Continúo con mi suegra

Tiempo estimado de lectura del relato 1 Número de visitas del relato 9.588 Valoración media del relato 8,65 (20 Val.)
Continúo con mi suegra

RESUMEN

Sin pensarlo, la coloqué de espaldas, le abrí sus piernas y de una la penetré. Estaba bastante mojada, así que la penetración fue excelente. Ella gimió y me pidió que la tratara como a una puta

Llego de mi trabajo, algo cansado y con unas ganas de ducharme, entro directo al baño de mi cuarto, hay una mujer duchándose, asumo que es mi esposa, procedo a orinar cuando de pronto escucho la voz de mi suegra, ella me dice que mi esposa había salido con mi hijo, iban a hacer algunas compras y que mi hijo tenía un partido de fútbol, por lo menos serian tres horas que tardaría en regresar, además ella me dice que no deberíamos desperdiciar ese preciado momento, que la tenía algo abandonada, que necesitaba repetir, además no quería los juegos previos, deseaba que la tomara de una vez, estaba demasiado caliente, algo que no tarde en comprobar.

No perdí ni un minuto, me desnude enseguida, sin pensarlo la coloqué de espaldas le abrí sus piernas y de una sola vez la penetré, estaba bastante mojada, así que la penetración fue excelente, ella gimió y me pidió que la tratara como a una puta, eso me calentó, las penetraciones fueron subiendo de ritmo hasta explotar en un orgasmo descomunal, nos limpiamos, salimos desnudos hacia la cocina, nos bebimos unas cervezas hasta recobrar nuevamente las fuerzas, hizo que me sentara en la silla del comedor, se abrió las nalgas y ella misma se fue empalando hasta sentir todo mi pene en su ano, acto seguido y con movimientos suaves en principio y luego otras veces más fuertes danzaba con su cintura como una verdadera experta, cada vez que le decía improperios se meneaba más.

En esa posición alcanzó varios orgasmos, nos incorporamos y la seguí penetrando en cuatro en el piso de la cocina, hasta que me corrí en sus entrañas, sin meditarlo sacó mi polla de su ano y me dio una manada excelente, no me dejó hasta acabarle en la boca, al terminar nuestra sesión de sexo nos duchamos, ella me dijo que no la dejase de lado, que quería seguir siendo mi zorra, que también mi cuñada llegaría pronto para cogerlas a las dos.

Así sería.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar