Carita hermosa

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 7.904 Valoración media del relato 8,75 (12 Val.)
Carita hermosa

RESUMEN

Tras mucho estimular besar, tocar, acariciar y jugar con el contacto visual con palabras profundas que llegaban hasta la mismísima entrepierna

Tras mucho estimular besar, tocar, acariciar y jugar con el contacto visual con palabras profundas que llegaban hasta la mismísima entrepierna, el primer chorro de leche caliente y espeso del día le golpeó la cara a Ken y Daisuke instintivamente retrocedió y cerró los ojos, estaba aprendiendo a controlar los momentos de máxima excitación, tal y como Ken le habia enseñado en estos casos, a gozar de como excitado está el cuerpo y el ritmo de las respiraciones. En el punto en el que estaban ahora mismo, se oían un cantico de jadeos exquisitos.

Despues de tras un minuto, abrió los ojos, viendo como Ken no se había movido del lugar y los dos permanecían en el mismo sitio, Ken arrinconadoen una pared de rodillas con todo el super esperma de Ken en toda la cara y una mirada de lujuría que solo el sabia ponerle a su novio.

-Que jodidamente sexy te ves con mi semen sobre ti, no dejo de repetirlo

-De verdad, todavía me veo irresistible para tí?

-Estás muy bueno con mi leche en tu linda cara, en tu boquita, alrededor de tus ojos, tienes un poco en el pelo, disculpame, cuando me corro casi ni sé en que dirección debo tirar -. Dijo acariciandole el pelo

-No intentes arreglar el desastre que has hecho, no tiene solucion, quiero verme como tus ojos me ven

-Lo que veo es lo contrario a lo que sueles ser

-Que te parezco ahora ¿ya no soy ese chico que todo el mundo dice? te parezco reservado? educado? limpio?

-Eres todo lo contrario y estás super lindisimo, me encanta tu cara adornada de mi hermoso semen

-Entonces no quieras cambiar, manten la diferencia, me siento bien, en el sexo me gusta ser sucio contigo, es asi como debe de ser, me gusta ser sucio y limpio

-Ichijouji Ken, no dejas de sorprenderme, por eso te amo, maldito

-No, ¿Que haces? dijiste que querias permanecer sucio

-Si, ¿y?

-No te quites el semen de tu cara hermosa,

-¿Quieres correrte otra vez en mi cara?

-Pufff eso ni se pregunta, que placer es correrme encima de ti y tu cerrando los ojos para recibir mi carga

-Eso es precisamente lo que quiero hacer, provocarte y que estalles sobre mi, la rica leche caliente debe irse preparando, amor

-Mmmm, ¿todavia quieres leche?

-Sí, recien salida de tu dulce miembro que me vuelve totalmente loco de amor

-Te condedo que hagas los honores, pequeño hombre travieso

-Quiero mi leche y lo conseguiré, porque sé que también te gusta el sabor-. dijo Ken, deslizando su pulgar por su propia mejilla y labios donde habia gran cantidad de semen y lo presionó sobre los labios de Daisuke entre sus labios y sobre su lengua hasta que lamió ambas partes con su propia lengua metiendo su propio dedo

Los dos estaban muy cerca, muy excitados y deseando lo mismo, el dedo de Ken estaba dentro de la boca de Daisuke y este ultimo veia a Ken controlando la situación, de nuevo llegó el contacto visual y las respiraciones sexys de Ken que hacían volver loco de pasión a Daisuke

Besos, lamidas, mordiscos y abrazos apretados, era lo que mas se estaba viviendo en esos momentos, pezones unidos, miembros erectos y el contacto de semen al otro cuerpo eran como bailes eróticos que cada vez los encendían más de pasión infinita

La intención era seducir al eyaculador que tenía la leche metida dentro a traves de otra fuerte erección como habia ocurrido hace unos cuantos minutos

La leche estaba apunto de salir del microondas lista para ser rellenada en aquella cara tan afeminada deseando jugar.

Comparte este relato

2380
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar