Microrelatos - Incesto - Filial

Cristina (6)

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 6.487 Valoración media del relato 8,50 (10 Val.)
Cristina (6)

RESUMEN

Cristina se la chupa a si padre hasta que bebe su leche

Agustín se desnudaba mientras Alejandra y Cristina lo miraban. Al acabar de desnudarse se metió en la cama. Iba dispuesto a follar a las dos, pero, Alejandra le iba a cortar el rollo.

-Quiero el divorcio, Agustín.

Agustín se sentó en medio de su esposa y su hija.

-Lo entiendo. Te gustan más los coños que las pollas.

Cristina no estaba dispuesta a que acabase la fiesta.

-Échate boca abajo, papá. Agustín se echó boca abajo, Cristina le abrió las piernas. Se arrodilló en medio de ellas. Le abrió las nalgas con las manos y le lamió el ojete. Luego fue besando y lamiendo su espalda hasta llegar al cuello, lo beso en el cuello, en los labios...

-Alejandra se celó.

¿Y yo qué?

Sintieron la voz de Mariola en el piso de abajo.

-¡¿Estás arriba, Cristina?!

-¡¡Sube Mariola que tengo una sorpresa para ti!!

Mariola, subió. Al llegar a la habitación, le dijo Cristina:

-Desnúdate que mi madre necesita un masaje.

Mariola lo primero que hizo después de desnudarse fue lamer el coño de Alejandra...

Alejandra, al tener delante a la hija de su amante, por la cual suspiraba, Se incorporó. La echó sobre la cama y le metió la lengua en la boca. Mariola le dijo:

-Parece que me tenías ganas.

-¡No te puedes imaginar cuantas!

-Puedo, y son muchas menos que las mía desde que te vi con mi madre en cama.

Alejandra, mientras le comía las tetas, le fue diciendo:

-Yo también te vi a ti... Vi cómo te masturbabas...

Cristina le había dado la vuelta a la polla de su padre. Con ella agarrada por detrás, y después de darle una mamada, le dijo a su amiga:

-Eso no me lo contaras, Mariola.

Mariola no le contestó. Siguió hablando Alejandra.

-Vi cómo te corrías... Vi cómo te ibas... Cerré los ojos. Vi tu cara, y ya no se la estaba comendo a tu madre... -le lamió el coño- te la estaba comiendo a ti.

Mariola comenzó a gemir... A mover la pelvis hacia arriba y hacia abajo. Alejandra apretó su lengua contra el clítoris. Mariola, echando un chorro de flujo, se corrió en la cara de Alejandra.

Cristina sintió latir la polla de su padre. La quitó de la boca. Le apretó el glande, y con la boca abierta, fue recibiendo los chorros de leche. Al acabar de correrse, metió la polla en la boca, la chupó y tragó el semen que le había dado.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar