Mi esposa se embarazó de otro porque soy estéril

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 18.815 Valoración media del relato 9,04 (28 Val.)
Mi esposa se embarazó de otro porque soy estéril

RESUMEN

Le propuse tener una relación extramarital. Al principio se negó, incluso se ofendió pero al cabo de una semana me dijo que quería hacerlo. Queríamos que fuera con alguien de confianza y ella eligió a un amigo mío.

Mi confesión aseguro que es real. Agradezco el espacio pues no hay realmente muchas opciones en las que se pueda contar algo sin ser cuestionado pues todo mundo cree tener la solución para todo y es fácil criticar, insultar u ofender cuando no te sucede.

Mi esposa y yo llevamos 8 años de casados y no hemos podido tener un hijo. Después de estudios médicos resulta que soy estéril y a pesar de intentar por las opciones posibles hemos tenido que resignarnos. Mi esposa a sus 41 años sintió su vida pasar con la esperanza frustrada de ser madre y hace un tiempo cayó en una terrible depresión. A pesar de que pensamos adoptar, lamentablemente en este país es muy difícil y tardado, además de que le hacía ilusión de tener un hijo propio.

Después de pensarlo le propuse que si el del problema era yo, no quería negarle el derecho y le propuse tener una relación extramarital. Al principio se negó, incluso se ofendió pero al cabo de una semana me dijo que quería hacerlo. Queríamos que fuera con alguien de confianza y ella eligió a un amigo mío.

Lo siguiente fue una situación muy morbosa y excitante que no quiero detallar porque mi intención no es que sea un relato erótico. Sólo describo que comencé por invitarlo más seguido a casa a beber con nosotros viernes por la tarde y hasta noche. Ella siempre ha sido bonita y muy coqueta por naturaleza así que no le costó nada de trabajo seducirlo. Aunado a que vestía muy bien para él, y aunque siempre ha sido algo tímido, rápidamente demostró que le traía ganas desde hace tiempo. Yo simulaba no darme cuenta y seguido fingía no darme cuenta de nada y los dejaba solos por largo rato al ir por más cerveza.

A la tercera reunión las cosas se pusieron candentes y me confesó que ya no solo era por embarazarse sino que en realidad le había despertado el deseo de disfrutar con él. Se mandaban mensajes cachondos por un tiempo hasta que finalmente comenzaron salir. Sentía celos pero ya no podía echarme para atrás. Y así se dio un supuesto romance de salidas discretas y visitas a nuestro departamento cuando yo salía por trabajo. Ella me contaba todo y con toda su sinceridad me dice que goza al máximo cuando es suya.

Me animé a escribir esto hoy que mi esposa tiene ya dos meses de embarazo. La verdad es que no tardó mucho en dejármela preñada. Mi amigo piensa que no sé nada de la supuesta infidelidad de mi esposa, tampoco de mi esterilidad o nuestro plan de que él la embarace. De hecho las primeras veces usaron condón por despistar y posteriormente le mintió de qué tomaba pastillas anticonceptivas. Tampoco sabe todavía de su embarazo y es seguro que no tardará en darse cuenta cuando se le empiece a notar la pancita. Ella no obstante todavía hace una semana ha tenido relaciones con él y esta vez ha sido sólo por el puro placer de hacerlo.

Pensamos tener nuestro hijo y yo criarlo como mío, y a él no piensa decirle que es suyo, aunque de todas formas supongo que lo sabrá, y más si es que se parece a él y alguien comienza a notarlo. Si se da este caso es seguro que rumorarán de lo cornudo que soy, pero no importa.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar