Amor total (4)

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 38.732 Valoración media del relato 8,36 (33 Val.)
Amor total (4)

RESUMEN

Una tarde al regresar del trabajo me puse a buscar en el ropero de mi madre unas remeras que tenía archivadas y en eso veo un paquetito que me llamó la atención.

Ese paquetito era alargado y duro, estaba bien cerrado y comprimido y comencé a abrirlo, para llevarme una sorpresa inesperada, se trataba de un vibrador, allí recordé que ella me dijo que no esperara y que tomara yo también la iniciativa, aun así no sabía cómo iniciar la iniciativa, al llegar la noche le prepare la cena y cuando llego se la serví mientras charlábamos y mirábamos televisión, rato después me dijo que estaba cansada y se fue a acostar, yo ya estaba en llamas y no tenía ganas de masturbarme así que minutos después fui a su habitación ella estaba acostada boca abajo tapada por la sabana y le pregunte si podía acostarme a su lado, ella no respondí y pensé que estaba dormida, levante la sabana para acostarme y veo su cuerpo desnudo, me saque el pantalón y el slip y me acosté a espalda de ella, luego de unos largos minutos coloque mi pene entre sus piernas hasta que la cabeza de mi miembro comenzó a sentir la humedad de su vagina, me quede inmóvil por un momento, en eso ella separa sus piernas y pasando su mano entre las piernas coloca sus dedos en mi glande levantando mi pija levemente y acomodándola en la puerta de su vagina, coloque mi brazo por encima de ella y acariciándole un pecho comencé a penetrar la lentamente luego de un rato me dijo.

-¡fuerte, más fuerte, demostrame que soy tuya, haceme lo que desees!

Comencé a cogerla cada vez con mayor vigor, su flujo no tardo en comenzar a salpicar mis huevos, minutos después ella se colocó boca arriba y me arrodille entre sus piernas, sus líquidos habían empapado toda su selva púbica, levanto sus piernas y las coloco en mis hombros, coloque mi pene en su vagina y me dijo:

-¡por allí no!

Saque mi pija y la puse en la puerta de su ano y se la metí un pedazo y comencé a moverme lentamente, y ella me dijo:

- ¡metela toda hasta el fondo y cogeme como un hombre no seas puto!

Al decirme puto me dio bronca y se la empecé a mandar más adentro a pesar que se quejaba de dolor no la sacaba pero por momentos no quería que sufriera y comencé a sacarla y a moverme más despacio y ella me dijo:

-¡dale cogeme con fuerza quiero sentirte todo un hombre no quiero un putito en mi cama!

En ese momento me olvide que era mi madre y comencé a comerla intempestivamente sin parar mientras ella me motivaba diciéndome:

-¡siiii así putito así cogeme, puto, puto, puto! Indefinidamente me repetía (puto), y más bronca me daba perdiéndole el respeto y olvidándome que era mi madre, y comencé a responderle:

-¡quieres pija, toma pija, yo no soy puto!

Cuando le decía esto comencé a eyacular mientras ella flotaba sus dedos en su vagina y comenzaba a saltar su flujo, me tomo la mano y la llevo a su clítoris que comencé a masajear y luego me ordeno que se la chupara me tire entre sus piernas y comencé a chuparle el clítoris empapado cada vez más en flujos. Cerré mis ojos y continúe chupándosela, ella comenzó a moverse buscando mi pija y quedamos en posición de 69, yo encima de ella prendido siempre a ese clítoris que por momentos pensaba que se trataba de un pequeño pene, mientras ella me chupaba la pija y los huevos me empujaba hacia adelante y en un momento sentí su lengua en mi ano dándome un placer inexplicable.

Momento después continua chupándome la pija mientras se mueve y queda encima mío y se sienta sobre mi rostro y comienzo a chuparle el ano y la vagina, ella casi sentada sobre mi comenzó a masturbarme hasta hacerme acabar.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar