INICIO » Categoría » El amigo del novio de Yessika (2)

El amigo del novio de Yessika (2)

  • 7
  • 13.741
  • 8,88 (25 Val.)
—Como te gusta la verga, eres una verdadera putita ¿verdad? —me decía mientras veía su verga perderse dentro de mi boca, yo asentía y seguía comiéndome su miembro.

Hola mis queridos y queridas, espero que me echaran de menos, por fin tengo un poco de tiempo libe y aprovechare para terminar de contarles lo bien que lo pase con Fabián.

Yo gritaba y gemía como una perra en celo.

–No pares papito, culéame rico, clávame esa vergota hasta el fondo -le decía entre jadeos y gemidos…  

Sentía como su mástil se abría paso hasta el fondo de mi culo, entraba y salía a toda velocidad y el choque de sus testículos en mis nalgas me calentaba más, su enorme verga se deslizaba con total libertad por mi ano entregándome un inmenso placer, mis jadeos ya eran fuertes gritos de placer, él me tenía tomada de las caderas y me meneaba a su antojo sin sacar su rico miembro de mi estrecha y dilatada cavidad, tuve una seguidilla de orgasmos, sentía que me desvanecía de lo rico que estaba Fabián hasta que sentí su semen inundar mi ano hasta mi intestino, sin sacar su verga de mi ano nos dejamos caer en el sofá y luego en la alfombra, él estaba sobre mí y su verga seguía en mi culo, volví mi cara hacia Fabián y nos besamos mientras sus manos acariciaban mis pechos, su verga fue blandeciendo poco a poco hasta que salió suavemente de mí, estuvimos así un rato y luego me levante para ir al baño, me metí a la ducha y me lave rápidamente, luego me envolví en una toalla y salí del baño, en ese momento entro Fabián.

Me vestí solo con mi blusa y mis pequeños calzones dejando de lado mis jeans y mi sostén, me senté en la mesa y trate de seguir avanzando en mi tarea, en ese momento salió Raúl de la habitación, vestía solo un ajustado bóxer que poco disimulaba su verga y me miraba sonriendo, mire hacia su habitación y mi amiga dormía desnuda sobre la cama, el cerro la puerta y se acercó a mí y mirando directo a mi escote me dijo

– Bueno el escándalo que tenías con Fabian -yo lo mire sonriendo y me sonroje y solo asentí– Quien diría que Yessika tendría amigas tan putas -agrego sin dejar de sonreír y de mirar mis pechos, yo no le di importancia y trate de concentrarme en la tarea– Yo te puedo ayudar a terminar el trabajo -me dijo y acercando una silla se sentó a mi lado, rápidamente terminamos lo que faltaba de tarea, entre Raúl y Fabián me ayudaron y luego estaba guardando las cosas en mi bolso, mire la hora en mi teléfono y eran cerca de las una de la madrugada.

– Ya se me hizo tarde y debo irme -les dije y me acerque para recoger mi ropa del sofá, podía sentir la mirada de Raúl en mi culo semidesnudo

–No te vayas todavía -me dijo Fabián acercándose a mí y tomándome por la cintura y besándome me dijo– Voy por otra cerveza y después de beberla te llamo un taxi para que te lleve a tu casa.

Yo asentí y Fabián salió hacia el patio con dirección hacia la calle.

–Va a su casa por la cerveza, la mía se terminó -me dijo Raúl sin dejar de mirarme.

Se levantó de su silla y se acercó a mí, yo estaba sentada en el sofá, su ropa interior no lograba disimular su verga que ya estaba despertando, no pude evitar mirarla mientras el caminaba hasta mi

- ¿Por qué no vemos si Yessika se despertó? -me dijo y se volvió con dirección a su habitación, yo me levante del sofá y lo seguí hasta la entrada de su pieza y vi a mi amiga que dormía profundamente– Ya no despierta hasta mañana -me dijo Raúl en un susurro y cerro suavemente la puerta.

Luego caminamos hacia el sofá y me abrazo por la cintura

– Estay bien rica Carolita, ojala y Yessika tuviera los pechos como los tuyos -me dijo, yo lo mire y sonreí y nos sentamos.

– La Yessy es bonita -le dije y le pregunte hace cuanto estaban de novios, como para cambiar de tema, el seguía mirándome con cara de deseo y su verga cada vez estaba más dura bajo su bóxer y lo peor es que yo trataba de no mirar pero no podía, Raúl se dio cuenta de eso y se acariciaba la verga por encima de la ropa mientras hablaba.

– Llevamos un par de meses saliendo, ella es cariñosa, pero no tiene el cuerpo que tienes tu -decía sin dejar de mirar mis pechos y acariciar su bulto.

Yo trataba de no mirar y mis ojos me traicionaban y se dirigían directo a su entrepiernas, estábamos sentados uno al lado del otro muy cerca, él sonreía al ver que yo miraba su verga, en ese momento el gordo novio de Yessika se levantó y se paró delante de mí y sin decir nada saco su miembro de su ropa interior el que apuntaba directo a mi cara, era grueso y venoso y media unos 16 cm y sus huevos estaban cubiertos de abundante bello, me quede quieta frente a él lo mire a la cara y él tenía una sonrisa dibujada en su rostro, empezó a masturbarse frente a mí y cada vez se me acercaba más, podía sentir el aroma de su miembro duro, trate de empujarlo para que se apartara pero no lo conseguí, en realidad tampoco quería hacerlo, su verga estaba a unos pocos centímetros de mi cara y su hinchado glande me invitaba a acariciarlo y saborear la verga del novio de mi amiga, levante la vista y la mirada de Raúl se clavó en mis ojos, sin dejar de mirarlo abrí mi boca y deje entrar su duro miembro para empezar a chupárselo, poco a poco y suavemente entraba y salía de mi boca.

– Sabia que no te resistirías Carolita -me dijo mientras veía como me tragaba su mástil, acerco sus manos y abrió mi blusa para acariciar mis pechos– Ah, que tetas más ricas -me decía entre gemidos apretaba mis pechos y pezones mientras yo seguía saboreando su rico miembro– Como te gusta la verga, eres una verdadera putita ¿verdad? -me decía mientras veía su verga perderse dentro de mi boca, yo asentía y seguía comiéndome su miembro, lamí sus peludos testículos y me metía su verga entera a la boca, me acomodo boca arriba en el sillón y puso su rico miembro entre mis tetas, yo las juntaba para masturbarlo y sacaba mi lengua para lamerlo cuando se acercaba a mi boca, luego se acomodó sobre mí y metió su verga a mi boca y así se quedó unos segundos, casi me ahoga, luego se sentó en el sofá y sin decirle nada me arrodille frente a el para seguir saboreando su rica y gorda verga, mi boca se deslizaba de arriba abajo por su miembro mientras con una mano sostenía su mástil y con la otra acariciaba sus huevos, el ya no aguanto más y se corrió en mi boca, su semen no era tan abundante pero sí bastante espeso y salado, no saque su verga de mi boca hasta que estuvo flácida, luego me senté a su lado y el me beso largamente en la boca.

– Eres una diosa -me dijo– Nunca me lo habían chupado así y tampoco se habían tragado mi semen -me dijo y me volvió a besar.

– ¿Yessika no lo hace? -le pregunte y el me respondió que no.

– Se lo he pedido varias veces pero siempre se niega a hacerlo -dijo.

Me levanté del sofá y me vestí en el baño, en eso regreso Fabián y le dije que se había demorado mucho, ya eran ceca de las 2 de la madrugada y tenía que volver a casa. Me despedí de Raúl con un beso en la mejilla y Fabián me acompaño a esperar el radiotaxi, nos besamos y me subí al auto, al llegar a mi casa me di una ducha rápida y me acosté pensando en Raúl, en lo que me había dicho, mujeres como yo no hay muchas, no a todas les gusta el sexo oral y menos tragarse el semen, se pierden el placer de disfrutar de una buena verga y tragarse el semen, la leche, los mecos o como les guste o excite más decirles, y además, se pierden de tener loco por ellas a su hombre o cualquiera que quieran, Raúl ahora está a mi disposición y él está dispuesto a hacer cualquier cosa con tal de volver a verme comiéndome su verga y tragándome su leche, así me gusta decirle, leche. Pensando en eso me dormí.

Ahora estoy un poquito más desocupada y puedo contarles algunas cositas que he hecho estos días, espero que disculpen la demora y que les guste mi relato, por favor comenten, ya saben cómo me ponen sus comentarios, un beso rico, largo y húmedo donde a ustedes más les gusta y a mí me encanta.

Carolina.

  • Valorar relato
  • (25)
  • Compartir en redes