Nuestro secreto: Akemi (segunda y última parte)

Tiempo estimado de lectura del relato 18 Número de visitas del relato 7.472 Valoración media del relato 9,50 (16 Val.)
Nuestro secreto: Akemi (segunda y última parte)

RESUMEN

Lo imposible se puede hacer realidad, aunque la vida nos lo ponga muy difícil, enfrentarse a la muerte una segunda vez es superar el miedo.

Desde ese día hasta el casi último día de embarazo de Ken, en ese transcurso de tiempo ocurrieron muchas cosas, entre ellas el altibajos de emociones que los dos pero sobre todo Ken, vivieron, no quisieron saber en ningún momento si la vida que crecía en su interior era una niña o un niño, deseaban ambos que fuera una sorpresa asi lo decidieron al llegar el tercer mes de embarazo cuando una tarde, mientras iba anocheciendo y los dos estaban en la cama desnudos debajo de las sábanas muy relajados y la única compañía era la de ellos entre abrazos caricias, sonrisas y besos

-Amor-. Contestó con una caricia sobre los labios del futuro papá

-Dime

-¿Como te gustaría que fuera el corazón que late dentro de mi ser? -. Dijo tocandose el vientre, ya se le notaba un poco

-Te refieres que si prefiero una niña o un niño?

-Exacto

-Me es indiferente, no me importa

-Prefiero lo mismo, con que venga sano yo estoy feliz, pero quiero saber algo, ¿como te gustaría que fuera?

-¿Los rasgos? Me gustaría que tuviera mi color de pelo

-¿Un niño o niña pelirrojo o pelirroja? sería muy bonito de ver eso.

-Y con tu personalidad, que tenga a un mini Ken un poco dificil de sobrellevar su personalidad

-¿De verdad soy tan complicado?

-A veces, eres un desastre

-Disculpeme caballero, usted no se queda atrás, tambien eres dificil de llevar a veces, pero gracias a tu aguante estoy aquí, a tu lado, respirando tu felicidad y viviendo un bendito sueño

-Tambien quiero que lo que tienes dentro sea tan hermoso como lo eres tu

-¿Todavia te gusto?

-Asi padezcas sobrepeso me pareces el hombre mas guapo del planeta, me vuelves loco

-Gracias, quiero que ames la vida que ambos cuidaremos con mucho esmero y dedicación

-Este renacuajo será lo que mas cuide en mi maldita vida

-A pesar de todo, me sigue dando vértigo el futuro

-Sabes una cosa clara y es que yo voy a estar contigo junto a nuestro bebé

-¿Me seguirás amando?

-¿Tú lo harás?

-Aunque esté con ojeras, el cansancio me agote y mi cuerpo cambie, yo te seguiré necesitando como el primer día, tengo miedo del cambio pero a la vez, tengo mucha ilusión

-Dejame que te diga que con esta tripita que tienes estás todavia mas bueno que sin estar embarazado

-¿Tu crees?

-Te lo digo muy en serio

-No me ves echado a perder

-¿Qué tonterias dices? para nada, me gusta como te ves alrededor de estas sábanas, desprendes mas sensualidad que antes

-Sexualmente, ¿me ves apetecible?

-Estás muy bueno, tu belleza no se agota

-Me esforzaré para que me sigas deseando en estos meses que me quedan

Una cosa estaba clara y es que en los 9 meses de embarazo, Ken no perdió su sensualidad ni su sex appeal en ningun momento, como cuando llegaron los 4 meses, la barriga ya estaba empezando a aparecer y aunque estuviera en estado de buena esperanza debia sentirse sexy y sensual para el hombre que le habria embarazado, así de manera natural y sin una pizca de corte, se pasaba desnudo con su barriga al descubierto y caminando de manera sensual ante su novio y futuro padre

-Oye tu... ¿Sabes que me estás poniendo malo?

-¿Malo de que te desagrada la situación o malo de amor?

-Obviamente malo de amor, esos andares esos putos andares… esa manera de seducirme... vas a matarme de un infarto

-Me disculpo por intentar seducirte con mi cuerpo pero me gusta retarte a cuanto puedes retener esos instintos salvajes

-Creo que saldrán muy pronto porque no puedo con esta situación..es que… joder... esa barriba.

-Esto es producto de tu amor hacia mi

-Te juro que verte asi es la jodida maravilla del mundo

Siguieron los momentos de seducción como cuando Daisuke miraba embobado como Ken embadurnaba su vientre con mucho espero y cuidado en la cama con una posicion casi muy femenina, era muy tarde ya y la luz de la luna llena le hacia parecer como un ser mitológico, era hermosa la estampa, sobre todo porque Ken se daba todo el tiempo en mimar cada parte de su cuerpo con total dedicación, incluso acariciaba su vientre

En los 6 meses de embarazo, Daisuke regaló a Ken un encaje de terciopelo prepamá super sensual para festejar por la noche la pasión que Ken desprendía, aún embarazado necesitaba sentir a Daisuke dentro de él

Otra noche se la dedicaron a mirar la luna, en silencio, y a veces a mirarse con gestos de cariño y caricias, intrigados el uno por el otro, felices de que su unión en ese tiempo se hiciese tan fuerte y poderosa, eran simplementes instantes de afecto, tranquilidad y amor, sobre todo amor, lo suficiente para que Ken llevase un embarazo de lo más tranquilo, porque habia momentos donde los nervios podían con alguno de los dos por un simple mal entendimiento de palabra y las emociones negativas como un silencio incómodo desequilibraban a Ken por completo.

Daisuke intentó llevar esos momentos de mal entendimiento con calma, entendía gracias a la empatía que habia aprendido con Ken a entender que un embarazo no era facil y a veces Ken deseaba estar solo en sus pensamientos para salir al campo y no estar siendo protegido por Daisuke.

Este último deseaba lo mejor para Ken pero Ken lo interpretaba como no posibilidad de espacio, algo obvio en dos personas tan claramente opuestas pero luego despues de hablar y soltar un poco los emociones y lo sentimientos todo funcionaba muy bien.

El cielo estaba en ese momento ahí, disfrutandose, sonriendose, acariciandose, esos eran lo instantes que duraban una eternidad para ellos

Momentos como estos se repitieron de otra manera distinta en el octavo mes de embarazo, solo quedaba un mes mas para salir de cuentas, y las cosas se volvieron más salvajes e intentas.

El penúltimo mes, el octavo, era un mes del que Ken literalmente desprendía sensualidad, sexualidad y un enorme potencial de atractivo con esa barriguita tan especial, en una noche donde masturbó la polla de Daisuke con el encaje premamá de terciopelo con la polla de Daisuke en su ano

-Apuesto, querido papá a que puedo hacer que te corras esta vez sin mover mis sensuales caderas -. Dijo sonriendo

-Mejor prepárate para perder

-¿Tú crees? todavia no he perdido mis ganas de seducir y hacer que te corras sin apenas hacer nada

-Demuestrame lo que sabes hacer

-Se hacerte perder la razón de tal manera, debo agradecerte lo que me regalaste, me siento muy cómodo con esto, muy libre

-No me mires con esos ojitos futura mami sexy

-No lo puedo evitar, estoy tan enamorado de ti, papá inseminador... me vuelves loco

Ken comenzó a apretar y relajar su ano, la presión dentro de él pasó de la tortura casi feliz a celestial. Daisuke suspiró felizmente y dejó que Ken hiciera el trabajo, no había forma de que él fuera a venirse así, pero estaría condenado si no lo disfrutaba.

- Ahora, para asegurarme de que te bañas dentro de mi, quiero que me oigas el cántico que te vuelve inestable y me llevas al placer, porque soy tu musa, porque te excito, porque soy sumisa en un cuerpo de hombre, esta es la realidad que AMAS ver de mí, cuerpo de mujer, voz de mujer, movimientos de mujer, soy mujer para tí esta noche, solo una noche -. Ken sabía que Daisuke amaba que se comportase de forma mas afeminada, tenia el cuerpo y tenia las curvas, ahora con la barriga de 8 meses y esa actitud era totalmente una mujer

-Oh, Dios mío,que mami tan ardiente -. Daisuke puso los ojos en blanco, Estaba fuera de sí, Ken en estado y sexualmente apetecible le excitaba como nunca

-Oh, joder-. Volvió a repetir los brazos de Daisuke le rodearon cuando Ken se movía con demasiada experiencia arriba y abajo por toda la extension del pene, el orgasmo de Daisuke estaba demasiado cerca. el ano de su novio estaba presionando su polla más fuerte y Ken casi apenas no se había movido ni una pulgada.

- Quiero agradecerte por hacer de esta barriga, juntos estamos creando una vida, un corazón que va a palpitar, te imaginas? una vida entera para nosotros, un hijo -. Hablaba de forma sensual encima de él comportandose como una mujer y a la vez como una gata sensual

-Oh, mierda... no quiero perder, detente, tu sensualidad no... no joder no -. Su cuerpo se tensaba, el climax le llegaba en nada de tiempo

-Vamos dulce papi, suelta lo que tienes en mi, te necesito, baña mi cuerpo del rocío de tu amor

-No se puede contigo... Ah -. Se desestensó totalmente y podía sentir su pene palpitando mientras todo el semen se vertía dentro de Ken, esta vez Daisuke perdió pero nada como agarrarse al cuello de Ken mientras estaba estaba inclinado rozandose cons su cabeza y traspasaba todo su leche al cuerpo de Ken.

Otra noche volvió a suceder lo mismo, ambos desprendían sexo, los dos estaban furiosos de placer y aún mas Ken, que para sentirse cómodamente utilizó el miembro viril de Daisuke como silla apoyar ahí su ano, fué bajando de forma sensual hasta tener media carne viscosa y tierna en sus paredes y despues se movió de forma sensual brindano a los dos jadeos incontrolables que les brindaria un fuerte orgasmo al únisono o al menos una corrida de las buenas como lo hizo Daisuke llenando a Ken dentro de él sin llenar el feto mediante besos y estimulaciones en los pezones de Ken que ahora estaban cubiertos de leche maternas, la succion de la la lengua de Daisuke hacia a Ken gemir y por consiguiente que los dos se corrieran, Daisuke dentro de su novio y Ken derramando para los dos, amor salvaje, amor, ganas de sentir, ganas de tocar, ganas, simplemente ganas.

Pero desgraciadamente el cuento de hadas no tuvo un final feliz

El día que Ken cumplía los 9 meses, en la madrugada todo se torció, lo que parecía tener un final feliz, nunca llego a serlo

De repente, en la fría madrugada, Ken despertó a Daisuke angustiado por los fuertes dolores de estómago que no le dejaban ni respirar, aparte de eso, su propio cuerpo temblaba y tenía sudores, preocupado Daisuke le hizo tumbarse en la cama de nuevo

-Tal vez estás de parto, ya están aquí los 9 meses

-Me duele demasiado Daisuke, pide ayuda, esto es agonizante, por favor, lo necesito

Con mucha angustia, Daisuke despertó al médico diciendole que su pareja, su chico, se habia puesto de parto y el médico enseguida atendió lo que parecía el nacimiento de una nueva vida

-Quedese aquí, usted no puede entrar

-Pero yo deseo estar en este momento con él, ¡¡se lo prometi!!

-Lo que su pareja presenta no son dolores de parto, según mi diagnostico es algo más, debe esperar aquí

-¿Por cuanto tiempo?

-Las horas que sean necesarias

-Horas? Imposible, necesito entrar ahora mismo

-Tranquilizase, han estado confiando en mi trabajo hasta en este momento, soy profesional, sé lo que hago, quedese aqui y no empeore las cosas -. Mientras el médico daba esa orden, Ken desde el fondo de la habitación gemía de dolor agonizante del que no se podia perder mas tiempo

-Espero que no ocurra nada malo

-Yo tambien lo espero -. Y acto seguido se metió dentro dejando a Daisuke fuera con toda la angustia acumulandose dentro de él

Las horas pasaron, fueron interminables, llegó el amanecer, llegó el día y seguía sin ocurrir nada, ni siquiera quiso ir a desayunar, no tenía cabeza para nada más, tan solo esperar, esperar unas agonizantes horas que lo mataban a cada segundo ya que en esa habitación no se oía ni siquiera un quejido

Tras 10 interminables horas de trabajo, el médico salió de la habitación con un rostro muy serio, Daisuke se acercó a él pidiendo respuestas

-No se ande con rodeos dígame que ha pasado en esa habitación -. Contestaba Daisuke al borde de la angustia, el médico le revisó de arriba a abajo y finalmente se lo dijo sin ningun tipo de pudor, si de algo se caracterizaba era de ser directo

-Lamento comunicarle que el niño que esperaban nació muerto

Aquellas palabras sentaron a Daisuke como un jarro de agua fría, sin darle opcion a decir una palabra el médico prosiguió con lo siguiente.

-El niño se estaba formando muy bien dentro del vientre, todo iba con total normalidad, era un niño muy sano pero el cordón umbilical se iba acercando más a él a medida que iba creciendo de tamaño, amenazaba con estrangularlo, al cambiar de posición el cordón estaba a su lado, rozandole la cabeza, con sus pequeñas manos agarraba el cordón pero este se le fué incrustando y le iba estrangulando poco a poco

-Como no nos dimos cuenta?

-De eso no se puede dar cuenta nadie, las cosas suceden como suceden

-¿Qué mas pasó?

-El niño se iba quedando sin aire hasta que sin previo aviso, su corazón dejó de latir, nadie pudo salvar a esa pequeña criatura, eso fué lo que provocó en su chico dolores molestosos

-¿Él está bien?

-Aún no le conté todo, hizo usted muy bien en pedirme ayuda, al llegar a la habitación su chico estaba agonizando, casi muriendo ensangrentado por el ano, tuve que hacer una cesásea para poder sacar al niño... muerto, debido a eso al sacarlo y al perder un poco de sangre su chico entró en paro cardiaco debido a la muerte del niño y creo que se puede imaginar el resto de la historia

Daisuke se llevó las manos a la boca y muy asustado preguntó temiendo por una respuesta negativa

-Él... ¿está vivo?

-Si me lo hubiera dicho hace unas horas probablemente a estas alturas estaria hablandole de una doble muerte pero con seguuridad le puedo decir que su chico está sano y salvo, le ayudé a volver a la vida pero el bebé de ustedes por desgracia no volverá a la vida

-¿Él lo sabe?

-Por supuesto, lo que le he contado es lo mismo que le he dicho a él, yo no puedo hacer nada mas que decir lo siento, a veces las cosas no salen como uno quiere.

-No se preocupe doctor, usted ha hecho un gran trabajo y creo que aquí ya no hacemos en nada, nos iremos pronto

-Le deseo mucha suerte en la vida de ambos, por cierto, su chico ha preguntado por usted antes de salir yo de la habitación

-¿Puedo entrar?

-Claro. yo debo volver al trabajo

-Gracias Doctor, ha hecho un buen trabajo

Se despidieron y Daisuke entró dentro de la habitación, esperaba cualquier cosa menos lo que se encontró al llegar, esperaba ver a Ken llorar abrazando al bebé o abrazarlo sin más, en embargo, al entrar lo vió en el sofá sentado con el bebé muerto envuelto en una toalla acariciando sus manitas intertes.

-Ken... ¿Podemos hablar? -. Dijo acercánose a él con cuidado y con la voz muy bajita, Ken en cambio no se movió, miraba a lo que yacía muerto en sus rodillas

-¿Qué haces? -. Volvió a preguntar ahora sentandose a su lado viendole, de sus mejillas no caía ninguna lágrima, estaba atento mirando hacia abajo

Pero esta vez, Ken habló, su voz sonaba ausente, como él, físicamente estaba ahí pero mentalmente se habia ido, habia entrado como en shock

-Nada, observando, simplemente

-¿Qué observas?

-Esta vida que ya no podré disfrutar, se apagó sin yo darme cuenta, se fué, se esfumó fugazmente, como los abrazos y besos que había imaginado, con el eco de una voz implorando amor, lo he perdido, y ya no va a volver, ya no habrá un futuro -. Aquella voz sonaba hueca, no expresaba ningún atisbo de emoción, así era Ken en ese momento junto al cuerpo muerto que tenía debajo de él

-Sí lo hay Ken, sigo estando yo -. Le agarró el brazo, pero estaba muy frío, todo era un témpano de hielo en la voz y cuerpo de Ken

-No... mi mente se aferró a una vida, a una dulce voz aterciopelada con dependencia de mi, y ahora, solo me queda el olvido, olvidarme de que este corazón que se estaba formando dejó de latir, olvidar que estos ojitos se cerraron para no volver a abrirse, olvidar que mi cuerpo le iba a servir de regufio y mis caricias le iban a aliviar los primeros meses de vida, tenia mis caricias reservadas para unas manos que no se sostendrán de las mías nunca más, nunca oiré esa palabra "te quiero" de ese hilo de voz tan infantil, me lo perdí, la vida me lo arrancó todo, de cuajo, sin darme la oportunidad de disfrutar al menos un segundo de una vida que yo cree

Daisuke sintió como una especie de congoja, aunque él no lo habia engendrado, él fué quien tuvo la idea pero nunca imaginó este final tan triste pero peor era ver a Ken tan vacío, tan lleno de nada, miró al bebé y necesito la idea de cargarlo

-Déjame que lo coja, por favor

Ken no hizo nada asi que Daisuke fué quien lo cogió con mucho cuidado entre sus piernas, lo meció y pudo darse cuenta del tremendo parecido que había en los dos.

Aquella criatura tenía el color de piel de Daisuke, el color de cabello de Ken y los rasgos de los dos, especialmente el cuerpo era muy a semejanza de Ken y las manos muy gorditas como Daisuke, la nariz y boca a Ken, todo lo demás habia salido a Daisuke

Ahora, este último sentía una especie de rabia e impotencia, en ese cuerpo sin vida se escondia rasgos de una felicidad en común que se esfumó para siempre, no pudo evitar y soltó unas cuantas lagrimas mientras lo mecía con muchisimo cariño, no queria venirse abajo, debia ser fuerte y pensar que podia haber sido una muerte doble

-Es un niño hermoso, tiene tu expresión, y el color de tu cabello

-Soñaba con imaginar que tendría tu energía, nunca lo podré saber -. Dijo levantandose como una flor marchita

Sin ninguna duda, Ken estaba de nuevo en un shock como ocurrió hace años con una muerte cercana a él, estaba vez estaba Daisuke para poder ayudarle, Ken tenía miedo a la muerte y para superarlo le hizo enfrentarse a su mas letal miedo

-Coje a nuestro hijo -. Dijo ofreciendole el pequeño cuerpecito

-¿Para qué?

-Quiero que lo beses

-¿Besar un cuerpo que no tiene vida? ahí ya no hay alma, ningun beso lo va a traer de vuelta

-Al menos quiero que llores, derrama lágrimas, no reprimas tus sentimientos, hazlo, llora, sé lo que guardas adentro, se que estás reviviendo lo mismo

-La vida es transición, la vida te da una lección no se puede jugar con una vida como nosotros hemos hecho -. su voz, su expresión y su actitud sonaban muy distantes, como él fisicamente, se dió la vuelta para alejarse de la persona que le estaba hablando

-No me hagas sentir culpable, sabía que podia salir bien o podia salir mal, y aposté fuerte, pero me equivoqué, lo siento, ahora cógelo

-Un cuerpo frío es un alma liberada, este ser ahora es libre

Daisuke estaba harto de la situación, entre gritos desaogó su furia

-QUIERO QUE LLORES MALDITA SEA, DEJA ESA ACTITUD KEN, MALDICIÓN, YO TAMBIÉN ESTOY AFECTADO, ESTE NIÑO, FRUTO DE MI AMOR POR LOS NIÑOS, YA NO EXISTE Y TU NO DERRAMAS NI UNA PUTA LAGRIMA, NO CONTENGAS LO QUE ESTÁS DESEANDO SOLTAR EN ESE CORAZÓN

-Un corazón que ha estado parado unos cuantos minutos, la vida se fué de mi cuerpo

-YO HE ESTADO A PUNTO DE PERDEROS A LOS JODER, NO LO ENTIENDES? TE IBA A PERDER, IBA A PERDERTE, ME IBAS A PERDER, KEN LLORA TE LO SUPLICO -. Decia Daisuke gritandole para que Ken entrara en razón y parece que algo se activó dentro de él, sobre todo al ver a Daisuke llorar, se acercó a él, le miró las lagrimas, seguidamente miró a la criatura y una sensación humedecedora salió por sus ojos, eran lágrimas, Ken tenia sentimientos, seguía vivo

-Akemi -. Contestó Ken llorando y abrazandose al cuerpo de Daisuke derramando lagrimas

-Casi te pierdo, dios mio casi te pierdo-. Ambos chicos se sintieron mucho mas unidos a pesar

-Quiero irme Daisuke, quiero irme de aqui, no quiero permanecer ningun segundo más aquí, siento que me ahogo

-¿Que quieres hacer?

-Quiero volver a casa e intentar recuperarme

-¿Tu solo?

-Sabes que lo necesito, para recuperarme de las heridas emocionales y físicas, tengo una cesaria que nunca cicatrizará y no quiero que durante un tiempo en casa se me vea el cuerpo, y psicogicamente quiero estar separado de ti un tiempo, no es molestia, ahora necesito silencio, silencio, y disculpame si esto te hiere pero tu sabes vivir el silencio tanto como yo

-No te preocupes, lo entiendo, no tienes porque preocuparte por mi, te daré el espacio que necesitas, se que estás viviendo un shock, has estado a punto de morir y casi te pierdo, no te preocupes, lo entiendo muy bien mi vida

-Gracias. solo te quiero pedir una cosa ahora

-Dime, lo que sea

-Podemos ir al cementerio para enterrar a nuestro bebé, porfavor? quiero que su cuerpo este en contacto con la naturaleza cumpliendo el ciclo de la vida

-Está bien ¿tu estás bien?

-No se como debo sentirme, solo quiero que todo suceda, y pueda descansar tranquilo

-Está bien, nos pasaremos por allí

Dejaron a un lado el cuerpo interte para recoger sus cosas despues de 9 meses y 20 minutos despues salieron de alli agradeciendo a todos por el trato recibido, Ken espero fuera con el bebé en brazos, estaba helado, el tiempo tampoco acompañaba, pero la decisión de pasar frío fue por Daisuke en su estado mental no era bueno recibir pena de los trabajadores de ese hotel

-Ya estamos, me han dicho que hay un cementerio cercano aquí mismo,podemos ir alli -. Dijo con una pala en sus brazos

-De acuerdo

Despues de cavar una buena fosa, Ken le dijo

-Te importa que yo entierre a nuestro niño? tengo algo importante que hacer, algo que hacer por el una última vez -. Le agarró la mano con seguridad y Daisuke supuso que seria para algo bueno asi que le dejó, Ken fué hasta la tumba y allí depositó el cadaver.

Una vez hecho juntó sus manos y miró al cielo diciendo

-Hermano, cuida de Akemi, por favor... cuídalo hasta que yo lo pueda volver a ver en la otra vida, hasta que le pueda tener de nuevo en mis brazos y decirle cuanto le amo, y cuánto le extrañé en lo que me quedó de vida después de su partida, cuanto sufrí haber sido un fracaso como madre para él, por ser el culpable de su muerte, Por no poder haber sido capaz de traerlo a este mundo, cada día que pase mi pesar se hará más y más grande... la culpa me atormentará y esto jamás me lo perdonaré,

Akemi, si has cruzado ese puente de colores en estos momentos, por favor, se bueno con tu tío, él te cuidará mientras yo llego a ese puente de colores algún día, y ese día no dejaré de abrazarte contra mi pecho como lo hará tu papá, nunca olvides que te amo mi pequeño y siempre te llevaré dentro de mi corazón.

Ken hablaba a su hermano mayor, muerto también en un desagradable accidente de tráfico cuando Ken era tan solo un niño, aquella muerte cambió el destino de su vida haciendole ser la persona que es el, y ahora se enfrentaba a una muerte, de algún modo se sentía culpable pero se estaba abriendo emocionalmente, le estaba hablando a su hermano, estaba conversando con la muerte y eso para Daisuke era algo bueno asi que le dejó expresar todo lo que llevaba dentro

-¿Has terminado?

-Sí-. Dijo quitandose algunas lagrimas de los ojos

Daisuke procedió a enterrar al pequeño Akemi y Ken antes de que la tierra cubriera su pequeña carita le lanzó un beso de despedida

Al terminar Daisuke de enterrarlo se acercó a Ken por detrás y le abrazó por la cintura mientras miraban la pequeña tumba

-Necesito decirte algo

-Dime

-¿Qué significa Akemi? ¿Sabes que es nombre de una niña?

-Lo sé

- ¿tiene algun significado que te guste?

-Ya sabes que me gusta leer mucho las cosas que nadie lee o ni tiene un minuto de su tiempo en leer y un dia lei los nombres de todo el santoral de las personas y me fije en un nombre, Akemi, que aunque era nombre femenino me gustó el significado que era alguien que hes hermoso y brillante, muy sociable y con mucha creatividad, me vi reflejado en ese nombre, yo soy hombre, mi nombre es masculino pero soy andrógino, no lo escondo, mi personalidad se asemeja mucho a esas caracteristicas también y al ver el rostro de lo que hemos perdido vi la oportunidad perfecta para añadir ese nombre que nunca más volveré a nombrar

-Es precioso como lo has descrito, ves? ya me hiciste llorar, idiota

-Es como lo sentí en ese momento, y bueno, si no te importa, deseo irme ya

-El autobus nos espera en la parada, nos llevará a la ciudad

-Muy bien, quiero volver a casa y descansar

Se iban a ir pero antes miraron a la tumba para pronunciar unas últimas palabras

-Te amo, Akemi, espera por nosotros, tus papás te aman, espero reunirme contigo para jugar juntos en el futuro -. Contestó Daisuke acariciando el suelo

-Te quiero, Akemi el puente de colores nos espera -. Ken mandó un beso a la tumba tras esas palabras

Y Dandose la vuelta regresaron al autobus para volver a casa

En el viaje de vuelta, Daisuke iba un poco más animado que antes pero Ken estaba todo lo contrario que él

-¿Qué ocurre?

-Estaba pensando en lo que nos está esperando cuando lleguemos

-Familia? amigos, vidas separadas?

-No, la persona que nos espera

-¿Takeru?

-Exacto, a él le contarás lo que nos ha ocurrido

-Te dije que esto era un secreto y asi permancerá siempre

-Se que no debo cortarte las alas y sé que he dicho que quiero estar separado de ti un tiempo pero no quiero que en ese tiempo tu y él esteis mas cercanos

Daisuke en esta ocasión se puso mas serio exponiendo si opinion

-Lo mismo que me has pedido que esté lejos de tí respeta tu mi decisión.

-Muy bien, te lo digo siempre, eres libre, solo te pido quno juegues con mi dolor o con el nombre que nos mantiene unidos

-Nunca lo haría, pero le echo de menos, el tambien querrá saber de mi

-¿Le has echado de menos en esas noches en las que nos fundiamos?

-Por supuesto que no. pero ahora que vamos a volver es cuando me acuerdo de él, pero te prometo que intentaré verle lo menos posible, no quiero hacerte daño

-A pesar de todo confío en ti y en tu palabra

Tras horas de viaje llegaron a la ciudad cuando las luces estaban puestas, se despidieron con un beso y cada uno partió para su casa, asi lo decidieron, no querian ninguna despedida, se volverían a ver cuando Ken decidiera que era tiempo de volver a encontrarse carnalmente con Daisuke, ahora no estaba en su mejor momento y era sensible a todo

Tan solo tenían en común un nombre: Akemi

Es un secreto y nunca lo contarán.

________________

Gracias desde aquí a mi amiga por ayudarme a crear algo diferente y que puede ser en una gran parte cierto, me divertí mucho escribiendo esta historia y me dió muchisima pena ver que esto tenia un final, necesitaba seguir.

Esperad por más como siempre.

Comparte este relato

3621
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar