Historia de primos hermanos (5): Juego de rol

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 32.710 Valoración media del relato 9,39 (38 Val.)
Historia de primos hermanos (5): Juego de rol

RESUMEN

Y ella sin dudarlo, se subió a la camilla y a horcajadas se subió sobre él, corriendo su calzoncito a un costado y dejando libre la entrada de su vagina ubicándola sobre la verga dura de su cliente.

Después de conversar acerca de fantasías y situaciones eróticas, se encontraban juntos en casa de su prima ordenando las cosas de su cambio de casa, y sin sospechar, aparecieron algunas pelucas, ocupadas para alguna celebración o disfraz de Halloween, y surgió la idea, su primo le dijo que le gustaría verla con peluca rubia, y jugar a que ella era otra persona, a lo que su prima y tomando una iniciativa casi soñada, le dijo que jugarían al cliente y la trabajadora sexual, y para hacer aún más interesante el juego, el haría de cliente de un centro de masaje, armaron la camilla de masaje en la habitación de su prima al costado de su gran cama, dejando un espacio para circular alrededor de la camilla, ella, saco a su primo de la habitación y le dijo que volviera en unos 5 minutos, y golpeara la puerta como si fuera el cliente. Y el salió y se fue en dirección al patio, iba a cumplir una fantasía, y jugaría con su prima en un rol que él nunca había imaginado que ella le podría brindar. Entonces paso el tiempo sugerido por su prima, y asumiendo el rol de cliente, golpeo la puerta de la habitación; entonces lentamente pudo ver que desde el otro lado, su prima había asumido la imagen de otra persona, la chica que abrió la puerta, tenía una larga cabellera rubia, una especie de bata y unos tacones que debían ser de unos 15 cm, la que la dejaban muy alta y esbelta, al avanzar hacia la camilla, se podían oír los tacos de aquellos zapatos que tenían una elegancia y sofisticación de una mujer segura de su belleza a pesar de lo llamativo de los mismos, entonces ella le dijo pase, sáquese su ropa y suba en la camilla, el cliente, en un aire pausado, se desvistió, quedando solo en bóxer, y se subió a la camilla boca abajo, dejando la cara dentro de la ventana acojinada, lo que lo dejaba con una comodidad casi absoluta, ella encendió una vela dejando el ambiente con una luz tenue, entonces el cliente sintió las manos aceitadas de la chica sobre su espalda, sus manos poco a poco encendían sus sentidos y sintió como su pene poco a poco cobraba vida, entonces sus palabras comenzaron a jugar y le pregunto dónde había leído el anuncio, y él le contesto que un amigo le había dado un dato de los masajes, y ella le dijo si sabía de todos los servicios que le podía dar, a lo que el en forma de juego, le dijo que no sabía, que si ella le podría decir que otras cosas podría incluir sus servicios y que costos tendrían, ya que incluso podría llamar a otra amiga y atenderlas juntas, lo que fue generando que su erección fuera tomando forma, las palabas de la chica eran fluidas, y él desde aquella posición solo podría ver sus zapatos con sus uñas pintadas y parte de sus piernas. Sus masajes eran intensos y sugerentes, entonces le dijo que los servicios podrían incluir su boca, su zorrita, o su colita; al terminar de decir eso, la erección del cliente fue tal, que tuvo que acomodarse sobre la camilla, para que su verga tuviera el espacio que necesitaba, y demostrando un conocimiento del tema y seguridad en sus palabras fue comentando los valores de todos esos servicios, lo que sorprendió al primo, ya que su prima dominaba con soltura el rol de una chica que ha cobrado por su cuerpo, incluso fue tal su soltura que el cliente, su primo, llego a pensar que ella podría llegar a haber hecho alguna vez ese rol, lo que lo puso aún más caliente, entonces y luego de tocar sus piernas, brazos, espalda y cuello, le pidió sé que volteara, cosa que el cliente hizo con suavidad.

La chica dijo ufff, al percatarse de la erección de su cliente y preguntándole si quería recibir un oral, a lo ayudando al cliente bajo lentamente su bóxer dejando al descubierto una erección descomunal, se podían notar las venas y la piel del prepucio ya había dejado visible la totalidad de la cabeza de su verga, ella lo tomo con sus manos y acerco su cara, diciéndole que lo tenía bastante bien, y sin mayor preámbulo abrió su boca ampliamente y lentamente fue metiendo la verga del cliente entre sus labios, a lo que volvió a comentar; la tienes muy rica, y en unos movimientos desenfrenados con su lengua y labios comenzó a darle una succión que era digna que cualquier trabajadora que su sueldo dependía de ello. Entonces y casi de manera inmediata, ella pregunto si quería todo, a lo que el cliente respondió que obviamente quería todo lo que tuviera disponible.

Y ella sin dudarlo, se subió a la camilla y ahorcajas se subió sobre él, corriendo su calzoncito a un costado y dejando libre la entrada de su vagina ubicándola sobre la verga dura de su cliente, y procediendo a meterla suavemente y en profundidad, ella estaba tan apretada que le costaba un poco poder albergarla dentro suyo, lo que hacía que las sensaciones de ambos fueran intensamente deliciosas, el bajo su sostén negro, y sus pechos quedaron visibles y al alcance de su boca, sus manos los tomaron con fuerza, y su boca se pegó a sus pezones, succionado con fuerza, y se veía en la cara de ella que su placer alcanzaba niveles máximos ella podía reconocer dentro suyo la cabeza de su verga entrar y abrirse espacio dentro de sí, sentir como iba pasando barreras y llagar casi a la pared final de su interior, sintiéndose como solo su primo le hacía sentir; llenita.

Ella comenzó a moverse con más fuerza y la camilla se hizo pequeña, por lo que ella le dijo que fueran directamente a la cama, entonces él se encargó de sacar toda la ropa que quedaba en ella, saco su bata, su sostén y continuó dándole con sus calzoncitos puestos. Las embestidas que le daba eran de alguien que paga, por lo que la delicadeza quedo de lado, y en un arranque animal, comenzó a tratarla de forma ruda a lo que ella aguanto sin reclamar, él le dijo que quería saborearla, la giro, la tomo de las caderas y la puso al centro de la cama, saco sus calzoncitos y abrió sus piernas, y como un clavadista se sumergió con su boca en su sexo, que ya estaba húmedo y caliente por la fricción realizada con su verga momentos antes, su sabor era delicioso, y él le pidió a ella que levantara su cabeza para que viera como él jugaba con su lengua y boca, a él le calentaba mucho el contacto visual durante la oralidad, ya sea pasiva o activa, por que subrayaba el acto que se estaba haciendo y sus ojos como ventanas mostraban lo que se sentía mientras la boca saboreaba el sexo de su compañera.

Entonces ella le dijo que la tomara como a una perrita, y girando, levanto sus caderas y se ubicó, el quien aún tenía ganas de lamerla, continuo saboreando su sexo, ampliándose un poco más hasta humedecer desde su clítoris a su culito, lamiendo como un animal es busca de néctar en su piel. Ella le pidió que lo penetrara, él la tomo y la giro al borde de la cama, se puso de pie y acomodo sus caderas hasta dejar sus labios a la altura de su verga, tomo su verga y la ubico en la entrada, y tomando sus hombros, la jalo hacia sí, y su verga entro por completo, y en un acto de dominación, la tomo del cuello, jalando hacia atrás, y arremetió con un ritmo casi perverso, y queriendo doblegarla aún más, le pregunto, ¿así querías que te lo metiera? Hummmm… contéstame… a lo que ella con la voz interrumpida por alguien que presiona su cuello y más encima la remece con su verga entrando y saliendo con brutalidad de su vagina, dijo… seee.

Fue entonces cuando él se percató del pequeño culito de la chica, y en un acto de calentura mayor, al mismo tiempo que la penetraba, procedió a meter un dedo dentro de su culito, a lo que ella respondió favorablemente, él se acercó a su oído y le dijo, voy a meter mi verga por aquí. Y su respuesta fue un ufffff.

Y el siendo un poco considerado, se subió a la cama y la giro, quedando perfectamente en cucharita, y sabiendo lo que pasaría, el levanto su nalga, dejando visible y expuesto el culito hermoso, tomo saliva de su boca y humedeció la entrada de su anito, igualmente, escupió sus dedos y lubrico la punta de su verga, dejando el área tan suave, que cuando entro, pudo sentir que su culito colaboraba para recibirlo. Entonces y cuando ella hubo relajado su cuerpo y comenzada a disfrutar, el acelero el ritmo y la movía a gusto, logrando entrar y salir casi por completo en ella, el tocaba sus pechos que se movían al ritmo sus caderas, tomo la cabeza de su prima, la giro para atrás, hasta lograr ver sus ojos, la beso metiendo su lengua en su boca y le dijo… te gusta que te culee así de rico, y ella respondió, me encanta que me dejes bien culeadita, ¿Qué te estoy haciendo?, me estas culieando rico.

Entonces la tomo en cuatro y se montó sobre ella, sin salirse de su culito, la tomaba de las caderas y aceleraba increíblemente cada vez más, hasta que aplastándola, la dejo plana sobre la cama, subida en ella, y sin salirse, le pregunto si estaba lista para llenarle el culito, y ella respondiendo al instante… dijo… lléname, lléname mi culito…

Sus palabra fueron un aliciente, y la descarga se vino con fuerza, él pudo sentir casi cuatro chorros llenar el interior del culito de su prima, con movimientos eléctricos y profundos, ella quien se subió al orgasmo de su primo, compartió la misma sensación de placer, quedando los dos sudados y exhaustos después de una jornada de placer donde ambos tenían roles y derechos diferentes. Ella había cumplido su rol de manera brillante y dejó abierta la ventana para muchos roles que podría interpretar.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar