Erótica poesía

  • 1
  • 3.148
  • 9,50 (4 Val.)
Quién no se masturbó en la soledad de un anochecer

¿Quién no hizo erótica poesía

en la soledad de un anochecer

y a una margarita no hizo arder,

no la hizo gozar sin ella saber,

y sin ella saber no desbordó su ría?

 

¿Quién no bebió dulce ambrosía

que guardaba muy dentro de su ser,

viendo su maravilloso fallecer,

viendo en su rostro el amanecer,

viendo su deliciosa agonía?

 

¿Quién no gozó de una alegría,

de un nuevo y dulce amanecer,

de una paloma que quiso hacer

real lo que era una utopía?

 

¿Quién no tuvo suficiente picardía

para volver loca a una mujer,

soñando que era lo que no podía ser,

soñando que regaba su celosía?

 

¿Quién no alcanzó con su fantasía

las cumbres donde duerme el placer

cuando la estancia estaba fría?

 

¿Quién no se sumió en la algarabía

que traía el goce de recorrer

una piel que nunca recorrería?

  • (4)
  • Compartir en redes