Ahora a ella sola (2)

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 38.748 Valoración media del relato 8,91 (23 Val.)
Ahora a ella sola (2)

RESUMEN

Con la tanga en la mano comencé a masturbarme, me olvide de donde estaba, hasta que la apertura de la puerta me regresó al mundo real, acababa de entrar mi tía.

Si no has leído mis relatos "La borrachera inolvidable" y "Ahora a ella sola", te recomiendo que los leas, pues entenderás mejor esta historia.

*********************

 

Al salir de la cocina y con lo que había escuchado, estaba más que caliente y dispuesto a estar solo con mi tía, me fui a mi antigua habitación, pasada una hora y sin nada que hacer me puse a checar mis redes sociales, pero el aburrimiento seguía, recorrí toda la habitación hasta que una bolsa negra posada sobre una silla en la esquina cautivo mi atención, me levante y me acerque, cuando la abrí encontré algo de ropa, y una cartera, al revisarla vi que era de mi tía, así que hurgando entre sus cosas encontré una tanga usada y al olerla, wow que olores, había una mancha de quizá algún orgasmo, pues era una mancha transparente, me recosté en mi antigua cama y me despoje de mi pantalón, quedando solo con mi playera, y mi bóxer, saque mi verga de su prisión, y con la tanga en mano comencé a masturbarme, me perdí en aquel ritual, me olvide de donde estaba, hasta que la apertura de la puerta me regreso al mundo real, acaba de entrar mi tía, con un vestido muy pegado de licra, color gris verdoso, que llevaba botones hasta el final de sus tetas, cuando vio aquel espectáculo, cerró la puerta detrás de ella y con una risa me dijo:

—jajaja mira nada más, si estaba en lo cierto, has crecido jajaja

Me tape con las manos mi hinchada verga, ella se acercó y arrebatándome la tanga me dijo:

—vaya cabronazo, masturbándote con mi tanga, y ahora que me pongo jajaja

Yo estaba muy abochornado, ella se percató y siguiendo me dijo:

—te gusto sobrinito, te gustan mis tangas, enséñame lo que traes ahí escondido

Me quito las manos y una vez vio mi verga en su esplendor agrego:

—wow, si yo estaba en lo correcto, ya no eres un niño, mira nada mas

Tomo mi verga y agitándola reía, se subió a la cama y se arrodillo quedando entre mis piernas, me dijo:

—parece que te has divertido sin mí, vamos no seas malo, o tendré que acusarte con tu mami jaaja

Se apoderó de mi verga y frotándola con sus manos se acercó, se levantó el vestido y la muy puta me mostro que no traía calzones, se acercó y se clavó mi verga de un solo empujón:

—aaaahhh, joder esto si es carne, vaya Fernán, aaahhh, que rico, mira te enseñaré algo para que disfrutes

Se abrió los botones de su vestido y saco sus tetas, estaban un poco caídas por su edad, pero eran blancas como el resto de su piel, con aureolas y pezones rosados, me dijo:

—tócalos, ahora te pertenecen, mientras yo me divierto con tu riquísima verga, tu juega con estos melones

Yo empecé a pellizcar sus pezones y a apretar sus tetas, ella subía y bajaba cabalgándome, se estaba mojando enserio, gemía y gemía:

—aaaahhh dios, ohhhh que gozo, sobrinito que verga, aaahhh dios dios ahhh

De pronto de detuvo, se bajó de la cama y me sonrió, recargo sus manos en la pared y parando el culo me dijo:

—vamos, dame lo que me toca

Me senté en el borde y la clave, ella volvió a subir y bajar sus caderas, sus nalgas rebotaban fantásticamente, yo de vez en cuando la nalgueaba y estrujaba, sus nalgas estaban rojas ya, empecé a sentir el cosquilleo en mis huevos, y le apreté fuerte las nalgas:

—¡¡auu!! Papi con más cuidado, oh es que ya te vienes, buenos lléname de tu leche

Subía y bajaba con velocidad y de pronto estalle, chorros de semen golpearon las paredes de su vagina, ella solo hacia un:

—ohhh si si, llename ahhh ahhh ahhh

Cuando acabe de vaciar mis huevos, se levantó se acomodó el vestido, se metió sus tetas y se abrocho los botones, yo estaba confundido, no la escuche acabar, la muy guarra no se puso calzones, llevaba la concha escurriendo de semen, se volteó me beso de lengua y me dijo, "el fin de semana acaba de comenzar" me sonrió y se fue de la habitación.

Comparte este relato

2907
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar