Akemi: nuestro secreto (primera parte)

Tiempo estimado de lectura del relato 31 Número de visitas del relato 7.861 Valoración media del relato 9,61 (18 Val.)
Akemi: nuestro secreto (primera parte)

RESUMEN

Un deseo en común que se hace realidad por 9 meses y un secreto para guardar eternamente.

Era una tarde en la ciudad de esas que llovía demasiado, aparte de un intenso frío que avecinaba que el invierno que se presentaba no era facil de llevar, pero esto no era problema para Ken, él amaba estos días así, el no poder salir por vivir tan lejos de Daisuke ya que ambos vivían en cada punta de la ciudad y él si queria verle debía coger el tren para llegar, era muy beneficioso para él, hoy iba a ser una tarde tranquila para él su mente y su cuerpo, necesitaba hacer descansos de vez en cuando como lo que estaba viviendo ahora mismo, sentado en su sillón en frente de la ventana sin hacer nada, nada más que comtemplando como las gotas de agua se estrellaban contra el cristal e iban cayendo hasta desaparecer

Mentalmente, Ken se encontraba bien, pensando de vez en cuando en él, y en las preguntas típicas que se podria hacer una persona como él

-"La vida pasa tan deprisa, en un minuto todo puede cambiar, vivimos tan al límite que no nos ponemos a pensar que las cosas insignificantes tienen mas valor que cualquer otra, las sensaciones… las emociones que emiten nuestros cuerpos… este cuerpo… totalmente materializado, a veces estoy satisfecho con él y con mis formas, y otras… desearía poder tener otro tipo de cuerpo, me encantaría por un día cambiar ser otra persona, es bueno cambiar pero a su vez me da miedo, necesitamos los cambios, la vida es solo una y estas gotas de lluvia viven su vida muy rapido, desaparecen para siempre... Me siento abrumado, pensar profundamente me hace sentir que deberia cambiar"

Su monólogo interno terminó cuando su madre llamo a la puerta para decirle que Daisuke estaba fuera esperandole, llamó a la puerta y entró al cuarto

-No me avisó... -. Dijo haciendo memoria

-Me ha dicho que ha venido de pronto, quiere que quedéis, te quiere invitar a tomaros algo

-No me apetece, dile que gracias, pero no me apetece salir en esta tarde

A su madre le sorprendió mucho aquella respuesta, normalmente Ken salía con Daisuke a menudo incluso en los dias mas lluviosos, pero hoy no

-Cariño, ¿ocurre algo?

-No me ocurre nada, solo quiero estar solo conmigo mismo, a veces lo necesito

Esa respuesta fué dicha a Daisuke pero él no se dió por vencido, queria estar con Ken y tras mucho insistir, entrar en su cuarto y directamente sacarle de la cama lo consiguió, por supuesto en contra de la voluntad de Ken quien no tenía ningun ánimo de salir a la calle, se arregló con un jersey y encima de él con un poncho de rayas moradas y negras, pantalones y salieron a la calle

-Bueno, y ahora ¿adonde vamos?

-No lo sé, tu eres el que me has arrastrado hasta la calle, deberías saber-. Contestó sintiendose indiferente

-Hoy nos hemos despertado con un humor de perros ¿eh? Anímate, encima que vengo desde lan lejos... - Dijo dándole una palmada en la espalda

-Estate quieto ¿de acuerdo?, me duele-. Contestó tremendamente mosqueado

-Perdona -. Cada uno miró para un lado la situacion parecía que no mejoraba

-Estaba mucho mejor en mi habitación, si te soy sincero-. Dijo Ken por decir algo

Daisuke miraba a cada lado hasta que dió con una idea

-Te invito a un café caliente en la tetería que hay al lado de tu casa

-Es un sitio con mucha gente Daisuke, lo último que quiero hacer es meterme en un local con demasiado ruido

-Tonterias, vamos, y te caliento un poco con mis manos y mi amor, que te noto que estás congelado -. Contestó con una sonrisa Daisuke, en verdad Ken estaba tiritando de frío, la lluvia y el frío le calaban los huesos pero a su vez parecía una buena idea, al menos compartían el tiempo juntos.

-Está bien

Cogidos de la mano entraron al local y se sentaron en la mesa más cercana a la barra de pedir

-Podías haberte puesto en otro sitio que no fuera tan ruidoso-. Dijo Ken frunciendo el ceño

-Que quieres, todos los demás sitios están ocupados

-El sitio ese del final no lo está, yo quiero irme allí

-¿Bromeas? Está muy apartado y en un sofa donde yo voy a estar muy incómodo

-¿Y en estas sillas no? Aquí hay mucho ruído, quiero irme allí, lo siento -. Y se levantó de la silla para irse a sentarse en el sofá en el sitio del que Ken estaba mas cómodo, lejos de la gente y con menos ruido

Daisuke se acercó hasta él diciendole de forma tranquila

-¿Qué te ocurre hoy?

-No preguntes por favor -. Daisuke conocía esa respuesta, Ken estaba muy sensible por lo que fuera y sabía que si insistía acabaría llorando

-Voy a pedir el café caliente y enseguida regreso, tranquilo, quiero que estés cómodo -. Dijo cogiendole las manos con cariño

-Gracias -. Contestó sin mucho ánimo y al segundo recibió un dulce beso en los labios de Daisuke y este se agachó para estar a su lado sin soltar sus manos

-Te amo ¿vale? Estás muy guapo hoy -. Dijo acariciandole seguidamente la mejilla.

Él se fué a por el café caliente y Ken se quedó sentado mirando alrededor, cerca de él habia una pareja de heterosexuales, hombre y mujer coqueteando con ganas, la mujer tenia una barriga grande, Ken supuso que estaría embarazada y lo confirmó cuando ella se tocaba el vientre con mucho cariño, luego, un poco mas lejos de él habia una familia con dos niñas pequeñas, Ken se quedó mirando muy atento a cada acto de amor que habia en esa familia, a pesar de tener unos padres maravillosos a los que amaba con él alma, le daba envidia la escena tan tierna que veía, sin poder evitarlo una lágrima le cayó por el rostro justo cuando venía Daisuke

-Ya estoy aquí, ven, vamos a hablar, ya veo que lo necesitas -. Contestó algo serio

Daisuke se sentó en el sofá junto a Ken, alargando su brazo para que los dos se sintieran el uno al otro, al final quedaron los dos pegados y muy unidos

-¿Quieres?

-No, es todo para ti

-No Daisuke, lo has pagado tú, tienes derecho a beber también

-Lo necesitas mas que yo

-Me sentiré todavia peor si al menos no pruebas un sorbo

-Bueno, está bien, solo un sorbito

Ken alargó sus manos con la taza y le ofreció a Daisuke para que bebiera, los humos salian del café hirviendo pero a Daisuke aquello no le importó, bebió muy feliz y Ken se sintió algo mejor, le gustaba aquello de compartir con el amor de su vida

-¿Me permites que te quites eso que tienes en la boca?

-¿Qué tengo? -. Dijo llevandose

-Un poco de café en los labios -. Con su mano Ken se lo quitó con muchísima dulzura, al quitarselo se miraron y no desperdiciaron el momento, se dieron un tierno beso en los labios mientras Ken sostenía el café

-Bueno ¿Qué te ocurre? ¿lo de siempre? -. Contestó Daisuke cuando terminaron con el beso, Ken volvió a su estado de antes volviendo a estar serio

-Es algo mas que lo de siempre... Creo que no llegarias a entenderme

-Cuentamelo, sabes muy bien el gradode empatía que tengo contigo, quiero ayudar, sabes que siempre estoy dispuesto a ayudarte

Ken, con la mirada hacia abajo y sintiendo un beso de Daisuke en la mejilla y los abrazos sinceros que le daba dijo

-A veces... Me gustaria haber nacido en otro cuerpo que no fuera este

Daisuke se quedó un poco traspuesto

-¿Qué?

- Este cuerpo... A veces siento que puedo dar más de mi pero mi cuerpo no me lo permite, no quiero que mi corazón deje de latir sin haber echo feliz a una persona, a tí, por todo lo que has hecho por mi en todos estos años, siento que estoy en una deuda contigo

-¿Conmigo?

-Sí. Así lo siento, muy dentro de mi, exteriormente mi cuerpo se satisface, cierto?

-Demasiado, sabes que me encantan tus curvas, el color de tu piel, tu aroma... Me encanta tu culo

-Así lo siento cuando hacemos el amor, cuando me estrechas contra tu piel, pero siento que quieres mas de mi y yo no sé como dartelo, creo que es la situación que nos ha tocado vivir, dos hombres, juntos, lo imposible se hizo realidad, sabía que esto podía ser un infierno si no era bien llevado, era consciente pero quise elegir el camino del infierno para poder estar junto a ti

-Si lo miras de esa manera tan negativa

-Es un decir, es un infierno que para mi es el paraiso, pero este paraiso tiene inconvenientes de los que me hace sentir mucha rabia e impotencia, y la siento que se acumula dentro de mi

-No entiendo...

A cada segundo Ken se iba agobiando viendo que su manera de expresarse no tenía ninguna salida, con la cabeza agachada y con el café hirviendo menos en la mesa, puso sus manos en sus rodillas y echó unas cuantas lagrimas por sus ojos, Daisuke en ese momento se preocupó más de la cuenta, le besó la mejilla mientras le abrazaba sin separarse de él

-Tranquilo... Tranquilo, respira hondo. ¿hay algo que pueda hacerte por ti?

-Quedarte conmigo en esta crisis que me está dando, solo eso

El resto del mundo se divertía y nadia veía lo que estaba pasando en aquel momento, Ken muy nervioso, echando lagrimas y Daisuke a su lado sosteniendole sin querer irse del lugar, tras unos leves minutos, Ken se calmó poco a poco

-Perdoname por darte tantos problemas -. Dijo dandole un beso ahora y a su vez dejando caer una lagrima por su rostro

-No llores, no, por favor

-lloro porque no le encuentro solución a esto, y es mi culpa, supongo que no encajo en este mundo al que no se le da tanta importancia a las cosas fragiles

-¿Te refieres a tí mismo?

-No, la vida en general, siento que no me entiendas

-Quiero entenderte, pero me es dificil, solo sé que estamos juntos, estás junto a mi... Mm ahora comprendo porqué querias quedarte en casa, sacarte a la calle con este estado mental no es beneficioso para ti

-Me siento incómodo no quiero engañarte

-Perdoname, supongo que no siento la empatía que debo tener contigo

-Es algo complicado de entender ni yo mismo me aclaro, supongo que estoy viviendo una pequeña crisis de identidad de la que la única persona que puede aclararse soy yo, lo siento

-No tienes que sentir nada, no te entiendo, pero sabes que eso no me impide estar a tu lado y darte todo el cariño que tengo para ti

Buscó los labios de Ken y se unieron en el mejor beso de todo el local, besos cortos pero de los mas sinceros que había, a su vez le abrazaba sin dejarle escapar

-Disculpame, los días de lluvia son bonitos para mi, pero me hacen pensar demasiado.

-Todo va a salir bien, le encontraremos solución a lo que sea -. Respondió Daisuke con su natural positivismo

De nuevo volvió otro beso del que fué roto por una personita especial

-!Hola!-. Dijo una vocecita femenina

Ambos miraron hacia abajo y vieron que una niña pequeña, la niña de la familia que Ken habia visto antes, los estaba observando

-Hola ¿te has perdido? -. Contestó Daisuke mirando a la niña

-No

-¿Quieres algo?

-Mi pelota está en tus pies -. Dijo señalando al balon que habia en los pies de Daisuke, el la cogió y le preguntó

-¿La quieres?

-!Sí! -. Exclamó entusiasmada, Daisuke dejó a Ken y se acercó a la niña

-Ten, y que no se te extravíe más

Aquella niña puso una cara extraña

-¿Qué es extraviar?

-Umm… extraviar es que no se te pierda

Aquella niña pareció entenderlo porque de pronto cambió de tema

-¿Quieres jugar conmigo?

Daisuke se agachó para ponerse a su altura con un semblante muy divertido

-¿Quieres que sea tu amigo?

-!Se mi amigo!

Ambos jugaron dentro del local, lo único que queria aquella niña era un amigo para pasar el rato, se estaba aburriendo y encontró en Daisuke la persona indicada, él amaba los niños y a la vista podía verse, Ken desde lejos los veía a los dos y sobre todo podia ver el rostro feliz de Daisuke jugando con aquella niña, inconscientemente se acarició el vientre y dijo con un tono de voz esperanzador:

-" Desearía poder haber nacido mujer para verte eternamente con ese rostro de felicidad"

Los minutos pasaron y la niña se tuvo que ir finalmente con la madre, Daisuke quedó agotado por la energia de la niña y volvió junto a Ken

-Perdoname, pero aquella renacuaja tiene mas energía que yo

-Lo he visto, te veías muy bien jugando con ella, habia olvidado que guardas una estupenda conexion con los niños

-Amo a los niños, tienen mucha energia y siempre están buscando un amigo con quien jugar, lastima que con el tiempo algunos se pierden por el camino por eso yo intento siempre que guarden esa inocencia, no cuesta nada hacerles felices y ser su colega, son geniales.

-Seguro que serías un excelente padre -. Dijo Ken con mucho cariño mirando a Daisuke

-La verdad es que si -. Dijo el mirando al infinito

En ese momento Ken se sinceró totalmente, le salió del alma decirlo

-Me gustaria ser una mujer y darte hijos, pero... No puedo...

-¿Que dijiste? -. Dijo Daisuke mirandole a él ahora

-Lo que has oído, creo que esto es lo que me pasa, estoy muy feliz, muy enamorado, nos disfrutamos plenamente pero llega un punto en el que yo deseo poder hacerte feliz, tener una descendencia, pero no puedo con este cuerpo.

-Mmmm creo que hay una manera

¿Qué manera?

-¿Quieres saberlo?

-S... Si...

-Entonces que sea en tu casa, es algo complicado que tiene sus inconvenientes, debemos estar seguros de hacerlo

-¿Es algo bueno?

-Depende de como lo veas, vamos a tu casa y lo hablamos con calma

-Ya sabes que no estoy solo en casa

-No hay problemas, nos encerramos en tu cuarto

Ken estaba un poco aturdido de que de pronto hubiera una solucion a su problema pero aceptó el irse, de todas formas, el tambien quería, pagaron el café y corriendo llegaron a casa, subieron hasta el apartamento y Ken pidió a su madre que no los molestaran, iban a estar juntos hablando de cosas.

Ya en la intimidad de aquella habitación

-¿Cual es tu plan?-. Dijo Ken ansioso mirando a Daisuke

Este miraba a la lluvia caer dandole la espalda a Ken, se dio la vuelta y le dijo

-Sientate, es algo complicado para ti

Ken obedeció al momento sentandose en la silla de su habitación con Daisuke en frente suya sentado tambien en medio de una mesa, poco a poco fué contando su plan.

Le agarró las manos y empezó a decir, completamente serio

-Hay una manera de la que desde el principio yo corro con todos los riesgos

-¿Riesgos?

-Sí, esto es muy dificil de llevar y debes permanecer fuerte, pero no te preocupes, yo voy a permanecer a tu lado

Daisuke se veía muy serio y a la vez seguro de lo que estaba diciendo, Ken le miraba pero sin entender nada todavía

-¿Puedes ir al grano?

-Hay una manera y es que quedes embarazado por medio de estrógenos

Ken se quedó helado al oir que su cuerpo iba ser alterados por medicamentos de los que nunca habia oído hablar

-¿Qué? -. Contestó con un poco de miedo

-Te explico, porque supongo que no habías oído hablar sobre esto

-Nunca, y necesito saber, por favor

-Los estrógenos son medicamentos que van a alterar tus hormonas, alterando tu metabolismo interno, vas a expermientar cambios, hasta sentir que te sentiras fértil, con la capacidad de que esta vez, cada vez que lo hagamos y eyacule en ti, esta vez haya posibilidad de procrear y tener el hijo que queremos los dos

Ken escuchaba pero no se atrevía a hacer semejante locura, no queria meter sustancias en su cuerpo por miedo a que algo malo ocurriera, miraba de manera perpleja a Daisuke, deseaba que estuviera en broma pero el rostro de Daisuke se veía muy serio, estaba hablando de corazón, muy seguro de lo que decía.

-¿Como sabes tú todo esto?

-Bueno, Hubo una época en la que mi hermana estaba obsesionada con quedarse embarazada, a mi me metió en el lío obligandole a comprar estrógenos para quedarse embarazada, estaba con la mente pensando en eso solamente, yo se los compré, luego se arrepintió gracias a que una amiga consiguió convencerla de no hacerlo, le advirtió que era demasiado joven para que su cuerpo cambiase.

-Es lo mismo que me puede suceder a mi

-No va a suceder si lo hacemos bien, te propongo mi plan, es facil, y es basicamente huir de aquí, busquemos un sitio apartado donde estemos tranquilos

-¿9 meses?

-Sí, podemos inventar que queremos irnos un tiempo los dos juntos, nuestros estudios pueden esperar, lo primero somos nosotros, volveremos cuando lo decidamos,

-¿Siendo tres?

-Exacto

-Esto es una locura -. Ken se apartó de las manos de Daisuke se levantó de la silla estrepitosamente, le agobiaba la idea de ser tres, le mataba la idea de concebir un hijo a través de medicamentos, en el fondo el queria esto pero llevarlo a la práctica era mucho para él, no podia sobrellevar todo el peso que conllevaba lo que venía para él.

Se dirigió a la ventana donde seguía lloviendo, ahora con menos intensidad, el día se veía negro, como lo estaba su mente ahora mismo, nubosa y sin ninguna posibilidad de pensar, todo le parecía una carga, Daisuke se levantó y se dirigió hacia él

-Yo sé que esto es demasiado para ti, es un nivel muy alto en el que nos ponemos pero tu deseas hacerlo, y yo tambien deseo hacerlo, quiero ser padre contigo

-No podemos ser padres de esta manera, no puedo exponer a mi cuerpo a medicamentos que me pueden afectar

-Lo unico que puede pasar es que el nivel de tus hormonas crezcan y tu comportamiento se vuelva mas irritante, por dentro no te enterarás de nada

-Físicamente que me puede ocurrir? -. Dijo mientras sentía a Daisuke agarrándole por la cintura y luego acariciandole el vientre

-Creo que tus pechos segregarán leche internamente y te volverás mas sensible de lo que ya eres, serás como una mujer por dentro -. Dijo mientras le acariciaba los pezones por dentro de su Jersey, debía aprovechar el momento, Ken sentía las caricias pero no tenia otra cosa en ese momento que pensar en lo que le venía

-Necesito que me cuentes todo de una vez, necesito asimilar, necesito saber lo que ocurrirá en mi vida

-Será una buena gestación, me ocuparé de todo, cuando sientas que estás fertil es cuando podré inseminarte hasta que el embarazo sea una realidad, estaremos solos, con toda la tranquilidad que quieres, pero debemos hacer esta escapada, hay que hacerla

-Ojalá todo sea una broma de mal gusto tuya

-Es muy en serio todo lo que yo digo, yo se que tienes miedo pero si no lo hacemos, nuestro deseo nunca se hará realidad -. Dijo ahora poniendo su barbilla en el hombro de Ken sin parar de acariciar su vientre

Permanecieron en silencio, Ken debia estar en silencio, necesitaba aclarar su mente de tantas preguntas que le venían

-¿Te has parado a pensar en el momento del parto?

-Claro que si

-Será un parto por cesarea ¿lo sabes no?

-Sí

-No te imagino cortandome el vientre, no te imagino sacando al niño... Daisuke, tengo mucho miedo de lo que me puedas hacer, mi vida está en tus manos, dependo de ti dentro de 9 meses

-Ya lo sé, todo lo sé, pero ya te lo he dicho, yo cuidaré de ti, todo corre a cargo de mi, todo lo que te suceda será por mi culpa,Ken… quiero hacer esta locura máxima contigo, seamos padres, no lo pienses más

-Sigo diciendo que esto es una locura

-No es una locura, puede funcionar, me gustaria tener un hijo

-Tengo miedo de ingerir medicamentos

-Tu quieres tener un hijo conmigo?

-Lo deseo tanto... Pero tanto tanto... Es el acto de amor que simboliza el amor que siento por ti, me entrego por completo, estoy en tus manos.

-No te arrepentirás, seremos muy felices

-Lo siento Daisuke, tengo muchas dudas, muchas preguntas y muchas preocupaciones

-No pienes en nada, estoy yo aquí, quedas a mi disposición, no pienses en nada más, solo en aceptar la propuesta que te doy

Volvieron a quedarse en silencio y Ken empezando a ver su nueva realidad dijo

-Describeme en pocas palabras a qué me enfrento

-Estás a punto de subirte a una montaña rusa, tendrás bajadas y muchas subidas, y en cada bajada estoy yo en todo momento, hasta el final ¿sientes mi mano? -. Dijo acariciandosela de manera dulce, especial, tierna, Ken la sintió y su inquietud se volvió en calma

-Sí -. Cerró los ojos para sentir el calor cálido

-No me la sueltes en estos 9 meses de las que las vamos a vivir uno pegado al otro, ¿aceptas este viaje? -. Buscó su boca para poder unirse en unos besos super sinceros llenos de amor, al terminar el beso dijo casi convencido

-Lo acepto

-Gracias, no te arrepentiremos, viviremos los 9 meses mas felices de nuestra vida

-Entonces debemos decir algo en casa ¿No crees?

Las siguientes horas fueron cruciales para ellos, entre los dos se encargaron de decir en casa de Ken, el sitio donde estaban que iban a pasar una temporada solos los dos, fuera de la ciudad, lejos de los amigos, a descansar, ya retomarían la vida académica, pero era necesario un descanso merecido, en un principio la familia de Ken no estaba de acuerdo pero Daisuke habló por Ken, era un poco romper con todo pero con la seguridad de que volverían, ahora él debía contar lo mismo pero en su casa, no sin antes despedirse físicamente de Ken y contar en casa todo sabiendo que le darían ese permiso, luego se puso a buscar en internet el lugar idóneo para que Ken tuviera todo lo necesario para estar cómodo en todos los sentidos, Daisuke se encargaba de todo, habia ganado un poco de dinero trabajando un poco compaginando los estudios, los habia ganado para eso, para en un caso de emergencia, el correr con todos los gastos.

Finalmente encontró una casa en medio del campo, casi como una residencia donde había una enfermería con un medico a disposición de los pacientes, era todo barato ya que habia pillado en época donde trabajar era necesario y practicamente estaban ellos solos, conversó con el médico del lugar, le explicó el tema de los dos y el hombre les aseguró que llevaría el caso con máxima discrepción, Daisuke quedó tan encantado con el trato recibido que tras echar un vistazo a las instalaciones a través de internet y de observar el horario de autobuses, lo habló todo con Ken a traves de su dispositivo móvil

-"Todo está bien pero no me gusta que hayas pagado todo y yo no haya puesto nada"

-"Te dije que yo me encargaba de todo"

-"No debiste hacerlo"

-"Mira… yo te he metido en este lío, yo debo ocuparme de todo"

-"¿Ese hombre es de fiar?"

-"Guardará el secreto profesional, precisamente elegí ese lugar por ser un ambiente muy profesional y con personas muy discretas, no debes preocuparte de nada

Daisuke mostraba seguridad y confianza en si mismo y eso es lo que necesitaba Ken para poder seguir este plan tan loco, agradecido le dijo

-"Gracias por estar, gracias, tu compañía, sentirte aquí a mi lado desde la distancia ahora mismo, que estés encima de mi, aunque parezca que lo rechace, me hace más bien de lo que crees

-¿Tú que te pensabas que te iba a dejar solo?

-Nos llevamos como el perro y el gato, lo sabes, en el amor y en el sexo sabes muy bien como soy, sobre todo en la dominación, necesito ser yo, pero esto... Esto es otro nivel que mi mente aún no asimila, como sentir una vida crecer en mi interior, puede ser un poco traumático

-"¿Has visto alguna mujer estar traumada por quedarse embarazada?"

-"No"

-"Entonces... ¿de que te preocupas? Deja de pensar y piensa en lo que viene para nosotros"

-"En un hombre es extraño, creo que esto va contra natura"

-"Lo hacemos porque nuestro amor va mas alla, es necesario romper las reglas de la naturaleza para ser felices"

-"Pero..."

-"No dudes que estaré aquí, en todo momento, ahora descansa, mañana nos iremos juntos por un largo tiempo"

-"Eres el mejor, debo decirtelo para que lo creas"

-"Ya me lo creo, buenas noches, futura mamá

Era el turno de Ken para contestar pero no lo hizo, se quedó muy pensativo leyendo la última palabra

-"No contestas porque a pesar de que no te vea la cara te resulta incómodo el llamarte mamá ¿verad?"

-"Es raro en mi que digas eso, pero gracias.

-"Lo pasaremos bien en estos proximos meses"

-"Necesitaré conectarme más carnalmente contigo"

-"Sientes deseo de hacerme el amor?"

-"Bastante si queremos que en mi vientre nazca una vida debemos amarnos, entrelazar mi… vagina ¿tendré Vagina Daisuke?

Daisuke no pudo evitar lanzar una risa desde la pantalla

-"No tonto, tendrás tu mismo cuerpo, solo que en el momento de follar y de yo entrar en ti tienes la posibilidad de quedar embarazado si lo hacemos bien

-"¿Puedes ser un poco mas romantico con lo de follar?"

-"Tu siempre me lo estás diciendo"

-"Pero ahora esto es mucho mas serio"

-"Oh... Antes lo hacíamos entre risas? Vaya cosa"

Ken no pudo evitar que sus labios se ensancharan hasta formar una pequeña sonrisa, aquel comentario le gustó

-"Me hiciste sonreir"

-"Es lo que queria"

-"Amor"

-"Dime"

-"Gracias, te veo mañana para emprender un viaje lleno de altibajos emocionales para mi"

-"Y yo estaré a tu lado, hasta mañana"

-"Adios"

Ambos futuros papás duermieron hasta el día siguiente que Daisuke con todo listo fué a recoger a Ken a su casa quien estaba preparado, se despidieron de la familia de este último y juntos fueron a la parada del autobús mas cercana, al llegar el transporte los dos partieron hacia su destino

-Tengo una cosa para tí

-El que

Daisuke dió a Ken una cajita morada

-Tienes que abrirlo

Ken la abrió y dentro había 10 pastillas para tomar

-Tienes 10 pastilas que tienes que ir tomandotelas poco a poco

-¿Están caducadas? -. Dijo Ken observandolas

-¿Lo dices por si son de mi hermana?

-Sí

-No, las compré ayer en la noche, según el médico tienes que tomartela en los proximos días una al día, al llegar a la última vas a sentir que ya tu cuerpo está fertil y podremos hacerlo sabiendo que quedarás embarazado

-¿Cuando debo tomármelas?

-La primera puede ser ahora mismo

-¿Qué efectos puede tener?

-Ya te lo dije, fisicamente puede que tus pezones se vuelvan sensibles, más sensibles y que te duela al tocarelos, lo demás es interno,solo lo sentirás tú, tomatelas sin miedo, no va a pasar nada

Ken se tomó la primera, no necesitó agua, se la metió en la boca y no pasó nada más

-¿Qué sientes?

-Acabo de tomarmela, es normal que no sienta nada, pero lo que quiero es no hablar, estoy demasiado nervioso por todo

-Tranquilo, todo va a salir bien

No hablaron más, Ken intentó dormir echandose en el cristal del autobus abrazándose a si mismo

-¿Tienes frío?

-Un poco, creo que mi cuerpo no digiere bien estos medicamentos-. Contestó muy serio

-Ven, yo te doy calor

El resto del camino Ken se la pasó apoyando su cabeza en el hombro de Daisuke y este acariciando su vientre en todo momento, sin hablar, no era necesario, lo que si era bonito era el paisaje azulado y con un sol radiante que hacia en esos momentos, era un momento perfecto para una pareja que se adentraba en un camino desconocido

Al llegar al destino, Daisuke agarró las pertenencias de Ken y le dijo antes de entrar por la puerta

-Ve tu a nuestra habitación yo cargo con todo, estás muy pálido y no quiero que sufras un desmayo

-Te lo agradezco, me siento un poco extraño, cansado, agotado, con ganas únicamente de dormir, y me da vueltas la cabeza.

-Es normal, no te preocupes, recuestate un poco en la cama o en el sofá cuando llegues... ¿puedes llegar? Si quieres le digo al botones que te ayude

- Puedo solo, no quiero que alguien cargue conmigo como lo estoy haciendo contigo, siento que soy una carga para tí ahora mismo.

Daisuke no le gustó la palabra carga, dejó las cosas en el suelo y con un gesto serio y muy estricto le dijo

-No vuelvas a decir eso, te lo prohíbo, no eres una maldita carga, estás experimentando cambios y yo los quiero vivir a tu lado, descansa, en unos minutos me encuentro contigo

-Gracias -. Esta vez fué Ken quien necesito dar un beso a Daisuke en sus labios, se acercó mas a él y se dieron un beso super tierno poniendo ambas manos en el pecho de su novio justo en el corazón

Al acabar él se fué a la habitación de los dos, pero tan pronto como Ken pisó el cuarto y vió la cama, del cansancio y el agobio que sentía de tener que Daisuke llevar todo por él se quedó dormido nada mas echarse en la cama acariciandose el vientre

Al llegar Daisuke al cuarto vió a Ken dormido y le pareció una imagen tan tierna que no quiso despertarlo, le dejó que siguiera durmiendo durante todo el día pero eso si, lo cogió en brazos para arroparlo con la colcha que allí habia ya que de vez en cuando el cuerpo de Ken temblaba y eso molestaba a Daisuke muchísimo

Tampoco lo despertó para comer, estaba profundamente dormido, le dejó que siguiera descansando hasta bien entrada la tarde que es cuando Ken despertó, lo primero que el vió al despertar es una habitación distinta a la que dormía habitualmente

-¿Daisuke?-. Dijo con los ojos entrecerrados, aún tenia un poco de sueño

-Aquí estoy -. Se acercó a él hasta sentarse en la cama

-¿Donde estamos?

- ¿No recuerdas? Decidimos venir aquí a pasar unos meses por tu futuro posible embarazo

-No, eso lo sé, lo que quiero decir es que hago aquí, ¿porque estoy en la cama? Me deberías haber despertado

-Creeme no estás para levantarte, son normales los sintomas que tienes, lo he buscado en internet, ¿te sientes cansado?

-Sí

-¿Fatigado? ¿con el cuerpo revuelto?

-Sí, correcto

-Vamos muy bien tranquilo

-Me siento un lastre ahora mismo, quiero darme una ducha -. Se levantó y cogió su pijama para luego poder descansar

-Te acompaño -. Dijo levantandose de la cama él tambien

-No Daisuke de verdad, estás haciendo mucho por mi

-De verdad que no me importa estar a tu lado mientras nos duchamos

-Por favor Daisuke, dejame solo, por favor, esto es nuevo y quiero sobrellevarlo solo

-Pero no estás solo, somos dos

-Pero el que va a crear una vida dentro de mi soy yo, dejame en mis pensamientos, necesito estar en sintonía conmigo mismo, no vayas para nada, tardaré posiblemente, quiero estar solo sin que nadie me moleste, posiblemente derrame lagrimas

-No tienes porqué

-Bueno... Dejame vivir ¿quieres? Ya está bien ¡por favor! -. Ken se sentía incómodo con trato buen trato y necesitó explotar dando un fuerte grito de liberación, Daisuke camibo de expresión casi dándose por vencido

-Yo solo queria ayudarte, perdoname por hacer querer que lleves una vida lo más cómoda posible, nos podemos ir ahora mismo y olvidar todo-. Y dicho esto se dió la vuelta.

Ken se sintió fatal ahora, Daisuke estaba poniendo todo de su parte y él solo se estaba quejando, se acercó a él y lo abrazó por la cintura apoyando su rostro en sus omóplatos

-Perdoname por gritarte pero esto es muy dificil para mi

-Entonces no lo mires todo de manera negativa

-No es negatividad, por favor comprende que engendrar un hijo siendo hombre no es facil, tengo miedo, y no quiero que nos vayamos, eso seria como huir y no quiero que destrocemos tu sueño

Ahora Daisuke se dio la vuelta y le agarró de las manos

-Mi sueño es tu sueño, es nuestro sueño

-Es mas tuyo que mío, y no quiero huir porque sé que esto se queará guardado en tu corazón y me lo echarás en cara en un futuro y yo no podré vivir con esto, te lo pido Daisuke, dejame solo un momento para asimilar que mi cuerpo está empezando a experimentar cambios

-Haz lo que quieras -. Le soltó las manos y empezó a hacer otras cosas

Ken veía que cuando Daisuke se enfadada era imposible mantener una conversación, la zanjó sin tener mas remedio.

-Voy a ducharme, volveré

Llegó al cuarto de baño y se desnudó completamente, todo en sus rasgos de hombre estaba ahí, su polla, sus testiculos, sus pezones, sus curvas, su cuerpo aféminado etc, todo estaba ahí, sin embargo, el se daba como pudor verse en esos momentos, se avergonzaba a pesar de convivir en ese cuerpo 18 años

Se metió en la ducha y empezó a ducharse, el agua caliente era lo que necesitaba sentir por su piel, mientras caia por su cuerpo, él se tocaba el vientre, se lo acariciaba y pensaba hacia si mismo

-"Dentro de unos meses un corazón palpitará dentro de mi, ¿seré capaz de sobrellevar el milagro de la vida? Deberia sentirme contento, feliz... Es el cambio que yo anhelaba y ahora que lo tengo me da mucho miedo, quiero estar preparado, esto es algo nuevo que quiero que funcione, quiero estar bien, por mi, por el amor de mi vida que está ahi fuera, por los dos, por el bebé que engendraremos y cuidaremos con todo el amor que sentimos, hijo mío, o hija mía, necesito sentirte pronto, ya siento que te amo y que por ti daré la vida"

Terminó de ducharse y salió de la ducha, poniendo su pijama abotonandose hasta la mitad, se dejó ver la clavicula, aun queria sentirse deseado, al salir, Daisuke estaba esperandole en el sofá, serio.

-¿Has llorado lo suficiente?

-No lo hice, solo quería pensar, pero quiero que hablemos

-Tienes la cena ahí

-No quiero cenar, no me siento con ganas para hacerlo

-La alimentacion es esencial

-Lo sé pero son los efectos apenas puedo llevarme nada a la boca, por favor, entiendeme, siente por lo que yo estoy pasando, tu tambien te sentirías como yo

-No me dejas que te entienda -. Agachó la cabeza, derrotado, Ken se acercó a él y se sentó a su lado, agarró sus manos y le dijo dejando fluir sus sentimientos.

-No destrocemos esto que prometía ser una experiencia inolvidable, Daisuke, amor, deja el resentimiento, se un adulto, tambien debes poner de tu parte, voy a cambiar mucho en mi temperamento, mirame ahora, te estoy agarrando mi mano, la sientes fría ¿verdad?

La mano de Ken era super fría, como un témpano de hielo.

-Sí

-Tengo mucho miedo de lo que pasa en mi cuerpo, y no quiero llevarlo solo si estás enfadado conmigo, por favor, te necesito, esto es muy dificil, ves mis ojos derramando lagrimas? Te pido ayuda para que cambies, por favor

Casi al borde del llanto Ken le pedia ayuda a Daisuke, este al ver sus ojos envueltos en lagrimas cayendole necesito zanjar la situación

-A la mierda todo -. Se abalanzó sobre Ken dandole un abrazo y un beso super romantico en el sofa mientras se besaban cada vez con más intensidad

-Soy un estúpido, perdoname

-Pero yo te quiero y te necesito a mi lado, mira, tocame aquí -. Le cogió la mano y se la puso en el vientre

-Dentro de unos meses tendremos a nuestro hijo o hija

-Eso si doy en la diana para embarazarte

-Lo harás, estás loco por mi y deseas este momento tanto como yo

-Para cuando te sientas preparado te haré el amor intensamente, te regaré tanto por dentro que si no quedas embarazado es porque soy tonto

Ken sonrió otra vez con aquel comentario rompiendo el romanticismo

-Eres un niño pequeño hablando asi de directo y de borde, pero me encantas, me gusta que hables asi, eso me hace tener mas sed de ti, y quiero... Sentirte dentro de mi un poquito -. Ahora su actitud cambió, se comportaba de manera sensual, como siempre lo hacia en estos casos

¿Ahora?

-Ahora -. Para demostrarlo le dió un ligero beso mordiendo levemente sus labios.

-Acercate más, vas a ver quien es el macho de los dos

-Yo lo sigo siendo pero tu tienes mas ventaja pero recuerda que mi dominacion existe

El instinto sexual permanecía en Ken, quien no dudó, mientras hablaba de seguir estimulando la polla de Daisuke hasta provocar su erección, seguidamente él se sentó en ella y dieron rienda suelta a la pasión.

Una hora despues, los dos yacían dormidos en el sofá, Ken encima de Daisuke a horcajadas con 18 centímetros de polla dentro de él y los pezones marcados con los dientes de Daisuke, y sus nalgas rojas marcadas por sus manos, y las costillas pegadas a la carne por unas contracciones a causa de sus arremetidas, y un flujo espeso destilando en su entrepierna, Ken a pesar de que su cuerpo internamente cambiaba su miembro varonil seguía funcionando correctamente, se habia corrido por los dos.

El resto de la noche se la pasaron pegados y Daisuke dentro de Ken, habían echo las paces rápidamente

Desde ese día hasta la siguiente semana, Ken terminó de tomarse la última pastilla, en ese intervalo de tiempo, era mas fuerte el cansancio y los temblores, pero cuando veía que la cajita se iba quedando vacia, mas grande era la ilusion de los dos por poder ser padres.

Llegó el día, Ken terminó de tomarse la última, se sentía con ganas de ser penetrado y engrendrado por Daisuke totalmente, y esa noche, consumaron el amor que ambos se estaban guardando para este día.

Se separó de Daisuke despues de ambos estimular el miembro viril de este último, lo importante era calentar la situación y lo consiguieron, Ken dió pasos silenciosos hacia atrás hasta que se sentó en la cama, mirando al hombre que le dejaría embarazado. No se necesita explicación para más, Dsisuke le siguió y ambos se deshicieron de sus zapatos y se metieron en la cama y debajo de las sábanas.

Mientras sus manos exploraban sus cuerpos, comenzaron a tirar la ropa poco a poco hasta que los dos estaban desnudos y no podían ver gran parte de sus cuerpos, pero se sentía muy comfortable la situación, ellos ahí, unidos, pegados, en medio de tanto blanco, era todo como un sueño.

Las caricias intensas se hicieron más calientes a medida que se sentían más libres y todo toó mun giro diferente cuando Daisuke presionó "accidentalmente" su dureza contra la endidura del ano de Ken este último jadeó, arqueó su espalda, agarró el trasero de su chico y justo antes de que quedaran pegados , hizo una pausa por un segundo.

- Yo... Sabes que no le tengo miedo al sexo, lo he hecho contigo de mil maneras, pero esta noche es la mas diferente de todas, quiero que todo salga perfecto, es muy importante

-Todo es normal, es hacer el amor, es amarnos pero con la diferencia de un embarazo que los dos queremos, has esperado mucho para esto

-Lo he deseando tanto... He expuesto tanto mi cuerpo para esta noche... Y hoy... Ahora mismo me siento especial, siento que esta es la noche

-No lo pienses más, debemos hacernos uno para poder engendrarte

-Sientes miedo Daisuke

-Yo no ¿y tu?

-Desearia no estar nervioso

-TODO SALDRÁ PERFECTO

Ken se relajó visiblemente al entrar en contacto con los labios de Daisuke una vez más.

La polla de este último ya estaba húmeda al ser presionada contra los húmedos y calientes labios del ano de Ken y la sensación le volvía loco.

Daisuke se adentró un poco más en Ken y él miró el rostro de su penetrador, sintió su cuerpo encima de él, su polla desapareciendo dentro de él... Ambos cerraron los ojos disfrutando de la entrada lenta y profunda de como se sentía aquella sensacion tan placentera.

Empezaron a follar y movían la cama haciendola chirriar, Ken tenia sus piernas alrededor de Daisuke y hacia el mismo movimiento que él, los dos danzaban en la misma sintonía, los dos querian lo mismo, que la eyaculacion llegase, pero tampoco querian forzar el momento, necesitaban que todo saliera de forma natural, habia un poco de nervios a pesar de la experiencia que ambos poseían pero la incertidumbre y la maravilla de descubrir una vez más las sensaciones que solo la piel más íntima proporciona al contacto con el cuerpo lo hacen perfecto.

Con aquellos movimientos, ya no tenían ninguna sábana, Daisuke siguió dándole lo más rápido que podía sin entrar en un ritmo que le llevara al límite. No queria forzar, todo lentamente, pero sintiendo los gemidos que salían de Ken, estaba seguro de que él lo estaba disfrutando como cualquier otra noche.

La ansiedad crecía y Daisuke penetró deprisa, llevando a Ken casi al orgasmo, tanto que terminó por dejar que Daisuke haciendo el trabajo, ahora tenía el control e hizo con el cuerpo de Ken lo que quiso, se salió un poco de él, lo arrastró al borde de la cama, de nuevo se puso encima de el y a su vez dentro de él y continuó follandoselo.

En poco tiempo, Ken estaba otra vez más y más apretado, apretando la polla de Daisuke en su ano, se miraron a los ojos, los dos jadeando... Daisuke se inclinó y compartieron un beso pequeño y rápido. Ken puso un brazo alrededor del cuello de Daisuke y se puso más apretada.

-Hazlo ya... Quiero ser madre, quiero hacerte feliz, amor, dame lo que necesito

Daisuke asintió rápidamente, diciéndole que todo estaba bien sin una palabra intercambiada. Siguieron acercándose a sus orgasmos y Daisuke sabia que no podría durar mucho. Afortunadamente, Ken comenzó a respirar erráticamente y diciendo cosas que no tenían sentido. Daisuke sabia que él estaba cerca. Peligrosamente cerca, porque sus paredes interiores le estaban apretando tan fuerte y bien.

Ken tambien se daba cuenta de que estaban a punto de lograrlo, él se sentía demasiado bien. La polla de su novio dentro de su ano los estabas volviendo loco, los sonidos de sus acoplamiento, la sensación de sus partes íntimas envolviendo a cada uno, su brazo alrededor de Daisuke...

Lo iban a lograr

-Ken... Ken estoy a punto, lo vamos a conseguir

-Inseminame, lo necesito lo necesito -. Decía mientras Daisuke le penetraba cada vez mas duro

Con una expresión de necesidad en su rostro, Ken se apretó mas fuerte a Daisuke y envolvió sus piernas alrededor de sus caderas con mas ansiedad que de costumbre y le observó de cerca mientras Daisuke jadeaba

Compartieron otro beso y Daisuke supo que estaba a solo segundos de distancia.

-Ken... Estoy a punto

Ken gimió y le miró a los ojos, sin decir nada, pero sus piernas se sentían más firmes a su alrededor.

-Ken joder... Yo... Oh... Joder, sí... Oh...

Y el milagro ocurrió

El ansiado y primer chorro de esperma salió a borbotones de Daisuke y profundamente en Ken

Emitió un sonido que pudo haber sido un grito ahogado o un gemido, pero su cuerpo se sacudió y se apretó mas fuerte a Daisuke a la vez que sentía como su interior se llenaba de semen, su cuerpo estaba recibiendo lo necesario para que esa noche, una vida empezase a germinar.

Daisuke se mantuvo en su lugar, depositando hasta la última gota de semen dentro él y una vez hecho, se desplomó, se quedó sin aliento después de un intercambio tan simple. Ken le miró, completamente extasiado de felicidad, Daisuke le devolvió la mirada con una sonrisa.

-Quiero hacerlo otra vez -. Dijo Daisuke

-Yo tambien, siento que quiero, pero tendremos tiempo, te queda mucho por disfrutar de mi cuerpo, de las sonrisas que mi vientre te va a provocar, nos queda mucho que disfrutar

-Te amo, mi vida. Descansa, mañana será otro día increible

-Te amo, amor, gracias por dar lo mejor de ti para mi

Con una sonrisa de enamorados, se dieron un ultimo beso y los dos quedaron dormidos con una de sus manos cogidas.

El dia siguiente de la consumación del amor con un posible embarazo, todo fué bien para Ken, su cuerpo amaneció tranquilo aunque igual de fatigado, le pedia descansar en todo momento, Daisuke le dió todo el cariño y cuidado que él necesitaba, al atardecer, ambos comtemplaron una preciosa puesta de sol y este mantenía las caricias en el vientre de la futura mamá, los dos con mucha ilusion por vivir el momento.

Lo que no cambiara eran las noches de pasión, el amor los volvía loco, Ken disfrutaba de tener debajo a Daisuke y ofrecerle todo el amor y sexo que él era capaz de darle, sin duda este casi esta escapada con casi posible embarazo los estaba uniendo muchisimo más

Embarazo que un dia despues se hizo realidad.

Un dia después, Ken despertó diferente, con nauseas y yendo al cuarto de baño a vomitar cada vez que se llevaba algo a la boca, eso despertó la alarma en Daisuke quien creía que lo imposible se estaba haciendo realidad, le pidió relajarse inmediatamente para no hacer esfuerzos.

-Crees que...

-Lo sabremos inmediatamente, ahora vuelvo, no te muevas de la cama, por favor

A los 10 minutos volvió con una prueba de embarazo

-Ten, ya sabes como es ¿no? En cuanto necesites hacer pis solo tienes que mear encima del aparato

-Ahora mismo no deseo ganas de hacerlo pero... Te importaría entrar en el baño cuando deseé hacerlo

-¿No te atreves a enfrentarte a este sueño tu solo?

-Es un sueño que ambos queremos, si voy a crear una vida quiero que tu estés presente, has tenido mucho que ver -. Contestó Ken muy amablemente, Daisuke agradeció ese tremendo gesto y esperaron a Ken tuviera ganas de hacer pis que fué una hora después

Cuando hizo el pis, puso el aparato donde caía el chorro y tras eso esperaron ambos agarrando con sus manos el aparato con actitudes muy tensas

-¿Cuanto más debemos esperar? -. Ken ya no aguantaba mas, necesitaba la señal que decidiría el destino de los dos

-Espera un poco, solo llevamos un minuto...

-A mi se me están haciendo eternos, tal vez no funcione, o tal vez no soy apto para ser madre

Daisuke rió un poco, pocas veces veía a Ken tan apresurado y aunque pasasen los años en las ocasiones de pánico siempre mostraba su indecisión, como en los viejos tiempos

-Disculpame, estoy muy ansioso quiero una respuesta -. Se sintió avergonzado con su comportamiento mientras sujetaba el predictor.

-No es propio de ti querer mandar, me gusta eso de ti tambien, tienes que saberlo

-No te acostumbras todavía a mis actitudes, confieso que yo tampoco, a veces no me reconozco, como ahora mismo

-Lo vas a saber en segundos ¿Lo ves? Te lo dije, ya está pitando

Efectivamente, el predictor emitió un pitido que los puso a los dos muy nerviosos viendo la pantalla, debía salir dos rayitas.. Y lo que apareció allí fueron... ¡¡DOS RAYITAS!! ¡¡KEN ESTABA EMBARAZADO!!!

-No me lo puedo creer... -. Ken no salia de su asombro, el predictor lo estaba diciendo abiertamente

-Creetelo... Dios... Ken Dios... Lo sabia!!! No fallo ninguna!!! TOMA YA!! -. Dijo Daisuke muy contento y casi saltand

-Es verdad... Nunca fallas... Acertaste de pleno esa noche -. Seguia diciendo sosteniendo el predictor

-Si fueras mujer tendriamos una guardería de niños -. Daisuke se rio ante su propio comentario excepto Ken, todavia estaba un poco en shock por la noticia inesperada

-El comentario era para que rieras, aguafiestas

-... ¿Deberia?

-Por supuesto... ¡¡Vas a ser madre!

-Diras que vamos a ser padres...

- ¿No estás feliz? Ken... Vida... Vamos a ser padres, es el puto sueño de mi vida, me vas a dar un hijo!!! -. Como en los viejos tiempos Daisuke subió a Ken en brazos y le estuvo dando vueltas sin parar

-Daisuke bajame por favor, marearás a nuestro hijo -. Hasta a él le parecia extraño decir esa palabra

-Aún ni ha nacido idiota, espera a que se forme

-Un hijo... Un bebé... Voy a crear una vida... ¿esto es real Daisuke?

-Es real, muy real, tío... Vamos a criar un bebé

-Oh Dios... -. Ahora si, Ken se tiró a abrazar a Daisuke posando sus manos por el cuello agarrandolo con mucha felicidad

-Gracias Daisuke, GRACIAS GRACIAS, espero poder hacerlo bien

-Lo harás muy bien, yo estaré contigo, todo lo haremos con amor

-¿Como lo haremos cuando nazca?

-No te preocupes por eso, lo hablaremos en todos estos meses que estaremos juntos sin separarnos, es el momento de ser felices Ken, es el momento!!

-Quiero ser feliz, mi vida empieza a cambiar, y estoy viviendo contigo, mi amor

Se agarraron de las manos, sonriendose muy felices, una etapa nueva comenzaba, la etapa de gestar un bebé, era algo nuevo pero atravesarian el camino juntos durante y hasta el parto y desde ahí una vida de luz y color.

CONTINUARÁ

__________

Una amiga me retó, por así decirlo a hacer algo muy diferente y yo acepté el reto, tal vez en algunas partes de la historia, esto pueda ser real ¿porqué no? Gracias por leer, la segunda y última parte estará el viernes.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar