Celebrando mi cumpleaños con una desconocida

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 8.520 Valoración media del relato 9,19 (16 Val.)
Celebrando mi cumpleaños con una desconocida

RESUMEN

Festejé mi cumpleaños de una manera que jamás imaginé.

Se aproximaba mi cumpleaños # 28 y estaba súper emocionada igual que cada año y debía festejar como si no hubiera un mañana. Por el consejo de una amiga del trabajo decidí celebrarlo en un antro gay llamado Baby, ella me decía que estaba genial y que la pasaríamos genial. Aunque soy bisexual jamás había ido a uno entonces tenía que aprovechar la ocasión para divertirme y ver que encontraba en ese lugar.

Tiempo atrás me había registrado en una aplicación para citas entre lesbianas o bisexuales y desde tiempo atrás había estado hablando con una mujer mayor que yo y habíamos intercambiado números, nudes y demás entonces decidí que era la ocasión perfecta para que fuera a mi cumpleaños, la invite y acepto la invitación, yo esperaba con ansias ese día para tenerla de cerca.

Llego el día y fui con mi mejor amiga al antro antes mencionado y para ser honesta no me gustó nada, era como una bodega a oscuras y honestamente no había material para absolutamente nada, afortunadamente hubo problemas en el lugar y lo tuvieron que cerrar y nos fuimos a Kinky otro antro gay super conocido en la Ciudad y le avise que me había movido a ese antro pero ella me dijo voy acompañada (para ser honesta me decepcione bastante porque yo quería pasar mi tiempo con ella) pero con tal de verla le dije no te preocupes, yo comprendo. Se perfecto que ella no es mujer fácil de llevar y menos le gusta tener una sola pareja entonces no me quedaba de otra más que esperarla con su acompañante.

Comenzaron a llegar al antro mis amigas y sus acompañantes y de pronto llego “Ella” y pff mi corazón y mi todo salto de la emoción, aunque había visto fotos de ella jamás imagine que tuviera tan hermosas y enormes nalgas… te puedes perder en ellas. La verdad la mujer esta deliciosa: Es alta mide como 1.70, tiene una cintura pequeña, pechos medianos, unas nalgas enormes (a cualquiera pone a temblar con ese culo) y una dulce sonrisa. Y pues ya me presento a su acompañante que era una SEÑORA bastante fea pero vieja, sobre todo, obviamente tuve que ser la más amable y portarme como si nada.

Me la pase bailando con mis amigas, disfrutando de la música, pero sobre todo de mi día especial, ese día justamente tenía resaca y decidí no tomar más que jugo de piña, y para mi suerte la acompañante de “ella” se dispuso a comprarme todo el jugo posible, he de confesar que era una persona muy amable y agradable, aunque no me gustaba para nada que estuviera con ella.

¡Mis 3 mejores amigas me decían WEYYY!!! ¡No te quita la mirada de encima, esta súper rica, lástima que trae pareja, ya te jodiste!

Después de un rato bailando con todos mi mejor amigo que es suuuper gay comenzó a acercarse a “ella” y le bailaba súper pegadito y reían de las caras que el hacía yo por mi parte veía como su acompañante comenzaba a ponerse mega celosa y el punto detonante fue cuando Él le dio en la mejilla un beso a “ella” jajajaja enloqueció y le comenzó a gritar a ella que siempre hacia lo mismo, que no tenía llenadera, que era de lo peor… en fin! Mil cosas feas y ella solo la miraba y le decía –¿ya? ¿Ya? ¿Ya acabaste? La SEÑORA estaba tan enojada que decidió irse y dejarla ahí, obviamente ella estaba como si nada, en realidad le valió que se fuera y me acerque a ella para preguntarle si no iría tras la SEÑORA y me dijo no, que hueva! Siempre hace lo mismo. Y pues comenzamos a bailar y al oído me dijo - y si nos escapamos un momento de aquí y vamos a un sitio más tranquilo??? Honestamente yo tenía miedo que la SEÑORA volviera pero la note tan tranquila que acepte y solo nos apartamos de mi grupito, bajamos a una zona más relajada en el mismo antro y comenzó a tocarme muy despacio, me abrazaba y me decía que le encantaba, que lamentaba mucho que hubiese tenido que ir acompañada pero que no se había podido zafar de ella, yo le respondí que no había problema alguno que yo entendía y de repente me beso… y me metió la mano bajo el vestido! Me hizo brincar al sentir se mano fría en mi clítoris, lo rozaba fuertemente y luego lo apretaba suavemente, me tenía súper excitada, me moje muchísimo con sus besos y su manera tan rica de tocarme y obviamente yo no desaproveche la situación y comencé a tocar sus pechos que también bese un poco, tocaba sus nalgas y le metía la mano bajo el pantalón y ella gemía más y más, después me llevo a un rincón en donde estaban unos sillones y ahí le pude lamer los pezones y meter los dedos bajo su pantalón hasta hacerla correrse en mis dedos, se sentía tan bien y no solo eso... sabia súper bien ya que al sacar los dedos con sus fluidos se los llevó a la boca y me beso, esto me puso al mil y ella aprovecho para meter nuevamente su mano bajo mi vestido y comenzó a dedearme súper intenso hasta que no pude más y termine, en realidad no sé si fue por la adrenalina de que muchos meseros nos veían todo el tiempo o que ella es muy buena con sus dedos. Al terminar nos besamos un poco más y volvimos con mis amigas, juran que me tarde muchísimo, pero para mí fue cosa de unos minutos, los mejores minutos que he tenido en un antro en la vida. Al poco rato ella decide irse nos besamos un poco más y se fue.

No la he visto desde entonces, pero queremos tener un encuentro completamente solas y jura querer darme la cogida de mi vida a mí solo me queda dejarme consentir.

Comparte este relato

2788
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar