Mi amigo el pequeño

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 8.156 Valoración media del relato 8,88 (17 Val.)
Mi amigo el pequeño

RESUMEN

Su rostro daba miedo pero en un momento se agachó y pude ver que tenía puesta una tanga.

Tenía un amigo que hacía tiempo no lo veía y una tarde me lo cruce en la calle y me invito a su casa, él vivía con un amigo y me anticipo que era feo pero era un buen hombre que no tenía nada que temer, al día siguiente lo visite al medio día, al llegar el me recibió y me hizo pasar a su casa, allí me presento a julio, era un muchacho delgadito, rubio de ojos azules pero era muy feo y el mismo lo reconocía, llegó de un rato mi amigo se tuvo que ir a trabajar y me pidió que me quedara a cenar esa noche, así que me quede con julio a mirar televisión y a escuchar música, todo era normal hasta que en un momento julio se levantó para cambiar el CD, en ese momento se agacha a cambiar el disco y veo que encima del pantalón sobresale una tanga color roja, minutos después le dije en broma si estaban usando una tanga, a lo que me responde que SI, los dos sonreímos, pero no toco más el tema así que rato después le dije que me acostaría un rato porque estaba cansado, el me llevo hasta la habitación y se retiró, me saquen la ropa y me acosté desnudo y comencé a masturbarme lentamente, minutos después Julio entra de golpe y me ve con la pija en la mano y me dice que si quería el me masturbaba que porque no le dije antes, y le dije que bueno que me masturbara él.

Se sentó en la cama y comenzó a masturbarme y minutos después me pidió que yo lo masturbara a lo que respondí...

-¡bueno te pajeo pero nada más! -y me dijo...

-¿tan feo soy que no me quieres coger? Mientras se sacaba el pantalón y se acostaba a mi lado en 69, tenía una pija pequeña del largo de un dedo y no muy gruesa pero era perfecta, estaba totalmente depilado y comencé a pajearlo, el me masturbaba lentamente, yo no sacaba mis ojos de aquella linda poronguita y él se dio cuenta y al rato me pregunto.

-¡no te dan ganas de chuparla! y le dije

-¡no por? Minutos después me dijo...

-¡dale chupamela y te la chupo!

-¡bueno si vos me la chupas si te la chupo! -respondí

Mientras seguía masturbando lo acerque mi lengua y comencé a lamer la cabecita de su pene, el comenzó a chuparmela y mientras nos masturbábamos nos dábamos pequeña en chupaditas en las pijas. Lentamente nos masturbamos y chupamos un rato de repente de su pene comienza a salir su semen sin salpicar solo salía y empapaba mi mano, el siguió masturbándome y le dije que si quería ver una buena acabada a lo que respondió con un rotundo SI.

Le pedí que se sentara en la cama, me alegre más o menos un metro y medio y comencé a masturbarme hasta que un torrente de semen salto de mi llegando hasta su rostro e incluso mojando un póster que había en la pared, por supuesto yo tenía 20 años.

Comparte este relato

3859
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar