INICIO » Categoría » La vida sexual de Pilar (4): El despertar

La vida sexual de Pilar (4): El despertar

  • 2
  • 8.467
  • 9,42 (19 Val.)
Desperté en la cheslón abrazada a Elisa, las dos desnudas, la besé los labios y acaricié su pelo

Desperté en la cheslón abrazada a Elisa, las dos desnudas, la bese los labios y acaricie su pelo, despertó con una gran sonrisa, me beso metiendo su lengua hasta mi garganta.

Elisa: me has hecho muy feliz.

Yo: y tú a mí

Mientras acariciaba mi coño jugando con mi clítoris nos despejamos un poco con caricias y besos.

Me levante desnuda, Elisa me miraba sin perderme de vista ni un momento, en el baño puse a llenar la bañera con sales relajantes, la cogí de la mano y la lleve a la bañera, nos enjabonamos mutuamente disfrutando de nuestros cuerpos, me senté en el borde de la bañera y abrí mis piernas, Elisa empezó a comerse mi coño mordía mi clítoris y recorría con su lengua todo mis labios vaginales hasta el ano, me hizo estremecer cuando metió dos dedos dentro y con otro buscaba el agujero de mi culo hasta que lo metió, comenzando a masturbarme, mis gemidos eran continuos sentía mi coño mojarse estallando en un orgasmo brutal, lamio mis jugos relamiéndose los labios con cara de placer, mientras me reponía de mi orgasmo Elisa cogió una maquilla de afeitar enjabono mi coño y comenzó a depilarlo, combinaba el paso de la cuchilla mientras abría los labios de mi coño y metía los dedos y acariciaba mi clítoris, ya me tenía otra vez a cien, termino con la depilación y disfruto de comer mi coño depilado suave y mojado, con la lengua dentro de mi coño y un dedo en mi ano me corrí otra vez.

Yo: ahora te toca a ti. Mi niña.

Cambiamos de posición y depile su coño rubio dorado, sentía como se excitaba y contraía su vulva, gemía de placer, abrí su coño con mis dedos y con la manguera de la ducha y el agua caliente masturbe su coño, gemía sin parar, justo cuando orgasmo, puse mi boca en su coño y trague sus deliciosos jugos relamiendo sus labios y clítoris.

Salimos de la bañera nos secamos la una a la otra entre besos y caricias, Elisa se vistió yo me quede con el albornoz cambiamos los números de teléfono y quedamos para otra sesión.

No despedimos con un beso con lengua y salió de casa con cara de niña traviesa.

PILAR ARDIENTE

Gracias por vuestro apoyo y comentarios. Un beso donde más os guste.

  • Valorar relato
  • (19)
  • Compartir en redes