Amor total (5)

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 37.525 Valoración media del relato 8,94 (32 Val.)
Amor total (5)

RESUMEN

Su confesión me dejó estupefacto, y entendí por qué se entregaba a mí.

Mi casa en la niñez era pequeña de un dormitorio grande, un dormitorio pequeño y una cocina comedor, cuando era invierno todos dormíamos en el dormitorio grande para protegernos del frio. Aclarado esto continúo…

Una noche luego de cenar mis hermanos se fueron a dormir y nos quedamos tomando un jugo y mirando una película con mama, de repente apaga el televisor y me dice que tenemos que hablar, que quería confesarme algo. Y me dijo.

-vos cuando te dormís inmediatamente comenzas a roncar suavecito y tu respiración cambia y al despertar me doy cuenta porque todo cesa, yo cuando tenía relaciones con tu padre y sabía que estabas despierto era cuando más gozaba porque vos me escuchabas y a veces durante el día yo lo buscaba a él para tener relaciones porque sabía que vos nos espiarías, una vez realmente te use porque el venia pidiéndome hacerlo por atrás y yo no me animaba pero un domingo a la siesta sabiendo que vos estarías mirando me atreví a que me cogiera por el culo!

En ese momento comencé a recordar aquella tarde, mis hermanos estaban en casa de mi abuela y yo estaba en el patio cuando escucho un grito suave y entre a la casa al llegar a la puerta de la habitación de mis padres la veo a mi madre en cuatro mientras mi padre comenzaba a penetrarla con cierta dificultad ella gritaba cada vez más fuerte y en eso mira hacia su derecha y se da cuenta que yo estaba espiando, cerro sus ojos y le dijo que la metiera de golpe, entonces él se la mando hasta el fondo mientras ella apretaba sus puños y sus dientes crujían tratando de no gritar, mi padre la tomo de los pelos y comenzó a cogerla salvajemente ella trataba de aguantar y no gritar hasta que el animal de mi padre acabo dentro de ella.

Y continuó con su diálogo.

-¡yo solo gozaba sabiendo que vos mirabas y me aguantaba los dolores porque sabía que vos no querías que yo sufriera, pero yo también te espiaba cuando vos tenías intimidad con él y gozaban juntos!

Allí pare su relato y le dije:

-¡yo no gozaba con él porque él me obligaba y si no lo hacía después te pegaría como me lo demostró un día en que me negué y cuando llegaste, sin ningún motivo te pego pero por eso yo accedía! Ella comenzó a llorar y le dije:

-¡ya paso mama yo te confieso que solo gozo con vos, no soy puto pero cuando me chupas el ano o me metes el dedo si lo gozo pero es solo eso porque no soy puto mama.

La abrace y nos quedamos así un largo rato, levanto su mirada y me dijo:

-¡jamás pensé que lo hacías por mi hijo, no debías hacerlo!

Y nos dimos un largo beso, luego me dijo:

-¡anda a acostarte ya es tarde!

Fui a mi habitación me saque la ropa y solo me quede con el slip y me acosté, ella rato después apago todas las luces quedando mi habitación apenas iluminada por la penumbra de una luz de la calle, ella entro lentamente y parada frente a mi dejo caer su camisón, amague pararme pero colocó su mano en mi hombro y se acostó en posición de 69 a mi lado mientras acariciaba mi pene y comenzaba a chupármelo, me incline un poco y quedamos de costado mientras nos chupábamos mutuamente, no sé cómo hacia pero comenzó a chuparme los testículos y por momentos el ano haciéndome gozar en cada caricia lingual, en un momento se metió mi miembro en su boca y sin previo aviso me metió un dedo en el ano dejándolo inmóvil por un rato, poco a poco se subió encima mío, levanto mis piernas y las coloco debajo de sus axilas mientras comenzaba a escupir en mi ano y empezaba a hundirme más y más su dedo para luego sacarlo y meterlo cada vez más rápido, el goce era total y de repente se detiene y cambiando de posición se sienta encima de mi pija y comienza a metérsela lentamente a la vez que su flujo comenzaba a salpicarme los huevos, en la penumbra la silueta de sus pechos más me excitaban, ella se dio cuenta de que estaba por acabar y sacándose mi pija me dijo que no acabara, y se acostó rápidamente a mi lado en ese momento me di cuenta de que nos estaban espiando y por su silueta se trataba de mi hermana quien ya tenía 18 años pero hacía tiempo que venía preguntando sobre algunos ruidos que escuchaba en mi habitación, no le dije nada a mi madre quien luego de un breve descanso me dijo que me sentara al borde de la cama con los pies en el piso y ella se sentó sobre mi pija y lentamente se la metió en su culo y comenzó a cabalgar cada vez más fuerte, en eso miro a un costado y veo que mi hermana seguía espiando, mi madre estaba empapando mis piernas con sus líquidos hasta que no pude aguantar más y acabe como un toro. Mientras mi madre se relajaba more en dirección donde estaba mi hermana y le hice señal de que se fuera.

Mi madre se acomodó su ropa y dándome un beso se fue a su habitación.

Al día siguiente mi madre se fue a trabajar a la madrugada y yo estaba desayunando para salir al trabajo cuando mi hermana se sienta a la mesa y entre risas y normas me dice:

-¡hermanito no pensé que tenías semejante pedazo!

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar