Amor total (7)

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 38.105 Valoración media del relato 8,58 (19 Val.)
Amor total (7)

RESUMEN

Mi madre había tendido la ropa y cuando se secó fui a recogerla, al entrar a la casa tomé una de sus tangas y frente a ella me la pasé por la cara y ella me dijo -no la rompas mira que solo tengo dos.

Luego que me comento que solo tenía dos mudas de ropa interior, recordé que una compañera de trabajo vendía ropa y le pregunte a mama que medidas tenia y ella me dijo que no me preocupara pero insistí y seguía negándose, finalmente le dije que compraría cualquier medida y listo entonces me dijo:

- ¡110 de corpiño y tanga chica!

Días después regrese a casa con un conjunto color rojo, al llegar la noche mis hermanos se fueron a dormir y le dije que le tenía un regaño y me había olvidado de dárselo, fui a mi habitación y regrese al comedor con el conjunto, al abrirlo le encanto y me dijo que se lo probaría en mi habitación, segundos después me llama y me dice que la ayude, aun tenia puesto su antiguo corpiño y todavía tenía colocada la calza, ella con el conjunto en la mano me dijo que le desprendiera el corpiño, me acerque y pasando mis manos a su espalda para desabrochárselo cerro sus ojos y mientras acariciaba su espalda le desprendió el corpiño y comencé a besarle los pechos muy lentamente, mis manos recorrieron su cuerpo hasta llegar a sus piernas y mientras seguía besándola me arrodille a sus pies y le comencé a bajar su calza, su vello púbico apenas sobresalía de su antigua bombacha, de repente se dio vuelta dándome la espalda, y comencé a besarle y a acariciarle el culo para luego bajarle la bombacha, y comenzar a besarle sus glúteos hasta llegar a su ano, se agacho más y me ofreció su hermosa y jugosa vagina, mi lengua comenzó a danzar entre su vagina y su ano mientras ella se aferraba a la pared inclinándose cada vez más, le metí un dedo en la vagina y comencé a masturbarla luego le coloque un segundo dedo, lo empape con sus líquidos y se lo coloque en el ano y con un dedo en cada orificio continúe masturbándola cada vez con mayor fuerza sin detenerme (yo iba al gimnasio y tenía los brazos bien entrenados) aun así mientras más fuerte y más rápido la penetraba y más gozaba sin quejarse de dolor, minutos, largos minutos después ya empapados en flujo y sudor coloco su mano en mi pene aún bajo mi pantalón y sacándolo me dijo:

-¡dale, pone la! -me baje el pantalón hasta las rodillas y la penetre de golpe y dio un leve grito, sin querer la había penetrado por el ano, la pija le entraba y salía sin dificultad, y debido a su grito supuse que podría haberse despertado mi hermana y miro hacia la puerta, viendo aparecer la silueta de mi hermana que se reflejaba debido al televisor que iluminaba el comedor. Continúe cogiéndola sin parar hasta largarle toda mi leche en su interior, rápidamente casi sin relajarse. Se dio vuelta me sentó en la cama con los pies en el piso y se sentó encima de mi metiendo toda mi pija en su empapada vagina, comencé a chuparle los pechos mientras ella me tomo por arriba de los hombros y paso sus piernas a mi espalda metiéndose mi pija hasta los huevos, abrazándome por el cuello y clavándome las uñas en la cabeza continuo cogiéndome sin detenerse, acompañando sus movimientos una enorme cantidad de flujos, impulsivamente le di una palmada en su culo, pensé que se enojaría pero al no decirme nada repetí la acción dándole otra palmada y otra y otra aumentando sus gemidos de placer hasta hacerme acabar.

Luego se paró y tomando el nuevo corpiño se lo coloco y mostrándome la tanga me dijo:

-¡esta cuando me bañe me la pongo! -se vistió y se fue de la habitación.

Comparte este relato

4692
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar