Doble penetración (2)

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 19.753 Valoración media del relato 9,29 (21 Val.)
Doble penetración (2)

RESUMEN

Luego de aquella noche de sexo, estoy teniendo dificultades con mis amantes circunstanciales, me quieren penetrar cuando se les antoja

Continuación de mi relato anterior “Doble penetración”.

He tenido un encuentro hace días con Raúl, me pescó a la salida del trabajo, lo vi y me asusté en realidad, no era lo que quería, no debía buscarme, sabe que estoy en pareja y es muy riesgoso pues todos conocen a mi novio en el trabajo y tiene amigos en los alrededores, por un momento me arrepentí de lo que hice y se lo dije enojada, se disculpó y me dijo que no podía olvidar lo rica que soy y luego se marchó.

Me sentí enojada pero a la vez muy halagada... me quedé pensando en eso, en esos penes ricos y potentes de mis circunstanciales amantes pero más en Raúl que la tiene bien gruesa.

Me sentí un poco mal por haberlo tratado de esa manera así que al llegar a casa llamé a Juan el novio de Valeria y le pedí que me facilitara el número de celular de su jefe Raúl, me hizo mil preguntas del porqué quería, le comenté lo sucedido y que quería su número para disculparme, me lo pasó por WhatsApp y con cierto miedo le escribí pidiendo disculpas, al instante me llamó y me preguntó si disponía de tiempo para salir a tomar un café en las afueras de la ciudad para que nadie nos vea, pensé un rato y como mi novio no llega hasta tarde por la noche le dije que no tenía problemas en salir solo un rato, pero solo un rato le aclaré.

Pasó por mi en un lugar poco transitado, subí a su vehículo y apenas se puso en marcha me pidió disculpas por haberme buscado y por lo acontecido esa noche de sexo, él sintió como que abusaron de mi, le dije que no se preocupe, que ya lo había hecho con anterioridad y que no había motivos para pedir disculpas siendo que yo accedí sin que me obliguen.

Paramos a las afueras de la ciudad y nos bajamos a un local para sentarnos y conversar.

Todo el tiempo me decía que era hermosa y que fui la mujer más rica que cogió en su vida, yo trataba de disimular mi alegría, le decía que no se obsesione conmigo y que yo sabía apartar besos de amor de besos de deseo, me sonrió y me dijo que no había drama en mi caso con esos temas, que él respetará mi condición y que obviamente respetaré la suya.

Me contó que tiene una hija de mi edad, que no pensó acostarse conmigo y que soy rica, con buen cuerpo y que mi juventud le mataba de placer, me dijo que soy única en el sexo y que mi cuerpo era único, "sos extremadamente rica y me encantó sentir tu aliento por mi cara mientras te penetraba", en ese momento me derretí, me dio escalofríos... sé que soy agradable, me cuido mucho en lo personal.

Terminamos de charlar y salimos para volver, le dije que me moría por una ducha, pues no tuve tiempo de cambiarme y asearme después del trabajo.

Entre charla me preguntó si podía hacerme un regalo... lo miré fijamente y le pregunté qué es lo que quería regalarme, me sonrió y respondió "ya lo verás".

Paramos en una tienda de ropas íntimas y nos bajamos, me dijo que elija lo que quiera como regalo, elegí una tanga sexy, con el brasier en encaje y un babydoll, ya había pensado la excusa que le daría a mi novio por dicho atuendo... Raúl por poco babeaba cuando me probé.

Salimos de la tienda, le agradecí el regalo y nos pusimos en marcha.

Mientras hablábamos, él desvió su trayecto y me llevó directo a un motel, yo sorprendida le dije que no podía hacer eso sin consultarme, una vez adentro del estacionamiento me quedé en silencio, entonces se abalanzó sobre mí y comenzó a besarme el cuello mientras me tocaba mi sexo sobre el pantalón, no aguanté mucho y comencé a tocar su entrepierna hasta su pene, qué podía hacer yo si soy joven, insatisfecha y llena de deseo?, Raúl no podía creer que mi novio apenas me tocaba, "tu novio es gay" me decía mientras me mordía los labios... tendrá 61 años pero es un jovencito en la cama.

Nos bajamos ya besándonos hasta el alma, con una calentura increíble, llegamos a la cama y comenzó a desvestirme... le dije que estaba sucia con la misma ropa de oficina y que necesitaba ducharme porque no había tenido tiempo de hacerlo, no dijo nada y siguió bajando por mi vientre hasta llegar hasta mi bajo vientre, le sujeté la cabeza y me dijo que quería disfrutar mi olor aunque no me haya higienizado...l o solté y empezó a lamer mi clítoris, me abrió las piernas y me chupó toda, metía su lengua dentro de mi vagina y me pasaba la lengua por el culo mordiéndome las nalgas y metiéndome sus dedos en mis agujeros... me levanté y busqué su pene para chuparlo, estaba algo sudado puesto que tampoco pudo bañarse, metí su grueso pene en mi boca, me calentó aún más sentir ese aroma a sucio, a limpiarlo con mis labios y lengua mientras él cerraba los ojos y me pedía que lo monte...

Subí sobre él y acomodé en su miembro el preservativo, "puedo penetrarte sin protección" me preguntó, le contesté que no... A eso él me pregunta si puede terminar en mi boca... le contesté que no, que eso ya era arriesgarse porque yo no sabía mucho de él y todo eso.

Cuando me estaba penetrando y yo gimiendo profundo, suena mi celular... era mi novio, le dije a Raúl que debía atender y que no se moviera mientras hablaba, le contesté muy amorosa, me preguntó si dónde estaba porque llegó y no me encontró, le dije que estaba con una ex compañera de colegio a quien me encontré de casualidad, en eso Raúl me agarra de la cintura y comienza a cogerme con ganas, me salí para culminar la conversación con mi novio y me acuesto a un costado de Raúl...

Termino la llamada y él se me sube encima abriéndome las piernas y penetrándome hasta el fondo... siento que eyacula mientras suspira y me besa largo rato, sentí algo caliente dentro mío, me salí de él y me toqué... mientras yo hablaba con mi novio, Raúl se sacó el condón y terminó adentro???, estaba furiosa, "sos estúpido o te haces?" le dije, no era por el hecho de que pueda quedar embarazada, siempre tomo pastillas, me enojé por romper esa regla de protección.

Le pedí que me lleve de inmediato a casa, ya no le hablé en todo el trayecto, me enojé y muy mal, apenas llego a casa y mi novio con mil sermones, fui al baño, oriné y luego me duché... salí del baño y entró mi novio y que creen que pasó?, olvidé tirar la cadena y el semen de Raúl estaba en el inodoro, mi novio vio y se puso histérico, le mentí diciéndole que estaba con flujo y esas cosas de mujeres... me creyó creo... pero me miró con desconfianza...

Ya iré contándoles lo que pase, si bien me estoy complicando, también estoy disfrutando de poder tener hombres que me desean por donde vaya y por sobre todo que a mí me gusten y pueda dejarme coger.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar