya quería ir a orinar, cuando el taxi apenas se acercó a la puerta del departamento Lili bajo corriendo del taxi desnuda pero como la puerta estaba cerrada comenzó a orinar a unos metros de ahí. Yo pagué al taxista y junto con Mónica bajamos del otro lado, cuando el Taxista maniobro para dar la vuelta hubo un momento en que quedó frente a Lily con sus luces apuntando directamente a la cara y vulva de la zorrita, quien estaba orinando vestía solo sus tacones negros y aún permanecía peinada, El chófer no hizo nada por apresurarse ni terminar de dar la vuelta, por lo que Lily termino y se levantó, permaneciendo desnuda frente al taxi y su chofer, en ese momento las luces del auto me permitieron ver claramente como a Lily le escurría abundantemente un líquido entre transparente y blanco a que iba desde su vagina hasta sus tobillos y que no parecía ser producto de sus necesidades fisiológicas. Luis finalmente abrió la puerta y Lily entro con prisa inmediatamente al departamento... Continuara

    Aún teníamos una botella sin abrir así que continuamos con la fiesta. Lizeth ya muy borracha quedó dormida en el primer sillón que encontró. Los seis sobrevivientes continuamos tomando. Al poco rato Gabriel recibió una llamada de otros compañeros de la universidad que también andaban de fiesta, Gabriel los invito a seguirla en su depa. Poco a poco fueron llegando más personas y el departamento otra vez se llenó, en total éramos casi 30 y ya pronto amanecería. Andrea no hizo el menor esfuerzo en conseguir algo de ropa, tal parece que sentía que ese era su estado natural, a decir verdad se veía espléndida desnuda como zorrita con sus tacones negros de aguja.

    Todos los compañeros de Andrea que fueron esa noche la pudieron ver desnuda, algunos le tomaron fotos. Andrea continuo bebiendo hasta que prácticamente ya no sabía lo que hacía o al menos eso aparentaba. Yo por mi parte no me despegaba de Mónica que también iba vestida como zorrita. En cierto momento de la fiesta cuando solo quedaban pocas mujeres Gabriel convenció a Andrea de hacer un espectáculo para todos. Andrea me busco con la mirada pero no me encontró, yo estaba en una parte obscura de la cocina fajando con Mónica, al no hallarme accedió con la condición de que nadie debería de decirme nada, pero yo lo estaba viendo todo.

    Andrea comenzó con un baile sensual, después con movimientos más atrevidos y término abierta de piernas en un sillón masturbándose con una botella de cerveza. Casi todos tomaron su celular y le tomaron video en ese momento. Mientras tanto yo cogía a Mónica por la espalda al tiempo que observamos el espectáculo. Cuando Andrea término de masturbarse se Acercó a Gabriel, lo beso y le dijo algo al oído. Después lo tomo de la mano y se fue con él a la habitación. Tardo un rato y luego Gabriel salió de la habitación, se hacerlo a Luis y le dijo algo al oído, Luis entro también a la habitación. Sucesivamente uno tras otro fueron pasando, algunos incluso en parejas. En total unos 15 hasta que dieron las 8 de la mañana, todos compañeros de clase de Andrea.

    Durante este tiempo yo cogía con Mónica y terminé otras dos veces, las dos veces Mónica depósito mi semen en vasos a los que les puso alcohol y término repartiendo a sus compañeras de clases que aún estaban en la fiesta.

    Conforme el sol salió los invitados se comenzaron a retirar. Cuando ya casi no había nadie, entre al cuarto de Andrea que aún estaba obscuro por las cortinas. Mi hermosa y puta novia está acostada en la cama con las piernas abiertas. Al escuchar que alguien más entraba y sin poder ver mucho me dijo dulcemente ¿quién eres? Carlos le conteste, mi voz estaba ronca por la fiesta de toda la noche y no la reconoció.

    -Carlos, tú me has gustado todo el semestre, dame tu verga-dijo.

    Saqué un condón de mi cartera y me lo puse pues Andrea siempre me insistió que le gustaba el sexo seguro. Me dispuse a penetrarla cuando me interrumpió.

    -Espera Carlos, antes tengo dos condiciones que debes cumplir para que puedas disfrutar de mi y mi cuerpo por donde quieras, todos las han aceptado y espero que tú también lo hagas.

    -¿Cuales? Le dije

    -La primera es que por nada del mundo debe de enterarse mi novio de lo que pasó contigo y con los demás esta noche. Solo quiero que sepa que me gusta que me observen y tal vez que me toquen pero no quiero que sepa me acosté contigo y los demás porque lo amo.

    -Se acuerdo, ¿y la segunda?

    - La segunda es que no me gustan los condones así que lo haremos piel a piel.

    Me quedé frío cuando escuché esas palabras. Le dije que no podía cumplir su segunda condición y que mejor me iba. Ella contesto que no había problema pero que le guardada el secreto y me pidió de favor que le dijera al siguiente chico que pasara.

    Cuando salí de la habitación aún había dos chicos afuera, rápidamente sin decir nada pasaron al cuarto y a los 20 minutos salieron. Cuando no había ya nadie despierto regrese a ver a Andrea. Encendí la luz y vi que dormía. Seguía en la misma posición, boca arriba y con la piernas flexionadas y abiertas. Me acerque a ella y observé con detalle. Está completamente bañada en semen, en su rostro, boca, cabello, pechos, piernas y estómago. De su vagina y ano escurría semen de diversas tonalidades. De repente dijo:

    -Tu, quien seas, si me vas a coger ya clávemela y te vienes rápido y sin condón y si no apaga la luz porque ya tengo sueño.

    Apague la luz, me saque la verga me pajee frenéticamente sobre ella y le complete su carita llena de semen. Salí de la habitación.

    Me recosté en el sillón, abrace a Mónica por la espalda y comencé a llorar. Ella tomo mi pene, lo acarició hasta que se me paró nueva y débilmente se subió la minifalda y se lo metió le di unas embestidas mientras yo sollozaba. Mónica me dijo:

    -Ya no llores, no vale la pena, olvídate de ella, aquí estoy yo que siempre he estado enamorada de ti y que esta noche te entregué mi virginidad.

    Mis lágrimas y embestidas se cortaron y así unidos nos quedamos dormidos... Continuará.

    • Valorar relato
    • (22)
    • Compartir en redes