INICIO » Microrelatos

El hada y el mago guerrero (Segunda parte)

  • 2
  • 7.325
  • 9,40 (5 Val.)
  • 0

Después de esa bella tarde, comprendí que me enamoré de un bello hombre que su corazón, y el mío pedía a gritos compañía de cualquier magnitud la soledad que atravesamos era tremendamente radical.

Pensé que no me iba a volver a llamar o escribir un mensaje tan caluroso y coqueto porque sí que lo es...

Me escribió y me pregunto que si nos podíamos ver de nuevo no lo dude, pero pensé... me vera insaciada y deseosa de sus manos, de sus caricias me torne difícil, pero fuimos como buenos adultos al grano... me dijo quiero sexo y yo como haciendo omiso le dije:

-solo para eso me quiere -con dolor de pensar que tenía sentimientos encontrados hacia este hombre, que transformó mi momento…

Acepte tomarnos algo... e igual llegue a la cita, resultando que estábamos sin darnos cuenta en un cuarto de residencia... esta era muy diferente a lo que fue la primera...

Sin desearlo sentí una atracción muy peculiar, sentía que sus ojos me deseaban sin morbo por encima de la ropa me empezó acariciar, cuando sentí sus manos en mi vulva seguí besándolo apasionante...

No hubo control una mano sostenía mi seno rodeando mi cuerpo de caricias y besos... voy bajando por su cuerpo camino de saciar y buscar su pene para chuparlo... sentía tantas cosas no quería que se detuviera me si cuenta que estaba ya desnuda sus manos me decían amor...

Me penetró y fue algo muy maravilloso con sus pulgares... mi hombre en silla de ruedas me amaba lo sentía...

Lo subí a la cama lo desvestí, y empecé a besar su hermoso cuerpo... seguía, nunca he podido hacer el sexo oral hasta ese momento puse su hermoso pene en mi boca y fue algo sobrenatural, pensaba de que me he perdido... de repente sentí su mano en mi cabeza empujando y el soltaba algo que mi paladar se saciaba...

Me levanté y nos acomodamos de tal forma para seguir con el sexo oral… nunca lo había hecho era exquisito...

Él se veía satisfacción también empecé a sentir que lo amaba y que era muy mágico, de repente me penetra y me hace sentir que me ama y me susurro TE AMO... este momento no tenía explicación alguna me produce que eso había sinceridad en su penetración... Estoy ya comprometida y pensaba en mi mente como este hombre con discapacidad me puede saciar y amar... nunca me había sentido tan comprometida... Realmente cada penetración era un desahogo a tanta soledad sus brazos rodeados hacia a mí...

Fue una tarde mágica y satisfactoria sin palabras...

Donde nos dimos cuenta que sentíamos cosas hacia el uno al otro...

Te amo mi MAGO GUERRERO...

(9,40)