La vida sexual de Pilar (2): Deseando conocer a mi vecina

  • 3
  • 14.584
  • 9,17 (46 Val.)
Me levanté y fui derecha a la ducha para intentar sofocar la ansiedad por mi vecina, el agua caliente y la espuma de la esponja ponía a flor de piel toda mi ansiedad y mi coño pedía ser satisfecho

Pase toda la noche con sueños eróticos con mi vecina y desperté empapara de sudor y mi coñito empapado, estaba con la obsesión de poder acariciar ese maravilloso cuerpo y sentir sus caricias.

Me levante y fui derecha a la ducha para intentar sofocar la ansiedad por mi vecina, el agua caliente y la espuma de la esponja ponía a flor de piel todas mis ansiedades y mi coño pedía ser satisfecho. Desenrosqué la alcachofa de la ducha y con el chorro de agua empecé a masturbarme, mi clítoris palpitaba con la presión del agua mi excitación iba en aumento, y mis gemidos de placer eran ya incontrolables, introduje 2 dedos dentro de mi coñito rozando el punto G llegando a un orgasmo que me hizo estremecer entera. Salí de la ducha más excitada de lo que entre y con la única obsesión de conocer a que ángel rubio.

Aunque yo estaba loca por tener contacto con mi vecina me atormenta la idea de que sus gustos sexuales no fueran los mismos que los míos.

Decidida a conocerla me dispuse a salir para provocar un encuentro y conocerla. Me puse unos vaqueros ajustados que resalta mi trasero respingón unos botines con tacón alto y una blusa insinuante dejando ver mi generoso escote y parte de mis pechos, mi pelo largo y liso suelto, un toque suave de maquillaje.

Ya estaba dispuesta a salir cuando sonó el timbre de la puerta. Al abrir la puerta me encuentro que era ella, mi corazón se puso a cien, estaba preciosa con un sencillo vestido blanco largo con un escote que llegaba hasta el ombligo, y sus ojos de color azul intenso note como mi coño se humedecía y mis pezones se erizaban sentía temblar todo mi cuerpo y no era capaz de articular palabra.

Elisa: Hola me llamo Elisa y soy tu nueva vecina de enfrente.

Arrimo su boca a mi cara y me dio dos besos suaves con esos precios y gruesos labios rozando la comisura de los míos, su voz es sensual y provocadora, se arrimó tanto que pude sentir sus pezones rozar los míos

Yo: Hola soy pilar.

Acerté a decir temblorosa y excitada.

Yo: Pasa Elisa por favor.

Elisa: No quiero molestar parece que vas a salir.

Yo: No te preocupes nada importante, pasa y tomamos algo ¿te apetece?

Elisa: Claro y si quieres me enseñas tu casa tengo que conseguir algunas ideas para decorar la mía

Yo: sí, si pasa encantada.

Paso delante mía y pude delatarme viendo su precioso culo y la transparencia de su entrepierna a través de ese vestido largo, la enseñe la casa y al salir de la habitación de la plancha se dio la vuelta y tropezamos quedando las dos agarradas por la cintura cara a cara, ella empezó a aproximar su boca a la mía y rozo con un suave beso mis labios, se retiró un poco esperando mi reacción, la cual fue inmediata la abrace y la di un profundo beso entrelazando nuestras lenguas, mi coño estaba chorreando y mis manos bajaban a su trasero para apretarlo contra el mí, nuestros pechos se juntaron sintiendo sus pezones. Desabroche su vestido mientras ella quitaba los botones de mi blusa y desabrochaba mi pantalón. Las dos desnudas en la puerta de la habitación de la plancha me arrodille ara besar su precioso coñito rubio ya húmedo con las perlitas de sus jugos las cuales pude saborear mientras acariciaba mi cabeza y la apretaba contra su sexo.

PILAR ARDIENTE

Pronto la 3º parte. Si te gusta pon tu puntuación, gracias.

  • (46)
  • Compartir en redes