Terror dulcificado

Tiempo estimado de lectura del relato 36 Número de visitas del relato 7.181 Valoración media del relato 9,23 (13 Val.)
Terror dulcificado

RESUMEN

Y así sucedió la noche de este trío tan especial, momentos en los que Ken besaba a Takeru y Daisuke solo observaba o se masturbaba con los gemidos sexys que Ken ofrecía al trío.

Llovia con demasiada intensidad en la ciudad, eran una de esas noches donde la lluvia caía de forma fuerte arrasando todo a su paso, el viento tambien era protagonista.

Muchas casas estaban teniendo fallos eléctricos debido a la agresividad del viento y la amenaza de inundaciones, mezclado con relámpagos que estaban cayendo sin parar mezclado con el agua de lluvia pasando por las calles como si de un río se tratase

Una de las casas afectadas era la de Takeru, estaba muy inspirado escribiendo para su futuro como escritor cuando de pronto un trueno seguido de un corte de luz en toda la casa le hizo dejar lo que estaba haciendo, se quedó totalmente a oscuras

- Lo que faltaba ahora -. Gruñó un poco sintiendose indefenso y a su vez intranquilo, a pesar de tener ese caracter lleno de egoismo y caracter abusivo, le daba un poco de pánico las noches de tormentas como estas.

Se quedó pensando en medio de la oscuridsd y el sonido de la lluvia cayendo cada vez con más fuerza, no podia llamar a su hermano porque vivia lejos de la ciudad con el padre de los dos, su madre estaba fuera del pais por motivos de trabajo, solo le quedaban dos opciones que le vinieron a la mente y no dudó en desaprovechar esta oportunidad, esta vez no sería para lo de siempre, hoy se sentía diferente, con ganas de tener una noche divertida con las dos personas que ocupaban su mente a cada momento

Vagó por el pasillo a oscuras hasta llegar al telefono que estaba en medio del pasillo, primero llamó a la persona que tenía más cerca

- Dime-. Contestó Daisuke al otro lado del teléfono viendo el numero reflejado en la llamada

- Daisuke -. Contestó de forma tranquila, demasiado tranquila, no era muy habitual ese tono de voz y eso extrañó a Daisuke pero siguió con la conversacion

- Dime, dime

- ¿Tienes algo que hacer?

- No me apetece ir a tu casa y menos con esta lluvia

- ¿Estás solo? -. Takeru solo queria tener a Daisuke a su lado sin importarle lo que este pensaae

- No, está aqui mi familia

- Me gustaria que vinieras

- ¿Estás loco no? Has visto la que está cayendo?

- Sí ya lo estoy viendo-. Mientras escuchaba a Daisuke, los truenos sonaban cada vez más fuerte y Takeru cada vez se ponía más intranquilo

- Comprenderás entonces que no voy a salir

- ¿No te apetece verme?

- Pero no es el momento, no quiero ir

- Quiero que vengas, estoy solo y estoy a oscuras. -. Por una vez, La insinuacion de Takeru no iba encaminada con el sexo pero el nerviosismo de Daisuke le hizo hablar

- !Que no insistas! No pienso salir

Casi perdiendo la paciencia dijo

- Si te lo pidiera Ken aceptarías sin dudar

- Ken vive lejos no se me ocurriría llamarlo para que corra peligro en la calle -. Terminó de decir eso cuando un trueno sonó muy fuerte, todo se quedó en silencio

- ¿Takeru?-. Preguntó un poco preocupado, al no obtener respuesta otra vez insistió

- ¿Hola?-. Al fin recibió respuesta

-Estoy intranquilo, quiero que vengas a mi casa, esta noche me gustaria pasarla contigo y con Ken, dormir juntos-. Hablaba muy bajito con la lluvia cayendo sin querer parar

- ¿Te pasa algo?

- Quiero que estés aquí, quiero una noche diferente, te propongo una noche entre amigos, entre amantes ¿No te gustaria?

Daisuke estaba desconcertado y su manera de defenderse fue casi atacarle

- Definitivamente te pasa algo

- Ven, por favor

Pocas veces Takeru se mostraba asi de sensible y eso era una de las causas que cautivaba a Daisuke, le entró curioaodad por saber mas sobre esa personalodad tan pocas veces vista que le hacia seguir en el teléfono y dijo

- Está bien, iré, espero que no me llueva mucho

- Gracias, ¿está Ken contigo?

- No. Está en su casa

- Lo llamaré, te ewpero aquí, vas a venir ¿verdad?

- Espero ir

- Nos divertiremos-. Y colgó respirando aliviado, costó convencer a Daisuke quien era facil de persuadir pero si esta vez fue dificil. Con Ken lo tenia complicado ya que era mas intuitivo y astuto, de todas formas lo hizo, volvió a marcar para llamar a casa de Ken

En casa de este, estaba solo estudiando muy cómodo, ya que amaba estudiar mientras que la madre naturaleza estaba "hablando", pero sus estudios fueron interrumpidos cuando el teléfono sonó, andó por el pasillo descalza, como le gustaba hscer en estos dias de lluvia, al llegar descolgó y preguntó

- ¿Sí?-. En el teléfono no habia reflejado ningun numero

- Hola

- Hola -. Contestó de forma fría

- ¿Estás haciendo algo?

- En estos casos es problable que sí

- Dejame adivinar... Mmm -. Ken le cortó sus oensamientos un poco

- No te será tan dificil si me conoces un poco.

No era tan dificil, era Ken, un chico tranquilo, noche de lluvia, humedad, olor a calma, época de examenes fuertes...

- Estudiando

- Sí, es correcto

- ¿No te gustaria estudiar en mi casa?

Ken se quedó en dilencio procesando la pregunta

- Nuestro chico va a venir tambien

- ¿Daisuke?

- Sí

Con estas cosas de protagonistas Ken se negó en rotundo, veia las intenciones llegar de lejos

- Lo siento, no iré

- ¿Has tenido otro roce con Daisuke?

- ¿Te gustaria que los tuvieramos?

- No he dicho eso. Solo pregunto.

- Que invites a Daisuke no me importa. El problema es lo que harémos despues

- ¿Que te gustaria hacer?

Ken no sabía que responder a eso, su cabeza no estaba para pensar en otras cosas que no fueran números, estadisticas y letras

- Lo que piensas no está en mis planes.

-¿Sexo?

- Sí

- La vida no se resume en eso aunque lo deseemos mucho

- En este momento no deseo darle placer a mi cuerpo

- Pero lo pensaste... ¿no?

Otra vez Ken permaneció en silencio sin saber que responder

- No vas a hacerlo

- ¿Que?

- Colgar e ir a estudiar

- Deseo hacerlo

- ¿El que?

- No desear escuchar tu voz

- Entonces cuelga

10 segundos es lo que necesitó Ken para obedecer las órdenes de Takeru, pero no lo hizo

- No puedo, algo tienes...no sé si eres tú o este ambiente tan cargado de tensión

- ¿Tension sexual?

- Posiblemente...

- Te confundí en todos estos minutos

Y por tercera vez Ken quedó en silencio, Takeru río un poco en el teléfono, amaba jugar de esa manera con él

- Por eso me encantas, sientes cada palabra que te digo, hasta provocarte reacciones

- Muy bien, ya me tienes. ¿Que deseas de mi?

- Quiero que vengas a mi casa, me gustaria que pasaramos una noche tranquila, tranquilo, sin cosas raras.

Parecia que Takeru olvidaba el hecho de que en la calle estaba cayendo el diluvio univerdal, Ken trató de razonar con él.

- ¿Eres consciente de que vivo en la otra punta de la ciudad?

- Sí.

- ¿Eres consciente de que la estación de metro está ahora cerrada?

- Soy muy consciente

- Comprenderás entonces que no voy a exponer mi vida a que me ocurra algo en la calle

- ¿Que piensas que podría pasarte?

- Podría caerme, podría resbalar, el agua es peligrosa en estos casos, podria caer un rayo y matarme

- Qué excusas tan baratas

- Son cosas sin importancia pero puede ser desagrable, una caida tonta puede convertirse en un accidente

- Ya veo lo que pasa, tienes miedo

- No es miedo, soy precavido, una persona normal no andaria a estas horas por la calle

- Tienes un motivo, vas a ver a tu amante y a tu novio.

- Aunque fuera para ver a mi hermano, no me expondría para salir asi

Takeru jugó con esto ultimo, únicamente pata hacerle reaccionar

- Tu hermano está muerto

Esa frase se inyectó en el corazón de Ken como si fuese una espada totalmente afilada, aguantando las lagrimas que necesitaban salir de sus ojos dijo

- No juegues con eso, me hace muchisimo daño.

- Lo hice para que reaccionaras

- Lo hice y mi respuesta es no

- Ven

- ¿Piensas que voy a ir despues del daño que me has hecho haciendome recordar a mi hermano sabiendo lo que me duele todo ese tema?

- Al final vendrás, te lo puedo asegurar

- Dame una sola razón por la que debo abandonar mi casa, mojar mi cuerpo, arriesgar mi vida y aparecer en tu casa, dame solo una razón

Takeru recordó que Daisuke estaba apunto de llamar a su casa asi que fué directo al grano

- Vas a conocer mi lado sensible

De nuevo aquella revelación confundió a Ken

- ¿Que dijiste?

- Todos tenemos un lado sensible que no queremos mostrar-. Su voz, que en un principio sonaba muy dominante ahora se apagaba hasta hacerse muy pequeña

- Pensaba que no tenías

- Si no lo tuviera, no seria humano, todos tenemos nuestras dos caras

- Me siento engañado

- Tanto te influye que yo revele algo que tenemos todos?

- Me molesta y no se porqué

- Te importo más de lo que piensas, querido

- Puede ser, y ahora quiero saber ¿Cual ese punto debil?

- Te lo contaré cuando llegues aqui

- Quiero saberlo

- Por eso vas a venir aquí, no puedes esperar a saberlo

La conversación habia avanzado mucho y ahora la mente de Ken no pensaba en otra cosa que no fuera en Takeru

- Me convenciste, iré

- Excelente, ten cuidado

- Lo tendré

- Lo pasaremos bien, no te arrepentirás -. Y colgó, poniendo una voz de lo mas misteriosa

Ken ya no podía pensar en otra cosa ya, asi que fué a su habitación, cogió sus cosas de estudio, se arregló, agarró su chubasquero y salió a la calle, ya que se iba a mojar y tenia que ir andando no le importó mojarse entero, le gustaba la lluvia muchisimo y era una buena oportunidad

Agarrando sus libros abrazandolos contra su pecho, resistió el agua, el viento, el poco frío que habia y unos cuantos relámpagos pero finalmemte llegó a casa de Takeru

Al llegar vió a alguien sentado en el suelo, al acercarse más comprobó que era Daisuke

- ¿Qué haces aquí? -. Preguntó sorprendido y un poco agitado por la gran caminata

- Pensé que sabrías que Takeru me invitó a mi tambien

- Disculpame, me expresé mal, vengo un poco alterado por correr bajo la lluvia

Daisuke le miró de arriba a abajo muy sorprendido

- ¿No me digas que este inconsciente te hizo venir desde tan lejos?

- Así es, y estoy aquí de milagro

Daisuke al oir esto se sobresaltó un poco, se levantó y se acercó más a el

- Te pasó algo? ¿estás bien? -. Contestó abrazandole muy apretado

- Sí, estoy bien tranquilo, solo es un poco de frío

- No me extraña, estas calado hasts los huesos, ¿porqué estás aqui? Deberias estar en tu casa

- Eso mismo puedo preguntar yo y seguramente contestaras con la misma respuesta, no sabes la razón

- Creo que si… curiosidad… he oído a un Takeru muy diferente, se ha mostrado un poco vulberable y eso me llamó la atención..

- Más o menos me pasa lo mismo que tú, pero ya sabes que no debemos exponernos mucho, no me fío de él.

Daisuke le dedicó unas cuantas miradas de arriba a abajo

- Me da pena verte asi-. Contestó muy preocupado

- Confieso que necesito entrar en calor un poco, siento mis piernas entumecidas, vamos a llamar al timbre

- Antes quiero llenarte de calor

Nunca fallaba… Daisuke y su preocuoqción por el siempre iban de la mano

- Está bien, creo que si me besas mis labios que están fríos y mojados entraré mas en calor

Daisuke sonrió ante esa declaración

- Está bien, te daré el mejor calor que puedas tener

Se acercaron más y se besaron en los labios mientras la lluvia les caía, pero aquel beso se prolongó y terminarin abrazados besandose en el porche de la casa de Takeru, Daisuke empujó a Ken poniendo su espalda justo en el timbre

- ¿Desapareció el calor?

- Aún no, mis manos quieren perderse en el calor de mi cintura y mis labios todavia necesitan calor

- Eso se arregla facilmente -. Se acercó más a el para volver a besarle mientras Ken ponia sus manos en la cintura de su novio y su espalda daba en el timbre de la puerta.

Takeru escuchó el timbre y fué a abrir la puerta, al abrir los descubrió besandose

Se les quedó mirando en primer lugar durante unos segundos, le encantaba observar sus comportamientos a pesar de que ya los conocía en el terreno íntimo pero de igual forma se quedaba como hipnotizado mirándolos

- Buenas noches, parece que ya habéis empezado la diversión sin mi

Al escuchar al dueño de la casa, rompieron el beso pero no se separaron

- ¿Puedo unirme?

- No -. La respuesta de Ken fué rotunda

- ¿Sabes? Debo admitir que me siento celoso

- Dijiste que iba a ser una noche diferente

- Pero eso no quita que tengamos algunos viejos hábitos

- No he venido hasta aquí jugandome la vida para que sea todo lo mismo, soy capaz de irme por donde he venido

- Como quieras, pero Daisuke se queda ¿entras, querido?

Daisuke fué llevado dentro de la casa a oscuras de Takeru, este le dió un profundo beso en los labios que duró bastantes segundos, aunque quería hacerlo, Ken no podía apartar la mirada de ellos dos y fué al terminar aquel beso cuando Takeru se dió cuenta que Ken los observaba con muchísimo dolor.

- Disimula bien tus celos Ken

-No puedo disimular que esto me molesta demasiado, los labios de Daisuke son míos.

Takeru se separó de Daisuke y se enfrentó con Ken cara a cara

- Tu lo que quieres es un beso tambien de mis labios

- Yo solo beso los labios de Daisuke porque son míos

- Todavia no has aprendido nada sobre esto, somos tres, tres

- No

- ¿Vas a estar con esa cara de amargado toda la noche?

- No he venido para divertirme

Daisuke ya estaba harto de tener siempre las mismas discusiones tensas entre ellos dos, parecía que entre Takeru y Ken nunca iban a llegar a un acuerdo, era bonito en una parte porque peleaban por él pero a la vez no, y sobre todo por Ken, estaba totalmente empapado y podría coger una estupenda pulmonía, sobrepasado por las sensaciones que le recorrian el cuerpo exclamó alzando la voz.

- ¿!Os quereis callar ya? Dejadlo de una vez, vamos a ver, Takeru, dijiste que ibamos a tener una noche muy entretenida, muy diferente ¿No es cierto?

- Sí, pero me apetece divertirme un poco

- ¿Te divierte sacar de quicio a Ken?

- Me gusta jugar con sus traumas

El corazón de Ken palpitó mas deprisa de lo normal, Takeru estaba jugando de una forma muy sucia

- No vayas por ahí, no te lo permito

La voz de Ken sonaba a decepción y fue un sentimiento que Daisuke captó, le miró a los ojos y se preocupó

- ¿Qué te pasa Ken? ¿porqué lloras?

Ken tenía su mirada en Takeru, sentía un atisbo de emociones, Daisuke al no encontrar respuesta miró para el lado de Takeru

-¿Que le hiciste?

- Solo estabamos jugando de forma diferente

- Disculpadme, debo ir al cuarto de baño -. Ken no soportó esa actitud de Takeru, era un tema que no soportaba recordar y ahora lo tenía muy vivo en su mente, salió corriendo de la habitación para ir al cuarto de baño

-¿!Ken!? Espera -. No entendía nada, se le veía tan estable hace un rato... Quiso perseguirle pero no pudo dar ningun paso porque Takeru le detuvo

- No vayas con él-. Le agarró del brazo y Daisuke sintió el agarre, acto seguido le miró, Takeru tenía otro tipo de mirada muy dificil de explicar

- Quédate conmigo, él va a estar bien-. Volvió a decir pero Daisuke estaba muy lejos de calmarse

- Quiero saber que le ha pasado para que esté de esa manera. !Sueltame!

- Si te calmas, te lo contaré, sientate, ahora me reuniré contigo, nos lo pasaremos bien

- No me gustan tus juegos

- Sea lo que sea lo que estás pensando no es, aolo espera y vas a ver de lo que estoy hablando

A pesar de esas palabras, Daisuke se quedó intranquilo, Takeru se acercó a él, le acarició la barbilla y le besó de manera dulce

- Hoy os necesito a los dos aquí -. Le dedicó una mirada muy familiar, esa mirada diferente que calaba muy hondo en el corazón, con eso Daisuke se quedó tranquilo

- Está bien, esperaré

- Gracias, voy a darle a Ken de mi ropa y toallas para que se sienta cómodo, no tardo

Daisuke se quedó solo y Takeru fué al cuarto de baño en busca de Ken completamente todo a oscuras.

Al agarrar una sudadera que supuso que le vendría bien a Ken por su estatura delgada, fué al cuarto de baño y se quedó en la puerta, espiando, dentro estaba Ken completamente desnudo, mirandose en el espejo en lo que parecía estar relajandose, desde la distancia donde estaba Takeru, pudo ver que los ojos de Ken estaban rojos, muy posiblemente de haber derramado unas cuantas lágrimas, se fijo en su rostro y estaba un poco desencajado, había estado llorando en silencio para que nadie lo oyera y una vez que se habia relajado totalmente se desvistió para poderse duchar

Al verse desnudo, se aclaró la cara y al destapar sus manos de ella desde el espejo vió a Takeru detrás de él apoyado en el quicio, no reaccionó pero verle detrás de él en la oscuridad de la noche le hizo asustarse un poco

-No te preocupes, ya he visto que estabas llorando

-No limpio mis ojos porque me hayas visto, no quiero preocupar a mi novio que está lejos de mi ahora mismo

-Puedes ir con él libremente

-Entorpeces mi camino, aparte, no estoy con el ánimo para aparentar que estoy bien, quiero relajarme y dejar de estar tenso

No sentía ganas de estar malgastando energía al hablar así que siguió echandose agua en la cara para que la rojez desapareciera poco a poco, Takeru seguía con el juego insistiendo un poco

-¿No te preguntas porqué no hay luz?

-No me hace falta, no soy tan estúpido como te piensas que soy

-No lo pienso

-Está bien -. Ken no tenía ningun ánimo de querer seguir manteniendo una conversación con él, quería ducharse pero no podía

-Te importaria dejarme solo? Necesito intimidad, quiero ducharme

-Me apetece verte todo el rato, observarte

-Haz lo que quieras

Observandole Takeru todo el rato, Ken si sintió intimidado y humillado, desde las mamparas cubiertas de vapor podía ver como Takeru le observaba, necesitaba gritar, pedirle ayuda a Daisuke pero pensó que debía superar esto solo

Al terminar de ducharse, echó a un lado las mamparas y aún seguía Takeru ahí

-Por favor, puedes darme la toalla? Necesito secar mi cuerpo

-Claro, toma -. Se la dió pero no del todo, hizo fuerza para que a Ken le costase trabajo llegar hasta ella, Ken intentó tirar pero le era imposible

-Mírame -. Ordenó Takeru, Ken obedeció, no le quedaba de otra que hacerlo

-Y pensar que detrás de esta mirada tan triste se esconde un ninfómano capaz de sentir todo tipo de reacciones, eres un enigma para todos mis mas intimos pensamientos, veo tu mirada triste, opaca, casi vacía

-Me comporto de esta manera cuando tocan una parte de mi pasado, es algo que me duele, y yo reacciono porque tengo sentimientos

-Es algo que no puedes controlar ¿no es cierto?

-Las emociones son muy dificiles de controlar, todo te sale natural

-Si estás aqui esta noche no es porque yo lo haya querido, estás aquí porque yo no soy capaz de controlar el miedo

Aquelló descolocó a Ken por completo una vez más, pero aprovechó que Takeru tenia otro comportamiento y había dejado de usar fuerza para arrancarle la toalla para secarse y coger la sudadera.

-Ese sentimiento, de tener algo en la punta de tus dedos, de tocarlo, de rozarlo, sabes que lo vas a conseguir, puedes hacerlo pero a la hora de la verdad sabes que no puedes controlar, el miedo es mas grande que tu, a veces mas poderoso

-No entiendo que quieres decir

-Tratas de entenderme

-Solo intento de sentir empatía, pero no logro sentirlo

-Ahora ¿que sientes? -. Le dijo sin dejar de mirarle a los ojos

-Descontrol de sentimientos, no sé que propones -. De inmediato el cuello de Ken fué invadido por la cabeza de Takeru que empezó a olerlo sin dar permiso para hacerlo

-Estás muy guapo, me gusta tu olor corporal, yo ahora deseo hacer una cosa y no me tiembla el pulso para hacerlo

-No estoy dispuesto a que quieras hacer con mi cuerpo lo que quieras, mi novio está muy cerca de aqui

-Tu novio, es mí novio, es nuestro novio

Aquella palabra todavia hacía muchísimo daño a Ken

-Basta, porfavor

-Te duele esa palabra ¿Verdad? Tu cabeza no asimila que somos casi una pareja, todo puede ir bien si colaboras -. Le agarró del brazo abusando del espacio personal

-Dejame - Ken empezaba a sentirse un poco nervioso, de todo imaginaba menos que estuviera viviendo esto que era muy desconcertante, todo estaba a oscuras y tenia a Takeru a milimetros de querer incluso de besarlo, hace unos momentos le hablaba del miedo y ahora lo tenia muy cerca

-Esta noche puede ser la noche de los besos sin fin entre nosotros, colisiones de pieles, tres pieles, tres cuerpos, tres almas, una noche a oscuras, me encanta tocarte y atacar -. Takeru a medida que estaba mas cerca de Ken se fué aproximando hasta su cuello hasta saborearlo y despues de eso besarlo apasionadamente, por todos los lados

-Mi cuerpo no te pertenece, por favor... -. Su cuello sentia las lamidas y el aliento de su amante

-Seria un buen momento para ponerte en cuatro, y mientras miras a la pared te voy follando lentamente -. Y parecia que todo se volvería una realidad pero no fue asi, porque de inmediato paró

-Pero como ya te dije no vamos a hacer lo de siempre, terminaté de vestir, te espero con Daisuke en el salon, ten cuidado y no te resbales-. Queria ahora darle un beso tierno en los labios pero Ken rechazó el beso ladeando la cara

-Tambien sientes miedo, miedo de no poder controlar tus sentimientos, admite que te gusto, lo sabes Ken... Te dejaré tranquilo para que te lo pienses pero no vas a ser el único en mostrar sus sentimientos -. Le acarició la barbilla, le sonrió de forma dulce y se fué

Asi de bipolar podia ser Takeru que dejó a Ken todavia mas desconcertado que antes, le dejó solo sin saber muy bien lo que acababa de pasar, solo su cerebro habia retenido una cosa, no poder controlar el miedo

En el rato que se centraba y se terminaba de arreglar, Takeru regresó a donde estaba Daisuke, quien estaba solo sentado alrededor de la mesa camilla intentando no mirar alrededor

-Disculpame por haber tardado pero ya estoy aquí-. Takeru no sabia una cosa de Daisuke y es que le atemorizaba la oscuridad mucho, por eso al tocarle se sobresaltó un poco

- Mm... ¿Te asusté? Disculpame no quise hacerlo

-No, no me asustaste tranquilo

-Entonces... ¿porqué tiemblas?

-Yo no tiemblo

-Eso no lo dicen tus manos

Las manos de Daisuke temblaban como si tuviera la enfermedad del Parkinson, las escondió e intentó hablar de otra cosa

-No es nada y mejor cambiemos de tema… Por ejemplo... ¿porqué Ken se ha ido asi de la habitación? ¿tienes algo que ver en todo esto?

-Digamos que sí, jugué con sus traumas

-¿Que hiciste?

-Sacar todo lo que le atormenta -. La frase continuaba pero Daisuke no le dejó terminar

-¿!!Porqué hiciste eso!!?

- Le puse a prueba para un juego

- Estás loco... ¿Porqué? -. Exclamó Daisuke casi alterado, al ver la tranquilidad de Takeru se levantó de la mesa camilla y quiso salir de la habitación sin llegar a hacerlo

-No te vayas de aquí, quiero disfrutar de tu compañía en esta noche oscura dejando salir nuestras debilidades mas ocultas, recuerda lo que te dije, quiero vivir una noche diferente en vuestra compañía

Daisuke quedó helado ante esas palabras, se detuvo, sin querer hacerlo, para escuchar el resto de palabras que Takeru queria decirle

-La luz, vuestra luz que irradiais juntos me enloquece, quiero sólo una noche que no se nos olvide a los tres, quédate a mi lado, Ken está bien, va a volver, necesita su tiempo

-¿Me prometes que Ken está bien?

-Confía y sientate a mi lado -. Respondió poniendo esta vez una expresión super agradable, eso le hizo a Daisuke sentarse aunque en su interior seguia sin estar tranquilo.

-No te has preguntado porque toda mi casa está completamente a oscuras?

-La verdad es que si...

-No eres el único al que le asusta la oscuridad

-Q..Quién te dijo eso -. Contestó con las mejillas sonrojadas

-No hay nada mas que verte lo agarrotado que te encuentras, estás muy tenso, apenas giras la cabeza a ningun lado por temor a encontrarte con algo

Para que mentir si enseguida se le notaba, debia decir la verdad

-Está bien, lo admito, si, tengo miedo a la oscuridad, no me gustan estas noches así

-¿Te gustaria poder controlar eso?

-No me he planteado pensarlo...

-¿Puedo cogerte la mano?

-Emm... Sí... -. Preguntas como esas inesperadas desconcentraban a cualquiera pero lo hizo, le dió la mano a Takeru y este se la acarició dulcemente

-La tienes fría

-Tengo pánico, ya te lo dije

-Al igual que tu pero en un caso muy diferente yo le tengo miedo a las noches de lluvia, los relámpagos me aterran, me ponen muy nervioso

Aquelló sono como si acabara de contar un chiste

-Me tomas el pelo ¿verdad?

-No estoy diciendo ninguna mentira, te llamé a ti y a Ken porque me quiero sentir acompañado

-¿Y porqué no llamas a Hikari? O a tu madre? ¿Yamato? ¿tu padre?

-Te gustaria que hubiese invitado a Hikari totalmente a oscuras?

-No, la verdad no, gracias por hacerlo

-No lo hice por ti, porque a quien deseo ver es a ti, mi madre está fuera del pais y mi hermano y mi padre están fuera de la ciudad, como verás no voy a llamarlos para que me hagan compañía, quien estaba en mis pensamientos desde un principio érais vosotros dos

-¿Porqué?

-En las noches de lluvia me siento un poco mas sensible... No... Sensible no... Fragil, me hace ser vulnerable, intento controlar este miedo que siento pero me supera, no puedo controlarlo -. Ahora Takeru se veía tan fragil hablando que a Daisuke le costaba asimilar que quien hablaba era el Takeru abusador de siempre, por momentos, el estar esta noche ahí para Daisuke estaba empezando a tener un significado, pero todavía le costaba creerlo

-¿Hablas en serio o simplemente te burlas de mi?

Como si el mundo quisiera darle la oportunidad a Takeru de decir la verdad, se oyó el ruido de un trueno muy fuerte retumbando en toda la casa mientras seguía lloviendo, aquello hizo sentir a Takeru muy tenso, cerró los ojos queriendo disimular la ansiedad que aquello le hacia sentir, pero por mucho que lo quisiera ocultar, su cuerpo respondía por él, su mano encima de la mesa temblaba y hacia temblar los vasos que allí había

-¿Tanto te afecta? -. Pregunto Daisuke MUY impresionado

Quien se lo iba a decir, Takeru Takaishi, aquel chico tan abusivo le tenía miedo a los truenos y reaccionaba de una manera muy peculiar, temblando e intentando estar sereno en la tormenta, nunca mejor dicho

-¿Estás bien? -. Volvió a preguntar poniendo una mano en su hombro

-Quisiera poder controlarlo pero es imposible

-No sabia que tuvieras miedo de algo...

-¿Pensabas que era perfecto? Te equivocas, siento, padezco, tal vez si soy abusivo o tengo este caracter es por el hogar medio roto del que vengo, padres divorciados, yo me tuve que ir con mi madre, y mi hermano con mi padre

-¿Te gustaría ver a Yamato más seguido?

-Nada me gustaría mas, amo a mi hermano mayor, desearia estar mas con él, tal vez porque apenas nos vemos es porque nos llevamos tan bien, no es facil el vivir separado de tus padres, a veces me siento solo, necesito de mi madre, de mi padre, o de mi hermano, siento mucha envidia de las personas o parejas que sois felices

-¿Te refieres a nosotros? ¿en Ken y en mi?

-Sí, me dais muchísima envidia

Daisuke se enterneció con aquellas palabras, si bien a veces es cierto que Takeru raras veces se comportaba así pero esta noche estaba sacando todo lo que tenía en su interior

-Eso me hace tener otros pensamientos sobre ti, y querer... Estar... A tu lado... sin sentir que vayas a hacerme daño

-Tampoco te tomes demasiadas confianzas, todo va a ser igual pero hoy me queria sentir acompañado por vosotros

-Me gusta mucho que te abras de esta manera, en el grupo nunca hacías estas cosas

-Me las guardaba hacia dentro, me gusta guarme todo para mi.

-¿Ni siquiera las compartías con Hikari?

- No me es necesario, tenemos una conexión especial y entiende cuando estoy con el animo bajo

Todo esto hizo a Daisuke acercarse todavía mas, sin miedo ninguno hasta su amante, ya estaban muy juntos con los alientos casi rozandose, le cogió de las manos, apaciguando el casi temblor que ya apenas existia en Takeru y le dijo

-Quiero que sepas algo, ojalá este comportamiento tuyo durase asi para siempre -. Le dió un beso en la mejilla como acto de amor

-Me gusta ser abusivo contigo, no dudes que volveré a serlo -. Le apretó la mano en señal de dominación

-No me importa, me gusta el dolor, el que no puedo controlar, aunque por desgracia estoy aprendiendo a dominarlo

-Eso es malo para mi ego, tendré que pensar en estadísticas mas fuertes contra tí

Daisuke se acercó más a los labios de Takeru y los dos terminaron en un beso super romántico en medio de la oscuridad

-Me haces recordar cuando empecé con Ken, a decir verdad, tu y Ken sois casi parecidos, familia rota, y ahora algo nuevo, eres muy emocional, y me gusta

-Ken y yo tenemos muchos casos similares, sobre todo en la familia

-Vuestras maneras de expresaros, tambien son casi las mismas y es lo que tal vez me hace quereros a los dos por igual y no sabes a quien elegir

Volvieron de nuevo a besarse por un intervalo de tiempo mas largo, ahora, los besos tiernos con lucha de lenguas dentro de la boca continuaban cuando un golpetazo en la mesa les hizo parar, Ken estaba delante de ellos y tuvieron que parar

-No,no os detengais, no retengais las ganas por mi, podeis besaros las veces que queráis

-Disculpame Ken pero...

-Te he dicho miles de veces que NO tienes porqué disculparte, hiciste lo que tu alma libre quiere hacer -. Mientras Ken hablaba, la mano que sujetaba el libro temblaba un poco, estaba muy nervioso

-¿Estás bien?

-Voy a estudiar -. Contestó de forma fría

-Me gustaria que me hablaras, te noto un poco alterado

-No es alterado, son otras cosas

-¿Es por mi?

-No Daisuke, no todo mi mundo gira alrededor de ti, quiero estar relajado mientras estais juntos, es lo que deseais ahora

-No sé como lo vas a hacer, ¿no ves que no hay luz? -. Contestó ahora Takeru.

-Lo intentaré, lo que sea para evadirme de lo que he escuchado en todo este tiempo.

Ambos chicos se quedaron sorprendidos, Ken no era de esas personas que ponia la oreja, no le gustaba espiar conversaciones ajenas

-¿Escuchaste todo?

Ken Permaneció en silencio con aquella pregunta de Daisuke

-¿Desde cuando? -. Volvió a preguntar

-Desde que cayó ese rayo, en ese momento yo regresaba y me encontré con la escena completa y al final me quedé callado escuchando lo que decíais cada uno, al final tuve que entrar porque lo que veia me estaba matando de los celos.

-¿Celos? ¿por mi o por Takeru?

Increiblemente Ken permaneció callado aquí tambien, había dado una respuesta super inédita

-Mírame a los ojos Ken -. Dijo Takeru con tranquilidad y agarrandole de una mano, misteriosamente Kense dejó agarrar

-¿Te sorprendió mi confesión?

-Sí

¿Porqué? Yo tambien soy humano, como tú

-Lo sé, pero saber eso me hizo sentir extraño

-¿Que sentiste o que sientes?

-Me siento raro desde que escuché todo, es como... Como si se hubiera activado un sentimiento oculto muy dentro de mi, algo como cariño... No, no quiero sentir nada, no sé porqué debo de sentir este tipo de cosas, esto me desconcierta, es un sentimiento nuevo que ha nacido ahora mismo, es extraño

-Tranquilo -. Daisuke le agarró de la mano ahora, tratando de tranquilizarle

-No quiero sentir por nadie, más, solo contigo -. Le miraba a los ojos como si el mirarle fuera lo unico que hiciera en este mundo

-No puedes controlar tus emociones, sientes, tienes un corazón que siente por alguien mas que por mi

-No quiero -. Su mirada estaba fija en su chico

-Dije que esta noche os íbais a sorprender, no soy un abusador como parece, tengo mi pasado oculto, al igual que tu tienes el tuyo

-No sé que decir, todo es extraño

-¿Que sentias mientras me escuchabas?

-Un sentimiento de querer seguir escuchando palabra por palabra

-Es lo mismo que he sentido yo

-Y ahora... ¿qué es lo que os pide el cuerpo?

Ken y Daisuke se miraron

-Quedarnos aquí a tu lado

-Me gusta oir eso, es lo que quería escuchar, hoy os necesito a mi lado, como mejores amigos

-Que pasa Daisuke, ¿no estás de acuerdo?

-Hoy seria un buen momento para acostarnos los tres

-Estaría bien probarlo

-¿Quieres que suceda?

-No contestes si no quieres, dejemos que todo fluya de forma natural, antes debemos divertirnos

-¿Con qué? -. Contestó Daisuke mientras acariciaba la mano de Ken

-En una noche como esta... ¿qué os parece si contamos historias de miedo?

De repente la mano que Daisuke acariciaba a Ken se detuvo, helada, el chico no se esperaba esa respuesta, y lo que iba a acarrear eso, ambos lo miraron a Takeru

-Aunque parezca increible, me da miedo los truenos y los relampagos pero no me dan miedo las historias de terror, las historias de miedo puedo controlar el miedo porque soy yo quien las cuenta, o si las cuenta otra persona sé que voy a espantarme porque casi nadie llega a contar el final por las risas que se oyen o porque algunos de los presentes se muere del susto.

-¿En cambio de un rayo si sientes pánico? -. Quiso saber Daisuke

-Sí

-Y yo que pensaba que el unico loco era yo

Sonrieron los tres aunque Ken sin ganas, todavia seguia un poco afectado

-Ahora vuelvo voy a ir a por una linterna para iluminarnos las caras, asi el miedo será mas real

Se levantó, pero antes de irse acarició el hombro de Ken

-Tranquilo, todo será muy divertido, comprendo que estés así, pero tambien debes de saber que es solo esta noche.

-Desearía que no me tocase

-Sé que a quien amas es a mi

-No quiero sentir por él, me he acostado con él, si, me he dejado follar, si, pero todo era sexo, llegar al amor es algo muy sagrado para mi

-Te dije que las emociones no se pueden controlar y tu lo sabes muy bien

Se quedaron en silencio y sin movimiento, solo la mano de Daisuke acariciando la de Ken.

-Yo en cambio quiero saber otra cosa... ¿tanto cambió nuestra relacion para que ahora te fascinen las historias de terror?

-Todo ese mundo me sigue aterrando-. Dijo dejando de acariciarle la mano

-Entonces... ¿porqué no dices que te dan pánico?

-Tal vez pueda controlar el miedo como dice él...

Ken dió un suspiro al terminar de hablar Daisuke y dijo

-Quiero irme a casa.

-No te puedes ir, sigue lloviendo, quedemonos juntos, estarás todo el tiempo junto a mi

-Está bien, por cierto, no está tardando mucho? ¿tanto tiempo se puede tirar una persona en conseguir una linterna?

-Tienes razón... ¿Takeru? ¿donde estás?

Todo permanecía en silencio y a oscuras, solo la lluvia irrumpia el silencio, aunque eso lo hacia mas tenebroso a los ojos de Daisuke, no lo admitia, pero agarraba la mano de Ken con mas ímpetu que hace unos segundos

De repente tres golpes fuertes sonaron en la pared, Daisuke pegó un brinco del susto casi muerto de miedo

-¿Takeru estás ahí? dime que estás detrás de esas paredes que dan al pasillo, dime que eres tú

A Ken le daba pena la situación en la que ahora Daisuke se encontraba, sabía como se ponia en estos casos y ahora era su turno de intentar al menos que no mirase para ambos lados

-Te aconsejo que no le demuestres miedo, de lo contrario jugará contigo y con tu desesperación

-¿Te piensas que no lo intento? -. Otra vez miraba a cada lado, intranquilo, pero a los ojos de su novio eso era muy divertido, sonrió de ver a Daisuke tan apurado

Otra vez tres golpes fuertes como la otra vez pero ahora con un poco mas de duración

- Solo está jugando con nosotros, sabe que tienes miedo, no te muestres tan vulnerable -. Volvió a decir Ken acariciadole el rostro gentilmente

-Ya lo sé pero... ¿Como quieres que esté tranquilo? !!Los golpes vienen de todos lados!!!

-Daisuke... Siento tu miedo... Te veo, siento como el sudor resbala por tu rostro -. Una voz tenebrosa sonó despues de aquellos tres golpes seguidos

Este estaba muy angustiado mirando a cada lugar, sabia que en cualquier momento algo le iba a saltar tal vez a los ojos pero Ken trababa de estar a su lado

-Tranquilo, puedes controlar el miedo, recuerda quien está detrás de esa voz -. Ken le agarró el rostro mostrandole coraje y valor, Daisuke respondió a la caricia recibiendo más valor del que él mismo mostraba

-Claro que no -. Por supuesto mentía, agarraba la mano de Ken todavía con mas fuerza que antes y se oía el corazón, no pestañeaba, estaba dirigiendo su mirada a la voz

Como los dos se miraban fijamente y no dirigian la mirada a ningún otro lugar, no se dieron cuenta que Takeru ya estaba en la habitación y anduvo a cuatro gatas por debajo de la mesa camilla

-Qué que... Que... Qué quieres de mi?? Yo no tengo nada que ofrecerte

-¿Eres consciente que estás hablando con Takeru?

- No me digas si soy consciente, estoy muy concentrado en no hacerme nada en los pantalones y luego este maldito silencio... -. De nuevo lanzó un pequeño grito que lo dejó helado

-¿Qué ocurre? -. Preguntó Ken sintiendo empatía por su chico, lo veia casi con los ojos en blanco y temblando

-A… Algo me ha lamido la pierna... Algo me está tocando la pierna

-Mira debajo de la mesa -. Ken hablaba tranquilo, transmitiendole seguridad, pero parece que eso no era suficiente para Daisuke

-Te divierte verme pasandolo mal no? No te burles de mi

-No me burlo de ti para nada pero como pienso que ya sabes los monstruos no existen y no hay riesgo de que nadie vaya a comerte

-Ya... Ya lo se

-Entonces mira hacia abajo, yo no veo nada

Daisuke se armó de valor pero antes cerró los ojos y al abrirlos miró hacia abajo no habia nada pero una luz que de pronto se encendió debajo de él lo asustó, le dió tal impacto que tiró la mesa camilla y casi en comvulsión quiso salir de la habitación, corría por los pasillos sin rumbo fijo mientras se oían golpes, probablemente sería él chocándose contra puertas y paredes

-Le asustaste más de lo necesario

-Pero fallé, queria asustaros a los dos -. Takeru se sintió derrotado en su juego.

-Conmigo no lo vas a conseguir, no me asustan las historias de pesadillas, al igual que tú, es un miedo que eso si puedo controlar pero pero me da pena por Daisuke

-No sabia que le asustaran tanto estás cosas -.Era algo que no sabía de él

-Y la mayoría del tiempo exagera, esta es una de esas veces, no ha sido para tanto el miedo pero como el miedo le sobrepasa y piensa que todo es real no sabe controlar

-Lo siento pero para mi ha sido el mejor susto que he podido dar en mucho tiempo, él es como mi hermano, en los dias de lluvia con tormenta no quiere saber nada de mi

Ken sonrió sin querer, tratando de mantener un trato cordial.

-Puedes ocasionarle un infarto al pobre

-pero ha sido divertido

-La verdad es que sí

Los dos rieron en complicidad, más Ken que apenas podía mantener una sonrisa de felicidad

-Me gusta ver que te ries conmigo, muy pocas veces lo haces

Intentó mostrarse frío pero algo le hacia abrir la boca´

-Muy pocas veces lo hago, en general, solo sonrío si algo o alguien lo merece, en este caso Daisuke me hace reir porque es la debilidad que mas me gusta de él, puede ser muy bruto o aparentar tener una energía terrible pero se asusta con cualquier cosa, es como un niño, quiza por eso estoy tan emocionalmente unido a él

-Y de mi, hoy te diste cuenta

Ahora Ken bajo la mirada un poco pensativo, metiendose la mano en los bolsillos dijo

-Sí, pero solo esta noche

Takeru dió unos pasos hasta donde estaba la mesa camilla, la puso en su sitio y se sentó, haciendo que Ken se sentase junto a él, al principio este dudo pero finalmente accedió a sentarse junto a él

-¿Porqué no puedes aceptar que ahora somos tres en lugar de dos?

-No es el tipo de amor que yo deseo para mi vida cotidiana, en mi corazón somos dos personas

Takeru se acercó más a él, casi invadiendo su espacio personal

-¿Puedes contarme el porqué de tus celos?

Ken apretó los puños, sintiendose un poco vulnerable

-Vamos cuentalo, sin miedo

-Quiero que esté aquí Daisuke conmigo

-No puedes depender de él en todo momento.

-Lo sé pero... Sin él me siento fragil

-Él antes no gobernaba en tu mente cuando te acostabas conmigo, de hecho llegaste a excluirlo por completo de tu vida

-Y es cierto, no lo voy a negar porque es la verdad, pero como ocurre en muchas ocasiones, Daisuke no puede salir de mi vida y yo no puedo salir de la vida de él por la sencilla razón de que estamos conectados, estamos unidos, somos dos almas en un solo cuerpo, con Daisuke me siento vivo, con Daisuke cometo una locura que no la siento con ningun otro cuerpo, es algo más que me hace quedarme sin palabras, quiero estar junto a él.

-Me estás queriendo decir que si lo buscamos contarás lo que te pasa?

-Posiblemente

-No estará muy lejos y a la calle no ha salido, estara por algun lado escondido, vamos? -. Le ofreció su mano pero Ken se negó

-Puedo ir solo sin tu ayuda

-No te preocupes, pero no huyas de mi ahora que tus sentimientos han hablado

Lo estuvieron buscando por toda la casa, nombrandole a gritos y pidiendole que en donde estuviera hiciera alguna señal, que solo era un juego y no volvería a ocurrir más, lógicamente, era mentira, ahora que habian encontrado una víctima facil, al menos Takeru no iba a parar.

Finalmente lo lograron, lo encontraron escondido en una puerta casi al final de la casa donde todo alrededor estaba más oscuro y un poco siniestro

-No te parece un poco estúpido que si tienes miedo te escondas en un sitio pequeño todavia más oscuro? -. Preguntó Takeru ya que fué él quien le descubrió

-Qué quieres, cada uno se esconde donde le da la gana -. Aunque aparentaba que no tenía nada de miedo, el solo ver a Takeru con la linterna en la mano le hacía morirse aún mas en la angustia

-¿No vas a salir?

-No hasta que sueltes lo que llevas en tu mano

-Es una linterna,

-Me da igual, eso en tu mano es un arma de destrucción masiva

-Daisuke, por favor, entra en razón, lo que viste fué la cara ilumnada de Takeru solo estaba jugando, por favor -. Para Ken conversar con Daisuke era como entablar amistad con un loco, no habia manera de hacerle entrar en razón, ante eso, Taker y y Ken empezaron a reir un poco por la postura casi demente que estaba poniendo Daisuke de no dejar que nadie se le acercase

-No le veo la maldita gracia, y aparte, ¿porqué os reis los dos? Que parece que estáis compinchados ¿que ha pasado en todo este tiempo que yo no estaba?

-Te lo dije, esta demasiado alterado y la mitad de las veces exagera -. Al ver como Ken hablaba con Takeru de forma cordial, Daisuke se sobresaltó un poco más

-Exagera tu madre

-No insultes a mi madre, ella no tiene la culpa de que no controles el miedo

-Deja de burlarte de mi entonces y de hablar con él que pareces que lo haces aposta

-Relajate -. Ken intentaba no reirse pero es la situación era super cómica

-No me pidas que me relaje estúpido, acabo de pasar el peor rato de mi vida y tu te ries con este de mi desgracia

-Es un exagerado -. Volvió a mirara Takeru quien ya terminó por morirse de la risa que le entró al ver a Daisuke tan acojonado.

-!!No te burles!!!

-Mira Daisuke, mi intencion de traeros aqui a los dos era pasar una noche entre amigos, yo queria que contáramos historias de miedo pero te juro que no sabía que les tuvieras tanto terror

-Ahora que ya lo sabes no vas a parar de torturarme con eso

-No tenía intención de hacerlo, pero si, creo que lo haré.. Ken ¿puedes venir conmigo un momento? -. Takeru le guiñó un ojo haciendole ver que iban a pasar un rato muy entretenido gracias a Daisuke, y por una vez Ken aceptó

-Alto Ken, no vayas con él -. Pero Ken parecía que de pronto tenia muchas ganas de jugar con Takeru porque entre los dos idearon un plan que a los dos le gustaron

-Vamonos de nuevo al salon, y seguimos contando historias -. Sugirió Takeru muy animado

-No voy a ir, me quedó aquí

-No arruines el juego, por favor -. Respondió Ken ahora

-Qué mierdas te pasa a ti ahora? No me gusta que estés tan animado con él

-Vámonos -. A duras penas Ken se aguantó las ganas de reir, él tambien estaba dispuesto a contar otra historia de miedo, por eso Daisuke no se quiso mover del sitio

-Daisuke, yo estoy a tu lado confía en mi, sé hasta donde llega tu miedo y estoy dispuesto a parar en el momento exacto -. Daisuke se lo pensó, era Ken despues de todo

-Está bien, le devolvió la mano que Ken le ofreció y volvieron al lugar donde todos estaban reunidos en un principio.

-Para que estemos todos en paz y estemos todos en las mismas condiciones, los tres vamos a contar historias de miedo para ver hasta que grado somos capaces de asustarnos ¿estamos de acuerdo?

-Estamos de acuerdo -. Contestó Ken

-Para nada -. Dijo Daisuke

Esa respuesta provocó en Ken y Takeru un ataque de risa

-Qué no os riais imbéciles, yo no estoy preparado

-Lo vas a estar de todas formas porque voy a empezar a contarlo

-Mierda -. Se santiguó Daisuke asumiendo lo que venía

Takeru fué el primero en empezar a contar la primera, empezó suave, pero haciendo que los dos se metieran muy de lleno en la historia, lo que peor llevaba Daisuke eran los momentos donde Takeru jugaba con los silencios

-!!No te quedes parado hablando!!

-Le estoy dando vida a la historia, por ahora está suave

-Eso lo dirás tú, yo siento como los dedos de Daisuke traspasan mi carne -. Se sería y a su vez sentía el dolor, Daisuke apretaba cada vez mas fuerte.

-Disculpa -. Daisuke se puso rojo más que otras veces

-Entonces continuo

-Preferiría que no

-No, Daisuke, escuchaste el principio, puedes llegar a la mitad-. Ken sonreía aunque lo que queria era darle animos

-Joder si es que parece que estás compinchado con él

-No lo estoy para nada -. Soltó una pequeña carcajada que no pudo ocultar, cada vez Daisuke estaba mas asustado

-!!Entonces no te rias!!

-Disculpame -. Le agarraba la mano pero miro a otro lado porque sentía que si no se reía explotaba

-Vete a la mierda -. Impulsivamente Daisuke no lo pudo evitar

-Vete conmigo, por favor -. Ken se burlaba de él, jugando.

-Me voy -. Se levantó, odiaba sentirse un estupido pero Ken no quiso que se fuera.

-Vale, Daisuke, estoy jugando, quedate y escuchemos la historia hasta el final

-Te estás burlando de mi Ken, no me gusta nada, sabes que la incertidumbre me hace estar mas nervioso y decir idioteces

-Prometo centrarme, ahora escucha hasta el final, yo te sujeto

Los dos se agarraron de las manos y escucharon el final de la historia de Takeru, este se lo estaba pasando en grande, se estaba riendo mucho con Daisuke y con la complicidad que Ken y él estaban teniendo esa noche, solo esta noche

La historia fué continuando, a mitad de la historia, todo estaba muy tenso a medidas que todo avanzaba, Takeru jugaba con su rostro y con la luz de la linterna, Ken miraba a Daisuke y se reía tímidamente, Daisuke permanecía ríguido y encojido, casi con los ojos en blancos y de vez en cuando los cerraba porque sentía ruidos alrededor de él

Llegó el momento tenso realmente de miedo, y la acústica acompañaba, Takeru estaba tan concentrado en la historia que un trueno sonó pero él no se inmutó, al contrario, agradeció que aquello pasara, en el momento cumbre, hizo ruido con la boca, imitando el sonido de una puerta chirriandose, sintiendo la sensación de miedo, el frío que recorre un cuerpo invadido por el miedo, los sonidos que golpean en la cabeza directo al corazón, lo contó tan real y tan vivido que Daisuke en ese momento se habia ido, ahí no estaba él, seguía agarrado a la mano de Ken que seguia atento a la historia

-Y bien, ya terminé ¿estás bien Daisuke? -. Miró al dueño del nombre pero no respondía estaba ido

-¿Daisuke? -. Ken tocó su mano que que la tenía literalmente cosida a la suya sin reaccionar

-Me haces daño, reacciona -. Ken queria estar serio pero la situación le hacia reirse muy tímidamente

-Sigues en la tierra

-Sí… creo que... Sí

-Entonces deja de estar tan tenso

Y dejó de estarlo, pero por la parte de atrás, estaba tan tenso que terminó expulsando una flatulencia, aquello olía muy mal.

Aún así no dejo de ser una situación divertida, a medida que iba desestensandose por el culo, Takeru y Ken no dejaron de reirse a carcajada limpia, Takeru mas que Ken,este último le daba pena porque el pobre estaba super avergonzado total

-Lo siento Daisuke pero es que es buenísimo, no puedo parar de reir, tu cara y tu cuerpo lo dicen todo -. Takeru se moria. No podia mas

-Ahora para ser justos debes contar uno tú

-Yo no sé contar ninguno por desgracia -. Dijo sintiendose muy frustrado

Aprovecharon que se sentía un poco sensible para guiñarse a los ojos y empezar a hacer el plan que habían ideado, únicamente con el fin de jugar.

- Entonces... Ken... ¿sabes contar tu alguna de miedo?

-No, no sé, supongo que aquí termina la sesión de sustos -. Ken hablaba de forma inocente, claro que sabía contarlas, pero le gustaba mas el plan que estaba por venir

-Entonces, podíamos seguir hablando de el porqué de los celos que tuviste hace un rato ¿puedes contar?

-Sí, me siento capacitado para contarlo

Takeru se unió a ambos chicos y ya estaban los dos juntos alrededor de la mesa camilla, en medio de la lluvia que seguía sin parar y algún trueno a lo lejos ya apenas captado por el oído humano

- ¿Y bien? -. Empezó a decir Takeru, Ken estuvo en silencio unos cuantos segundos y luego dijo, siendo consciente del juego

-¿Puedo? -. Dijo mirando a las manos de Takeru, este adivinó la intención

-Claro -. Se dejó agarrar por las suaves y frías manos de Ken, Daisuke estaba simplemente observando la situación pero mucho mas pendiente de Ken

-Vas a dejar de mirarle? -. Contestó enfadado y tratando de separarle, Ken hizo fuerza para no moverse de su sitio

-Aunque quisiera no puedo, no me disgusta mirarle a los ojos, al menos por esta noche -. Dijo mientras miraba a Takeru de forma sensual

-¿Que opinión tienes esta noche de mi?

-Me gusta mucho el color del mar intenso de tus ojos, esa sonrisa traviesa, esa boca, esos labios que por esta noche quiero besar

-¿Y porqué no lo haces?

-No está bien, está prohibido -. A cada minuto se acercaban más

-Nada está prohibido para dos chicos como nosotros

-Eso es cierto -. Se miraron de nuevo a los ojos ambos en silencio mirandose de arriba a abajo, Takeru le miraba muy fijamente y Ken hizo un leve movimiento

-Porqué te muerdes los labios?

-Porque es lo que me gustaria hacer ahora contigo

-Los quieres? Ven y buscalos

Ken avanzó para intentar lograr un mordisco pero Daisuke, inquieto del todo no dejaba de impedirselo

-Ni te atrevas, no te atrevas a hacerlo en mi presencia, él es mío

-Yo soy tuyo, tu eres mío, yo soy de él, él es mio, somos de él, todos somos de todos, al menos por esta noche

Y sin decir nada ambos chicos se acercaron mas para darse un beso rápido en los labios y volvieron a su sitio

-Daisuke, ¿sientes celos de Ken aun sin estar aquí me ha dado el mejor de los besos que ha podido darme?

-No, porque él no te quiere de la manera en la que yo te quiero a ti, lo haces por joderme, verdad Ken?

Ken y Takeru se miraron de nuevo a los ojos y decidieron acabar con el juego de una vez

-Dime, ¿has sentido miedo?

-Claro que si, más que con una historia de terror normal

-Esta es mi historia de terror Daisuke, sé que lo que mas te aterra es perderme y verme en los brazos de tu amante ¿no es asi? No me lo niegues, siempre me lo has dicho, no deseas verme con nadie

-Claro, porque tú eres mío

-En cambio ¿yo si tengo que verte con él? No, es algo que nunca voy a asumir, solo quiero asumir el cambio esta noche, hoy mi cuerpo desea una revolucion de sentimientos, quiero sentirme observado, deseo besarte, besarle, quiero que lo hagamos mientras nos estamos mirando, mientras escuchaba a Takeru hace un gran rato me invadió ese pequeño deseo de ver que él pesar de todo es humano, es capaz de sentir, tiene luces y sombras es capaz de romperse y eso me hizo sentir un sentimiento muy fuerte que quiero sanar a traves de mi cuerpo, aunque al mismo tiempo me duele y me hace año

-Si tanto daño te hace ¿porqué lo haces?

-Se dice que debemos enfrentarnos a los miedos, hoy me enfrento a mi historia de terror, que es esta, estamos en paz, Takeru le teme a las noches de llucia con tormenta fuerte, es un miedo que no puede controlar, tu le tienes miedo a las historias de terror pero se queda en segundo plano cuando me ves con otra persona y piensas que no quiero nada contigo y yo.. Mi miedo es este, no controlo mi sentimientos, no controlo lo que digo, pierdo el control, este es mi miedo, lo estoy viviendo

-No me gusta esto que dices Ken, vamos a irnos de aquí

-Esto tambien te asusta, tienes muchos miedos

-Tengo miedo de que esto te traumatice en un futuro, no estás bien

-He recaido siempre, nunca he podido curarme de la tristeza que siempre me invade, asi que, dejame hacer lo que me conviene, solo esta noche, quiero verme en la cama con Takeru y contigo.

Takeru lo que menos queria era mas charlas innecesarias de modo que se levantó de la mesa camilla y les dijo

-Entonces, queridos, ¿nos vamos a la cama? Es hora de dormir

-Sí -. Ken se levantó pero Daisuke no

-Sólo esta noche quiero sentirme libre y hacer lo que hoy mi cuerpo desea hacer, mañana serémos tu y yo en mi mente, aunque en tu corazón ya no haya solución

Unos largos minutos después, Takeru Ken y Daisuke se encontraban en la cama grande de la habitación de la madre de Takeru, los dos desnudos, en los que únicamente hubo besos, Takeru quedó en medio, Ken estaba a su lado, Daisuke en el otro, compartieron besos de todo tipo y cada uno

Habia ratos donde Takeru observaba como Daisuke y Ken se besaban sin ningún tipo de control, dejandose los labios agrietados de tanto besarse, este se interpuso en madio de los dos, poniendo un dedo en la boca de Ken chorreando un poco de saliva por no saber controlarse por la excitación

-Un poquito para mi no? Siento envidia, dos lenguas es excitante pero tres lenguas en una misma boca suena morboso

-¿Qué boca será la afortunada de recibir sedientas y mojadas lenguas? -. Contestó Ken mientras le dió un beso con menos intensidad que con Daisuke

-Yo estoy sediento por sentiros en mis papilas gustativas

Y entonces Takeru quedó en medio recibiendo las lenguas de Ken y Daisuke todas para él, los minutos se volvían eternidades porque finalmente Takeru quedó en la cama aprisionado por los cuerpos de Daisuke y Ken besandole a cada rato

-Muy bien, quien es el siguiente? -. Decía con la voz ronca y erotica

-Me toca a mi, quiero recibir

-MMMM Hace mucho tiempo que nadie te mete nada en esa boca

-Me siento celoso, yo tambien quiero de tu boca

Y asi sucedió la noche de este trío tan especial, momentos en los que Ken besaba a Takeru y Daisuke solo observaba o se masturbaba con los gemidos sexys que Ken ofrecia al trío, momentos donde Daisuke quedó en medio y se besaba con Ken acaloradamente y solo Takeru observaba diciendoles palabras motivadoras que aunmentaban la libido entre los tres o momentos donde el cuerpo de Ken era usado por Daisuke besandole la boca sacandole toda la saliva del interior y Takeru pellizcandole los pezones, el dolor se transportaba en placer intenso

Todo terminó con Takeru en medio Y Daisuke a su lado besandose con ternura, Ken dormía en el pecho de Takeru, exhausto de todo

Una noche sin igual, en una buena noche de terror que al dia siguiente ninguno de los tres mencionó nada de ocurrido la pasada noche, hicieron cada uno su vida pero en sus mentes calenturientas quedará el recuerdo del mejor trío contenido de una sola noche.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar