Lucy, mi cuñada de 21 años me sedujo (parte 3)

Tiempo estimado de lectura del relato 9 Número de visitas del relato 9.012 Valoración media del relato 9,32 (25 Val.)
Lucy, mi cuñada de 21 años me sedujo (parte 3)

RESUMEN

En esa posición pude admirar como me entregaba su culo paradito, sus nalgas son perfectas, firmes y redondas, comencé a moverme con movimientos suaves y lentos, por momentos me salía por completo para sentir de nuevo cuando se la ensartaba toda.

Después de la maravillosa corrida sobre el rostro de Lucy me pidió que fuéramos a su habitación, me recosté en su cama y ella entro al baño a lavarse, cuando salió se acostó junto a mí y comenzamos a platicar:

Yo: “Lucy, me encanto lo que acabamos de hacer, nunca imagine que te gustara ver videos eróticos”

Lucy: “aaayyy… Diego me sonrojas, al principio me dio un poquito de pena que supieras esto pero la verdad contigo me siento tan segura y confiada de poder compartirte cualquier cosa”

Lucy: “me gusta ver videos y fantasear en que me hagas lo que veo en los videos porno y eróticos”

Tomo su celular y comenzó a reproducir el video de ella que previamente me pidió que grabara cuando me chupaba la verga y cuando me corrí en su cara, lo veíamos juntos acostados en su cama una y otra vez:

Lucy: “Disculpa que lo reproduzca tantas veces, pero es que me encanta verme y saber que soy yo la que aparece en el video chupando y mamando tu verga, además me encanta ver una y otra vez el momento exacto en que tu verga me dispara sin piedad chorros de leche que terminan cubriendo toda mi cara”

Después de un rato de estar viendo el video y de tener el delicioso cuerpo desnudo de Lucy junto al mío comencé a excitarme de nuevo, comenzamos a besarnos muy rico mientras mi mano acariciaba su vientre y sus tetas, después baje a donde comenzaba su tanga y la hice a un lado para dedear su puchita que para ese entonces ya comenzaba a ponerse mojada, la sensación de sentir como se humedecían mis dedos por los fluidos de Lucy hicieron que mi verga despertara poco a poco, Lucy se dio cuenta de esto y me dijo:

Lucy: “Quiero que me cumplas otra fantasía”

Yo: “claro Lucy, pídeme lo que quieras”

Enseguida tomo de nuevo su celular y me mostro un video en el que un hombre estaba follando a una chica en posición de perrito… yo puse una gran sonrisa al ver estas imágenes y le dije con mucho gusto te fallaría así…

Ella se levantó y comenzó a preparar su tripie con su cámara para grabar nuestro encuentro, pero yo la detuve y le dije:

Yo: “tengo una mejor idea Lucy, que te parece si vamos a la habitación de tus papás y lo hacemos en su cama, porque quiero que te veas en el espejo del tocador mientras te doy por atrás, quiero que esta vez no esperes a hasta ver el video…”

Le encantó la idea porque de inmediato soltó el tripie, me tomo de la mano y nos dirigimos a la habitación de sus papás, al entrar recordé las tantas veces que me cogí a su hermana en esa cama y justo enfrente del tocador…

Ya en la cama continuamos besándonos y tocándonos, ella vio que mi verga ya estaba en su punto, me dio unas lengüetadas y una chupada rápida y se puso en posición de perrita, yo me coloque hincado detrás de ella, hice su tanga a un lado y la penetre con gran facilidad porque su pucha ya estaba muy mojada…

Yo: “que rico es sentir como se resbala mi verga en tu pucha, te siento muy lubricada”

Lucy: “en el momento en que escuche tu idea me imagine en cuatro frente al espejo del tocador y eso me hizo mojar tan rápido”

En esa posición pude admirar como me entregaba su culo paradito, sus nalgas son perfectas, firmes y redondas, comencé a moverme con movimientos suaves y lentos, en momentos me salía por completo para sentir de nuevo como se la ensartaba toda…

Lucy: “Aahhhh… Diego, esta posición es magnífica, es mejor de lo que imaginaba, siento tan profunda tu verga…”

Se veía que le encantaba porque sentía demasiado mojada su puchita…

Lucy: ”Me tienes súper excitada, mira como me escurren mis fluidos por mis muslos, esta idea de hacerlo frente a la espejo fue excelente porque puedo ver cómo me tienes a tu merced”

Yo: “Si Lucy, yo quería que disfrutaras viendo por el espejo como te ensarto desde atrás, además de que la vista que tengo de tu culo con tu tanguita a un lado mientras mi verga se abre paso entre tus nalgas es increíble”

Lucy: ”esta tanguita la compre para que solo tú me la vieras y me la quitaras, pero me encanta la idea de que me estés follando con ella puesta…

La vista de su culo era espectacular, y ver en el espejo sus tetas colgándole y balanceándose a cada embestida era lo mejor, en ratos le daba nalgadas que por su rostro veía que disfrutaba, la tenía bien agarrada de sus caderas para asegurarme de darle mi tronco bien duro, de repente la tome de su cabello y sin hacerle daño la jale un poco hacia atrás para que sintiera mi pasión…

Yo: “Lucy, esta posición me hace perder el control, no sabes cómo estoy disfrutando follarte por atrás como a una perrita”

Lucy: “aahhh… aahhh… me encanta como penetras mi pucha con fuerza y pasión y el ángulo en el que me las estas dando se siente tan profundoooo…

Teníamos un ritmo perfecto, la estaba follando deliciosamente, el ruido que hacía mi verga dentro de su pucha a causa de sus fluidos se volvió constante, Lucy comenzó a gemir de una forma muy placentera porque comencé a acelerar los movimientos y sus gemidos aumentaron, de repente pare y saque toda mi verga y ella grito y expulso un chorro de sus fluidos… fue muy excitante, ella se quedó sorprendida y me dijo:

Lucy: “Diego por favor discúlpame, no sé qué paso”

Yo: “No te preocupes Lucy, no es lo que tú piensas, aunque no lo creas el chorro que sacaste es una eyaculación femenina, a causa del placer que estas sintiendo, fue un orgasmo lo que acabas de sentir”

La pobre pensaba que se había orinado, y lo que le dije la tranquilizo, la volví a tomar de sus caderas y la penetre suavemente para que volviera a tomar confianza y comenzara a disfrutar de nuevo, no tardo mucho porque debido a su orgasmo su pucha estaba más lubricada que antes y mi verga se acomodó en su interior de inmediato…

Lucy comenzó a gemir de nuevo ante mis embestidas, yo seguí disfrutando aquel momento tan placentero, comencé a moverme en círculos y a ella le gusto, después subí una de mis piernas para tener más apoyo y comenzar con movimientos más fuertes y eso le encanto porque de inmediato me dijo:

Lucy: “oohhh… Diego esta postura me encanta siento tus embestidas más fuertes”

Ooohh… oohhh…

El ruido de sus gemidos era por momentos aturdidor, no lo pensé dos veces y apoye mis manos en su espalda para levantar mi otra pierna… ahora si la tenía más que a mi merced, mi verga se ensartaba entre sus nalgas de una forma más violenta y el Angulo de penetración se inclinó más, a lo que ella de inmediato reacciono con gemidos más fuertes y llenos de placer…

Lucy: “ooohhhh… ooohhh… ooohhh… Siii… siiii… Diego… sigue asiii Diegooo… siento que me estás dando con un palo bien duro…

Yo para ese momento ya estaba a mil, quería que sintiera todo mi palo dentro de ella en esa posición…

Yo: “Lucy, quiero que sientas lo salvaje que me pusiste, vas a sentir toda mi verga entre tus nalgas”

Debido a que su pucha estaba muy húmeda por la excitación y por el placer que estaba sintiendo sabía que no la lastimaba y por eso me anime a darle así de duro…

Lucy: “Si dámela duro… dame… dame… hasta que explotes y me llenes la pucha de leche”

Le di así de duro hasta que ya no aguante más y volteando al espejo para ver su expresión me corrí dentro de ella en una última embestida que le di lo más fuerte que pude y me quede adentro de su pucha…

Lucy: “aaaahhhhh”

Yo: “oooohhh… Lucy…”

Por la fuerza de la última embestida caí sobre su espalda y así nos quedamos acostados, yo encima de su espalda con mi verga tiesa dentro de ella sintiendo las contracciones de su vagina mientras mi verga regresaba a su normalidad…

Por un momento nos quedamos así escuchando como nuestras respiraciones y gemidos iban disminuyendo de intensidad hasta que nos tranquilizamos…

Ella fue la primera que hablo cuando nos tranquilizamos…

Lucy: “Diego, esto fue increíble, nunca imagine sentir tal placer, esta posición, la forma en como me follabas por atrás, sentir tu verga abrirse paso entre mis nalgas, viéndonos por el espejo y la forma en como terminaste follandome tan duro, sentí toda tu virilidad… siento que aún me tiemblan las piernas de placer…

Yo: “Si Lucy, fue algo magnifico tener tus nalgas a mi merced con tu tanga a un lado y viendo tu cara de placer a cada embestida que te daba…”

Lucy: “por cierto mira como termino mi tanga empapada de mis fluidos y de tu lechita”

Así nos quedamos por un rato acostados y nos quedamos dormidos como por dos horas…

Al despertar decidimos darnos un baño juntos, cuando estábamos en la regadera, el sentir su cuerpo pegado al mío bajo el agua caliente y el roce de sus nalgas en mi verga hizo que mi tronco comenzara a despertar de nuevo, la rodee por detrás con mis brazos tomando en cada mano una de sus tetas, sus pezones de inmediato se pusieron como de piedra, mientras le besaba la nuca y el cuello…

Ella comenzó a excitarse y con una de sus manos dirigió la mía hacia su puchita para indicarme que ya estaba lista, debido al agua que nos caí y sus fluidos me di cuenta que su cueva ya estaba de nuevo lista para dejar que mi verga se deslizara dentro de ella… Lucy se inclinó hacia delante y me dijo:

Lucy: “vamos papi, dame por atrás de nuevo, follame duro como hace rato, mi pucha desea tener tu verga tiesa dentro otra vez”

Le separe las piernas un poco y le deje ir de un solo tajo mi verga entre sus nalgas… le arranque un ligero gemido y comencé a follarla en la regadera mientras caía el agua en nuestros cuerpos, Lucy estaba inclinada levantando y empinando su culo mientras sus manos se apoyaban en el azulejo del baño y haciendo suaves gemidos, yo la tenía bien agarrada por las caderas dándole buenas envestidas, no duramos mucho en esa posición y me corrí de nuevo dentro de ella…

Nos abrazamos y nos besamos y así terminamos ese día de lujuria y pasión…

Comparte este relato

3043
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar