INICIO » categoría » El gran cambio de mi prima

El gran cambio de mi prima

  • 11
  • 32.996
  • 9,50 (26 Val.)
  • El volver a encontrase con personas que no miras hace mucho tiempo puede llevarte a vivir experiencias únicas e inolvidables

    Hola, mi nombre es John, actualmente tengo 20 años, esto sucedió aproximadamente hace un año, se acercaba navidad y como de costumbre toda mi familia se reúne para pasar juntos estas fechas tan importantes, por lo general nunca iba con mis padres pero en esta ocasión sería distinto ya que mi asistencia seria prioritaria motivo que mis abuelos cumplirían en ese entonces 40 años de casados y su gran anhelo es que todos estuviésemos ese día. Ese era un motivo que me disgustaba bastante porque era bastante aburridor estar prácticamente encerrado en casa con todos y además los cuales no miraba hace aproximadamente 3 años.

    En ese entonces estaba con Laura quien era mi novia quien conocí en una clase de cálculo de la universidad, teníamos 12 meses de estar juntos y me gustaba mucho pasar tiempo con ella, además me había prometido que si me quedaba estaríamos juntos por primera vez ya que ella era virgen y durante todo este tiempo me estuvo sacando el cuerpo con la excusa de que le daba miedo.

    Sabiendo lo que sucedería yo haría hasta lo imposible para quedarme, y efectivamente eso hice invente que en la universidad en un crédito tendría que ayudar a las personas de la calle. Estaba muy emocionado por fin lo íbamos a hacer desde que estaba con ella no había estado con ninguna mujer era bastante fiel.

    Era ya 24 de diciembre mis padres ya habían viajado lo cual significaba que tenía la casa sola para los dos. Estaba muy emocionado esa noche, llene mi cama de pétalos de rosa, tenía lista una botella de vino para cuando llegara. Eran las 7 de la noche, me llamo para que pasara a recogerla, de inmediato fui, estaba muy bella llevaba un vestido rojo el cual le lucia muy elegante y sexy a la vez, subió al carro y nos dirigimos a casa.

    Una vez llegamos a casa le puse una venda en sus ojos quería que todo fuera una sorpresa, la lleve hasta su curto cuando le quite la venada quedó totalmente sorprendida ya que yo era muy poco romántico, le serví una copa de vino y platicamos por un rato, hasta que en un momento nos quedamos mirando fijamente y nos besamos tan apasionadamente que de inmediato la recosté en la cama, mis corazón latía muy deprisa de solo imaginar lo que estaría a punto de pasar me excitaba bastante, empecé besándole muy delicadamente el cuello y con mi mano derecha acariciaba muy lentamente sus piernas, ella estaba empezando a excitarse sentía como se retorcía de placer agarrándome el cabello para que no parara de besarla, comencé a bajar por sus pechos los masajeaba por encima de su ropa hasta un punto en que ella ya no aguanto me quito de encima ,se paró en la cama y muy despacio empezó a quitarse la ropa se veía demasiado sexy estaba muy buena tenía un brasier negro que no cubría por completo sus pechos y una tanga que dejaba ver toda su cola, en ese momento mi verga quería explotar, quería chuparle sus pezones, lamer su cuquita, quería metérselo de inmediato me tenía bastante excitado se balanceo encima mío, me quito la camisa y empezó a besarme el cuello era bastante placentero me quite el pantalón, me puse encima de ella comencé besando su cuello nuevamente hasta llegar a sus grandes pechos por fin lo había logrado, quite su brasier tenía unas tetas hermosas, grandes y muy redondas que no lograba agarrarlas con una sola mano le chupe su pezón a ella le encantaba porque gemía de placer, los chupe, los lamí los mordí, hice todo con ellos. Después de un rato en sus grandes tetas quise bajar a su cuquita que por cierto ya la tenía muy mojada podía ver su ropa interior húmeda, es ahí cuando empezó a ver problemas cuando la noto demasiado nerviosa, hasta el punto que quito mis manos de sus cuquita; le pregunte qué era lo que pasaba, me respondió que no pasaba nada que continuará, y así lo hice continúe y cuando iba a quitar su tanguita nuevamente me detuvo y se paró de la cama diciendo que no estaba preparada aún, que lo sentía mucho pero tendría que esperar más tiempo, le respondí que ya había esperado 12 meses que lo haría con mucho cuidado y no le dolería; ella igual de nerviosa tomo su ropa comenzó a vestirse, trate de detenerla pero fue imposible en cuanto termino de vestirse me dijo que me quería mucho pero aún no se sentía preparada que lo sentía mucho y salió de la casa muy sonrojada.

    Estaba decepcionado había esperado mucho por esto y me había esforzado para que todo salga bien estaba tan enojado, en ese entonces yo tenía 19 años y Laura 20 era un año mayor que yo, salí a un bar que quedaba cerca a mi casa estaba aún furioso y aun no sabía qué hacer.

    De repente surgió en mi la idea de ir a la finca de mis abuelos con toda la familia ya que aún era las 9 de la noche y podría llegar sin problemas fui al auto y emprendí camino hacia la finca la cual quedaba a 3 horas de la ciudad. Y es aquí cuando comienza la mi verdadera historia, una historia que quedaría para siempre plasmada en mí y hasta entonces tengo planeado repetirla cada fin de año.

    Eran las 12 de la noche cuando llegue a la finca, todos se sorprendieron al verme, no me esperaban. Eran bastantes sin embargo aún no llegaban todos mis primos, casi todas las habitaciones estaban ocupadas ya, solo había un cuarto desocupado al cual mi abuela muy querida me llevo, era un cuarto pequeño el cual estaba un poco aislado de las demás habitaciones lo que me aburría aún más, esa noche no pude dormir toda la noche pensando en lo que había sucedido con Laura.

    Al día siguiente en la tarde llego mi tía marta con su esposo y mi prima Natalia, Guaoo mi prima estaba súper cambiada, la última vez que la mire tenía 15 años, ahora con 18 era toda una mujer, quede totalmente sorprendido era alta, un poco rubia, tenía grandes pechos, y una cola súper provocativa, al mirarla quede un poco tonto, no podía creer que fuera ella estaba muy buena. Ella al mirarme corrió a abrazarme y a saludarme, mientras me abrazaba pude sentir sus grandes pechos y en mi mente no podía dejar de pensar haciendo cochinadas con ella en la cama.

    Más tarde todos fuimos a la piscina, estábamos hablando normal con toda mi familia, de repente sale Natalia en vestido de baño, estaba preciosa, era perfecta, y mi verga no pudo aguantar las ganas y se puso muy dura, me daba pena que se fuese a notar motivo por el cual no quería salir de la piscina. Natalia quería tomar el sol, necesitaba que alguien le aplique el protector solar, me llamo a mí, estaba encantado de ir, empecé aplicándole en la espalda mientras miraba sus grandes nalgas no podía aguantar la tentación. Empezamos a hablar,

    Le pregunte que si tenía novio, me respondió que no.

    —¿y tú? —Me pregunto

    — Yo tampoco tengo novia —le respondí

    — Estás muy guapo —dijo

    — Muchas gracias tu estas muy hermosa totalmente cambiada

    — Gracias, veo que algo entre tus piernas está muy grande jaja.

    Estaba muy apenado se había dado cuenta que mi verga estaba súper dura me sentía en una situación incómoda, entre mis nervios le respondí.

    — eso es lo que tu provocas jajá

    Ella sonrió, y me dijo que le parecía mui interesante. Más tarde en la cena nos sentamos juntos a comer, cuando sentí que empezó a manosear mis piernas, no podía creer que lo estuviese haciendo, luego paso a manosear mi verga, ya estaba muy caliente y si seguía los demás se darían cuanta, así que quite su mano.

    Esa era una clarísima señal de que ella quería con migo, y ella sabía que yo moría por estar con ella. Ya más tarde era hora de dormir y como dije anteriormente no había casi ya habitaciones por lo que Natalia y mi otro primo Esteban dormirían esa noche conmigo.

    Apagamos la luz, yo no podía dejar de pensar en Natalia, y aproximadamente a las 2 de la mañana escuche unos pasos, era Natalia quien se estaba pasando a mi cama, “silencio” me dijo, y comenzó a besarme yo respondí de la misma manera mientras acariciaba sus grandes pechos, no podía de dejar de tocarlos ella agarro mi verga y yo no aguantaba más, quería méteselo, cuando quería quitar su blusa me dijo que no, porque se podría despertar mi primo, así que me cito mañana en la mañana cuando no hubiese nadie ya que iban a ir a una caminata, le dije que hay estaría, y volvió a su cama.

    Al día siguiente cuando ya nadie había en la casa, estaba Natalia tomo mi mano y me llevo al cuarto, me tiro en la cama y empezó a bailar muy sexy, mientras se quitaba su blusa y jugaba con mi mente, sabia mui bien lo que hacía, se notaba que no era ninguna santa.

    Luego hizo que me parara, de repente ella se arrodillo y empezó a desabrochar mi correa hasta quitar mi pantalón y dejar mi verga la descubierto, empezó besando mis piernas, mientras agarraba mis nalgas, se sentía muy placentero poco a poco fue subiendo hasta llegar a mi verga la cual agarro con sus dos manos y masturbaba mientras que con su boca chupaba mis testículos una y otra vez, luego lamia mi verga de arriba hacia abajo como si fuera una paleta, con su lengua jugaba con la punta de mi verga, era genial, luego paso a meterse toda mi verga en la boca era muy rico sentía como le llegaba hasta su garganta, continuo así durante un tiempo mientras me miraba a los ojos.

    Sentí que ya era mi turno así que la empuje hacia la cama, la desvestí por completo y sin dar muchas vueltas baje hacia su vagina comencé dándole un masaje con mi dedo, a ella parecía encantarle, masaje su clítoris por un momento, ya estaba muy mojada, quite mis dedos y empecé a lamer de abajo arriba, mientras ella mordía la almohada de placer, lamí una y otra vez su clítoris, mientras muy suave introduje mi dedo más grande en su vagina, entro sin ningún problema, continúe entrando y sacando mi dedo, luego le metí dos dedos, ella empezó a gemir y eso hizo que me excitara aún más hasta que le metí tres dedos ella comenzó a gritar de placer diciendo que no parara mientras me agarraba de mi cabeza, continúe metiendo mis dedos y a las vez chupando su clítoris, hasta el punto que note que todo su cuerpo empezó a temblar descontroladamente y me di cuenta que estaba teniendo su primer orgasmo.

    Luego me puse encima de ella, agarre mi verga y la puse en su vagina, y de un empujón entro sin ningún problema, lo estaba haciendo por fin después de mucho tiempo, se sentía genial, continúe en esa pose por unos minutos hasta que ella me puso abajo y se sentó en mi verga se sentía aún más rico y podía ver como rebotaban sus grandes tetas las cuales con mis dos manos agarraba, me sentía en el paraíso, luego se bajó de ahí y se puso en cuatro al borde de la cama esperando a que la penetrara, le seguí dando como a rata, mientras golpeaba sus grandes nalgas ella gritaba de placer diciéndome que quería más duro y más ligero nuevamente ella se colocó a bajo de mí y continuamos en esa posición, hasta que le dije que estaba a punto de terminar, de inmediato se hizo que me colocara de pie comenzó a chuparlo nuevamente mientras me masturbaba hasta que termine en su boca, y el resto entre sus grandes tetas.

    —Guao primo no sabía que lo hacías tan bien de lo contrario te habría buscado antes —dijo sonriendo. Me dio un beso en la mejilla y salió a darse una ducha.

    Me quede recostado en la cama pensando en lo bien que la había pasado, y seguimos teniendo sexo salvaje durante toda la estadía en la finca, lo hacíamos todos los días hasta dos veces. Hasta que llegó el momento de la partida, no quería irme, no quería separarme de esa grandes tetas y culo, mientras nos despedíamos me abrazo y me dijo en el oído,  la pase súper bien contigo, te espero el próximo año”. “Igualmente prima querida”, le dije.

    Tiempo después volví a la ciudad, continúe con la misma rutina de siempre y con Laura, sin embargo nunca dejaba de pensar en Natalia mi querida prima.

    • Valorar relato
    • (26)
    • Compartir en redes
    Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar