INICIO » categoría » Un viaje que cumplió mi fantasía más pecaminosa

Un viaje que cumplió mi fantasía más pecaminosa

  • 9
  • 6.782
  • 8,83 (12 Val.)
  • En Puerto Rico, no solo descubrí un tabú, sino que me aventuré a más, y por partida doble

    Después de pasar la noche con mi amigovio Daniel, donde tuve una bonita experiencia sexual, al ser poseída en su departamento con vista al mar, llegué por las 5:30am al hotel, donde enseguida me quité mi vestido, desnuda, adolorida de mi vagina, me acosté en mi cama, quedándome dormida.

    Amanecí y sin darme cuenta, era mi último día en Puerto Rico, así que yo, Alfonsina Roberzzi, decide más que nunca a pasárselo bien, ya que, muy temprano al otro día, partía rumbo al segundo destino del paquete turístico, Miami, sin pensarlo, tipo 11am, me llama al hotel mi amante, Daniel, como era feriado, estaba libre la mañana, me invitó a pasar la tarde con él, pero no en una ciudad, sino en su Yate, si en un Yate, nunca en mi vida me había subido ahí, y menos para pasar todo el día, antes de despedirme, me dijo que me pusiera el mejor traje de baño, y colgó.

    Estaba arreglándome, busqué un traje de baño, acorde a mi, como llevé 3, todos de 2 piezas, con tanga incluida, metí esos, cuando a mi habitación llegó el botones, a entregarme un paquete, con intriga, lo acepté, le di su propina, cerré la puerta con llave, abrí el paquete, dentro de ella estaba un traje hermoso de baño, rosado, con encaje, tenía una especie de microtanga y era hilo dental, me preguntaba:

    Yo: Una señora como yo, a mi edad (47), ponerme hilo dental?

    Pero más me inundó el morbo que la prudencia, y también tenía una nota que decía “Quiero que lo lleves puesto, para nuestro encuentro, espero que te guste. Besos”, con todo, me lo puse al traje, junto con mi vestido floreado tipo flowy, con faldita floja, que en la parte delantera llega a la altura de mis rodillas, su parte trasera llega hasta un poco más arriba de los tobillos, asegurado con un cinturón de la misma tela del vestido, me gustó mucho como iba, claro, debajo del vestido llevé puesto el traje de baño nuevo, fui a la playa, en tipo 13;00, lo encontré a Daniel, nos saludamos con un beso apasionado, y como toda pareja, cogidos de la mano, caminamos por toda la playa, no dejaba de recorrer con su mirada mi cuerpito, cuando llegamos al muelle, me describió su Yate, era lujoso, nos subimos al yate, y fuimos a recorrer el puerto, la bahía, la playa.

    Estando lejos de la bahía, Daniel se sacó su camiseta, mostrando su piel canela oscura, dejando expuesto su torso trabajado, se quita su bermuda, quedando en malla, tipo tanga, se nota su verga grande, que no quité mirada de él, se puso a broncear, mientras tomaba baños de sol, decidí hacer lo mismo, desabroché mi flowy, quedé con mi traje diminuto de baño, me puse bronceador en mi piel, lo untaba en mis piernas, brazos, pechos, cara, pero no podía hacerlo en mi espalda, sin llamarlo, atrás mío se puso Daniel, besaba mi cuello, y me dijo:

    Daniel: ¿quieres mi cosita que te ponga bronceador en tu espaldita?

    Yo: claro amor, ponme en mi espalda, y también ponme algo más...

    Me acosté en mi toalla, desabroché mi sujetador, y sentí sus grandes y cálidas manos frotando mi espalda, con mi bronceador, lo hacía bien, hasta que llegó a frotar mis nalgas bien respingonas, me las frotaba con una delicadeza, que comencé a excitarme, a mojarme, sentí uno de sus dedos, magrear mi vagina y mi culito, gemí, despacio, desabrochó mi tanga, dejándome desnuda, con sus manos aun de bronceador, magreó mi vagina, eran sus movimientos circulares, de arriba y abajo, metía su dedo medio dentro de mi conchita, a son de besos apasionados, tuve mi primer orgasmo, si, en medio del mar, encima de un yate, que era una de mis fantasías por cumplir, seguíamos así, fue rico, Daniel se separó, se puso de pie, y se quitó su malla, quedando totalmente desnudo, yo acostada, contemplaba su enorme cuerpo, trabajado en un gym, y su verga, erectísima, bien parada, con su cabeza, llamándome para que entre en mi boquita y mi concha humedecida, él se acercó, me senté en mi toallita, y comencé a la felación, que rico era que mi boca recibía tremendo palo, de más o menos 20 cm, cuando sin percatarme pasó esto: Si, llegaba Carlos, el amigo de Daniel:

    Carlos: lo veo y no lo creo, mientras dormía, Daniel y Alfonsina, Uds. se pegan tremendo banquete, bajo este calor, no coman delante del hambriento.

    A lo que me quedé sorprendida, me cubrí con un brazo mis senos y con la otra mi vagina, estando atrás del cuerpo desnudo de Daniel:

    Daniel: si quieres Carlos, puedes unirte chico, a este banquete, estás de acuerdo amor...

    Yo, sorprendida, y más que nada, nunca en mi vida había tenido trío sexual, sobre todo con 2 hombres:

    Yo: claro cosita, que se una...

    Sin pensarlo 2 veces, Carlos se desnudó de una, al igual que Daniel, tiene el cuerpo marcado, la verga de él es del mismo tamaño que la de Daniel, y si, una de mis fantasías estaba cumpliéndose, que es la de tener 2 penes, sólo para mí, la ansiedad de meterme a mi boca ambas vergas, casi hace el lastimarlos, pero bueno, comía ambas al mismo tiempo,

    Carlos: Alfonsina, que rica estas, que envidia de Daniel, que te come a cada rato, te gusta mi vergota...

    Yo: que rica la tienes, grande y dura, igual que de mi macho...

    Cuando seguía comiendo la verga de Carlos, Daniel, comenzó a hacerme sexo oral, sin duda, estaba muuy mojada, sentí su lengua que exploraba mi clítoris, sentí como una especie de corriente eléctrica, grité, perdón gemí, Daniel lo hizo de manera muy sensual, haciéndome explotar con un rico orgasmo:

    Yo: aaaaahhhhh siiii, siiii que rico, así, siii, siii, cómeme todita mi amor... Aaaahhh.

    Enseguida cambiaron de pose, yo mamaba la verga de Daniel, mientras Carlos, procedió a comer mi vagina:

    Carlos: que rica conchita que me estoy comiendo, es muy nutritiva, que rica Alfonsina, se nota que quiere ser comida y tiene hambre de verga...

    Él me comía rico, lo hacía muy bien, rico, otra explosión sentí en mí ser, un orgasmo que me provocó temblores en mi cuerpo, mientras tenía el pene de Daniel en mis labios, comía y me comían muy placenteramente,

    Yo: aaaaahhhhh Carlos, dale asiii, que ricooooo, uhmmm aaahhh que bestia, estoy con 2 vergas, me las quiero meter todas...

    Carlos y yo nos pusimos de pie, junto a Daniel, ambos me besaban en los labios, mientras ellos acariciaban mis pechos y mi vagina, se turnaban para magrearme, yo acariciaba los ricos palos que están a mi merced.

    Daniel: ahora cosita, vas a tener adentro tuyo, no solo una verga, sino 2, así como te gustan...

    Yo: que rico, quiero que me rompan ambos, clávenla ya...

    Carlos se acuesta en mi toalla, me siento en su verga dándole las espaldas a él , y Daniel, frente a mí, abre mis piernas, y me clava su pene, fue espectacular ese cuadro, en que ambos, si, ambos, me estaban penetrando, comenzaron a penetrarme mi vagina, tenía dentro mío ambas vergas, que mi vagina, los recibía con dificultad, sus movimientos eran espectaculares, mi fantasía se estaba cumpliendo, al tener un trío con 2 hombres piel canela oscura, penetrando mi vagina.

    Daniel: así te gusta amor, que ambos te culeemos al mismo tiempo...

    Yo: aaaaahhh siii, que rico, si, denme así, duro, sii, aaaahhh aaaaahhhh rico

    Con esos movimientos, ambos penes dentro de mi vagina, una gran corriente eléctrica hizo presente en mí, teniendo otro orgasmo, la primera vez que lo tuve con 2 hombres dentro de mí, Daniel me besaba, y junto con Carlos, me penetraban al mismo tiempo, que rico espectáculo, Daniel se separa, y Carlos continuó penetrándome rico y duro, si quiera unos 3 minutos, duró sus embestidas, cuando él sale de mí, y Daniel me comienza a coger en perrito, al mismo tiempo que yo mamaba el pene grande de Carlos,

    Daniel: así toma, mi perrita, así te gusta que te cojan...

    Yo: si mi amor, cógeme así, asi, aaaaahhhhh

    Carlos: come mi pene alfonsina, dale asi, sii ooohhhh

    En eso, terminé con Daniel dentro mío, separándome de él, chupando su pene, que sabía a mis jugos vaginales, en eso, Daniel se acuesta, yo me siento en su pene grande, duro, y siento que Carlos, ubica su gran palo en la entrada de mi culito...

    Carlos: ahora vas a tener los 2 penes al mismo tiempo, tendrás tus agujeritos llenos...

    Mientras Carlos introducía su pene en mi culito, al mismo tiempo que Daniel me la metía en mi conchita, y por primera vez, tenía 2 vergas dentro de mí, la de mi macho en mi conchita y la de su amigo en mi culito, que rico que sentí eso, ambos me estaban culeando muy rico, aparte de sentir dolor por mi cogida en mi culo, sentía placer, al ser penetrada por ambos agujeros medios, sus movimientos eras muy exquisitos, las 4 bolas, chocaban con mis nalguitas, que rico era ese chag chag, las embestidas de ambos machos era muy excitante, que:

    Yo: aaahh que rico, siii, denme duro, rómpanme ambos, que rico que cogen, asii, siiii, vengámonos los tres, siiii...

    Machos: si, nos corremos siii

    Cuando sentí una corriente eléctrica muy intensa, que me hizo temblar el cuerpo, pegando un grito al cielo, así más o menos aaaaahhhhhhh, al mismo tiempo, que ambos machos, se descargaban sus leches, llenándome enteramente mis 2 huequitos, mi sensación fue de una mujer muy satisfecha, gozada, cogida, y todo, sobretodo de una satisfacción de cumplir una de mis fantasías más deseada, el ser cogida por 2 hombres, de piel canela oscura, y más que nada, ser inseminada por mis 2 agujeros. Yo en medio de mis 2 hombres, desnuda y todo, me quede profundamente dormida.

    Estaba cayendo de a poco la tarde, me despierto, cansada, colorada, bronceada, alado de Daniel, con mis huecos doloridos y llenos de semen, busqué mi hilo dental, junto con mi flowy (vestido playero), fui al interior del yate, caminaba lento, cuando, me sorprendió Carlos, desnudo el, comenzó a besarme, no quería que lo hiciera, pero recordaba esa cogida que tuve con ellos, que simplemente, me arrimó en una pared, y me penetró duro y rico, otra vez estaba disfrutando de una verga rica y deliciosa, siquiera fueron 3 poses, parados y todo, me lleno de nuevo de leche, esta vez, lo hizo en mi vagina, que tenía la leche de 2 hombres, después de coger, Carlos fue a su cama y se durmió, mientras que Daniel llegó al interior del yate, y de nuevo cogimos duro, se notaba la fortaleza de ambos hombres, que me cogieron 2 veces ambos, 1 cada uno y los 2 al mismo tiempo, bueno, Daniel seguía cogiéndome en muchas posiciones, cuando terminó, de nuevo en mi concha, que ya estaba muy llena de lefa, que sin duda, estaba llena en todita su capacidad..

    Ambos fuimos para arriba, Daniel dirigió su yate hacia la bahía y tipo 8pm, nos despedimos, prometiéndonos escribirnos, y así fue mi última noche en Puerto Rico, sin duda cumplí una de mis fantasías más pecaminosas, el ser culeada por 2 hombres, y estar llena de leche de mis 2 amantes. Que sin duda, lo voy a recordar durante mucho tiempo.

    • Valorar relato
    • (12)
    • Compartir en redes
    Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar