El kioskero

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 9.798 Valoración media del relato 9,07 (14 Val.)
El kioskero

RESUMEN

Jamás demostró ser gay pero se comentaba que su esposa lo encontró en la cama con otro hombre.

De vez en cuando iba a su mismo a comprar algunas pastillas y en ningún momento se me insinuó y demostraba su condición de bisexual, una tarde serían las 14hs yo salía de mi trabajo y en un cruce de semáforos lo veo estacionado en su auto un Fíat 1600, el me saludo y me ofreció acercarme a mi casa, le dije que estaba cerca pero aun así insistió y subí, mientras conducía comenzamos a charlar y cuando llegamos a otro semáforo mientras esperábamos la luz verde coloco su mano en mi pierna, no le dije nada y seguimos viaje en eso se desvía y fuimos a una zona arbolada y detuvo su auto, y me pido que le mostrara mi pene yo me quede duro y el insistió y puso su mano sobre mi bulto, me desprendió el pantalón y saque mi pene y comenzó a masturbarme, luego de unos minutos se desabrocho el pantalón y saco su miembro era una descomunal pija, él era petiso y en ese momento supe que lo que se decía de los petisos era cierto, su pene estaba flácido y me tomo de la mano y me dijo que lo masturbara, tome aquel descomunal miembro en mi mano y comencé a masturbarlo, minutos después nos acomodamos las ropas y continuamos viaje, quedando en vernos esa noche cuando cerrara el kiosko.

Al llegar la noche a eso de las nueve fui a su negocio (en aquella época los negocios como tarde cerraban a esa hora y mucho cerraban a las 20hs), al entrar estaba atendiendo a un muchacho y cuando se fue bajo la persiana y nos quedamos solos y pasamos a un cuatro que tenía en el fondo del negocio y allí comenzamos a besarnos. Y a desnudarnos, se arrodillo y comenzó a chuparme el pene aumentando mi excitación, luego se paró y de atrás de un biombo saco un colchón, me acosté y pensando que seguiría chupándomela él se colocó sobre mi pecho colocando su pene cerca de mi boca y me pidió que se la chupara, aquella descomunal cabeza estaba apuntándome directamente a la cara y se me hizo agua la boca, él se acercó más y me la metió en la boca y comencé a chupársela, apenas entraba en mi boca, mis labios se estiraban hasta dolerme pero me la trague lo más que pude y él me dijo:

-¡cómo te gusta, sos regoloso!

Me tomo de la cabeza y sin sacarse pija de mi boca nos dimos vuelta y quede encima de él, tratando de comerme lo más que podía, sorprendentemente pude llegar a metérmela hasta los huevos aunque me dolían las comisuras llegue hasta el fondo mientras el exclamaba de placer en un momento saque su pija de mi boca y unos hilos de sangre comenzaron a brotar debido al esfuerzo pero aun así seguí comiéndosela.

Y luego de un rato me dijo:

-¡dale ponete en cuatro! Mientras sacaba su pija de mi boca la cual muerta le llegaba casi a la rodilla, yo me quede dudando pero no me dio tiempo a pensar demasiado y ya estaba en cuatro se colocó detrás mío y me mando la cabeza arrancándome un fuerte grito, se paró y me dijo que ya regresaría, segundos después regreso con un pote de vaselina, se unto el pene hasta los huevos y me unto el ano y mientras me lo untaba de vaselina me indio un dedo y yo exclame de placer, luego se colocó nuevamente detrás mío y separándome las nalgas me mando la pija pero aun así me dolía, se frenaba y la sacaba para intentar nuevamente al punto en que comenzó a enojarse tomo mi calzoncillo y me lo metió en la boca y envaselino su pija nuevamente, me tomo fuertemente de los hombros me metió la cabeza y con una mano tapó mi boca para que no se saliera mi calzoncillo y me la mando hasta partirme el culo yo pensé que ya la había metido toda cuando me dijo:

-¡aguanta que ya casi entra toda!

Me tomo de la cintura y me la mando hasta los huevos cuando sentí sus huevos tocando mis glúteos el dolor cedió por completo y comenzó a cogerme pero cuando la sacaba hasta la mitad el dolor regresaba lo cual comenzó a aumentar mi excitación mezclada de dolor y placer, yo gemía sin parar mientras el no paraba de insultarme como a una puta, hasta que me lleno el cual de leche, cuando siento que yo también comenzaba a eyacular, al perder la excitación el ano se me comprimió y cuando él quiso sacar su pija no pudo produciéndose un fuerte dolor cada vez que lo intentaba, me dijo que me relajara y de golpe me la saco con terrible dolor que me quedo por varios días.

Me vestí y me fui a mi casa disfrutando de su semen en mi culo que se movía dentro de mi ano, al otro día al ir al baño para prepararme para ir al trabajo seguía disfrutando de ese semen en mi culo, me baje el calzoncillo y me senté en el inodoro y en ese momento vi mi calzoncillo empapado en sangre y semen. Aun así quise massss.

Comparte este relato

3944
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar