Mi cuñadito pollón

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 13.417 Valoración media del relato 8,96 (25 Val.)
Mi cuñadito pollón

RESUMEN

Se sentó en el sofá y yo me acerqué y puse su verga en medio de mis tetas, empecé a masturbarlo delicioso y le comía su trozo lamiéndolo cuando subía y apretaba más y más contra mis tetas

Era fin de semana e iba a ver a mi mamá. Llevaba a mis dos hijas y mi esposo me alcanzaría allá para pasar por nosotras. Al llegar vía mi mamá, estaba sola y mi hermana había salido con su novio, el cual es guapito pero sobre todo usa pantalones pegadizos y me gustan sus nalgas y a veces se le marca su bulto delicioso entre sus piernas. Tengo que decir que a veces me da mucha envidia que mi hermana, más joven por cierto, se ande comiendo un jovencito como ese así morenito y dotado o eso parece. Mi relación con mi esposo hace mucho ha dejado de ser emocionante en la cama. Él ya no está en forma y bueno yo he aumentado unos kilitos de más pero sigo estando bien. No soy una modelo, soy chaparrita, blanquita y algo gordita, muy tetona, me gusta lucirlos porque no tengo mucha cadera ni muchas nalgas.

Estaba cenando con mi mamá cuando mi hermana llego con su novio y el lucía como casi siempre unos pantalones pegados y por alguna razón se veía su pene en la entrepierna eso me puso muy cachonda e intente disimularlo. Nos saludamos y lo abrace pegadizos y sentí su bulto en mi pierna, note como se apeno y no dijimos nada. Yo siempre molesto a mi hermana y a veces coqueteo con él, ella sabe cómo soy así que nada fuera de lo común. A veces le digo alguna indirecta. Una vez ellos iban a salir de vacaciones y mi hermana dijo que de luna de miel jugando y yo le dije que cambiaran de idea y mejor me iba yo con ellos y dejábamos a mi hermana solo nos reímos, mi hermana no mucho, hahaha pero bueno todo paso, mi hermana fue a ver a mis hijas y yo aproveche para ir a la sala y me agache a recoger unos vasos que las niñas habían dejado, mostrándole mis pechos deliciosos al cuñadito, sentí como se colgaban en mi sostén y sabía que él me miraba solo sonreí y le pregunte que si nos íbamos a ir de vacaciones, él solo dijo que si riendo. No sabía si solo lo decía por compromiso y no le gustaba yo o solo le daba pena.

Mi marido había llegado y empezaron a platicar de sus trabajos, mi hermana veía su celular con las niñas y bueno yo les ofrecí algo de beber, fue algo aburrido pero no podía evitar entrar y mirar la entrepierna del cuñadito, se le veía así rico y se me antojaba. Ya en la tarde noche decidieron salir por la cena y mi cuñado le pidió su computadora mi hermana porque tenía que hacer unas cosas del trabajo, esa vez había ido a casa de mi mamá no solo a verla sino a lavar un poco de ropa ya que habíamos tenido un problema en nuestra casa con la cisterna. Así que nos quedamos solos. Le eche el agua a lavadora y me moje un poco la blusa y mis senos se marcaban un poco más, entre al cuarto de mis papas a dejar un poco de ropa y note no solo que estaban mojados sino que mis pezones estaban parados un poco así que eso me excitó y decidí ir a la sala con el cuñado.

-Qué paso cuñadito porque no quisiste ir.

-Ah es que tenía unas cosas pero ya casi acabo además ya no quería salir pero no le digas a tu hermana haha

-No te preocupes se queda entre nosotros todo haha —él sonrió tímido note como le dirigió una mirada rápida a mis senos eso me gusto.

-Cómo se porta mi hermana cuñadito? —yo fingía que acomodaba cosas y me agachaba y se movían mis senos

-Pues bien

Cerro la computadora y se levantó para estirarse y pude ver como su miembro se marcaba más en su entre pierna, quería lanzarme y comerle ese bulto, frotarme contra el

-No no cuñadito debería portarse mal contigo hahah —reí nerviosa

-Si verdad, luego le das unas lecciones haha

Por fin le saque lago, me sentía excitada no podía dejar todo ahí así que seguí

-Mejor te las doy a ti… y las lecciones también hahaha —En eso mire su bulto y él lo noto

-Bueno pues soy todo una alumno dime como empezamos —Él también miro mis senos

Me fui acercando a él y me agache enfrente de él dándole la espalda y fingiendo acomodar algo en la mesita de enfrente.

-Pues podría ayudarme a acomodar esto

Él se acercó a mí por detrás y me arrimo su bulto, pude sentir su sexo en medio de mis nalgas, dios! que pedazo y eso que no estaba parada aún. Sentí como una corriente eléctrica me recorría y me moje de inmediato sentir caliente mi vagina, él apretó mis caderas y las movía, empecé a subir y bajar mis nalgas, de un lado a otro sentía ese pene frotarse y crecer. Me erguí y él tomo mis tetas por detrás empezó a manosearlas no le basto por encima sí que metió sus manos por debajo y encima de mi sostén las manoseaba, yo seguía sintiendo ese trozo delicioso en mis nalgas y me olvide de todo ni sentí cuando desabrocho mi sostén y mis tetas salieron pero si sentí como empezó a apretarlas a jugar con mis pezones a apretarlas y juntarlas, empujaba su cadera como si me cogiera todo era tan delicioso y yo quería que me lo metiera

-Ya cuñadito métemelo! quiero sentirlo todo vamos!

-Primero me lo vas a comer —dijo cerca de mi oído por detrás sacando mi blusa y mi sostén cayó.

Yo me gire y me agache, se le marcaba un bulto delicioso algo parado y más largo, lo mordí sobre su pantalón dejando saliva y mojado, pase mi cara sobre su bulto, lo olía, olía a pene delicioso, saque mi celular del pantalón y le sonreí me miro perversamente y le tome una foto a ese bulto riquísimo, no sé porque en medio de toda mi calentura me daba morbo tomarle foto, quiso por que decuples se lo enseñaría a mi amiga Mariana o porque podría tocarme después. Le desabroche el pantalón y baje su cierre, su bóxer se vio delicioso, lo lamo también y lo mordí como una perra el olor era más penetrante y rico, me ponía muy perra, me lleve las manos a mis senos suaves y los junte muy cachonda, baje su bóxer y su enorme pene salto enfrente de mí, carajo que delicia incluso ahorita me estoy tocando. Seguía creciendo media como 14 cm en ese momento y lo tome y me lo lleve a la boca como una patita no podía esperar y seguir creciendo y creciendo muy rico no sé cuánto media pero creo que eran más de 20 cm porque incluso tomándolo con mis dos manos, aunque pequeñas seguir siendo un pedazo de polla, a mi marido no la tenía así, de hecho ningún novio ni ningún amante con los que le había puesto el cuerno a mi marido. Le dije que me tomara una foto y él sonreía, no tímidamente como antes sino un carbón, uno sucio, me ponía muy mal, me puse su verga en mi cara y tomo foto, después la tome con mis dos manos y sobraba un trozo y yo chupándolo otros foto, me la intente comer toda y otra foto.

-Apoco mi hermanita si se lo come todo —le pregunte

-Casi le falta un poco —tomo mi cabeza y me empujó hacia su verga

Intente comerlo todo pero me daban arcadas y el seguir empujando, solo me entraba como la mitad, tenía que comerlo pero no podía y eso le excitaba lo note, él reía y sentí un poco de coraje que mi hermana pudiera más, aunque ella practicara más que yo con esa vergota.

Me separe y tome el celular, chupando su cabeza veía las fotos y me calenté mucho más. En eso solo el teléfono y se me cayó, me espante era mi marido, se me había olvidado completamente todo.

-Que paso mi amorcito -le pregunte

-Pues nos atoramos en el tráfico hubo un accidente y no nos podemos mover apenas íbamos llegando.

-Oh mi amor, bueno aquí los esperamos entonces

Mi cuñadito me miraba perversamente así que empecé a comérsela a saborearla

-Está bien, Te paso a tu hermana

Yo me asuste pero me sentía muy excitada

-Que paso hermanita

-Qué hacen he no vayas a molestar a mi novio

-Hahaha nada aquí me estaba comiendo una paletota de chocolate haha

-Aja que graciosa he

-No, en serio me la esto comiendo escucha

Y empecé a mamársela delicioso

-Oye no seas grosera, pásame a mi novio

-Esta algo ocupado hahaha —le dije con la boca llena

-Oye me estoy enojando he —dijo ella ya molesta y como quería seguir comiendo a gusto le dije:

-Salió a la tienda fue por mi paleta hahah

-Bueno no tardamos estamos aquí atorados cuando llegue le dices que me responda

-Está bien hermanita yo le digo —le dije comiendo su polla y colgué

-Bien cuñadita eres toda una putita.

Se sentó en el sofá y yo me acerque y puse su verga en medio de mis tetas empecé a masturbarlo delicioso y le comía su trozo lamiéndolo cuando subía y apretaba más y más contra mis tetas sentir su pene contra mis senos grueso duro un palo. Hasta que no aguante más y me subí en él, miraba mis tetas con deseo así que las acerque a su cara y empezó a comerlas, ¡dios que delicioso! las chupaba, comía mis pezones y los mordisqueaba, sus manos los estrujaban y los comía alternando uno y otro y chupeteándolos, quedaba rojos y yo de placer tome su palo y lo empecé a meter en mi mojada conchita, sentía como iba quemándome a cada cm que entraba hasta que él empujo todo sentí como si me empalaran, sentí que me abrían y muy delicioso sol un grito y me moje su verga salió y mis líquidos detrás de ella descargue un gemido riquísimo y mis piernas temblaban, me di cuenta de que él seguía comiendo mis senos y yo me deje caer sobre él porque mis piernas no tenían fuerza, levanto mi culo sus manos apretando mis nalgas y me ensarto de nuevo.

-No puedo por favor! no puedo

-Si puedes, ven muévete

Me soltó las nalgas y como no tenía fuerza me deje caer sobre su verga negra y sentí de nuevo como me penetraba. Estaba muy sensible y esta vez empezó a taladrarme más rápido y rápido sentir mis nalgas rebotar en sus piernas y sus huevos golpear mis nalgas, se escuchaba como chocaban y sentía ese palo entrar y salir junto con mis jugos me ardía me quemaba y mis senos saltaban sobre su cara y la golpeaban pero él los comía y los devoraba me comía las tetas muy rico como un animal, las mordía no me di cuenta de como pero me había erguido y había tomado mis senos para dárselos mientras saltaba, mis piernas tenían fuerza de nuevo

-Detente por favor, ya! para!! Para!

Y él me embistió aún más rápido y rápido y mordía y me vine de nuevo a chorros me baje de él y me tire en el sillón mis piernas temblaban y mis muslos también, yo seguía gimiendo.

Tome mi ropa y me vestí y me fui a limpiar, él hizo lo mismo le dije cuan riquísimo había sido. En el cuarto cambiándome me di cuenta de que tenía las tetas rojas y chupadas, definitivamente mi marido no debía verlas.

Comparte este relato

2958
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar