Vicio y perversión (3): Xavi mi mejor amigo

Tiempo estimado de lectura del relato 12 Número de visitas del relato 8.031 Valoración media del relato 9,68 (19 Val.)
Vicio y perversión (3): Xavi mi mejor amigo

RESUMEN

Me pone muy cachondo compartir habitación con algún colega que me la ponga dura, y más si ese colega es Xavi, y la noche anterior me pegó una buena follada. Me gusta muchísimo despertarme antes que él y mirarle el paquete, y ponerme a cuatro patas sobre la cama como un perrito.

Me pone muy cachondo compartir habitación con algún colega que me la ponga dura, y más si ese colega es Xavi, y la noche anterior me pegó una buena follada. Me gusta muchísimo despertarme antes que él y mirarle el paquete, ponerme a cuatro patas sobre la cama como un perrito, alzando mi culo imponente y respingón, y saludar a mi dueño mientras presiono la sábana sobre su cuerpo, mirando como se marca en la tela la erección mañanera de su verga.

Cuando tiro de la tapa, observo rápidamente una polla grande haciendo palanca contra la tela, que lentamente se desprende de ella, y sale disparada tiesa y dura hacía su dueño. Me acerco hasta ella y la huelo intensamente, percibiendo ese olor tan delicioso a polla folladora de tío bueno, y que me hace recordar el enorme placer que me da, tenerla entera dentro de mi. Durante un ratito, quiero y me apetece lamer esa tranca gorda y erecta, que tanto me abre el apetito para desayunar. Poso la lengua y la voy desplazando por cada centímetro de polla, amoldando los labios al grosor de su tronco, y deslizándolos suavemente usando mi saliva hasta llegar a los huevos, y poder saborear por el camino los restos secos de semen que se quedaron de la noche anterior.

Sin más dilación, empezé a comerle la cabeza de la polla con suavidad, lamiendo despacio como un perrito, agarrando con la mano los huevos de Xavi y estirándolos con fuerza hacía abajo para empinarle bien la polla. Me encanta ver como se le tensa el pollón por el movimiento, como se le empina sublime y majestuoso, apuntando al techo. Apresarle y apretarle firme con los labios el capullo, y saborear pegado al paladar, las primeras gotas de pre-cum que me regala su polla.

Xavi abre los ojos alegre, risueño, y encantado, del buen despertar que le doy.

- Joder tío, esto es lo que me encanta de ti... ¡Uffff!... Que eres insaciable. Tu hambre de polla no tiene fin colega, y siempre que estoy contigo, te las arreglas para hacerme feliz y darme placer... ¡Ohhhh! -

- Me encanta hacerte gozar tío... Soy esclavo de tu polla, ya lo sabes, y nunca me canso de ella. Estaría todas las horas del día, chupándola, mamándola... ¡Mmmm!... Y envergándola dentro de mi culo. -

- ¡Ufffff... Como me pones Joni!... Verte subir y bajar esa cabeza, sintiendo el gusto que me da tu lengua en la polla... ¡Ohhhh!... Ven, date la vuelta y dame tu culo, que yo también quiero desayunar. -

Hice rápidamente lo que me dijo, por qué sabía perfectamente lo bien que iba a disfrutar mi ano con su lengua, y lo que él gozaba comiéndome el boquetito. Besó y mordió suavemente mis nalgas sin dejar de apretármelas. Me las abrió muy despacio, para mirar detenidamente el ano que yo le regalaba, y que tan duro le ponía el pollón (como él siempre me decía), pegó su lengua a él, y comenzó a lametearlo muy delicadamente. Cuando su lengua acarició mi orificio y empezó a lamerlo, un escalofrío de placer me recorrió toda la espalda, excitándome al límite y provocando que aumentara la velocidad de la mamada, que le estaba dando en la polla. El muy cabrón sabía como trabajarme y despertar en mi ese punto vicioso y de sinvergüenza, que me hacía suyo por completo y me dominaba a su antojo.

Lo más curioso era que las sensaciones y el éxtasis que tenía con Xavi no las tenía con nadie, ya fuera mujer, hombre, o los deliciosos niñatos que a mi me gustaba follarme. Con él me rendía sin condiciones, me entregaba a él totalmente, le obedecía en todo y sin cuestionarle en nada, y la confianza que teníamos los dos era alucinante y si fisuras.

De vez en cuando me daba la vuelta, y subía hasta su boca para darle besos con lengua, para que probara el sabor de su polla combinada con mi saliva. Pero rápidamente volvía a darle mi culito otra vez, por qué Xavi goza mucho más teniéndolo encina de su cara, y engullirlo mientras me hace sentir un placer enorme. Yo sigo con la mamada trabajándome su pollón, por qué mi único afán y aspiración es ordeñarle los huevazos, y sacarle una buena ración de leche caliente para desayunar. Con cada chupada que le doy con ansia, voy comprobando que el capullo chorrea pre-cum sin parar, y la polla se va poniendo más y más dura.

Xavi me cogió la cabeza con entusiasmo y me empezó a follar la boca super fuerte. Ya sabía perfectamente lo que quería por qué lo conozco, se estaba preparando para correrse dentro de mi boca, y la verdad es que yo lo deseaba más que él. Era tan bestial la mamada y la follada que me estaba dando en la boca, que Xavi se revuelca en la cama levantando las caderas y así metérmela más fuerte, al mismo tiempo que con una mano me tira de los cabellos, y con la otra me pega en el culo como un loco.

- ¡Me corroooooo!… No aguanto más colega... Siiii... Ahhhh... ¡Que boca tienes joder!… ¡Asiiiiii!… Toma, desayuna tío... Tragaaaaa -

Todo el esperma almacenado en sus huevos gordos, me lo soltó a borbotones dentro de la boca, llenándomela entera de espeso líquido, y dejándome sin respiración para poder tragar. ¡Mmmm!... Ya podía paladear la deliciosa y cremosa leche de mi macho, y saciarme a gusto. La polla me dió un espasmo de gusto, que me recorrió galopando por toda la vena, y de la misma excitación, comencé a correrme sin tan siquiera tocármela. Yo seguía sentado encima del pecho de Xavi, mostrándole mi ano en todo momento, con la polla estirada hacía atrás, y con el glande haciendo tope con su cuello. Cuando salieron los primeros chorros de semen de mi capullo, y le puse toda la nuéz pringosa, Xaxi me agarró la polla por el tronco con la mano y me la estrujó furte, para aumentar más el placer conforme yo los escupía.

¡Que buen despertar y que delicioso desayuno!... Ahora, os contaré quién es Xavi y como llegamos a esta situación.

Xavi es monitor y dueño del gimnasio donde yo voy. El tío está buenísimo, y como ya podreís imaginaros, tiene un cuerpo espectacular, de esos bien formado y musculoso. Tiene 32 años, es alto, con el pelo corto, ojos verdes, muy guapo de cara, y aunque ya sabeís que me gustan más jóvenes, el cabrón me calienta mogollón, y me pone cachondo con solo tenerlo cerca. Desde el primer momento conectamos muy bien, parecía que nos conocíamos de toda la vida, y teníamos muchas aficiones en común. Sobre todo compartíamos una en especial, el gusto por un niñato buenorro, con una buena polla y un buen culo tragón. De su polla podría hablaros durante dias, pero primero os diré dos palabras "La Adoro". Me encanta la forma de su tronco arqueado, sus interminables 25 cm de largura, el grosor y la dureza que alcanza dentro de mi boca, dejándome esa sensación rebosante y ese sabor tan maravilloso.

Había pasado una semana desde que me follé a Ruben y le violé el culito en mi casa. Por supuesto, se lo conté a Xavi, a él le encanta como a mi abusar y beneficiarse a un buen chaval como Ruben, y más si lo conoce de ir a su gimnasio. Todos van allí para trabajarse el cuerpo, así que los conoce a todos, a Ruben, Lolo, y Jairo, y a Herman, que es otro colega que va con ellos de vez en cuando, y el cual ya nos follamos anteriormente Xavi y yo, en una de nuestras seciones de dominación y vicio.

Anoche estuvimos tomándonos una copa, aquí en su casa, y se lo conté todo desde el principio hasta el final, y con todo lujo de detalles. A él, le gusta mucho que le diga hasta las palabras exactas, que decía el niñato mientras me lo follaba, las posturas que yo le obligaba a hacer, y sobre todo, que sentía cuando le metía la polla dentro de su boca y de su culo. Después de relatárselo sin dejarme nada, le enseñé el video que le había hecho, y mientras Xavi lo veía, yo le iba comentando como se comportó el niñato en las diferentes escenas. Mientras le estaba explicando la follada y lo cerradito que tenía el chaval el ano, él no paró de magrearse la polla por encima del pantalón, pero cuando vió la grabación y como el niñato me chupó la verga contra el mueble, una mancha grandísima traspasó la tela de los Levi´s ajustados, y ese fue el pistoletazo de salida para poner mi boca a trabajar.

- ¡Joder!... Como pone los labios alrededor de tu polla... ¡Ufff!... Mira Joni, como te la chupa el cabronazo... ¡Que morbazo de cara! -

- Eso fue lo que me puso más cachondo tío, verle esa cara de chulito y de macho folla coños, tragándose toda mi polla, hasta el fondo colega... y follármela con su puta boca, como te voy a follar yo ahora tu pollón. -

- ¡Mmmmm!... Pués ve empezando cabrón, que este pollón está loco por entrar en caliente. -

Lo dejé a gusto que siguiera mirando el video, mientras yo me arrodillaba entre sus piernas y me empleaba en liberar su enorme polla. A Xavi le encanta sentarse en el sofá espatarrado y que yo le chupe la polla tirado en el suelo como una perra, mientras él me agarra de la cabeza y me folla la boca marcando el ritmo.

- Joder tío, me encanta este niñato... ¡Como me pone de caliente el cabrón!... Tengo que follármelo como sea Joni. -

- No me extraña cabrón, tienes una erección de cojones... Si es que el niñato está buenísimo tío, por eso no me sorprende que se te haya puesto la polla así, y que no pare de mojar. -

- Tenemos que follárnoslo tío, me encantaría que le metiéramos las dos pollas a la vez, y abrirle a la fuerza ese culito tan cerrado que tiene el niñato. ¿Te acuerdas de aquél chavalito, el que era taxista, que solo quería meterte la polla por el culo y follarte sin parar... Sabes quién te digo? -

- ¿El taxista?... Si, ya me acuerdo. Ese era el que decía que le gustaba más dar por el culo que recibir, y después el maricón se tragó las dos pollas a la vez, y encima también le metiste un pepino... jajaja... ¿Te acuerdas que no paraba de chillar y de repetir, "Folládme perros, folládme", mientras nos lo follábamos... Menudo guarro vicioso estaba hecho el tío. -

- Jajaja... Si, si, menuda perra era. Pués como nos follamos a ese niñato me gustaría que nos folláramos a Ruben... ¡Uffff!... Solo de pensarlo, se me moja el capullo colega. -

Empecé a chuparle la polla despacio, succionándole con los labios el capullo fuerte y con destreza, mientras Xavi veía como Ruben se tragaba por el culo el enorme consolador. Terminaba el video y lo volvía a poner una y otra vez. Estaba gozando con la boca hecha agua, caliente como una perra y super excitado. Comenzó a jadear dándole un placer inmenso, cuando le enterré todo el pollón dentro de mi boca, notando como sus huevos chocaban con mi barbilla, y mi nariz se pegaba a su abdomen. Eso le encanta al cabrón, que me meta su polla entera en la boca y que se la estruje apretándola contra el paladar, mientras juego con mi lengua alrededor de su glande. Se estremece de gusto, se revuelve en el sofá moviendo las caderas, empujando más y más fuerte su pollón dentro de mi hocico, y todo esto sin dejar de temblarle el cuerpo por el placer. Yo también empujo mi cabeza cada vez más rápido mientras le devoro la polla empapada de saliva sintiéndola grande, gorda, robusta, y muy dura pasar por mi gaznate, dejándome sin respiración alguna.

- Ven guarrilla, súbete encima de mi polla, que te voy a reventar el culito y darte lo que tu quieres. -

Me subí encima de su entre pierna, al mismo tiempo que él soltaba el movil, y con una mano me agarró de la cabeza acercando su boca a la mía, y con la otra me cogió el ano pasándola por debajo y me insertó dos dedos dentro. Me pegó un morreo en la boca que me metió la lengua hasta la campanilla, mientras me ensartaba el ojete como a un cochinillo, empujándome fuerte hacía arriba y levantándome tres palmos del mismo impulso.

- ¡Mmmm!... Como me gusta este boquetito tuyo, cogértelo así me pone muy caliente, y me excita muchísimo tío... ¡Uffff!... ¿Te gusta?... ¿Quieres que te lo folle colega? -

- ¡Ahhhh!... ¡Siiiii!.... Fóllamelo tío, y méteme toda la polla dentro. -

- Siiii... Te voy a meter todo el pollón, y te voy a destrozar el boquete del culo como a ti te gusta... ¡Mmmmm!... ¿Me vas a suplicar que te lo folle, como haces siempre? -

- Ya sabes que si, cabrón... Que lo estoy deseando. -

- Abre guarra... Abre el culito y cómete mi polla. -

Agarré su pollón por el recio tronco, lo encajé dentro del ano y presioné con todas mis fuerzas hacía abajo, hasta que me lo clavé todo entero. Cuando entró de golpe los 25 centímetros que tiene de verga, me saturó el orificio de carne por completo, sintiéndome lleno, feliz, y gozoso. ¿Que si me dolió?... Claro que me dolió colegas, y mucho, pero era tan grande el gustazo y el placer de sentir su polla dentro de mi, que me aguanto y espero a que mi ano se adapte al grosor de su cipote. A partir de ahí, todo es disfrutar, gozar de su polla, y volverme loco de gusto. Empecé a moverme arriba y abajo como un poseso, cabalgando aquél pollón como un puto jockey, metiéndola y sacándola de mi culo ferozmente, mientras Xavi me estiraba y retorcía los pezones con los dedos.

- ¡Ohhhh!... Siiii... Asiiii... Dómame la polla como tu sabes... ¡Ahhhh!... Eres el mejor Joni... ¡Que gustazo joder! -

- Lo sé tío, soy único dándote placer... ¡Aaaaah!... ¡Que pollón tienes colega!... Asiiii... Dámeeee... Sigueeee... ¡Ohhhh! -

- ¡Me corroooo!... ¡Grrrr!... Tomaaaa... Siiii... Siiii... ¡Que gusto de culo tío, me vuelve loco Joniiiii!... ¡Aaaaah! -

- ¡Me voyyy!... Siiiii... Mira cabrón, sin tocarme la polla siquiera... Me corroooo... ¡Ahhhhh! -

Mientras me corría y le soltaba toda la leche en el pecho, el cabronazo vicioso, me metió por el culo junto con su polla cuatro dedos de la mano. Joder, aluciné de dolor y de gustazo al mismo tiempo. Después me levantó acercando mi polla mojada de semen hasta su boca, y se la metió en la boca para lavármela a conciencia.

A los 10 minutos ya estabamos en la cama, con las pollas en plena erección y follando denuevo. Nos corrimos una vez más y a eso de las 4:00 nos quedamos dormidos, hasta esta mañana que lo desperté con una buena mamada... Lo que os conté al prncipio.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar