Mujer con dificultades económicas recibe propuesta especial

Tiempo estimado de lectura del relato 24 Número de visitas del relato 15.279 Valoración media del relato 9,66 (29 Val.)
Mujer con dificultades económicas recibe propuesta especial

RESUMEN

Entonces subió a la tarima donde estaba el caño y comenzó a moverse de manera sensual, ella sabía bailar muy bien, así que no le costó tomar el rol, ella cerró los ojos y comenzó a moverse suavemente y sacar sus prendas poco a poco.

Los nombres y lugares han sido cambiados para proteger la identidad de las personas.

****************************

 

Paola era una chica bastante inteligente y ambiciosa, había quedado embarazada muy tempranamente, lo que coarto su futuro como estudiante universitaria, siendo postergada a trabajar cuando aún sus compañeras seguían estudiando, ella debió salir adelante con su bebe viviendo en casa de sus padres, cuando el bebe tuvo edad para dejarlo en un jardín de niños, ella comenzó en una empresa como secretaria, y poco a poco saco a su hijo y su futuro adelante sola, con hartos años de sacrificios y pegas luego y con un gran esfuerzo, trabajo, estudio y educo a su primogénito, este estilo de vida, hacía que el dinero no alcanzara para mucho, así que vivió con sus padres hasta que su hijo cumplió los 12 años, cuando por fin pudo alcanzar una cierta independencia. Se había titulado de técnico en informática, mención redes, y había postulado a una universidad al norte del país, donde por tu personalidad y conocimientos, le habían dado la jefatura del departamento, ganaba un sueldo relativamente bueno, pero debido a la compra de un auto para movilizarse, la plata solo le alcanzaba para lo justo.

Yo la conocí a mediados de sus treinta, ella tenía un rostro atractivo, que mezclaba algo de angelical y caliente, (a veces cara de niña mala, otras de niña buena) de hecho eso fue lo que me había atraído de ella, su cara de caliente y sus actitudes cachondas, parecía que era de las que “calentaba la sopa, y se la tomaba”

Pues ella tenía unos ojos que dependiendo de la luz se veían más verdosos o más amarillos, lo que hacía que fuera lindo verla, media cerca de un metro cincuenta y cinco, algo pequeña, pero que equiparaba con su tremenda personalidad, en su pecho usaba generalmente escote que dejaba ver sus voluptuosos senos, los que eran notoriamente grandes para su porte, y eso sumado a la blancura de su piel, daba a pensar que sus pezones serian rosaditos. Tenía buenas piernas, y su cola era pequeña, pero formada, en resumen, ella tenía un cuerpo que daba para pensar que sería muy bueno en la cama, y ella sabía que prendía, así que su actitud siempre era provocadora y desafiante, tentando a los machos que la rodeaban.

Cuando yo la conocí, ella estaba emparejada con un viejo, el cual la tenía bastante agotada, producto de su trabajo mediocre y su alcoholismo leve constante, esto sumado a otros detalles poco agradables hizo que cuando ella me conoció, fuera una atracción mutua, y luego de una semana, ya me había mostrado sus capacidades orales, lo que me convenció para volverla mi novia.

En el comienzo nuestra conexión sexual era muy fuerte, y ella se dejaba hacer de todo, de hecho siempre tenía ganas y siempre estaba dispuesta a que le dieran un buen polvo.

El tema es que ya llevábamos algo más de dos años relativamente bien, aunque las cosas se habían vuelto algo monótonas, la comodidad de conocernos, nos mantenía juntos.

Ella seguía teniendo dificultades económicas, a pesar de su buen cargo, el sueldo no alcanzaba, y como pagaba arriendo, gastaba mucho. Yo la convencí que lo mejor era pagar casa propia que arrendar, y luego de buscar y de apoyarla con una plata que yo había ahorrado, el sueño de su propio hogar se volvió realidad, así que los dineros pagados se irían a pagar su propiedad, adquiriendo una deuda por 25 años.

Su vida hubiera sido perfecta si hubiera tenido más holgura económica para hacer cosas más entretenidas y no estar ahí siempre llegando justo a cumplir con sus pagos.

La universidad en la que trabajaba, había comprado y vendido unas sedes, por lo que su departamento debía moverse al edificio central, teniendo que mover todos los equipos, servidores, routers, y todo el mobiliario.

Este cambio, debía ser algo rápido pero cuidadoso, así que ella debía encargarse que los equipos llegaran en perfectas condiciones. La universidad tenía contratado a un chofer, quien estaría dirigido directamente por ella, donde la jefatura implicaba a este chofer durante el periodo de cambio, y él debía rendir tiempos y horarios a Paola. Don Toño; él era un hombre ya mayor, quien había comprado un camión pequeño y tenía un mini imperio, con 3 camioncitos y algunas propiedades, el hombre era el clásico chofer de camión, grandote, algo gordo, piel oscura por el sol, y con una educación bastante pobre, pero con mucho poder adquisitivo, ya que sus gastos eran mínimos, quizás alguna vez fue atractivo, pero tenía una imagen desagradable, de hombre sucio, trabajador y con olores a sudar constantemente.

Juntos Paola y don Toño, se preocuparon del transporte de los equipos, ella coordinaba que los cargaran, acompañaba a don Toño en el recorrido, y luego ella coordinaba el descargue y ubicación, debido a la gran cantidad de equipos y su fragilidad, tuvieron que hacer cerca de tres viajes diarios por 3 días, primero, porque debían hacerlo en horarios después de las 17, para no alterar las actividades propias de la universidad. Durante esos viajes, don Toño y Paola se hicieron cercanos, se hablaban de tu, y se había generado una buena amistad, él siempre fue respetuoso, pero siempre la miraba con lujuria, ella se había quitado sus uniformes y con ropa deportiva se había dedicado a la tarea de la mudanza, lo que dejaba su cuerpo a la vista, marcando su pequeño culito bien formado, generando en Toño, mucho deseo por ella, primero porque era jefa, luego, porque era blanquita y educada, y porque tenía esos pechos grandes que lucía sin remordimientos, el verla tan seguido hizo que este deseo fuera cada día mayor, tanto que un día al saludarla, le corrió un poco la cara y había tocado sutilmente sus labios con los suyos, a lo que ella en vez de enojarse, le había dicho; no se ponga fresquito don Toño. Ella así como la bella y la bestia, se había quitado ese desagrado que generaba inicialmente, se había esfumado gracias a una personalidad agradable y divertida, con la broma a flor de piel y siempre contando sus historias divertidas, se había quitado esa imagen de viejo feo y ella lo miraba con más afecto y mirando más su interior como persona. Él debía tener más 55 años de edad, y ella cerca de 35, lo que la hacía aún más apetitosa a este chofer tosco y bruto, que solo sabía mover el camión y cobrar su sueldo.

Fue cuando ella dejo la casa que arrendaba para irse a su casa propia, que se acordó de don Toño para hacer la mudanza, ella tenía su número directo así que lo contacto. El como siempre corrió donde ella y le cobro una tarifa económica. Yo cuando lo vi, sentí algo raro, cierta envidia, rabia o molestia, en fin, a mí me daba lo mismo lo que el sintiera. A mí solo me gustaba el hecho de ahorrar plata con un conocido, y Paola lo conocía.

Él y por tema de fiestas patrias había organizado un asado en su casa, para sus trabajadores, y había invitado al hijo de Paola, Alex, y por ende se había hecho extensible la invitación a ella, los dos fueron muy contentos y se dedicaron a disfrutar del evento, la señora de don Toño, se veía algo mayor y estaba con problemas de sobrepeso y diabetes, por lo que no podía comer mucho, y conversaron bastante ese día, haciéndose amigas, conociendo a las hijas y esposa de don Toño, una tenía casi la misma edad de Paola.

El tema es que mi novia debía los créditos universitarios, que en Chile se vuelven eternos y luego de 6 a 8 años puedes salir por completo de la deuda.

A mí ya me debía una buena suma por el tema del pago de la cuota inicial de su casa, y no podía pedirme más, ni yo tenía para ofrecerle.

El tema es que yo sabía que ella necesitaba cerca de 500 dólares y los necesitaba antes de fin de mes, hasta que un día me dijo que había solucionado el tema y que su mama se lo había prestado.

Pasó un poco el tiempo, y el hijo de Paola, que era un pendejo muy haragán, de alguna manera había conseguido que don Toño lo contratara de pioneta, para ayudarle a cargar y descargar el camión.

Muchas veces él iba a su casa para llevarse a Alex para trabajar, a mí me parecía extraño esta especie de contratación, ya que el Alex era muy flaco, lento y perezoso, en fin. No le di más vueltas, pero si era usual que don Toño llegara temprano y Paola saliera en pijama a abrirle la puerta, lo que dejaba de ver su cuerpo con mayor comodidad.

Pues después de un tiempo, viajamos a su ciudad natal para unas fiestas, y nos quedamos donde sus padres.

El tema es que un día yo salí sola con su madre, y producto de una conversación irrelevante, me di cuenta que ella había tenido que gastar una gran suma de dinero en la salud de su madre, quien tuvo un episodio y tuvo que ser hospitalizada. El tema es que ella no le prestó los 500 dólares a Paola, y eso sí que me dejo muy intrigado.

Pues tarde me entere de la fuente del dinero. Resulta que don Toño, después de entrar en la casa de Paola y volverse un amigo cercano, del que te dejas ver en pijama, pues la confianza se volvió mucho mayor, y ella nunca le corto sus juegos.

Pues ella una vez conversándole de sus problemas, llegaron al punto del dinero, donde ella le confesó que no sabía de donde iba a sacar plata, y no hablaron de monto, pero según entendió don Toño, debía ser una buena suma, ella pagaba las cuotas de la casa y del auto, y todo los demás gastos que su hijo generaba, quien debía pagar la universidad y los materiales.

Él en un gesto de bondad le dijo; si usted necesita dinero, yo le puedo prestar y ahí vemos como me lo paga, entendiendo que podría ser una especie de crédito blando con un pago en cuotas con un interés nulo, (pero pensado que ella podría pagarle el dinero de otra manera, sin dejarlo en claro, pero con cierta morbosidad que se hizo notoria).

A ella le quedo dando vueltas, y un día pensó en llamar don Toño e invitarlo a su casa para conversar de la ayuda que le había ofrecido, ella necesitaba 500 dólares y con suerte podía ahorrar 30 mensuales, que serían cuotas por más de un año. Entonces en la noche, estando en su casa y sacando cuentas, pensó que él, le podía prestar 150 dólares para salir del paso y vería como conseguir el resto.

Lo llamo y lo invito a tomar té en la casa, y ella le explico respecto a sus necesidades económicas y de la ayuda que él le podía brindar, entonces sentados en la mesa del comedor, y viendo la desesperación en su rostro, le dijo; mire como yo sé que ahora no tiene como pagar esta deuda, le quiero hacer una propuesta, y ella atenta a las palabras que venían, presto mayor atención mirándolo a los ojos, y él dijo; yo le pago 150 dólares si usted me da un baile de 30 minutos en ropa interior.

Ella casi saltando de su silla, y en un tono ofuscado, le dijo… usted que se ha creído, salga de mi casa, viejo degenerado le dijo, mientras se ponía de pie y abría la puerta de su casa para que saliera de ella… él y pidiendo disculpas, le dijo, que perdonara, que no tenía malas intenciones, que solo era eso… nada más verla, que soñaba con ver su cuerpo con menos ropa y solo eso, nada malo… ella muy enojada le mostro la salida, y le dijo que se fuera, sus cejas mostraban su rabia y su tono del rostro cambio con severidad.

Luego que el saliera de la casa y ella aun indignada, y muy molesta, decidió tomar una ducha, para relajarse, que se había creído ese hombre, que ella era puta o algo así? Que le había dicho o hecho para ofrecerle esa propuesta, porque pensó que ella se iba a quitar la ropa por 150 dólares.

Y mientras se duchaba, imagino la situación, el sentado y ella danzando para él, igual ella tenía ropa interior que parecía traje de baño, quizás no era mala idea después de todo, pero era algo muy arriesgado, pero él no podría contar nada ya que ella conocía a su familia y sabía que si esa situación saliera a la luz, los perjudicaría de igual manera, así que en ese sentido sabía que lo que hicieran, quedaría en secreto y no podría usarlo para chantajear o algo. Pero necesitaba la plata y era un monto que no tendría que devolver, con el que podía salir que aquella situación que venía arrastrando y quedaría libre por fin, entonces le entro la ambición y dijo, le diré que me 200 dólares por un baile de 30 minutos, seria dinero fácil y sin mayor esfuerzo, además don Toño sabía que ella tenía pareja, así que sabría hacer las cosas discretamente para evitar problemas con el novio.

Entonces y después de mucho meditarlo, tomo el teléfono y miraba el número de don Toño, armándose de valor para llamarlo y ver la manera más diplomática de aceptar su propuesta, sus pensamientos eran encontrados, pero eso sería una solución tan fácil a sus problemas y tan rápido que era malo, pero no tan malo.

Estaba ahí en su casa, sentada en el sillón, mirando el celular cuando este sonó fuerte, sacándola de sus pensamientos, el identificador de llamada decía “Toño transporte”.

Ufff, su corazón latía a mil y quería saber cómo negociar el trato, y sacar más ventaja de su propuesta. Al tercer ring ella contesto, alo! Dijo en un tono serio, y don Toño en un tono de disculpa, le dijo, Paolita, mil perdones, quiero disculparme por mi atrevimiento, y aceptara mis disculpas, sé que cometí un error, y solo me deje llevar por los impulsos animales. Ella escuchaba sin decir nada, y él seguía insistiendo en lo lamentable, que no quería perder su amistad, y dándole todas las razones existentes para justificar su propuesta indecorosa. Entonces e interrumpiéndolo de sus disculpas, ella le dijo… escúcheme, mire… no me diga más, le daré el baile en ropa interior por 200 dólares. Pero tendrá que ser hoy mismo, (ella tenía el valor y si lo pensaba más días se podía arrepentir) y solo sería un baile por media hora, y contando con toda su discreción ya que conocía a su familia, y a él le podía ir peor si le comentaba a su mujer, quien tenía todas las propiedades y vehículos a su nombre, cosa que hacen los pequeños y grandes empresarios para que no les quiten los bienes si caen en problemas impositivos.

Será solo eso y quedamos tan amigos como siempre. El no dudo y le dijo, muy bien. Tendrá que ser en algún lugar cómodo, ni mi casa ni la suya, ya que mi pareja puede llegar a casa, aunque le diré que tengo reunión con mis amigas, así no me llamara y tendremos ese tiempo libre, yo salgo a las 18, así que me pasa a buscar al estacionamiento del mall y vamos.

Los ojos de don Toño brillaban y preparo todo lo necesario para llevar a Paolita a un motel, que son hoteles para parejas que se arriendan por horas, el que conocía los lugares, preparo todo para llevarla a uno bien bueno, como ella saldría de la pega, iría vestida con su ropa formal como ejecutiva.

El corazón de Paola latía a mil, en cierta medida la situación era candente, y sería solo media hora, pero la adrenalina la llevaba acelerada hacia ese encuentro.

Ella llego en su auto al estacionamiento y don Toño, había venido en una de sus camionetas, algo vieja pero bien cuidada, él se bajó y le abrió la puerta para que ella subiera, se notaba que el venia recién salido de la ducha, pelo mojado y sin perfume, solo con olor a hombre, eso le pareció interesante a Paola que siempre lo vio más bien pinta de camionero sucio y mal vestido.

Se fueron rumbo al motel y la conversación solo se dijeron cosas triviales, como esta su hijo, su familia, el gato, etc.

El camino se hizo algo incómodo por lo largo, y ella sentía algo de remordimiento, primero porque estaba yendo con otro hombre a un motel y porque había puesto precio a su cuerpo, aunque era solo mirarlo, ella se sentía ciertamente una putita.

Llegaron al motel y en citofono, les dijo; habitación 5, por el mínimo señor? Sip el mínimo.

Paola no sabía que el mínimo del motel eran 4 horas. Entraron al lugar bonito y amplio, y en un costado había un tubo conocido como caño para danzar, entonces el tomo su reloj y le dijo, bueno, cuando usted quiera, saco de su cacheta las suma de 200 dólares, algo así como 120 mil pesos chilenos, y le dijo, el baile es en ropa interior, así que puede comenzar a bailar e ir sacando su ropa.

Acá tiene su plata, ella tomo el dinero y lo conto, y lo guardo en su cartera, entonces se dijo así misma, ya Paola, te sacas la ropa, quedas en calzoncitos y sostenes y regresamos a casa, dale… tu puedes.

Entonces subió a la tarima donde estaba el caño y comenzó a moverse de manera sensual, ella sabía bailar muy bien, así que no le costó tomar el rol, ella cerro los ojos y comenzó a moverse suavemente y sacar sus prendas poco a poco, los espejos que la rodeaban permitían ver a don Toño todos los ángulos, ella tenía unos zapatos con taco alto, los que mantuvo puestos siempre, y la chaqueta salió primero, al ritmo de la música que sonaba por la radio del motel, ella no se dio cuenta que sobre su cabeza había una gran pantalla y don Toño encendió el canal porno, donde las imágenes de sexo crudo, alimentaban la imagen de Paolita, ella soltó su falda y esta cayo a sus tobillos, dejándola tirada con una patada, y de pronto ella solo se encontraba con camisa, y al abrir los ojos, vio a don Toño, sentado sobre el sillón, con su verga al aire y masturbándose…

Ella como que se cortó, y le dijo que estaba haciendo? Él le dijo que él había pagado, y que el la iba a mirar y tocarse a sí mismo.

El ver la verga dura de don Toño puso a Paola algo caliente, ella sintió que su corazón latía, y pensó que se iría cortado rápidamente, que mientras más sensual, más rápido terminaría todo, y don Toño le dijo, van 6 minutos.

El tiempo corría demasiado lento, ya solo tenía su camisa blanca que cubría su entre pierna y sus pechos, entonces don Toño y con su mano tocando su verga le dijo, es trato era baile en ropa interior, sáquese ya la camisa… ella con cierta actitud de molestia, se desabotono, y saco su camisa, quedando con su brasier y calzoncito, como hábilmente había pensado, se puso ropa interior grande y completa, aun que don Toño noto la humedad en la zona del coño, ella estaba ahí bailando, su brasier a pesar de lo grandes, no podían cubrir lo grande de sus pechos, donde dejaban admirar la mitad de los senos de Paola, y ella ya estaba más cómoda con la visión de don Toño, quien había bajado sus pantalones al suelo y se podía ver su verga y huevos claramente mientras se tocaba, ella bailaba lo más sensual para que don Toño eyaculara y se acabara esos 30 minutos, pero recién había pasado la mitad del tiempo, y de pronto de la nada, el tomo su chaqueta y le dijo; le compro su brasier por 50 dólares, valor muy por encima de lo que costaban, ya que seria 15 dólares a lo más.

Queeee??? Dijo Paola… eso que le dije, le doy 50 dólares si me vende sus sostenes ahora mismo, solo le quedan 15 minutos de baile, y ya que estamos acá, me gustaría ver sus pechos libres.

Y el moviendo los billetes y con una sonrisa los puso a los pies… ella los miro, era dinero que no tenía y que necesitaba, entonces y en un gesto de atrevimiento, puso sus manos por la espalda y soltó su brasier, tirándoselo en la cara a Toño, ella con un brazo tapo sus pechos, a lo que Toño reclamo, ya pues… déjelos libres. Así que quedando 10 minutos de baile, ella tomo vuelo y dejo que se los viera. La erección de don Toño era descomunal, tenía una verga gruesa y bastante dura, y al ver sus pechos había cobrado algo más de rigidez, tocándose con más fuerza, pasaron unos minutos mientras ella ubicaba el tubo entre sus pechos, los que eran grandes de pezones pequeños y rosados, ella comenzó a excitarse con sentirse con precio, entonces don Toño le dijo, le doy 50 dólares con sus calzones. Ahora ya…

Ella nada de tonta le dijo, deme 100 y son suyos inmediatamente… don Toño, saco de su cacheta los billetes, y en un gesto con la mano abierta en una, y los billetes en la otra, se acercó y Paola, se los entrego, el inmediatamente se los llevo a la nariz, y pudo comprobar que la humedad que había acusaban la excitación de Paola, y quedando cinco minutos para el plazo definido, ya tenía a Paola danzando desnuda para él, su sueño de verla peladita, se había cumplido, lo que no sabía don Toño, es que Paolita depilaba su coñito hacía tiempo, por lo que sus labios vaginales, quedaban a la vista del espectador… pero el iría por mas, y entonces le dijo, le doy 200 dólares si me da su cuerpo hasta que me haga acabar esta propuesta fue con los billetes en mano y ella pensó para sí (jaja este viejo tonto, lo hare acabar en 5 minutos, serán los 200 dólares más rápidos que habrá ganado en su vida, pensó, le doy una mamada, y ahí lo mato. Y me voy a casa con 500 dólares…)

Sin darle más vueltas ni pensarlo mucho y confiando en su habilidad oral, acepto la oferta y le dijo, sáquese la camisa y se recuesta sobre la cama tomando un rol dominante sobre él, ella quien era pequeña sobre un hombre que bordeaba el metro ochenta.

De forma muy rápida, él se quedó semi sentado sobre la cama, apoyado en una pila de cojines de la cabecera, entonces ella se acercó como una gata, balanceando sus pechos al ritmo que avanzaba, y miro aquella vieja, oscura y dura verga, (pensó, esto será fácil) y se dispuso a meterlo en su boca, la verga de don Toño estaba hinchada y le costó meterla en su boca, llegando solo a la mitad, ahí ella le puso todo su talento y conocimiento para acabarlo rápidamente, sus labios apretaban su glande mientras subía y bajaba lo máximo que su pequeña boca le permitía, entonces y después de varios minutos en eso, sintió que su boca se dormía, y don Toño seguía tan duro como al principio, trato de esforzarse más y pensó, este viejo maldito no me va a ganar, y con más fuerza y metiendo más la verga dentro de su garganta, haciendo algunas arcadas, trato de matarlo, pero sus esfuerzos fueron inútiles, con mucho miedo se dio cuenta que aquel hombre era un semental, y que le costaría más que una mamada lograr que eyaculara, entonces y con la boca dormida, la saco de su boca y se tiro de espaldas sobre la cama. Son sudor en su frente y en su cuello.

El sin que ella se diera cuenta de su rapidez, se posó sobre ella ubicando si verga en la entrada de su vagina, que se veía tan hermosa, rosada, delicada, pareja, y su verga bien fea, iba a entrar en ese coñito aun joven… y él dijo, es la platita mejor gastada en años, y al terminar la frase ella sintió como aquella verga entraba suave y firme en su vagina húmeda por toda la situación. Entonces solo se concentró en el dinero, los 500 dólares, que ella demoraría en ganar casi en un mes.

Y se dejó llevar, don Toño era bruto, y se colgó de sus pechos como un bebe succionándolos como un becerro, y le decía… yo sabía que eras una putita, y ahora tienes a tu mejor cliente. Ella lo único que quería en ese momento era que ese maldito acabara, y cuando pensó, ya era tarde, él tenía su verga dentro de ella sin ningún tipo de protección, lo que ponía en peligro el hecho que él le llenara su vagina de semen, entonces le dijo… no puedes acabar dentro mío, no me estoy cuidando, y lo metiste sin condón y sin avisar, el hecho de recibir su descarga, aparte de repulsión y miedo, le podría traer consecuencias ya que ella era fértil y cargar con un embarazo podría ser probable. El ritmo que tomaba don Toño, que tomo sus piernas por sobre sus hombros metiéndoselo profundo, casi como previo a acabar… entonces él le dijo que el trato era usar su cuerpo hasta acabar, y eso es exactamente lo que voy a hacer… mira le dijo… te daré 100 dólares extra si me dejas llenarte el culito… ella ya estaba entregada, el famoso baile de 30 minutos en ropa interior se había escapado de las manos y ahora le estaban dando duro, y quería que eso se acabara, este tipo parecía nunca acabar y ya llevaban casi dos horas dentro del motel. Ella pensó en la plata y hacerlo terminar pronto y sin mayores consecuencias, el llenarle la zorrita podría ser peligroso, y su boca ni pensarlo, entonces e inconscientemente le dijo que aceptaba… el la soltó de la posición que la tenía atrapada y la puso en 4 al borde de la cama, escupió en su ano, y se dispuso para metérselo, Paola tenía cierta costumbre, pero esa verga era bastante grande para su culito, pero tenía que terminar el trámite y cumplir con lo acordado, entonces controlando su esfínter, trato de abrir al máximo su ano, la saliva excesiva de Toño, dejo bien lubricado su entrada, y le dijo, ya putita, prepárate, porque te voy a culear y no parare hasta llenarte de leche… estas palabras calentaron mucho a Paola, quien se sintió una puta de 600 dólares, donde había vendido su cuerpo a un precio sobre valorado y comenzó a disfrutar de sus manos en sus tetas mientas ella misma se movía para albergar esa verga dentro de su recto, don Toño tomo una velocidad increíble y cada vez entraba más, hasta que en un minuto tuvo toda su verga metida en el culito de Paola, la que gemía de placer mientras la culeaban, a la Paolita le estaba gustando lo que le hacían… La tomo del pelo, y con la otra mano de lio una fuerte palmada en su cola, ábrela… le dijo, ábrela más… ella obedeciendo, paso sus manos por el costado y tomando cada nalga con ellas, abrió al máximo sus cachetes, dejando su culito en apertura máxima, nunca hubiera creído quela tendrían con su culito abierto de esa manera, don Toño, que disfrutaba mucho de meterlo en el culo, fue sacando su verga lentamente, hasta tener la visión de Paolita, que tenía su pequeño culito tan dilatado y abierto, que era casi irreconocible de cuando lo veía mientras bailaba… Parecía un túnel, y se mantuvo así abierto por unos segundos hasta que ella apretando lo fue cerrando lentamente, ella seguía en aquella posición, a la espera de la verga de don Toño, con su culito dispuesto y disfrutando, ya no pensaba ni en la plata ni en su miedo, ni en su vergüenza, don Toño le estaba dando un placer máximo, y el tomando aire y secando el sudor de tu frente, se dispuso a una segunda arremetida, y en un momento en que ella descansaba, el tomo el celular que había dejado cerca, sin que ella se percatara, y pulso el botón de cámara y luego de video, el celular comenzó a registrar la imagen de Paolita, con su culito casi deformado por la verga de don Toño, y hubiera sido una imagen sin peligro alguno, pero Paolita tenía una manchita de nacimiento muy cerca de su zorrita, la que se notaba, pudiendo identificarla a los que la conocían profundamente, dejo de grabar desde arriba, y como pudo, trato de enfocar la zorrita de Paolita, la idea era que se pudiera ver su zorrita mientras le metían la verga sin contemplación por el culito, cuando sintió que había gravado todo, dejo el celular a un costado, en caso de querer usarlo después, con sus dos manos en sus muñecas y tomándola con fuerza comenzó a meter y sacar por completo la verga del culito de Paola, llego un minuto que el culito ya estaba tan abierto, que no volvía a cerrarse, ella podía sentir lo abierta que estaba, su culito estaba más abierto que su propia boca, y estaba gozando de aquella verga, el metió la mano debajo de sus tetas entre sus piernas y frotando su clítoris entre dos de sus dedos, logro que Paola tuviese un orgasmo con eyaculación, sorprendiéndose los dos, su ano había alcanzado un tamaño tan abierto, que la verga de don Toño ya no sentía ninguna resistencia, entonces y sin ningún aviso previo, cuando estaba metiéndoselo, bajo su verga con la mano y hábilmente se cambió directo en su coñito, la que sintió más apretado que su culito casi vencido, entonces ella tuvo otro orgasmo, esta vez más intenso y poderoso, de hecho ella se movía sola, adelante y atrás, habiendo encontrado el punto perfecto para su vagina, Paolita estaba tan caliente que no le importo que de su culo, pasaran a su vagina, ese hombre le estaba dando tanto placer y más encima le estaba pagando, así que dejaría hacer lo que él quisiera, entonces son Toño se dio cuenta que la leche se venía, y la tomo con fuerza dejando su cara al borde de la cama, y comenzó a metérselo con fuerza en la boca, con esta posición la verga entraba casi en su totalidad, y sus testículos quedaban sobre sus ojos, pero él quería ver su mirada, quería saber que sentía ella mientras la usaba como a una puta y se lo metió unas 10 veces más así, y la tomo del pelo y la levanto, y la puso de rodillas en el suelo, y tomando su verga con la mano y masturbándose con fuerza se frotaba a su cara, ella entendido lo que pasaba se preparó para recibir la tan deseada descarga, diciéndole en voz baja pero audible, dámela, dámela, hasta que un quejido aviso que la descarga inminente, y sin mayor espera, su semen comenzó a brotar con fuerza en varias descargas, dejando su cara, su pelo, su boca con semen, fue tal la cantidad, que desde su cara chorreaba sobre sus pechos y su abdomen, del pene seguía brotando a un ritmo de latidos y en cantidad, el la tomo su cara y puso la verga en su boca para que ella siguiera mamando, sus ojos estaban cerrados ya que estaban llenos de semen y no podía abrirlos, entonces el volvió a tomar el celular y se hizo de una serie de fotos en ráfaga, mientras ella abría y cerraba la boca, él se tomó una selfie donde se podía ver su cara, su verga y Paolita de rodillas llena de leche entonces dejo el teléfono nuevamente sobre la cama, y le escupió la cara, y trato de limpiarla, ella estaba con sus mejillas coloradas y acalorada por todo, llena de semen y agotada, quedo tirada sobre la cama como un despojo, y con ciertos tiritones, él podía ver su culito aun cerrándose, con una forma evidente de uso y abuso, y su vagina con sus labios estirados, que daba la impresión como si entre varios hombres la hubieran violado, el ya perdiendo la erección paso su verga por la cara, y ella ya en un acto reflejo abrió la boca y succiono las ultimas gotas de semen que tenía en la punta.

Eso mi putita, te has ganado cada billete que te pague, de pronto sonó el teléfono del motel y la chica aviso que el tiempo se acercaba a concluir.

Ella había perdido la noción del tiempo y habían pasado 4 horas, así que rápidamente se metió en la ducha a lavarse, recogió sus ropas tiradas en el suelo y se aseo lo más rápido y prolijo que pudo, aun sentía caliente su culito y zorrita, bajo la ducha podía sentir el semen sobre su cara, pelo pechos y el sabor en su boca.

Entonces se acordó de su novio, al que le había dicho que iría a un carrete con las amigas, se ducho y enjabono bien, y se arregló rápidamente, fue a su cartera y tenía varias llamadas perdidas de su novio, y unos mensajes de él.

Mientras entro al baño, don Toño, puso su celular sobre la mesa y dejo grabando estratégicamente, y se registró cuando Paola se duchaba al otro lado de una ventana transparente, cuando salía del baño y cuando se vistió. Ella se secó frente a un espejo y pudo ver con horror que sus pezones tenían unos moretones producto de la succión de don Toño, horrorizada, tomo algo de hielo que había en la mesa y se froto, tratando de en vano, quitar las marcas de una succión poderosa sobre sus grandes pechos, lo bueno era que el brasier tapaba bien esas marcas.

Con el nerviosismo, ella no se percató que la estaban grabando. Se vistió, y saco de su bolso sus maquillajes, con el cual se arregló, y quedo inmaculada y bien arregladita, secaba al su cabello con el sacador, y se miraba al espejo en busca de alguna pista que pudiera acusarla, se subieron en la camioneta y le pidió a don Toño que pasaran por una botillería a comprar algún trago, una botella de ron, y unos cigarros, ella no fumaba, pero sus amigas si, y por suerte don Toño también encendió dos cigarros y comenzó a tirarse humo sobre la ropa y tomar de la petaca de ron, quedando con un halito de alcohol y cigarros, entonces sonó el teléfono móvil, era su novio y ella contesto… le dijo amor había tanta bulla donde mis amigas que no escuche el celular en la cartera, me voy yendo para la casa, así que si quiere se acuesta y se duerme no más, yo voy luego.

Ella sabía que sus pezones tenían las marcas, así que debía de hacer algo para evitar ser descubierta.

Entonces con los 600 dólares en su cartera se despidió de don Toño, quien le dijo, adiós mi putita, nos veremos pronto, y ella sonriente le dijo adiós, se subió en su auto y partió a la casa, eran cerca de las once de la noche y su novio ya estaba en casa esperando por ella, era típico que con sus amigas se quedara hasta tarde, llegara algo bebida y bien prendida.

Ella iba raudamente en su auto, y comenzó a sentir que su culito se salía afuera, era una sensación extraña, a parte del ardor que sentía, después se daría cuenta que esa verga estuvo entrando por su culito cerca de 40 minutos. Algo que su novio solo usaba 10 y más bien para rematar la noche.

Iba excitada, con la plata en mano y al encuentro de su novio que iba a estar molesto por su demora sin avisar, ella lo llamo y le dijo, espérame en la camita desnudo, y colgó, al otro lado su novio relajo toda su molestia y dijo, esta Paolita me las pagara y bien rico.

Ella estaciono el auto con las luces apagadas, y él estaba en el cuarto medio dormido mirando la televisión, ella tomo el último trago de ron y entro a la casa, despacio se sacó los zapatos, y fue al encuentro, la habitación solo se iluminaba por la pantalla de televisión, y ella astutamente, se puso en frente y la apago, dejando el cuarto oscuro donde solo se veían sombras, ella se hizo la borrachita, y se fue directo a la vera de su novio, quien pudo sentir el olor a cigarros y a licor, sin decirle nada, él estaba convencido que venía de ver a sus amigas, esos encuentros de minas donde se relajan un poco y se juntan como seis a nueve amigas. Ella estaba haciendo bien la pega, aun que mientras le mamaba la verga menor a su novio, aun sentía el ardor en su culito provocado por la gran verga de don Toño, de hecho podía casi meter entera la verga de su novio, que era más delgada y corta, dejándole facilidad para hacerle un oral esplendido, y entonces ella se sacó su sostén y le dijo a su novio, chúpamelas con fuerza… eso... más fuerte, quiero escuchar como lo haces, en la oscuridad su novio seguía las instrucciones de Paolita quien obligaba a su novio a hacerlo para decirle luego, que el la había marcado. Cuando ella pensó que ya era suficiente, y para evitar ser penetrada por su novio, y que él se diera cuenta del estado en que había quedado su culito y su vagina, le dijo que quería mamarle hasta beber su leche… cosa que su novio tomo con mucha motivación, ya que su novia le estaba dando una excelente mamada.

Entonces y casi después de 10 minutos, su novio le dijo viene viene… y lleno la boca de Paolita, esta recibió todo, pero no quiso beberlo, se levantó dejando a su novio exhausto sobre la cama y se fue al baño, con su cartera, escupió todo el semen, y se sentó sobre la taza, ahí toco su culito que sentía que se salía, lo entro dejándolo en su lugar, y con la puerta cerrada se dedicó a contar todos los billetes, eran 600 dólares, estaba muy feliz y contenta ya que todo había salido sin mayores problemas, y recordaba al viejo feo de don Toño como un gran amante y semental, le gusto ser tratada como una puta y bien pagada, lavo sus dientes, se puso piyama y se acostó al lado de su novio, quien la abrazo y se durmieron.

En la mañana, ella lo despertó y le dijo, me marcaste los pechos, cosa que el vio a la ligera y le pidió disculpas, diciéndole que ella insistía tanto en la fuerza que no se midió. Lo que su novio no sabía era que esas marcas no las había hecho el.

Después al salir del baño, ella le dijo que algo le había caído mal en la reunión, así que estaba con colitis, evitando así que tuvieran sexo por lo menos por un día más.

Ella en la mañana al caminar, aun podía sentir el ardor en su culito, era un ardor que le recordaba la verga de don Toño, y de que él se había dado como nunca nadie, y sentía que su culito había encontrado una verga casi imposible de soportar, pero ella con lo caliente que estaba, había dilatado al máximo.

Se fue al banco y pago todas esas deudas que la afligían, quedándose con 100 dólares extra, decía, estos me los gane así que me comprare algo para mí.

Don Toño, había dejado a Paolita al costado de su auto estacionado en el mal, y se había dispuesto ir a su casa, en el camino, se detuvo estacionándose un rato, con un cigarro en la boca, tomo su celular. Puso su clave de 6 dígitos y se fue el icono de imágenes.

El primero era un video, se podía ver en primera persona la verga hinchada de Toño, entrando por un culito que estaba estirado al máximo, la chica de la imagen con sus manos abría sus nalgas y se podía ver el túnel que su verga había dejado en Paolita, cuando el sacaba su verga, su culito tendía a salirse, y él lo volvía a entrar fue una grabación de unos 10 segundos

Después había una serie de fotos casi todas iguales donde se veía la cara de Paolita, cubierta de semen, y la verga que aun chorreaba la leche sobre su cara, se veían las tetas grandes con moretones, y la boca abierta de Paolita recibiendo la leche que entraba, la foto era tan clara, que los que la conocían, podrían decir sin dudar que era ella.

Luego había un video donde se veía que ella se duchaba secaba y vestía…

A don Toño, se le puso la verga dura de nuevo y le dijo en voz alta. Hay Paolita, ahora serás mi putita personal y gratis.

Don Toño, que tenía años de circo había abierto una puerta, o mejor dicho un culito, el cual no iba a dejar que se cerrara fácilmente.

Continuará.

Comparte este relato

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar