La infiel Diana y sus cornudos (parte 14): Steven

Tiempo estimado de lectura del relato 21 Número de visitas del relato 19.121 Valoración media del relato 9,36 (25 Val.)
La infiel Diana y sus cornudos (parte 14): Steven

RESUMEN

Ultimo día de curso me doy cuenta que tengo una novia de buen corazón y un paseo para disfrutar.

El fin de semana paso ya era lunes y teníamos la última clase del curso prematrimonial ya habíamos conseguido el sitio para la boda en una hacienda grade muy bonita con un aspecto colonial pero con todas las comodidades modernas con pista de baile y una pequeña capilla en donde se realizaría la ceremonia estábamos muy contentos esperando que llegara el gran día ya faltaba solo 10 días, nos organizamos me puse un jean una camisa y unos tenis, Diana por su parte me sorprendió como siempre tal parece que le gustaba incomodar al pobre curita, se puso unos tenis blancos un jean que le quedaba ceñido dejando ver la silueta de esas piernas gruesas y torneadas dibujándole ese hermoso y redondo culazo perfecto, para rematar se puso una camiseta de la selección la de color blanco que le quedaba pegada a su cuerpo y apenas le llegaba al ombligo a la cual ella decidió reorganizar cortándole el cuello en forma de v creándole un escote muy grande que le dejaba ver esas grandes tetas que ya se le iban a salir, se puso bajo ella un sostén de encaje blanco que le realzaba más sus ya parados senos, su cabello lo llevaba recogido con un mechón hacia su lado izquierdo, brillo labial y sus gafas medicadas para darse un aspecto de niña buena, no quise decirle nada para evitar problemas tomamos un taxi llegando a nuestro destino.

Como siempre a esas horas temprano en la mañana y por la ubicación la iglesia estaba sola, al llegar el pobre padre Manuel casi se le salen los ojos trataba de disimular pero sus ojos se desviaban a su escote sin poder evitarlo, nos invitó a entrar a la iglesia nos sentarnos en la primera fila frente al altar hacia el lado derecho, se sentó primero el quedando en la punta luego mi prometida a su lado y yo al final al lado de ella, estuvo hablándonos de cómo iba hacer la ceremonia y que debíamos hacer sobre el paso importante que dábamos en nuestra vida etc., etc., de vez en cuando le daba una miradita al escote de mi novia ya después de un tiempo me pidió que los dejara solos que tenía que hablar con Diana y después hablaría conmigo, había cogido esa costumbre de hablar con nosotros a solas lo que me extraño fue que con Diana se demoraba mucho tiempo y conmigo a los 5 minutos me despachaba, yo empecé a salir de la iglesia dejándolos solos mientras salía observe que el padre Manuel estaba pendiente de mí, Salí de la iglesia a esperar mi turno y pensé será que mi novia está haciendo algo con el cura pero me dije que no podría ser capaz igual Manuel es un siervo del señor luego pensé en Diana y empecé a sentir una sensación familiar en el estómago rápidamente las dudas me asaltaron así que mejor me acercaba para observar y estar seguro pero al tener la iglesia solo una entrada principal y estar ellos al frente del altar me podrían ver entrar con facilidad, ahí recordé la entrada lateral que da a la oficina de la iglesia y que esta se comunica con la capilla por una puerta que esta hacia el lado derecho de está quedando justa hacia el lado donde ellos estaban y me permitirían escuchar de lo que hablaban y ver que hacían si miraba con cuidado.

Rápidamente corrí al costado de la iglesia esperando que la puerta estuviera abierta, conté con suerte ya que así era entre al pequeño estar que había con cuidado de que no hubiera nadie más y me acerque a la puerta sigilosamente para que no advirtieran mi presencia puse la oreja junto a la puerta para tratar de escuchar lo que pasaba a duras penas se podía oír suavemente cuando el padre Manuel le decía a mi novia:

-Hija que linda eres Steven es muy afortunado.

-Ay padre que cosas dice.

-Si mira como me pones cada vez que te veo.

-Huy Padre que pena no pensé que lo fuera a poner así no era mi intensión.

-Si hija yo creo que esa era tu intensión creo que te gusta provocar y eso es pecado además es muy doloroso para mi.

-Ay no padre me hace sentir mal que este así por mi culpa.

-Si Dianita eres pecado, eres la lujuria hecha carne y debes enmendar el daño que estás haciendo.

-Usted cree padre.

-Si hija así que tendrás que arreglar esto como la última vez esta será tu penitencia.

-Si padre está bien lo hare.

Deje de escuchar palabras por un momento hasta que de nuevo escuche al padre….

-Hmmm si hija lo haces bien hmmm sigue así.

-Ay padre que pena con usted ponerlo así, está muy hinchada y dura pero ya vera como le quito esa hinchazón.

Al escuchar eso sentí un escalofrió que me recorrió el cuerpo y una dura erección dentro de mis pantalones queriendo escapar así que no aguante tenía que ver qué pasaba entre abrí un poco la puerta para poder ver lo que sucedía y pude verla ahí a mi dulce novia sentada junto al padre Manuel agarrando con su mano derecha una pija gorda como de 22cm la cual no podía cerrar con sus delicados dedos, de esta colgaban una pelotas grandes y peludas gordas como ese monstruoso pene, mi prometía movía su mano de arriba abajo haciéndole una paja con gran maestría, el padre Manuel solo la miraba con cara de degenerado con los botones de su sotana abierto y su pantalón junto a su ropa interior en los tobillos, el padre estaba disfrutando de las caricias de mi novia cuando le dijo:

-Preciosa muéstrame esas tetas que ya prácticamente las tienes afuera.

-Ay padre como dice eso.

-Vamos preciosa como la última vez ya sabes que me encantan.

-Bueno jijiji.

Acto seguido mi novia se empezó a sacar ese par de tetas con su mano libre por el escote que había rediseñado en su camiseta deportiva debo decir que fue sencillo gracias al gran corte que le hizo, ese par de grandes tetas cargadas de leche salieron por encima de su sostén de encaje y su camiseta desafiantes totalmente erguidas con esos bellos pezones rozados totalmente en punta era todo un espectáculo digno de ver.

-Aaahhh siii hija que puta eres, dijo el padre, ahora ven te las toco.

-Ay no padre es pecado.

-No me vengas con eso putica que me estas agarrando la polla.

-Pero yo estoy ayudándolo por la hinchazón que le cauce.

-Jajaja ya deja de hacerte la tonta que la otra vez te metí mano no te hagas la difícil que no te queda jajaja.

Al terminar de decir eso el padre la rodeo con sus brazos agarrando las tetas de mi prometida desde la espalda jugando con ellas estirándole los pezones apretándoselas a gusto haciéndola gemir mientras ahí sentados los dos frente al altar mi novia le continuaba haciendo una paja con una sonrisa y mirada de pervertida a través de sus anteojos gimiendo de placer por las caricias recibidas.

Los dos estuvieron así como por 5 minutos hasta que el cura con su mano izquierda y con gran habilidad desabotono el botón de su jean y bajo su cierre para meter su mano en el interior de la entrepierna de mi prometida y empezarle hacer una paja de campeonato que logro que mi novia volteara los ojos y empezara a gemir.

-Aaaayyy padre por Dios que me hace hmmm aaaa.

-Te gusta hija.

-Si padre no se detenga siga por favor hhmmm.

Estuvieron así por 10 minutos mientras el padre manoseaba, masturbaba a mi novia y esta hacía lo propio con el pedazote de carne del cura cuando ella empezó a tener un orgasmo que la hizo gemir fuerte, tener convulsiones y blanquear los ojos, el cura la tuvo que sostener para que no se callera del asiento de la iglesia, Diana quedo sudada se veía como sus tetas con esos pezones rosa totalmente brotados se movían agitadamente por su respiración acelerada.

-Hija estas bien.

-Si padre.

-Bueno aun falto yo no he terminado como tu.

-Si padre ya lo hago terminar.

Diana sentada a su lado se inclinó sobre él y con las dos manos cogió esa enorme verga y le empezó hacer una paja acelerada de vez en cuando con una mano le agarraba esas enormes pelotas apretándolas con delicadeza sobándoselas hasta que el padre le anuncio que estaba llegando a su fin.

-Me vengo hija me vengo me vas a sacar toda la leche puton aaaahhhh.

Del cura salieron como 8 chorros de leche bien cargados que dejaron un gran manchón en el piso de la iglesia y a una Diana impresionada por la gran cantidad de semen que salía del padre Manuel:

-Uff por Dios padre que es todo eso.

-Eso es lo que causas puta preciosa unas deslechadas únicas.

-Jijiji hay padre me halaga.

Bueno hija acomódate el pantalón y ese par de tetas y vamos a buscar a tu noviecito.

Vi como Diana se subía el cierre y abotonaba su pantalón para después acomodarse ese par de melones que se gasta dentro de su escote y como el padre empezaba a subirse el pantalón, salí corriendo afuera de la iglesia con un dolor en mis huevos que me gritaban que querían descargarse, estuve afuera 5 minutos después aparecieron por la entrada de la iglesia muy sonrientes, Diana se veía ruborizada como si hubiera sudado se lograba ver que su sostén no le quedo bien acomodado ya que sus pezones se alcanzaban a dibujar atreves de su camisa además de que los traía en punta y se notaban sobre la delicada tela de la prenda que vestía, era evidente no notarlo. El padre Manuel me llamo me dijo que siguiera a la iglesia para hablar nos sentamos al final de la iglesia creo que para que evitara ver cómo habían dejado el piso en la primera fila, me estuvo hablando de lo afortunado de haber encontrado una mujer como Diana que era maravillosa, que me iba hacer muy feliz ya que era de buen corazón y muy entregada resaltándome lo de entregada que él veía que realmente éramos el uno para el otro y que los dos íbamos a encontrar la felicidad que debía cuidarla y cumplir sus sueños además de ser comprensiva con ella ya que una mujer así necesita ser bien atendida.

Sus palabras me dejaron pensando sobre lo que me iba a esperar en el futuro, luego de hablarme me dijo que ya podía irme salimos de la iglesia se despidió de mí y de Diana con un fuerte abrazo sintiendo toda la delantera de mi prometida, de ahí fuimos a un centro comercial a pasar el rato y comer para volver a casa como era de esperarse Diana no pasó desapercibida y con lo ocurrido en la iglesia tal parece que debió quedar excitada ya que a cada que podía se pegaba a mí me daba besos, me abrazaba buscando rozarse conmigo podía sentir sus pezones duros, se podían notar sobre su camiseta y claro yo le correspondía le daba besos la abrazaba estaba con una erección y dolor en los huevos de no poder descargar quería hacerle el amor y así se lo hice saber mientras comíamos le propuse ir a un motel tal como estaba y de lo caliente que la veía acepto pero justo cuando estábamos terminando de comer recibió una llamada mientras hablaba pude ver una sonrisa pícara al parecer estaban acordando una salida y quedaron de verse mañana colgaron ya después Diana me explico que era Leandro que nos había invitado para ir a rio el día de mañana en la mañana que como era semana y temprano no iba a ver mucha gente que había invitado a Fabián con su esposa y niño también a José que los demás no podían ir porque tenían trabajo.

-Mejor vamos a casa a preparar las cosas para el siguiente día y a ver cómo está el niño, me dijo Diana.

-Pero amor quedamos de estar un rato los dos juntos.

-Tranquilo ya verás yo te recompenso después tal vez en la noche cuando todos duerman podemos hacer algo ya vez que ahora es difícil todos van a estar ahí en la casa.

-Está bien. Le dije pero en el fondo estaba con una calentura y en la noche tal vez podríamos estar juntos.

Pasamos toda la tarde con la familia Diana continuo muy cariñosa conmigo durante todo el día nos besábamos y cuando podíamos nos metíamos mano al llegar la noche nos pusimos a ver televisión en el tercer piso de la casa había una sala con un televisor led grande ya eran las 11pm cuando el resto de la familia se retiró ya que al siguiente día tenían trabajo o estaban muy cansados Diana y yo nos quedamos para seguir viendo películas toqueteándonos y besándonos en ocasiones Diana se levantaba me miraba y caminaba en forma coqueta hacia el balcón que había en el tercer piso miraba un rato parando su hermoso culo mostrándomelo coqueteándome y volvía en una de esas me pareció ver como si saludara con la mano a alguien afuera, le pregunte que si había alguien me dijo que sí que era el indigente que rondaba por ahí.

-Pobrecito ese muchacho ahí afuera sin nada debe ser muy difícil, dijo Diana.

-Si debe ser muy difícil pero que podemos hacer, respondí.

-Quisiera poder hacer algo por el pero bueno ya que se puede hacer dijo mi prometida.

Dejamos el tema ahí ya eran 12:30 am ya el sueño me estaba venciendo le recordé a Diana lo que me había prometido me dijo que bajara y la esperara mientras ella apagaba y cerraba la puerta del balcón la vi dirigirse al balcón hacer una seña y cerrar le pregunte si pasaba algo me dijo que no que se despedía del indigente yo baje al primer piso me quite toda la ropa y me acosté mientras que esperaba a Diana pero el sueño era tan fuerte que cabeceé y quede dormido cuando mire el reloj eran la 1am me había quedado dormido 15 minutos estire la mano y la cama estaba vacía me levante a buscar a Diana y todo estaba oscuro en el primer piso subí con cuidado al segundo donde dormía la familia y no escuchaba nada fui al tercero estaba oscuro no había nadie me pareció extraño no encontrar a Diana así que me acerque al balcón al mirar afuera hacia abajo al antejardín de la casa la encontré.

Mi prometida tan noble al parecer le había llevado algo de comer al indigente pues había un plato con un pan y un vaso con leche en el piso mientras ella con sus enormes tetas al aire fuera de su camiseta de la selección, su jean y tanga en las rodillas pegaba su culazo redondo grande y perfecto a la reja de la casa que tenía unas barras horizontales con espacio de alrededor de 15 cm entre cada una y al otro lado estaba el indigente totalmente desnudo con su cuerpo delgado, fibrado su piel totalmente sucia curtida por el sol, su ropa se encontraba tirada en el suelo al lado de su bolsa de reciclaje clavaba a mi prometida con todas sus fuerzas, Diana tenía el culo entre dos de las barras de la reja y el indigente al otro lado pasaba sus manos entre la reja aferrándose a su cintura, le metía la verga podía ver como el cuerpo de mi novia se sacudía y reprimía sus gemido con cada embate, el indigente estaba eufórico por estarce cogiendo una hembra tan buena como estaba mi mujer gemía sin reprimirse así que Diana tuvo que alejarse de la reja y decirle que se calmara que no hiciera tanto ruido o no podrían continuar, ahí pude verle el pene al habitante de la calle era gordo muy grueso como de 24 cm sin circuncidar lleno de pelos se veía sucio con unas pelotas grandes, el indigente al ver que Diana lo podía dejar iniciado le prometió no hacer ruido y hacerlo con más calma.

Diana se acercó a él le dio la espalda cogiendo su enorme polla para pasarla atreves de la reja y poniendo su culo en pompa la dirigió a su vagina donde fue entrando lentamente haciendo que mi novia diera un suave gemido de placer hasta que el hermoso culo de Diana y la enorme polla del indigente quedaron pegados a la reja consiguiendo así una penetración total, comenzó un nuevo mete y saca más suave que los dos disfrutaban gimiendo en vos baja, debes en cuando escuchaba al indigente que le decía:

-Que rica estas mami, que puta salió esta princesa, como me aprietas la verga, quien la ve con hijo y marido y como culea, estas riquillas son las más putas. Y a todas esas mi prometida le respondía:

-Que buena verga tenés, te la siento toda, da gusto poder ayudar al prójimo así, gamín hijo de puta como me la metes.

Estuvieron así hasta que el ritmo de la cogida se empezó a acelerar y Diana tuvo un espasmo que la hizo caer de rodillas y tener un orgasmo que la dejo en el piso con los ojos en blanco, el habitante de calle le aviso que ya casi se iba a venir así que como pudo Diana se incorporó y se arrodillo frente a él empezándole hacer una mamada de campeonato le pasaba la lengua por todo el tronco le chupaba sus enormes huevos sin importarle que estuvieran llenos de pelos se metía su enorme polla a la boca y le hacía una garganta profunda le cogía el cuerito de su pene y se lo estiraba y chupaba después lo descapuchaba y le chupaba el glande le pasaba la lengua intentaba metérsela por el huequito de su uretra para después metérsela de nuevo a la boca y chuparla haciendo un mete y saca lento que estaba volviendo loco al indigente y lo hacía quejarse de placer hasta que ya no pudo más y se empezó a venir dentro de su boca, al parecer fue bastante ya que le empezó a salir abundante semen por la comisura de la boca a mi novia que fue a parar a sus voluminosas tetas que quedaron todas chorreadas de la leche del indigente.

Terminado de deslechar al indigente con los labios y tetas llenas de semen Diana le ofreció el vaso de leche y el pan para que recuperara energías este se tomó apresuradamente el vaso con leche y luego el pan agradeciéndoselo.

-Gracias princesa todo estuvo muy delicioso mi reina.

-De nada gracias a usted ya sabe que esto es entre nosotros otro día volvemos a coincidir.

-Claro que si mamacita que lastima que no tenga un poquito más de leche que no me paso muy bien el pan.

-Porque no me lo dijo antes claro que tengo y bastante estas están bien cargadas. Dijo eso cogiendo sus enormes tetas que estaban fuera de su escote chorreadas de semen y las paso a través de los barrotes de la reja.

-Mi reina usted tan atenta voy a tomar un poquito.

-Tranquilo tome todo lo que quiera.

-Con su permiso mami.

Al hombre no le importó que estuvieran untadas de su semen simplemente cogió la enorme teta derecha de mi mujer y empezó a chupar y a sacarle la leche le pasaba la lengua la mordisqueaba, la chupaba fuertemente estirándola para dejarla goteando leche y pasar a su gorda teta izquierda y darle el mismo tratamiento mi novia solo se quejaba suavemente tratando de no hacer ruido resistiendo el rudo trato que le daba el indigente a sus grandes y suculentos melones estuvo así como por 10 minutos veía como el hombre le estiraba las tetas, se las apretaba, se aprovechaba de la generosidad de mi mujer amamantándose de ella quitándole el alimento a nuestro hijo hasta que se cansó y la soltó Diana saco las tetas de entre la reja y las pude ver enrojecidas, coloradas sus bellos pezones totalmente brotados rojizos de ellos brotaban góticas de leche sus tetas se veían brillosas de todas las babas que le había dejado se movían de lo agitada y sudada que estaba Diana.

-Gracias mi reina usted es ángel y una puta como ninguna, le dijo el indigente a mi prometida.

Cogió su ropa, su bolsa y se fue desnudo perdiéndose por la calle, Diana quedo como en un estado de éxtasis yo aproveche y baje lo más rápido que pude, entre a nuestra habitación para hacerme el dormido un instante después escuche ruido afuera y como Diana entraba sin hacer ruido buscar algo y después entrar al baño para después escuchar el agua correr no podía creer lo arriesgada que había sido Diana al tener relaciones sexuales en la calle y sobre todo con un indigente no debió aguantar la calentura que traía todo el día gracias al padre Manuel, yo no aguantaba el dolor en los huevos así que aproveche me hice una paja rápida y placentera recordando todo lo ocurrido en el día para venirme dentro de mi ropa interior quedando todo untado caliente por tener una novia tan buena y tan puta finalmente quede dormido antes de que ella saliera del baño.

Al otro día eran las 8 am cuando Diana me despertó me dijo que lastima no haber podido hacer nada la noche anterior que cuando ella entro a la habitación me encontró dormido así que decidió dejarme descansar también me dijo que a las 9 pasaría José por nosotros que me alistara ella mientras tanto le iba a organizar lo que íbamos a llevar la ropa del niño y después le va dar de comer a nuestro hijo solo decir eso me recordó que horas a tras le había dado de comer a un indigente y empecé a tener una erección tuve que meterme rápido al baño y hacerme una paja que solo duro 3 minutos de lo caliente que estaba, termine de bañarme salí a la habitación ahí se encontraba Diana dándole de comer a nuestro bebe con su blusita levantada dejando su seno izquierdo afuera, ya tenía lista la maleta con las cosas del bebe una bermuda para bañarme la ropa que me iba a poner toallas la ropa de ella en fin, empecé a vestirme y el niño termino de comer cuando se despegó del seno de su madre pude ver que tenía varios chupetones rápidamente Diana se cubrió y trato de disimular, entro con él bebe al baño para bañarse juntos termine vestirme salude a la familia desayune algo Diana salió después con el niño vestido ella llevaba un vestido de tiritas azul enterizo corto de algodón con un escote grande, y una falda que le llegaba a medio muslo debajo llevaba un bikini blanco en sus pies unos tenis blancos, su rostro sin nada de maquillaje y su cabello con un moño sobre su cabeza la hacían lucir hermosa desayuno algo cuando termino llego José quien saludo muy cariñosamente a Diana luego a mí y después al resto de la familia salimos camino al rio José nos dijo que Fabián, Leandro, sus esposas y los niños nos esperaban en nuestro destino.

A eso de las 9:30 am llegamos a nuestro destino era un sitio muy bonito con muchos árboles y un hermoso rio un sitio muy fresco para pasar un gran día en el sitio ya estaban Fabián y Leandro con sus familias nos saludamos todo muy normal y tal como lo habían dicho en el sitio no había mucha gente solo unas cuantas familias y algunas que otra persona que iba hacer ejercicio ya que había un sendero para correr que bordeaba el rio decidimos buscar un sitio que estuviera más solo para nosotros así que seguimos el sendero para ir un poco más arriba del rio caminamos 10 minutos y pasamos una caseta donde habían baños para mujeres y hombres con vestir detrás de ella había una pequeña colina con arbustos tupidos 5 minutos más encontramos un claro que estaba solo con una mesa grande con bancos de madera y donde el rio pasaba tranquilamente la gente había colocado piedras para que el agua se represara e hiciera una especie de pequeña piscina natural el sitio era perfecto así que decidimos quedarnos ahí y disfrutar del agua.

Empezamos a cambiarnos para entrar al rio dejamos las cosas organizadas José y Leandro entraron con Felipe y Diego sus pequeños hijos de 8 y 6 años al rio y empezaron a Jugar con una pelota después entro Marcela con un vestido de baño enterizo rojo que hacían denotar sus enormes tetas y su gran culo después entraron Fabián y su esposa quien llevaba en brazos a su pequeño hijo yo tome a mi hijo y también en mis brazos entramos al agua y me uní a Fabián y su esposa para empezar a dialogar por ultimo faltaba Diana quien se quitó su pequeño vestido por sobre la cabeza fue como si lo hiciera en cámara lenta no pasó desapercibida todas las miradas estaban sobre ella lucia espectacular en su bikini blanco sus grandes senos quedaban juntos bien parados, la tanga de su vestido era un poco pequeña al frente un triángulo cubría su zona intima pero en la parte de atrás era más revelador solo era una tira que se metía entre sus grandes redondas y carnosas nalgas lucían imponentes, entro al agua quedando todos alucinados por el escultural cuerpo de mi prometida se acercó a mi tomo a nuestro bebe en brazos el pobre Fabián se veía algo incómodo tratando de disimular pero después ya empezamos a conversar y a disfrutar del agua el tiempo paso entre charlas, juegos y alguna otra mirada que le daban a mi mujer, no note nada extraño que pudiera intranquilizarme, media hora después Diana con él bebe y Marcela salían del rio para tomar el sol mientras lo hacían dos personas que pasaban corriendo por el sendero vieron a mi mujer se quedaron embobados con cara de salidos y mordiéndose los labios pero igual siguieron su camino, Diana y Marcela pusieron unas toallas en el suelo y se acostaron para tomar el sol la esposa de Fabián también salió a tomar el sol junto con su bebe, Fabián y yo decidimos seguirla José se quedó en el agua jugando con Dieguito a las luchitas y Leandro con Felipe jugando con la pelota aunque Leandro estaba más pendiente viendo como mi mujer tomaba el sol.

Nos dio algo de hambre así que decidimos comer en la mesa Leandro, José y los niños salieron del agua, Felipe y Diego le dijeron a su madre que querían ir al baño así que le dijo a Leandro que los iba a llevar a la caseta que había junto a la pequeña colina e iba aprovechar para cambiarse de ropa ella y los niños, Fabián y su esposa también decidieron ir para hacer lo mismo a nuestro hijo le dio hambre así que Diana no pudo ir y saco un tetero con leche que tenía preparado para darle, en la mesa solo quedamos Leandro, José, Diana Nuestro bebe y yo así que entre José, Leandro y Yo empezamos a preparar unos sándwiches y a servir unas gaseosas mientras los demás venían terminado de organizar la comida en 10 minutos, Leandro Dijo que se iba a cambiar y fue hacia la caseta iba a ir pero vi que dejaría a Diana en su pequeño bikini a solas con José que no desaprovechaba oportunidad para darle una repasada con la mirada y le ponía conversación 5 minutos después llegaron los demás y sin Leandro que debía estarce vistiendo Diana me entrego al niño para que le terminara de dar el tetero, lo cambiara y comiera algo para ella ir al baño a cambiarse y que después yo fuera se puso su pequeño vestido azul sobre su Bikini saco algo de ropa del bolso que traíamos y se fue, José iba a acompañarla pero inocentemente Dieguito se sentó en sus piernas y se puso a buscarle juego y no lo dejo ir pasaron 10 minutos en los que termine de darle el tetero al niño, lo cambie de ropa de nuevo pasaron de vuelta los corredores que habían estado mirando a mi mujer, decidí comerme un sándwich pasaron 5 minutos más y ni Diana ni Leandro venían ya preocupado y disimulando le dije a Marcela que me cuidara el niño un momento que quería ir al baño.

Me fui lo más rápido que pude llegue en 3 minutos decidí entrar primero con mucho cuidado al baño de mujeres buscando a Diana pero este baño estaba vacío así que ya sospechaba donde estaba mi dulce novia fui al de hombres también entre cuidadosamente sin hacer ruido pero solo encontré a los dos corredores que estaban sobre los sanitarios uno en cada cubículo mirando con sus celulares grabando hacia afuera por una rendija que hay sobre ellos que da a la parte trasera de la caseta hacia la pequeña colina el más cercano a mí me alcanza a ver y con una seña de guardar silencio me dice que me acerque al estar cerca pude notar que tenía su pantaloneta abajo y una polla enorme con una tremenda erección y en vos baja me dice:

-Gringo un negro con una polla descomunal le está metiendo una tremenda enculada a una milf que esta rebuena.

Señalándome el siguiente cubículo me dice:

-Suba para que vea el espectáculo que está dando esa putota y pensar que hace rato la vimos con un bebe en sus brazos pobre el marido debe tener unos cuernos enormes como la polla de ese negro.

Al parecer no debieron reconocerme o verme en el rio tal vez porque sus miradas solo se dirigieron al imponente cuerpo de mi prometida.

Fui al siguiente cubículo me subí al baño y con cuidado mire ahí estaba mi prometida inclinada hacia adelante apoyada en una roca con el sostén y la tanga del bikini tirados en el suelo pero aun con su pequeño vestido azul puesto aunque con sus enormes tetas al aire sacudiéndose por las penetradas que recibía y su falda levantada sobre si espalda exponiendo ese carnoso y redondo trasero que era ofrecido en pompa al negro y monstruoso pedazo de carne que posee Leandro entre sus piernas, detrás de mí hermosa novia se encontraba Leandro totalmente desnudo con un gesto triunfal quien profanaba con la mitad de sus 28 cm de hombría el hermoso recto de mi novia que estaba abierto a mas no poder tratando de recibir la totalidad de tan gigantesco instrumento se la sacaba suavemente para volver a metérsela lentamente hasta la mitad donde se encontraba la parte más gorda de ese pene mi novia no gemía solo se quejaba.

-Aaaayyy Leandro es muy grande aaayy nooo no me va a caber to da aaayyy.

-A Marcela le cabe estoy seguro que a ti también mmmnnnn que rico ooohh.

-Como puede aguantar aaayy este monstruo ooohh Marcela.

-Jajaja practica vas a ver que tu también puedes ooohh.

-Dios me abres toda mmmnn ooohhh.

-Veo que te estas acostumbrando voy a empezar a meter un poquito más.

-Por favor despacio aaahhh.

Leandro sacaba y metía su pene por el culo de mi novia lentamente cada vez que lo metía le dejaba ir uno o dos centímetros de más y así sucesivamente mientras se aferraba a las caderas de mi prometida le metía 20cm luego 22 luego 24, 25 mi novia sudaba se quejaba aguantando luego 26 cm y después 28cm dejándoselos totalmente enterrados, le enterró toda esa verga por el culo a mi prometida hasta los huevos no lo podía creer los dos mirones alucinaban al ver tremenda enculada haciéndose una paja en honor de mi mujer la dejo acostumbrarse un rato para después empezarla a sacar y a meter lentamente ya cuando Diana empezó a gemir Leandro empezó a tomar más velocidad ya las penetradas eran a buen ritmo Diana gemia.

-aaaahhh me estas partiendo en dos aaahhh Dios mío que vergota ooohhh.

-Te gusta ehh puton.

-Me estas matandoaaaahh.

-Pero de placer mamasota mmmnnn aaah.

Seguían en el mete y saca cuando me pareció escuchar un ruido en la puerta del baño mire pero no vi nada así que seguí mirado es espectáculo que me ofrecía mi mujer decidí sacarme la verga y empezarme a masturbar. Diana gemía y se quejaba.

-Aaayyy por dios mis piernas, mis piernas no me puedo sostener aaaahhh.

-No te puedes sostener mami por que.

-Me estoy que dando sin fuerza no ciento las piernas aahhh dios me voy a caer aaahhh.

-Tranquila yo no te dejo caer.

Acto seguido Leandro le paso el brazo derecho por su abdomen y su brazo izquierdo también terminando su mano izquierda sobre su enorme teta derecha apretándola y dándole un fuerte abrazo le empezó a dar con todas sus fuerzas con penetradas rápidas y profundas evitando que mi prometida se cayera y empezara a gritar como loca.

-Aaaayyyy dios mío nooooo me estas rompiendo todaaaaa aaaahhh no puedo maaaasss me voy a veniiirrr aaaahhh.

-Me estas apretando la polla con el culoooo aaaahhh ve vengo te voy a llenar todaaaa de lecheeeee aaaahhhh.

Los dos tuvieron un orgasmo simultaneo y al parecer la eyaculación de Leandro fue bastante ya que le empezó a escurrir por las piernas a mi mujer mientras la mantenía aferrada a él Diana tenía los ojos en blanco con pequeños espasmos estaba totalmente ida del fuerte orgasmos de su vagina escurrían sus jugos, en eso se escucha una vocecita que dice:

-Papi que le haces a la tía Diana. Era Felipe el hijo mayor de Leandro con una sonrisa pícara dibujada en su rostro.

Diana al escucharlo fue como si le tiraran un baldado de agua fría encima intento incorporarse pero su cuerpo le fallaba se fue al suelo haciendo que el pene morcilludo de Leandro saliera de ella haciéndola gemir involuntariamente su ano totalmente abierto escurría gran cantidad de semen que terminaba en el piso mi pobre novia trataba de incorporase de taparse pero no podía controlar su cuerpo Leandro tuvo que ayudarla para que se sentara y le ayudara a cubrir sus enormes senos y culo acomodándole el vestido luego trato de calmarla.

-Tranquila Diana tranquila no pasa nada.

-Como que no pasa nada tu hijo acaba de vernos que le vamos a decir a nuestras familias no puede ser no me voy a poder casar dios mío no.

-Ya cálmate tranquila ya verás yo hablo con el niño y no va a decir nada.

-Que como que no va a decir nada.

-No te preocupes yo puedo controlarlo ya verás que él no dice nada y nos guarda el secreto.

-No te puedo creer eso él va a hablar.

-Tranquila yo le compro un juego que él quiere le doy juguetes lo que él quiera y me guarda el secreto es mi hijo y yo lo conozco sé cómo tratarlo bien así que tranquila.

-Me prometes que no va a decir nada.

-si te lo prometo.

-Cierto Felipe que tú no vas a decir nada de lo que viste tú ya sabes guardar secretos cierto.

-Si papi yo no digo nada yo se guardar secretos yo guardo los secretos de papi.

-Ves que te dije Diana él no dice nada, ahora vamos a vestirnos que nos deben estar esperando.

No podíamos creer lo que acabamos de ver ni yo ni los otros dos mirones que habíamos eyaculado mirando semejante escena los otros dos tipos subieron sus pantalonetas y uno me dijo.

-Mejor nos vamos antes de que se complique más la cosa jajaja y se fueron yo salí de vuelta con los demás sin saber que decir al llegar me recibió Marcela me entrego el niño y me pregunto por Leandro y Diana les dije que ya venían que estaban hablando también me pregunto por Felipe que quería volver a ir al baño le dije que si lo vi que está con ellos 5 minutos después los vi venir a los tres diana caminaba con dificultad sujetándose de Leandro al llegar todos preguntaron qué paso Diana dijo que se resbalo y cayo sentada lastimándose pero que estaba bien que solo se iba a sentar un rato mientras comía algo para que le pasara el dolor del golpe yo miraba a Diana se veía nerviosa como evitando hablar mucho y hacer contacto visual conmigo, Leandro y el pequeño Felipe disimulaban como si no hubiera pasado nada no lo podía creer, Felipe estaba a cada rato al lado de su padre como pidiéndole algo acosándolo hasta que dijo a Marcela que ya venía que iba con Felipe por un helado yo mientras tanto me quede con Diana ayudándola con el niño mientras descansaba José se fue a cambiar de ropa decidimos espera a que los demás volvieran para irnos a casa esperamos 30 minutos cuando aparecieron José, Leandro y el pequeño Felipe que venía comiéndose un helado contento.

Porque se demoraron tanto le pregunto Marcela a Leandro le respondió que Felipe lo tenía loco por un helado que no lo dejaba en paz así que estuvieron buscando hasta conseguir uno de ahí nos dirigimos de vuelta yo aproveche para entrar al vestidor cambiarme rápidamente orinar y salir nos despedimos de todos José nos llevó de nuevo a casa llegamos a eso de las 12:30pm a la casa Diana totalmente cansada y adolorida dijo que iba a dormir estuvo así hasta la hora de comer le daba de comer al niño y volvía a acostarse en la cama yo mientras tanto tuve que estar pendiente del bebe cambiándole los pañales bañándolo poniéndole atención así estuvo dos días hasta que al tercero ya estaba más recuperada nos avisaron que al día siguiente la tía de Diana nos había invitado a su finca para que alistáramos lo que íbamos a llevar.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar