La lujuria de mi hermana

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 32.587 Valoración media del relato 9,39 (33 Val.)
La lujuria de mi hermana

RESUMEN

Siempre fuimos muy unidos aunque al llegar a su adolescencia se hizo más rebelde, incluso mi madre me pedía que la controlara, un día espiándome vio mi miembro y comenzó a ser más dócil y amable

Comencemos por mi madre, ella media más o menos 1,60 cm era delgada de buenos pechos, de cutis blanco y pelo negro, mi hermana es un poquito más baja que mi madre, delgada de pelo castaño claro y unos pecho a realmente enormes para su físico .yo salí más a mi siendo de 1,80 cm de estatura y de cutis morocho y delgado.

Nos llevamos dos años de diferencia, cuando ella tenía 18 años recién cumplidos mientras yo estaba teniendo sexo con mi madre ella nos espió y a partir de ese día su actitud conmigo cambio y comenzó a atenderme y ser más dócil con mi madre. Al día siguiente de verme desnudo, mientras desayunábamos comenzó a hacer bromas sobre mi miembro lo cual lo tome sin importancia, los días pasaban y cada día estaba más tiempo conmigo, cuando mi madre no estaba se ponía ropa más escotada, ya que mi madre generalmente regresaba muy tarde, una noche tormentosa mientras estaba con mi madre nos volvió a espiar ,pasaron varios días y un sábado a la madrugada mi madre salió a trabajar, yo ese día no trabajaba, aún estaba oscuro la acompañe hasta la parada de micro y luego regrese, al entrar al comedor veo a mi hermana sentada a la mesa en corpiño mirando televisión, ella se tapa los pechos como sorprendida y me dice ..

-¡pensé que estabas acostado! Y le respondí...

-¡no solo guía a acompañar a mama a la parada porque esta oscuro todavía! Y ella me dijo...

Ya que estas me podes desabrochar el corpiño que esta anudado por que se rompió y me apretar demasiado así me pongo otro?

-¡bueno! Le respondí, luego de ayudarla ella se sostuvo el corpiño, se paró y se fue a su habitación, yo entre al baño y minutos después ella entra de golpe, yo apreté mis piernas para ocultar mi pene y ella sin pelos en la lengua me dice...

-¡yo no conozco ninguna pija si vos me mostras la tuya yo te muestro mis pechos!

Me quede con la boca abierta y le dije que lo pensaría y que saliera del baño, luego me fui a mi habitación y me quede pensando pero ella se quedó enojada por mi respuesta en ese momento recordé lo que mi padre me aconsejaba, él decía que hay que aprovechar cuando una mujer está caliente sino puede ser que te haga la cruz de por vida.

Así que me levante y fui a su habitación la tome de la mano y la lleve a mi habitación sin decir nada para no despertar a mis otros hermanos, la senté en la cama y le dije que cerrara los ojos, tome sus manos y las lleve a mi pene ya erecto aun dentro de mi slip, lo acaricio con sus dos manos un buen rato y siempre con los ojos cerrados condición que le impuse, luego de unos largos minutos retire sus manos y acerque su rostro refregándolo sobre mi slip y luego le ordene que me besara el bulto lentamente, luego de unos minutos la retire un poquito y me baje el slip tome sus manos y las lleve a mi miembro y comenzó a acariciarlo lentamente mientras comenzaba a acariciarle la cabeza y a pasar mis dedos por sus labios hasta que se abrieron y les paso su lengua tímidamente, nuestra respiración se entrecortaba y nuestras palpitaciones aumentaban, mi pija comenzó a chorrear liquido pre seminal y para que ella no sintiera asco me aleje un poquito y con la sabana limpie mi pene, me acerque hasta su oído y le pregunte..

-¿te gustaría besarla?

-¡si me gustaría! Respondió

-¡bueno espérame ya regreso! Le dije, fui a la cocina y tomando el tarro de dulce de leche empape mi miembro con dulce de leche y regrese a la habitación, ya estaba acalorando y antes de entrar le dije que no abriera los ojos,

Me pare en frente de ella y le dije que comenzara a pasar la lengua, ella aun temerosa le paso la lengua y se detuvo sorprendida y le dije...

-¡es tu dulce favorito seguí lamiendo así aprendes a chuparla!

Comenzó a lamerla a medida que yo le iba moviendo la cabeza dirigiendo sus lengüetazos, su lengua es más larga de lo normal tampoco una exageración como la del cantante de kiss pero si larga me chupo el miembro hasta los testículos y cuando ya casi me comía todo el dulce de leche le dije que abriera la boca y le metí la cabeza ordenándole que le pasara la lengua al rededor cuando le empuje un poquito la pija adentro de su boca hizo una pequeña arcada y allí me detuve para que no se quedara con mala impresión al retirar mi pija abrió sus ojos la miro por un instante y le pregunte...

-¡conforme, te gusto? Y un rotundo Si salió de su boca.

Al momento me arrodille entre sus piernas y le levante su remera que  termino sacándosela, le coloque sus manos detrás de ella apoyadas en la cama y le dije que tirara su cabeza para atrás y cerrara los ojos, comencé a besarle los pechos sobre su corpiño muy lentamente mientras alternaba con caricias tanto en sus pechos como por su espalda hasta que desprendí su corpiño y mientras pasaba mi lengua por su pecho derecho iba en dirección a su pezón dejando caer su corpiño, mi lengua comenzó a danzar sobre su rozado pezón para luego ir en busca del otro pezón una y otra vez un pezón y otro pezón sin detenerme ni un segundo su pecho se hinchaba cada vez que suspiraba y su corazón parecía que cabalgaba en lugar de latir. Sus piernas comenzaron a estar inquietas y apretarme la cintura, moje uno de mis dedos y lo lleve a su entrepierna, su tanga ya estaba húmeda y comencé a deslizar mi dedo por su ranura sobre su tanga haciendo cada vez más presión sobre su clítoris hasta que escuche un gemido de placer y su aroma a mujer llevo hasta mi olfato. Inmediatamente saque mi mano y parándome espere que se recuperara, luego la tome de la mano y le dije...

-¡muy bien cada uno cumplió su parte, esto queda entre nosotros si llegas a contarle algo a mama no te enseño más nada!

-¡quédate tranquilo yo no diré nada, pero prométeme que me enseñaras más! Me dijo

-¡si te lo prometo le respondí y se fue a su habitación.

Yo me quede con los huevos llenos de leche y no sabía qué hacer con eso, al medio día mama llego del trabajo y mi hermana la atendió como una reina,

Mientras tomábamos mate con mi madre ella me dijo no me di cuenta que el líquido pre seminal había empapado mi slip y estaba mojando mi pantalón y mi madre para disimular me dijo...

-¡cambiante de pantalón porque fuiste al baño y no la sacudiste antes de guardarla! Riéndose como para que nadie se diera cuenta, yo ni quise mirar a la cara a mi hermana.

En un momento mi madre y yo nos quedamos solos en el comedor y ella en voz baja me dijo...

-¡esta cargadito mi bebe? Esta noche te descargo!

Eran días de carnaval al llegar la noche mi hermano y mi hermana menor se disfrazaron y se fueron al corzo y mi hermana la libidinosa dijo que se iría al corso con su amiga y al rato vino su amiga y se fueron...

Mi casa tenía una entrada principal y otra secundaria que daba directo a un galponcito, mientras cerrábamos todo veo a mi hermana y su amiga entrando al galponcito aún estaban de espalda a mí y no se dieron cuenta de que las vi, así que a la puerta quedaba al galponcito no la seré con llave,

Cuando regrese al comedor mi madre me dijo...

-¡te tengo una sorpresa! Y saco de abajo de la mesa un wiski importado que ella sabía que me enloquecía, puso wiski en dos vasos y comenzamos a beber poco a poco nos tomamos media botella y rato después nos invitamos mutuamente para ir a la cama, no bien entramos a su habitación apague la luz ,( esta habitación daba directamente al galponcito)

No madre me abrazo y dándome un chupón me dijo...

-¡te tengo otra sorpresa más!

-¿cuál será? Le digo yo, y comenzamos a besarnos y a acariciarnos, al igual que mi habitación tampoco hay puerta solo una cortina separa del comedor, entre besos y caricias coloque a mi madre a espaldas de la puerta para que no la vea a mi hermana y su amiga, no sé si por el alcohol o por la calentura tome a mi madre con fuerza de la cintura y me prendí a sus pechos con locura y pasión prácticamente arrancándole la remera ella me fue empujando a su entrepierna y le baje el pantalón y prácticamente le arranque la tanga y comencé a chuparle la vagina mientras ella empujaba mi cabeza contra su clítoris y me decía...

-¡chúpame, chúpame, chúpame toda!, su clítoris no tardo en sobresalir de su vagina y su vello púbico empapado en mi saliva, yo separaba sus labios con mis dedos y su clítoris parecía pararse y lo chupaba como si fuera un pequeño pene a la vez que imaginaba esto el ano comenzaba a dilatarse, coloque dos dedos dentro de su vagina sin dejar de chuparle el clítoris y comencé a penetrarla sin parar, sus líquidos no tardaron en chorrearme por las manos y sus piernas, luego me empujo a la cama y arrancándome el pantalón se arrodillo entre mis piernas y se metió mi pija en su boca hasta el tronco, me separo más las piernas y comenzó a pellizcarme las tetillas, miro hacia la puerta y veo a mi hermana y su amiga que estaban fisgoneando, apreté la cabeza de mi madre contra mi pene para que no viera a mi hermana y su amiga y decidí tomar la iniciativa la cual me haría ganarme a mi hermana al 100x100.

Luego de unos minutos la tome del pelo a mi madre y la empuje al piso separe sus piernas y le mande la pija hasta el fondo mientras ella comenzaba a gemir alocadamente, luego con mi pija dentro de ella junte sus piernas y pase mis piernas encima de ella y sacando mi pija casi por completo se la metía nuevamente entre gemidos y gritos de placer sus uñas se enterraban en mi espalda y minutos después ya no podía aguantar más y mi leche salto a chorros dentro de su concha. Luego me pare y la ayude a pararse tratando que no la vieran las fisgonas la acosté en la cama, luego de un buen descanso le ofrecí un vaso de wiski en un tono que mi hermana pudiera escuchar así se escondía, de mí, me levante y al entrar al comedor no vi a nadie, al regresar tomamos un buen sorbo de la botella y me dijo -

-¡ahora te voy a dar la sorpresa! Y dijo...

-¡quiero que me ayudes con una fantasía que tengo! Quiero tener sexo con una mujer pero no me atrevo y quisiera pedirte si te pones una ropa que prepare y así yo pensar que estoy con una mujer!

-¡está bien mama le respondí! Pero recordé que podría estar todavía mi hermana y su amiga y le dije...

-¡mama si querés yo tengo una amiga, que es tortillera (lesbiana) solo yo lo sé a mí solo me lo contó le puedo decir y ustedes se encuentran va a ser mejor.

Mi madre salto de alegría y acepto la propuesta y luego me dijo

-¡yo sabía que no me fallarías que jamás te vestirías de mujer! Yo Sonreí tanto como ella y luego le dije si en verdad quería verse con mi amiga y me dijo.

-¡si ese es mi sueño porque cuando me besas por delante imagino que tengo una pija y me enloquece esa idea.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar