Doble penetración

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 15.304 Valoración media del relato 9,50 (34 Val.)
Doble penetración

RESUMEN

El novio de mi amiga estaba caliente por mi y terminé entregándome.

En este relato les traigo mi hazaña, increíble y muy satisfactoria por cierto y ahora les cuento:

Resulta que hace 3 semanas mi amiga Valeria solicitó vacaciones para pasar con su familia en el interior del país, me preguntó si podía mirarle el departamento mientras ella no estaba, mi novio también se iría de viaje de negocios y ya que estaría sola, pedí también vacaciones para pasar por el departamento de Vale sin problemas, llegó el día y ella viajó entonces quedé esa noche a dormir, me dijo que me sienta como en casa y me aseguró que su novio no estaría tampoco por ahí, que había viajado.

La primera semana sin novedad, me pasaba viendo películas, leyendo y por falta de sexo masturbándome a diario. Al inicio de la semana siguiente el domingo, fue llegando al departamento el novio de Valeria, tocó el timbre, le abrí y me sorprendió su presencia, le pregunté qué pasó y me dijo que su trabajo por el interior había terminado y que tenía una semana libre, que suerte pensé, ya podría dejar de quedarme entonces pero ese día y como ya era tarde, decidí quedarme a dormir, el problema, solo hay una cama.

Me dispuse a dormir en el sofá entonces Juan me dijo que duerma en la cama y él dormiría en el sofá, me pareció excelente ya que al otro día iría ya a casa.

Me puse un conjunto de dormir semitransparente, me recosté y como a las 3 de la mañana sentí la puerta abrirse, miré de reojo y ahí estaba él, mirando mis nalgas mientras entraba al baño, eso era normal para mi ya que siempre lo descubría mirándome los pechos, las nalgas cuando visitaba a Valeria.

Al otro día estaba en la cocina preparándome el desayuno y él salió completamente desnudo del baño, me quedé sorprendida, se cubrió con las manos y me pidió mil disculpas y que pensó que ya me fui a casa.

Quedé muy curiosa con lo que había visto... salí acalorada rumbo a mi casa... apenas llegué me masturbé rico pensando en su pene, con mi novio ya no sentía eso, desde que empezamos con el anal, sólo se le paraba metiéndomelo por el culo y ya no sentía nada por mi vagina... me juré no pasar necesidad sexual entonces, me masturbo varias veces a diario.

Esa misma tarde me llamó Valeria pidiéndome que por favor fuera a su departamento a quedarme puesto que su novio estaría con sus amigos y yo sería sus "ojos" para que no tome demasiado y no rompan nada, le dije que no había problemas, que iría al instante.

Fui llegando, me abrió la puerta uno de sus amigos, un señor de unos 60 años, me miró fijamente, se sonrió y me dijo que soy hermosa, muchas gracias contesté con cierta seriedad para evitar malentendidos, luego vino Juan y me presentó al Señor como su jefe, llegué a la sala y vi que estaban 4 muchachos más, muy educados y bien puestos, los saludé y fui a la habitación a cambiarme de ropa, me puse una blusa negra y un short blanco ni corto ni largo, más bien sexy, me gusta vestir así.

Volví a salir dónde estaban ellos y me senté, Vale te envió verdad? me preguntó Juan, le dije que sí.

Ellos ya estaban tomando, el jefe de Juan no paraba de mirarme, me desnudaba con la vista, me sentía algo incómoda, sin embargo halagada a la vez, en realidad me miraban el trasero cada vez que me paraba, rato después me invitaron a tomar, (no soy buena en eso, lo reconozco, el alcohol me calienta), acepté tomarme unos tragos hasta donde yo pueda estar consciente de mis actos.

Apenas pude me levanté y fui a la cocina a prepararme un jugo natural para equilibrar lo que estaba tomando, Juan fue tras de mí y me rozó las nalgas de pasada, me volteé y lo miré, me sonrió y me dijo que su jefe estaba interesado en mí, aunque yo tuviese novio, me sonreí y le dije que no me interesaba, a lo que él me respondió que a su jefe se le decía "burro" por tenerla grande... eso último me llamó la atención y le pregunté si era casado y me respondió que sí, entonces pensé que no perdería nada si me le insinuaba para ver si tenía o no grande el pene total, él es casado y yo en pareja, sería sólo coqueteo.

Fui hasta la habitación a cambiarme el short, me puse una blusa más escotada, una mini de jeans sin nada debajo, sin ropa interior y me senté al lado del señor.

Empezamos a hablar de nosotros, mientras los demás muchachos se iban retirando, uno de ellos por poco me besa la boca al despedirse, nos quedamos solos Juan, su jefe y por supuesto yo, Juan fue a ponerse cómodo, empezamos a charlar de sexo con el señor, se me acercaba cada vez más, me acariciaba el cabello, se me acercó y comenzó a besarme el cuello mientras me decía lo hermosa y rica que me veía fue bajando sus manos por mis pechos y me tocó entre las piernas, ya estaba súper mojada y sin ropa interior, que rico me dijo, me preguntó si me quedaba y le contesté que debía volver a casa, entonces me dijo que él haría como que ya se va y que yo salga unos minutos después que me esperaría unas cuadras más arriba para disimular y poder acercarme hasta mi departamento, acepté, volvió Juan, se despidió el jefe como lo planeamos y salió, Juan me preguntó si me quedaría a dormir, le contesté que debo hacer algunas cosas en casa y me tomó de la cintura, me apretó contra él mientras me decía que siempre le gusté y que adoraba mi cuerpo, me besó y accedí sin oponer resistencia, por un rato nos besamos y luego le dije que no podía ser, que es el novio de mi amiga y salí a encontrarme con Raúl su jefe, subí a su vehículo, mientras íbamos me acariciaba las piernas, me metía las manos acariciando mi entrepierna, paró un rato y se desabrochó el pantalón dejándome ver su pene y me pidió que se lo chupe, me recosté sobre sus piernas y comencé a chuparle, tremendo pene, es realmente grande, no largo sino grueso, le di mi dirección y empezó a conducir de vuelta mientras se la chupaba, desvió el camino y me llevó directo a un motel, ingresamos, nos bajamos, yo ya no pensaba, solo quería subirme sobre ese grueso pene a saltar, nos recostamos en la cama, me saqué toda la ropa, me empezó a chupar los pechos y fue bajando hasta la entrada de mi vagina, me encantaba lo que sentía, le pedí que se coloque el preservativo y que me lo hunda, hacerme tuya le decía.

Su pene me cubría cada espacio de mi vagina, lo sentía perfectamente, no tardó mucho en venirse, quedó muerto, esperamos un rato nos duchamos y me acercó a casa, me la pasé rico.

Al amanecer me llama Juan y me dijo que quería hablar conmigo personalmente, fui hasta donde el departamento de Valeria para ver de qué quería hablarme y con cierto disgusto me dijo que vio como me subía al auto de su jefe Raúl y que no cree que solo me acercó a casa, te habrá llevado a coger me dijo.

Le negué totalmente ya que conoce a mi novio y le dije que nada pasó y que él sólo estaba pichado por el beso y mi negación a quedarme con él, podemos solucionar le dije, está noche vendré a quedarme a dormir y veremos qué pasa le dije.

Al caer la tarde fui llegando junto a Juan y para mí sorpresa estaba Raúl el jefe, otro compañero de trabajo y él, estaban empezando a tomar, me recibieron como si fuese una reina, aquí hay algo raro me dije...

Bueno, empecé a tomar vodka, me iba relajando y poniéndome cómoda, me cambié de ropa, me puse un short de dormir negro con encajes y compartí con ellos hasta bien entrada la medianoche, sentí que ya pasé mi límite, me levanté y fui a la habitación, Juan fue detrás de mí y me pidió que no me duerma sin él, me dijo "te queremos comer" a lo cual sólo sonreí y le dije que eso se notaba mucho creyendo que sólo me bromeaba.

Me dormí un segundo y sentí que alguien me estaba acariciando los pechos, abrí los ojos y era Raúl, en eso miro alrededor y veo a Juan y el otro muchacho totalmente desnudos, quise moverme pero Raúl ya me estaba desnudando y chupando la concha, Juan comenzó a besarme mientras el otro me apretaba los pechos, me entregué totalmente, empecé a abrir más mi boca y le metía lengua a Juan, besos ricos, en eso Juan se sale y el otro muchacho me pone el pene en la cara y se la chupo, luego a Juan me turno por ambas pijas mientras Raúl me alza las piernas sobre sus hombros y empieza a penetrarme, comienzo a gemir mientras chupo los penes, luego me volteo para chupársela a Raúl y Juan me la mete buen profundo mientras el otro me la me la espalda los pechos y mientras Juan más profundo mete el otro me chupa el clítoris, casi me vuelvo loca, sentía muchísimo placer, sentí que en cualquier momento tendría orgasmo, se salió Juan para que se la chupe y el otro compañero me abre las nalgas y empieza a pasarme su lengua por el ano, me abre, me lame y cedo totalmente, me mete un dedo, luego otro y así me dilata bien el culo y luego me empino más mientras me la mete por el culo, sin dolor, puro placer, Raúl se recuesta en la cama, subo sobre él, comenzamos a coger y Juan se coloca a mis espaldas y le pregunto qué es lo que hará y me dice que doble penetración, le dije no, pero como ya me estaban cogiendo por todos lados le dije que probaríamos, Raúl dejó de moverse para que Juan pueda meterme el pene, fue penetrándome lento hasta que dio tope por sus huevos, me la hundió toda, luego ambos empezaron a coger me fuerte, no sentía dolor, sentía placer, Salió Juan y me penetró el otro compañero, luego Juan me estira para subirme sobre él y Raúl me penetra el culo, era una calesita, me cogieron por todos lados y en todas posiciones, se sacaron los condones y cada uno iba viniéndose sobre mis pechos, mucha esperma, mucho placer, no es normal pero me encantó la doble penetración.

Nos dormimos, al otro día casi no hablé con Juan, estaba como avergonzado, me hizo sentir rara, así que me acerqué, lo besé y le dije que la pase muy rico y que me gustaría volver a ser suya pero, que no se enamore de mí, me besó y me dijo que desde que me conoció le gustó mi cuerpo y belleza y que no podía creer que me cogieron.

Esa tarde llegó Vale de sus vacaciones, casi no pude mirarla, sentía culpa, me agradeció por el favor y volví a casa.

Al otro día llegó mi novio de su viaje, lo abracé, lo besé, y prácticamente lo violé para que no sospeche...

No quisiera serle infiel, pero él no me satisface y me juré no pasar necesidad sexual nunca más y cuando voy a coger con otro, me protejo, amo a mi novio pero, me dejaré comer por Juan y sus amigos apenas haya oportunidad.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar