Mi esposa y sus alumnos (III)

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 19.451 Valoración media del relato 9,42 (19 Val.)
Mi esposa y sus alumnos (III)

RESUMEN

Tercera parte de la saga donde los alumnos de mi esposa la hacen lo que es

- Las reglas cambian un poco maestra –dijo Saúl– ahora tiene que decir el nombre con la verga dentro.

Todos aplaudieron y vitorearon la idea.

Esas son las reglas es decir ella había adivinado que el semen que probó no era de otra más que de Manuel, un chico guapo de ojos verdes, él mismo se delato y la había bañado en leche y aún con varios goterones en la cara y en el pelo había mencionado su nombre, pero se había sacado la verga de la boca, grave error.

- Mire maestra, adivino pero no tenía la verga del pobre Manuelito en la boca así que usted perdió y será nuestra de ahora en adelante entendió -dijo Saúl con una gran sonrisa en la boca

- Pero chicos, no me hagan esto accedí a hacer eso para que me dieran los videos y no arruinaran mi carrera -dijo fingiendo llorar, pero en realidad tenía la vagina encharcada al haber probado 5 vergas en menos de 10 minutos.

- Lo lamentamos putita así que desde ahora serás nuestra perra.

A mi mujer no le quedaba más remedio que aceptar y así lo hizo, se resignó a decir que si y a hacer lo que aquellos 19 muchachos decidieran hacerle.

- Excelente ahora haremos algo, usted dará clases como siempre, pero a todas las mujeres les regalara su calificación final de 8, es decir todas pasaran y ya no tendrán que venir a clases ni a las prácticas en el campo.

- Pero como haré eso chicos, tengo que llevar un control y además se darán cuenta en la dirección -dijo mi esposa, pensaba que esos cabrones ya tenían todo planeado.- está bien lo haré…

- Y bueno pues como aun sobran 30 minutos para la salida de su clase.

Mi mujer no supo que hacer cunado muchas manos comenzaron a tocar su cuerpo, unas le sobaban las tetas, tras las nalgas, veía en cualquier dirección manos y vergas acercándose a ella sin miedo, varios las tenían duras y paradas, otros agachadas pero con señales de haberse ya corrido, esto era una pesadilla o tal vez para mi mujer era un verdadero sueño…

Cuando un par de dedos tocaron su vagina, un ligero gemido salió de su boca

- La puta maestra esta mojada -Dijo Daniel que era el que le metió los dedos.

- Así me gustan las putas se escuchó por ahí.

Fue de lo poco que alcanzo a escuchar mi esposa cuando unas manos tomaron su cabeza y una verga estaba delante de ella, no le quedó más remedio por la calentura y por la situación que empezar a mamar aquel trozo de carne erecto de alguno de sus alumnos…

- Aggghhhh que bien mama esta puta -dijo uno de ellos mientras se movía delante de ella.

- Chicos, que ninguno se corra, al final lo haremos todos ok -dijo Joel mientras le apretaba un pezón a mi mujer haciéndola gemir de nuevo.

Todos tenían ocupadas las manos y mi mujer comenzó a hacerlo mismo, sobaba cuantas vergas podía, una en cada mano, se las pasaban por las tetas y por cualquier espacio con piel.

La levantaron del piso y la llevaron al escritorio, ahí la acostaron y el mar de manos y vergas la siguió hasta ahí, la pusieron boca arriba, su cuerpo ya hacia solas las cosas así que abrió las piernas naturalmente, sus flujos comenzaron a correr, las tetas que siempre han sido blanquísimas ahora ya mostraban moretones y rasguños de los chicos.

Y como era natural una verga se clavó lentamente entre sus muslos, entrando hasta lo más profundo de su vagina, era una verga normal así que para ser la primera la recibió con gusto, el mete y saca fue rápido y constante

- Ahhhh ahhh -solo atinaba a decir mi esposa mientras ese chico la follaba salvajemente.

- Siiii, dale más -gritaban algunos

Mi mujer solo sentía verga dentro de su vagina y en su boca, así que se dejó llevar, ya estaba muy mojada y sabía que era mejor gozar a sufrir.

El chico la follaba y cuando estaba por arrancarle un buen orgasmo a mi mujer se retiró, lo hizo porque ya estaba por venirse y habían prometido no hacerlo hasta el final, mi esposa se desilusiono por un segundo, pero más tardo en pensarlo que ya otro chico disfrutaba de la vagina de su maestra.

- Ummmm siiii, salían gemidos de mi esposa.

- Esta buenísima la puta.

- Apúrate que ya me urge a mi

- Es una verdadera golfa, mira como goza -decían miles de voces

Mi esposa solo mamaba y gozaba, y fue con ese segundo que tuvo el primero de la gran cantidad de orgasmos que tendría esa mañana.

- Noooo, me corrroooo, no puede serrrr -decía ella- denme más carboncitos -al fin se había perdido, se convirtió en la puta que tengo en la cama todas las noches y que había dicho que no sería nunca de nadie más, que sería solo mía.

La verga le llenaba por completo, mamaba y gozaba con cada chico que entraba en su vagina, de pronto sintió algo más grande, era la verga de Saúl, con esa cabeza enorme, ella abrió mucho los ojos y saco de su boca la verga que era mamada en ese momento.

- No Saúl, tu no, me partirás con esa cabeza -Saúl no hizo caso y lo que le dio más impulso para poder llenarle la vagina con esa cabeza que tiene.

La verga estaba muy dura era como intentar meter una bola de billar en la pobre vagina de mi esposa, ella solo abrió más las piernas y se relajó lo más que pudo, mientras otra verga deseaba ser mamada.

- Uffff sí que aprieta la maestra.

- Ahhhhh cabrón me partes, empuja papi que la quiero sentir adentro.

Y no sin un trabajo extraordinario la enorme cabeza entro en la vagina de su maestra, haciéndola sentir llena por unos instantes, entonces comenzó el mete y saca, a buen ritmo, poco a poco aumentando ya que ella estaba más y más caliente, un nuevo orgasmo comenzó a recorrerla, y entonces se corrió de nuevo, pero ahora liberando gran cantidad de flujo que parecía que se estaba orinando, esto hizo que todos la aplaudieran, ella estaba exhausta, pero podía seguir por más tiempo.

Saúl se la saco y hasta se escuchó como un descorche de botella al salir esa bola de su vagina, mi mujer se colocó solita, sin que nadie le dijera, en cuatro, Daniel se colocó debajo de ella, ella deseaba esos 23 cm de verga pura dentro de ella, así que se sentó y de un solo golpe se metió más de la mitad de esa enorme verga que le encantaba, un golpe más y entonces estaba toda ensartada, ni ella misma lo podía creer tenía 23 cm metidos hasta el fondo, sentía como le tocaba hasta el interior de su útero.

Diego no perdió oportunidad, se subió al escritorio y le abrió las nalgas, mi mujer estaba tan impresionada que no sintió a Diego, sino hasta muy tarde cuando la cabeza hacia presión en su culito.

- Nooo, por el culo no por favor -grito ella

Diego empujo y entonces entro tremendo tamaño en su maestra, ella solo apretó los puños y miro fijamente a Daniel, que estaba bajo de ella abriéndole las nalgas, Diego dio otro más y así poco a poco fue entrando más y más carne, ella lloraba de dolor, hasta que sintió los huevos de Diego en su vagina, entonces supo que la habían ensartado completamente.

- Relájate y gózalo putita -le decía Diego

Entonces comenzó el mete y saca sincronizado, se podía percibir que estos dos ya habían follado así en más de una ocasión, estaba en el paraíso, llena de verga, estiro la mano y tomo las dos vergas que pudo y las mamó al mismo tiempo, era toda una estampa pornográfica.

El culo lo tenía súper abierto, la vagina solo exhalaba líquidos y el folleteo era al por mayor.

Diego estaba encantado del ano de su maestra así que no aguanto más y se separó para no correrse al hacerlo otro ocupo su logar, Daniel la tenía muy llena, pero no era de piedra así que también se salió y quedo libre el hueco de su vagina, el que la follaba por el ano alterno entre arriba y abajo, llenándole los dos agujeros, se quedó dentro de el de la vagina.

- Vengan métanme otra en la vagina, quiero sentirá dos que después de tener la verga de Dany, ninguna me llena como la de él- dijo mi mujer como la más puta de todas

Entonces Joel se la metió junto con el que ya estaba y así solo con metérsela, Gaby tuvo otro orgasmo, era tan caliente que no tardaron en salirse los dos que ocupaban ese lindo hoyo.

Todos probaron sus agujeros, tanto de la vagina como el ano y la boca, los 19 se la follaron ahí en su salón donde daba clases y ahora también daba las nalgas.

Faltaban solo 5 minutos para que terminara la clase y todos disfrutaban de su maestra

- Coloquen su falda en el piso cerca del pizarrón -dijo Daniel- ahora acuéstate en ella Gaby y eleva tus piernas recargadas en la pared, mientras abres tus piernas y tu vagina.

- Asiii muchachos -dijo mi esposa mientras adoptaba la pose de x invertida

- Listos chicos a descargar en su vagina.

- No chicos, me pueden preñar que no tomo nada, ni la píldora -mientras intentaba cerrar las piernas.

No lo pudo hacer pues dos chicos la sujetaron y entonces Saúl se acercó y se pajeaba fuertemente entre las piernas de la maestra, un gran chorro de leche caliente fue a parar al interior de la vagina de la maestra

- Nooooo por favor, que no puedo quedar embarazada, que dirá mi marido.

- Qué eres una puta jajajajaja

Y entonces se acercó Diego, tomo la verga y se la meneo hasta correrse en la concha de su maestra que ya con una lechada anterior no podía contener mucha y empezó a escurrir en sus tetas y en su cara, manchándole el pelo y la falda también.

El turno Joel fue rápido, tirando tres chorros en esa copa rebosante de semen en que se había convertido la vagina de mi esposa, Daniel no se quedó atrás y mando cuatro lefasos dentro de la vagina de Gaby, que lloraba al saberse con la posibilidad de quedar embarazada.

Así pasaron los alumnos de mi esposa cada uno inundando más y más la vagina de su maestra, que recibía muchos espermas dentro de ella, 2 minutos para que llegara el siguiente maestro, ella bajo las piernas y fácilmente había como un litro y medio de esperma en el piso, los chicos tomaron papeles y hojas y limpiaron el desastre, hojas que pusieron en el portafolios de mí esposa, como recuerdo, ella se puso de pie y tomo sus dos prendas que tenía para usar, la blusa y la falda, se colocó rápidamente la blusa y la falda tenía enormes manchas de esperma fresco, se la acomodo de modo que no se notaran.

Los chicos ya habían puesto aromatizante en el salón, así que el olor a sexo no se percibía, mi mujer se acomodó el pelo y lo único que pudo hacer fue embarrar ese esperma como si se tratara de una crema para peinar y se hizo una coleta, tocaron a la puerta, los chicos ya estaban vestidos, uno de ellos abrió y era una de sus compañeras que había llegado algo temprano.

Mi esposa le dijo que aún no terminaba la asesoría, así que salió un segundo, que aprovecharon para volver a meterle mano a mi esposa, para posteriormente salir como si nada hubiera pasado.

La siguiente clase era al otro día pero ahora al final del día así que como sabrán mi mujer fue a clase, solo que ese día me extraño que se llevara un cambio de ropa, no supe por qué pero tenía muchas ganas de ir a su nueva escuela

Si les gusto les contare la forma en como salió de excursión con sus alumnos y más aventuras que tiene mi esposa

PD. Aún estamos en la incertidumbre de si está embarazada o no, pues no le ha bajado, espero que sea solo un retraso, pero mi mujer está un poco nerviosa, por qué será?

Comenten más y pasamos a otra aventura de mi esposa con sus alumnos y más personajes.

Comparte este relato

3859
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar