Infidelidad - Orgías-GangBang

Relato erótico

Luna de miel

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 33.406 Valoración media del relato 9,05 (21 Val.)

RESUMEN

Se cogen a mi esposa en nuestra luna de miel

Comenzaré presentándome a mí, mi nombre es Alejandro y tengo 25 años, soy bastante normal 1.70 de altura, delgado, moreno llevo casado 2 años con mi esposa Jocelyn, ella es delgada, 1.60 de altura, tez algo blanca, en realidad es bastante linda y ella es 3 años mayor que yo.

En nuestros dos años de casados hemos tenido bastantes experiencias en cuanto a lo sexual y todo comenzó con la que les contaré a continuación.

En 2015 mi esposa y yo nos casamos tanto por la iglesia como por el civil y cómo es la costumbre preparamos nuestra luna de miel, decidimos ir a la playa en Puerto Vallarta, eran mediados de año y el clima era bueno para ir a esos lugares. En ese entonces ni yo ni ella habíamos tenido sexo (entre nosotros me refiero) yo había cogido con compañeras de la preparatoria y universidad y ella había perdido su virginidad terminando la universidad, aunque eso no nos molestaba de echo a mí me gustaba el escuchar como lo había hecho con otros, me calentaba pero nunca se lo decía.

El día de la boda yo y ella terminamos hasta atrás y todos desvelados así que en la noche de bodas no hicimos nada y al despertar al día siguiente estábamos súper ansiosos por llegar al hotel y tener todo el sexo que no habíamos tenido. Empacamos todo, nos arreglamos y salimos a carretera.

Tardamos 3 horas y media en llegar de Guadalajara a Puerto Vallarta, el clima era bueno y llevábamos ropa muy descubierta, yo un short y una playera holgada y ella un mini-short de mezclilla y una blusa de resaque que dejaba ver un poco su brasier rosa. Desde que nos registramos hasta que llegamos a la habitación los empleados no le quitaban los ojos de encima a mi esposa, yo solo disimulaba el no notarlo o lo ignoraba, algunos eran muy amables y nos ofrecían descuentos y "atención especial" para mi esposa y otros eran más descarados y se la pasaban coqueteándole pero ella solo se limitaba a ignorarlos.

El chico que nos llevó a la habitación nos mencionó de un evento nocturno que se llevaba a cabo en el bar del hotel donde había dinámicas para las parejas (típicas actividades de hotel) A mi esposa le pareció tonto pero para mí era una oportunidad de ver a las muchachas buenas que había hospedadas. Registrando la habitación nos dimos cuenta que era de ese tipo de habitación que tiene una puerta que conecta con otra, no le dimos importancia casi siempre esas puertas no se tocan para no molestar a los otros hospedados.

Nos pusimos nuestro traje de baño y nos fuimos a la playa y a la piscina, después fuimos a cenar y regresamos a la habitación ya en la habitación empezamos a jugar un poco besándonos y yo pellizcando sus pezones, la tire en la cama y le baje la falta que había elegido para ir a cenar, hice a un lado sus bragas y comencé a lamer su vagina, tomaba sus jugos y cuando por fin la iba a penetrar tocaron a la puerta, subí mis pantalones y bóxer y fui a ver quién era, y resultó ser un empleado que nos iba a invitar al evento del bar yo enojado le dije que se fuera y que no iríamos pero mi esposa por detrás dijo "claro que iremos salimos en un rato".

Total fuimos y fue todo un aburrimiento, lo mejor que hubo fue un show de baile "erótico" que la verdad me puso muy caliente y varias veces me hizo ponerme duro y se notaba que mi esposa estaba mojada por cómo movía sus piernas cuando los strippers se le acercaban. Terminó el evento y nos fuimos, en el camino conocimos a nuestros vecinos, dos tipos un estado unidense y un mexicano más o menos de nuestra edad y una pelirroja espectacular que con solo verla me ponía como roca.

Cuando nos separamos para entrar al cuarto otros 2 chicos llegaron a saludar a nuestros vecinos, nosotros no les tomamos importancia y nos metimos, en cuanto cerré la puerta me bajé los pantalones, me quite la camisa y el bóxer y le con la verga parada me acerque a mi esposa y le empecé a tocar, ella soltaba pequeños gemidos cuando besaba su cuello y tocaba sus pechos, la empecé a desnudar mientras besaba su cuello y orejas y cuando menos lo pensé ya la tenía completamente desnuda y en cuatro, le restregué mi verga por el culo y ella lo gozaba soltando gemidos cada que rosaba su vagina.

Entonces escuché que abrían la puerta que conectaba con la otra habitación, no nos habíamos molestado en ponerle seguro porque no lo creo necesario pero que equivocado estaba, los otros tipos entraron rápido y yo los trate de sacar pero entre el gringo y el mexicano me tomaron y con ayuda de otro tipo me sentaron en una silla que estaba en la habitación, mi esposa se trataba de tapar para que no la vieran pero estaba demasiado asustada, entonces otro chico entro con unas esposas que parecían más bien juguetes sexuales (con peluche) y me ataron a la silla, no pude oponer resistencia contra los 4 tipos.

Después de esposarme dijeron -Mira así está el pedo nos gustó tu vieja y vamos a cogérnosla si haces algo te vamos a meter una putisa- yo me enoje y trate de zafarme pero el gringo me dio un golpe en la cara y me enseñó una navaja entonces supe que era verdad y preferí no oponerme, mi esposa estaba llorando en el piso, entonces el mexicano le dijo -me llamo Gabriel, mi amigo es John y los otros dos se llaman Jorge y David, tu nada más déjate te va a gustar porque si no quieres te vas a quedar viuda maldita puta- el escuchar eso me llenaba de rabia y mi esposa no paraba de llorar.

Entonces se bajaron el pantalón y acercaron sus penes a mi esposa que solo se cubría la cara para no verlos, John se empezó a pajear y luego siguieron los demás, erectos no eran unos monstruos pero tenían buen tamaño, pensé que la obligarían a hacerles sexo oral pero me equivoqué ellos acabaron encima de mi esposa y luego David le dijo -comete ese semen puta- mi esposa no quería pero Jorge la tomo del cabello y la llevo enfrente de mi y le dijo -cómetelo enfrente de tu esposo putita o hacemos que te lo comas a la fuerza- yo con impotencia le hice una señal con la cabeza para que lo hiciera, comenzó a llorar y a tomar el semen de sus pechos muslos y manos para comerlo, ella limpio bien cada lugar, eso me ponía caliente y no sabía porque. Gabriel noto mi erección y dijo -Ah ya de paso que también el cornudo este disfruté aunque sea, háblale a las muchachas- Entonces Jorge camino a la otra habitación y de la mano trajo a la pelirroja y a una rubia semidesnudas y con unos cuerpos esculturales y Gabriel les dijo -Miren le gustó ver a su puta llena de semen ya hasta esta duro, entreténganlo un poquito- La rubia fue la primera en desnudarse y quitando a mi esposa me comenzó a hacer oral, chupaba mi verga rápido y fuerte, yo no pude más y comencé a moverme, le pedía perdón a mi esposa y ella solo veía incrédula, acabe súper rápido y la rubia juntando todo mi semen en su boca se separó y beso a mi esposa, la tomaba del cabello para que no se zafara y mi esposa después de un rato cedió, aun cuando ya habían bebido mi semen seguían lengüeteándose, entonces la rubia se apartó y comenzó de nuevo a gozar mi pito, la pelirroja tardo más pero al final se unió y juntas chupaban mi miembro. Por su lado los tipos tomaría ni esposa del cabello y la pusieron de rodillas, mi esposa volteo a verme con tristeza pero rápidamente vi como un pene penetraba su boca, ella tragaba con dificultad y John la tomaba del pelo con fuerza, no tardó mucho en acabar y mi esposa escurría semen por su boca, David fue el segundo de una sola tajada de la clavó en la boca a mi esposa que ya no me veía y solo se dedicaba a escupir semen y tragar la verga de David, después de unos minutos acabó y mi esposa parecía fuente de semen trataba de tragar pero era demasiado, el tercero y cuarto fueron Jorge y Gabriel que hicieron que mi esposa se las chupara a la vez, ella no podía con tanto parecía que se ahogaba y más cuando acabaron, término llena de semen en su cara.

Yo creía que había acabado todo pero que equivocado estaba, la abrazaron y la acostaron en la cama, luego uno de ellos la abrió de piernas y la penetro salvajemente, mi esposa evitaba el gemir pero sus caras de placer me lo decían todo ella estaba disfrutando, Gabriel la tomo del cabello y la beso, ella sin dudar respondió jugando con su lengua y tomando la saliva de ese tipo, y le pregunto -te gusta nuestra verga putita?- y ella negaba con la cabeza, entonces el que la penetraba lo hacía más rápido hasta que mi esposa gemía como loca y Gabriel volvió a preguntar - ya dile a tu esposo que te gusta nuestra verga no se va a enojar, ándale, ¿Te gusta nuestras vergas?- y ella entre gemidos decía -ajaaah siiih me gusta su vergaa ah ay aaah perdoojn aahmor meeeh gusta la vergaaah de ellooohss aaah- y yo disfrutando le las mamadas de la rubia y la pelirroja le dije - Gózalo amor que te citan todo lo que quieran- ya no sabía que decía cada que me venía la idea de ver a mi esposa así me gustaba más y mas. Jorge se puso a un lado de ella y metió su verga en la boca de Jocelyn y ella la chupaba fuerte y sin dudas, entonces John le hizo una seña a David que la estaba penetrando y la puso en cuatro, y John aprovechando la oportunidad la penetró por detrás, mi esposa soltó un gemido tan fuerte de dolor que parecía que la estaban mutilando, y Gabriel por su parte veía el show, luego de 15 minutos acabo David y luego John y luego Jorge, mi esposa brotaba semen por todos lados y gemía como perra en celo, entonces Gabriel les dijo a la pelirroja y a la rubia -ya cójanselo su esposa es bien puta ya no le ha de importar- y la pelirroja se montó en mi pene y comenzó a moverse mientras la rubia mi besaba y chupaba los pezones de su compañera. Gabriel tomo a mi esposa y la penetro, ella gimió dejando salir su nombre -aaaaah Gabriel cogemeeeh aaah!!!- Gabriel ya tomaba del cabello haciendo una trenza para jalarla y montarla con fuerza, duraron aproximadamente 20 minutos y acabaron los dos. Yo acabé varias veces con la rubia y la pelirroja y me quedé dormido. Al despertar en la madrugada mi esposa, la rubia y la pelirroja estaban siendo penetradas por todos sus agujeros por Jorge, David, John y Gabriel y por otros hombre desconocidos y gemían como locas, mi esposa gemía y gritaba cosas mientras trataba verga -mmmh que ricoo más vergaaaah denme más meta la maaaahh preñenmeeeeh- estaba toda llena de semen y no parecía estar satisfecha, yo volví a dormir y al despertar Jocelyn estaba en la cama desnuda y llena de semen, cuando despertó le dije que se hiciera una prueba de embarazo que resultó salir positiva cómo era de esperarse, ella me dijo que durante la noche lo hizo con 6 o 7 hombres distintos que habían llegado después y que le dejaron sus números para que ella hablara con ellos por si quería repetirlo, me mostró fotos de ella siendo penetrada por 2 hombres por la vagina a la vez, preferí no verlas y pasaron los días en el hotel, cada noche ella y yo cogíamos y luego ella iba con los vecinos a ser cogida una y otra vez, al regresar a casa no fue lo mismo, hemos tenido más experiencias pero esas serán para otro día.

Comparte este relato

1411
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar